full dominical nº 1581

Download FULL DOMINICAL nº 1581

Post on 09-Mar-2016

225 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Tota la informació de la Diòcesi Menorquina a les teves mans

TRANSCRIPT

  • Con el recuerdo de las inicia-tivas veraniegas que el secretariado de Misiones llev a feliz trmino apelando a la plegaria y a la solidaridad de muchos menorquines, afrontamos un ao ms la jornada anual del DOMUND como un compromiso de nuestra iglesia diocesana con los misioneros y dicesis del Tercer Mundo tan necesitados de nuestra ayuda. Es una jornada muy antigua y de fuertes resonancias positivas de colaboracin sincera y entusiasta por parte de todos.

    El lema de este ao, que encabeza este artculo, se sita en el sentir de las preocupaciones actuales de la Iglesia. El vocablo misioneros es sinnimo de anunciadores, evangelizadores, transmisores de la fe en la lnea de la evangeliza-cin, tan repetida y tan urgente en estos tiempos y concretada en las personas que la encarnan. Aquellos misioneros merecen nuestra sim-pata, nuestra admiracin y nues-tra ayuda por haber renunciado a las comodidades del mundo occi-

    dental y por haber entregado su vida al servicio del evangelio compartiendo todo lo que son y tienen con personas y pueblos naturalmente desconocidos y extraos pero cristianamente hermanos. La segunda parte del lema tiene como objeto resal-tar el vocablo fe en un ao en el que la celebramos para profundizar su contenido y revisar su aplicacin y desarrollo personal y comunitario y para anunciarla a todos nuestros contemporneos. Es inseparable la ayuda y la entrega a los hermanos en su promocin humana con el anuncio y la presentacin de la fe de Jesucristo. O mejor dicho, la adhesin a su persona posibilita encontrar la motivacin necesaria para sentir compasin por el prjimo y, si fuere necesario, dar la vida por el mismo.

    Aunque hablamos ahora slo de los misioneros que han partido a tierras lejanas, aceptamos que el anuncio de Jesucristo es responsabilidad de todo cristiano. As lo afirma el Papa en su mensaje con motivo del Domund todos los componentes del gran mosaico de la Iglesia deben sentirse fuertemente interpelados por el man-damiento del Seor de predicar el evangelio, de modo que Cristo sea anunciado por todas partes.

    Hoy, en la oracin familiar y en la celebracin litrgica, estamos unidos a todos los misioneros y le pedimos a Dios que sepan transmitir la fe en su integridad a quienes se acerquen a ellos, que puedan tener la libertad suficiente para predicar, que quie-ran anteponer el conocimiento de Jesucristo como el mximo bien para la humani-dad. Tenemos presente de un modo especial, por ser conocidos o familiares, a los misioneros nacidos en nuestra dicesis de Menorca. Hoy la aportacin econmica nos vincular mucho ms a la realidad misionera.

    Le pedimos tambin a Dios que inspire en todos nosotros mayor responsabilidad personal para convertirnos en autnticos misioneros en nuestros respectivos ambientes familiares, profesionales o cvicos.

    Que Mara, Estrella de la Evangelizacin, acompae a todos los misioneros del Evangelio.

    Salvador, obispo de Menorca

    MISIONEROS DE LA FEpassant per la vida

    dominicalEsglsia de Menorca

    Nmero 1581 - Any XXXI - 21 octubre 2012

    fullAquest dissabte, dia 20, he rebut de mans del bisbe Salvador lordenaci de diaca permanent per a servir a lesglsia que peregrina a Menorca. La pri-mera sensaci s dagrament. Una sensaci interior i exterior de ser acollit, cridat i elegit, tot i la meva prpia fragilitat humana i cristiana.

    El meu agrament va dirigit, de forma espe-cial, a la meva esposa i als meus fills, i a tota la famlia, als formadors del diaconat a la nostra dicesi, i ben concretament, a la parrquia de sant Antoni Maria Claret, on amb la meva famlia vivim i compartim la fe en Jesucrist.

    Si hi ha alguna acci que ens hauria diden-tificar als membres de lEsglsia s la diaco-nia, el servei desinteressat als ms necessi-tats, a les pobreses materials, socials i espi-rituals davui. I no pot ser un servei fet de forma mecnica, sin un servei que es des-viu, es dna, sentrega, en definitiva, que estima. Un servei, estimant sense mesura.

    Aquesta s la funci dels diaques. Fer visible el sagrament del servei amors a lEsglsia. Per a el diaca s imatge de Crist-Servidor, que renta els peus als seus deixebles, que recerca lovella perduda fins que la troba, que atn als ms necessitats de la comuni-tat per convicci i per amor...

    La nostra fe cristiana no s una fe persona-lista i intimista, sin que s comunitria. Els cristians viuen en com i compartint fe i vida. Per aquest motiu vull donar les grcies ben sincerament a la meva comunitat par-roquial de Sant Antoni Maria Claret. Grcies per la vostra acollida, pel vostre seguiment en la meva crida vocacional al diaconat, i per les mostres destima i dencoratjament en linici daquesta aventura del diaconat.

    Aix ens ho ha ensenyat Jess: qui vulgui ser el primer, que es faci el darrer de tots i el servidor de tots (a levangeli de Marc). Noms en la mirada posada en Jess ser possible servir estimant als germans que tenen necessitat damor i servei. Dues caracterstiques que identifiquen als cristi-ans davui, dahir i de sempre. Grcies a tots per les vostres paraules dacompanyament i per la vostra sincera pregria. Que Du us ho recompensi!

    Guillem Ferrerdiaca

    SERVIR, ESTIMANT...

  • Pgina 2 Full Dominical

    Lectura del llibre del profeta Isaes 53, 10-11 El Senyor volgu que el sofriment el triturs. Quan haur donat la vida per expiar les culpes, veur una descendncia, viur llarga-ment, i per ell el designi del Senyor arribar a bon terme. Grcies al sofriment de la seva nima ara veu la llum; el just, amb les penes que ha sofert, ha fet justs els altres, desprs de carre-gar-se les culpes dells.

    Salm responsorial 32R: Que el vostre amor, Senyor, no ens deixi mai; aquesta s lesperana que posam en vs.

    Lectura de la carta als cristi-ans hebreus 4, 14-16Germans, mantinguem ferma la fe que professam, ja que en Jess, el Fill de Du, tenim el gran sacerdot que, travessant els cels, ha entrat davant Du. Perqu el

    gran sacerdot que tenim no s incapa de compadir-se de les nostres flaqueses: ell, igual que nosaltres, ha estat provat en tot, encara que sense pecar. Per tant, acostem-nos confiadament al trono de la grcia de Du perqu es compadesqui de nosaltres, ens aculli i ens concedeixi, quan sigui lhora, lauxili que necessitam.

    Lectura de levangeli segons sant Marc 10, 35-45En aquell temps Jaume i Joan, els dos fills de Zebedeu, anaren a veure Jess i li digueren: Mestre, voldrem que ens concedssiu un favor que us demanarem. Jess els pregunt: Qu voleu que faci? Ells li digueren: Concediu-nos que, el dia que sereu glorifi-cat, puguem seure, un a la vostra dreta i laltre a la vostra esquer-ra. Jess els respongu: No sabeu qu demanau. Podeu beure el calze que jo beur i ser batiats amb el baptisme amb qu

    jo ser batiat? Ells li digueren: S que podem. Jess els respongu: s cert, vosaltres beureu el calze que jo beur i sereu batiats amb el baptisme amb qu jo ser bati-at, per seure a la meva dreta i a la meva esquerra no som jo qui ho ha de concedir; s per a aquells a qui Du ho ha reser-vat. Quan els altres deu ho sentiren, sindignaren contra Jaume i Joan. Jess els crid i els digu: Ja sabeu que, en totes les nacions, els qui figuren com a governants disposen dels seus sbdits com si en fossin amos, i els gran personatges mantenen els altres davall el seu poder. Entre vosaltres no ha de ser aix: qui vulgui ser important, ha de ser el vostre servidor, i qui vulgui ser el primer, ha de ser lesclau de tots, com el Fill de lhome, que no ha vingut a fer-se servir, sin a servir els altres, i a donar la seva vida com a preu de rescat per tots els homes.

    Diumenge XXIX de Durant lAny (cicle B)

    Lectura del libro de Isaas 53,10-11

    El Seor quiso triturarlo con el sufrimiento, y entregar su vida como expiacin: ver su des-cendencia, prolongar sus aos, lo que el Seor quiere prospe-rar por su mano. Por los tra-bajos de su alma ver la luz, el justo se saciar de conocimien-to. Mi siervo justificar a muchos, porque carg con los crmenes de ellos.

    Salmo responsorial 32R: Que tu misericordia, Seor, venga sobre noso-tros, como lo esperamos de ti. Lectura de la carta a los Hebreos 4, 14-16Hermanos: Mantengamos la confesin de la fe, ya que tene-mos un sumo sacerdote gran-de, que ha atravesado el cielo,

    Jess, Hijo de Dios. No tene-mos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo exactamente como nosotros, menos en el pecado. Por eso, acerqumonos con seguridad al trono de la gracia, para alcanzar misericor-dia y encontrar gracia que nos auxilie oportunamente.

    Lectura del santo evangelio segn san Marcos 10, 35-45En aquel tiempo, se acercaron a Jess los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir. Les pregunt: Qu queris que haga por vosotros? Contestaron: Concdenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda. Jess replic: No sabis lo que peds, sois capaces de beber el

    cliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar? Contestaron: Lo somos. Jess les dijo: El cliz que yo voy a beber lo beberis, y os bautizaris con el bautismo con que yo me voy a bautizar, pero el sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a m con-cederlo; est ya reservado. Los otros diez, al or aquello, se indignaron contra Santiago y Juan. Jess, reunindolos, les dijo: Sabis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos.

    Quan levangeli parla dels apstols, encara que no sempre, per si algunes vegades, ho fa mos-trant-nos alguns defectes com: