el eslab³n 234

Download el eslab³n 234

Post on 26-Jul-2016

228 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • El msico y compositor Ciro Fogliatta volvi aRosario para presentar Blues argentino, show en elque repas perlas del gnero en castellano yclsicos en ingls.

    Un Gato en la ciudad Claro como el AlcaTrabajadores chilenos, peruanos y tambinestadounidenses resisten los efectos del TTP, tratadointernacional hegemonizado por los yanquis quereproduce los esquemas de dominacin econmica.

    Machn resisteEl actor rosarino se cuenta entre los que ms ocupala escena de la calle para defender logros culturalesobtenidos desde el 2003 y enfrentar el embatemacrista. No creo que puedan anularnos, afirma.

    Alejandro Dolina, que en marzovolver a la ciudad con La venganzaser terrible, critica: Desde quese empezaron a morir tipos, elfolclore del ftbol dej decausarme gracia.

    Apuntes del clsicoEn el marco del ajuste nacional y lacomplicada paritaria del sector,docentes de formacin musical delsur santafesino sufren la amenazadel despido y el cierre de valiososespacios educativos y comunitarios.

    Orquestas en bandaRECLAMO DE AMSAFCENTRAL - NEWELLS

    234-13/02/2016

    DEMOLIENDOPRUEBAS

    La Quinta Operacional de Fisherton, identificada como centro clandestinode detencin durante la dictadura, fue derribada esta semana. A meses del inicio

    del juicio en el que se ventilarn los secuestros, torturas y desaparicionesdenunciados all, el descubrimiento lo realizaron testigos y querellantes.

    sbado 13 de febrero de 2016ao XVIn 234 (las tripas)precio $ 15.-

    eleslabon@gmail.comperiodicoeleslabon.comperiodicoeleslaboneleslabonciac

    JERNIMO PRINCIPIANO

  • Peridico semanal fundado el 2 de septiembrede 1999 por Matas Ayastuy, Juan Emilio BassoFeresin, Julin Lafuente, Rodrigo Miry Jernimo Principiano.

    propietario: Asociacin Civil CadenaInformativa RPI N 234.810produccin periodstica:Cooperativa de Trabajo La Masa

    director: Juan Emilio Basso Feresineditores: Manolo Robles,Luciano Couso y Ernesto vila.editor la bola: Santiago Garat

    diseo grfico: Anbal Prez,Facundo Vitiello y Javier Garca Alfarocorreccin: Santiago Garatcierre de edicin: Viernes 12 de febrero de 2016.

    el eslabn integra Diarios y Peridicos Regionales Argentinos (Dypra) y la cooperativa Diarios y Peridicos de Santa Fe (Dypsa)

    PRODUCIDO CONSOFTWARE LIBRE

    Mendoza 2836 dto. 4, Rosario 0341 4353719 eleslabon@eleslabon.com.ar www.eleslabon.com.ar periodicoeleslabon eleslabonciac

    el eslabnpgina 2 | sbado 13 de febrero de 2016 ciudad |

    La prdida de un testimonio localde lo que fue el terrorismo de Es-tado en la regin, como la QuintaOperacional de Fishertn, producto dela decisin de una Justicia que nuncase pone en el lugar de las vctimas, esel golpe de esta semana con que abri-mos la edicin de nuestro semanario.No nos acostumbremos, no es reco-mendable aceptar las cosas como vie-nen y sin chistar, ni adaptarse a lo queno debera ocurrir.

    Pero no es el nico cross que nosentr en estas ltimas jornadas, lamen-tablemente. Los profes que laburan conlos pibes de los barrios y utilizan la m-sica como herramienta de inclusin so-cial, para aquellos que menos oportuni-dades tienen por cmo se ha repartidola torta histricamente en nuestro pas,tambin estn siendo acorralados por elajuste de la gestin nacional. El progra-ma -que tiene experiencias similares enRosario y otras localidades de la regin-sus trabajadores y beneficiarios, sufrenun destino similar al que estn atrave-sando otras reas del Estado copado porlos CEO recortadores.

    Pero tanto contra el olvido, comocontra los despidos, hay resistencia yunos y otros no se quedan de brazoscruzados para ver cmo arrebatan con-quistas logradas en los ltimos aos, si-no que se quejan y demandan.

    Tambin protestan y se preparan pa-ra lanzar nuevas jornadas de lucha losgremios y centrales sindicales que seencuentran en plena discusin parita-ria, a nivel nacional y provincial. Losrepresentantes de los laburantes sabenque entre la devaluacin y la violentasuba de precios no hay margen paraaceptar el techo bajsimo propuestopor la Casa Rosadada. De eso tambinse da cuenta en este medio, que sabe depeleas, de derrotas pero tambin devictorias, como la de los muchachosrosarinos que armaron la cooperativade produccin y venta de cervezas DelLlano, quienes encontraron en la orga-nizacin colectiva la salida a los pro-blemas individuales.

    Justamente la organizacin, a la parde las las luchas y los reclamos, pareceser una de las claves para esta etapa, enla que ante los ataques aflora la creati-vidad popular, recostada en su prolficamemoria de cmo encarar los tiemposdifciles para tomar carrera y volver alos tiempos felices.

    EDITORIAL

    Tomarcarrera

    SOY TESTIGO DE LA CAUSAKlotzman-Barral, necesitohablar con alguien de el es-labn, fue el mensaje queingres a la bandeja de en-

    trada de la cuenta en Facebook de este se-manario. Era el lunes 8 de febrero. Al dasiguiente, Fernando Brarda, sobrevivientede un Centro Clandestino de Detencin(CCD) que funcion durante la dictaduraen las afueras de la ciudad, en San Jos deCalasanz al 8000, explic su denuncia:Estn demoliendo la Quinta Operacionalde Fisherton. El sitio forma parte del ex-pediente Daz Bessone, Ramn Genaro y

    otro s/ Privacin Ilegal de la libertad, vio-lencia, amenazas, torturas y desaparicinfsica (caso: Klotzman, Ricardo H. yotros, Expte. n 21/06 y acumulados), enel que se investigan, entre otros crmenesde lesa humanidad, los cometidos en eselugar por el que pasaron, antes de ser de-saparecidos, un grupo de jvenes hombresy mujeres, en su mayora militantes delPRT-ERP, y donde se apropiaron de dosbebs nacidos en cautiverio.

    Las imgenes que ilustran esta pgina,tomadas el pasado mircoles 10 de febre-ro, dan cuenta de la demolicin del ex CCDidentificado por Brarda en 2003 (ver notaaparte). De lo que fue aquella quinta ope-rativa que estuvo bajo el mando del Ba-

    talln 121 del Ejrcito en el mes de agostode 1976 segn consta en el expediente,slo queda un derruido bao y una enor-me pila de escombros. El sitio form par-te de un circuito represivo comandado porLeopoldo Fortunato Galtieri y Ramn Ge-naro Daz Bessone, que incluy La Cala-mita, Quinta de Funes, La Intermedia,Fbrica Militar Domingo Matheu y EscuelaMagnasco, por los que pasaron cientos dedetenidos-desaparecidos vctimas del te-rrorismo de Estado.La Quinta Operacional de Fisherton,

    como otros ex centros clandestinos, eraun testimonio real y concreto de lo queocurri durante la dictadura, una pruebapalpable para el juicio, que est a punto

    DEMOLIENDO PRUEBAS

    Un testimonio que sellevan las topadorasEl ex centro clandestino de detencin y torturas que funcion en la zona oeste de la ciudad durante

    la dictadura, conocido como la Quinta Operacional de Fisherton, fue derribado esta semana. El

    descubrimiento, lo hicieron los familiares y testigos de la causa que est a punto de comezar.

    GENTILEZA DE ALBERTO GENTILCORE / ROSARIO 12

    Por Juane Basso

    Arriba y a la izquierda las imgenes del actual estado de la quinta. A la derecha se ve cmo era el inmueble antes de la demolicin.

    ANDRS MACERA

    ANDRS MACERA

  • | ciudadel eslabn sbado 13 de febrero de 2016 | pgina 3

    FERNANDO BRARDA ERA UN JOVENempresario que jams se habametido en poltica hasta que du-rante una jornada de agosto de1976 fue secuestrado por una pa-

    tota de la dictadura y llevado a un centroclandestino de detencin, donde comparticautiverio con un grupo de jvenes hom-bres y mujeres militantes del Partido Revo-lucionario del Pueblo-Ejrcito Revolucio-nario del Pueblo (PRT-ERP), algunos deellos empleados de la fbrica de su familia.Tras haber sido sometido a diferentes tiposde tormentos, ser testigo del infierno vivi-do en lo que ms tarde se supo fue la QuintaOperacional de Fisherton, y convertirse enun sobreviviente del terrorismo de Estado,el hombre se dedic a dar testimonio de loocurrido en ese lugar declar en 1984 antela Comisin Nacional sobre la Desaparicinde Personas (Conadep) y luego varias vecesms. Una de sus principales preocupacio-nes fue ayudar a buscar a los nios de dosde las chicas embarazadas que estaban de-tenidas con l; la otra, dar con el sitio don-de sufri la peor pesadilla de su vida, que alfin pudo ubicar en 2003, en el marco de lareapertura de los juicios a los genocidas.Pero la pesadilla volvi trece aos despus,hace apenas unos das, cuando una personale avis lo que estaba ocurriendo: Estndemoliendo la Quinta de Fisherton, fue lafrase que le parti la cabeza y lo llev ahacer su denuncia ante este medio.

    Cmo te enteraste de que estaban tirandoabajo el Centro Clandestino de Detencin don-de estuviste detenido?Me enter por Lea Medina (una fami-

    liar de desaparecidos), que pas en colecti-vo por ah y despus me llam y me dijo:Fer, estn tirando la casa abajo. De ah,tard cuatro o cinco das en ir. Me mat, medej hecho bolsa. No fueron capaces de avi-sarme (dice en relacin al juzgado federalque lleva la causa). Aunque sea, hubiese si-do importante que, si no se poda evitar

    legalmente esa obra, se realice con la pre-sencia de un equipo de antroplogos, por-que ha habido casos donde hubo demoli-ciones en las que aparecieron cosas entrelas paredes o cuando levantaban los pisos.Podran haber esperado que pase el juicioal menos.

    Qu hiciste cuando te enteraste?Ante la demolicin me puse muy mal.

    Porque una cosa era llevar a los chicos (serefiere a los familiares de las vctimas de-saparecidas), y decirle ac lo vi a tu papvivo o a tu hermana viva, y ahora no podermostrarle nada. O decirles, che, tiraron to-do a la mierda.

    Me puso muy triste, al punto que volv atener pesadillas como no tena desde aque-lla poca. Desde que estuve en ese lugar enel '76, hasta que se hizo el allanamiento en2003, yo tuve pesadillas en las que me des-pertaba gritando que no me matarn. El daque se hizo el allanamiento y pude ver ellugar, no tuve ms pesadillas, hasta hacetres das atrs