el eslabón 123

Download el eslabón 123

Post on 08-Mar-2016

251 views

Category:

Documents

17 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

edición febrero/marzo 2013

TRANSCRIPT

  • febrero/marzo de 2013ao XIVn 123 (el nmade)precio $ 5,00periodicoeleslabon.wordpress.com

    diario digital producido por la Cooperativa La Masawww.redaccionrosario.comFrecuencia MutualFM 104.1De lunes a viernesde 9 a 12

    Hugo Chvez28 de julio de 19545 de marzo de 2013

    La movida que gener Mara Eugenia Bielsa con su renuncia a labanca de diputada provincial oper como aliciente para el peronismosantafesino. Tras las primeras lecturas y reacciones, ms teidas porla disputa interna, tanto la ex vicegobernadora como Agustn Rossiy Jorge Obeid comenzaron a abonar el camino de la unidad. As, seresponde al expreso pedido de Cristina de evitar dispersin ante unaeleccin clave para el futuro del kirchnerismo.

    Todos unidostriunfaremos

  • pgina 2 | el eslabn

    PESE AL SACUDN QUEprovoc la sorpresiva renunciade Mara Eugenia Bielsa a subanca de diputada provincial,el peronismo santafesino noparece lejos de encontrar marcos deacuerdo que le permitan afrontar la co-yuntura electoral de este ao con muchamejor perspectiva que la que se vislum-braba a fines del ao pasado. Remanido,pero una vez ms apropiado, vale aque-

    llo de que los peronistas cuando se pe-lean no hacen otra cosa quereproducirse. Y reproducirse es una ne-cesidad ms que imperiosa con las urnasa la vista, las de 2013 y las de 2015. Consu movida del tipo renuncio a los hono-res pero no a la lucha, la ex vicegober-nadora se reposicion en el mapainterno de un modo ms acorde con suinnegable condicin de principal figuradel elenco electoral que el peronismopuede ofrecer en la provincia. La irrup-cin fue fuerte, con mandobles a diestra

    y siniestra a caballo de la denuncia deacuerdos espurios entre el gobiernoprovincial y los legisladores provincia-les vinculados con Agustn Rossi, quienjustamente por esos das disfrutaba delas seales de paz que le llegaban desdelas tiendas de Jorge Obeid. Despuslleg el impacto de la renuncia, denun-cia, persistencia de Bielsa, pero la pro-pia Mara Eugenia se encarg de bajar eltono respecto del Chivo apenas al ratode su anuncio de dimisin: No digo quenunca compartira una lista con l,avis esa misma maana de la confe-rencia de prensa en posteriores declara-ciones a LT8. No tengo nada personalcontra Rossi, fue otra de las frases paradejar resquicios abiertos. El que esemismo da de la renuncia y dems deMara Eugenia encontr un hueco, fueObeid; y en la Casa Rosada. Tuve unaexcelente charla con la presidenta deuna hora y media despus de un ao ymedio, relat, a modo de ratificacindel viaje de vuelta al kirchnerismo quehaba comenzado a emprender con pasocauto pero firme. Y Rossi? Rossiaguant calladito el embate bielsstico ysigui de campaa sin que nadie le or-denara lo contrario, siempre posicionadocomo el ms kirchnerista de los diri-gentes polticos de Santa Fe. En el hi-pottico kirchnermetro habra queubicar ah cerquita a Alejandro Ramos,alimentado a partir de su llegada a laSecretara de Transporte de la Nacin.Conclusin: aunque no dejan de lado lasdisputas ntimas y no tanto, aunque ex-ponen diferente perfiles y trayectorias,los/as principales referentes peronistas

    Peridico mensual fundado el 2 deseptiembre de 1999 por MatasAyastuy, Juan Emilio Basso Feresin,Julin Lafuente, Rodrigo Miry Jernimo Principiano.

    propietario: Asociacin Civil CadenaInformativa RPI N 234.810produccin periodstica:Cooperativa de Trabajo La Masadirector: Juan Emilio Basso Feresin

    editor: Manolo Robleseditor contrapunto: Jernimo Principianoeditor crack: Guillermo Grieccoeditor la bola: Santiago Garatdiseo grfico: Javier Garca Alfaro

    correccin: Toms Labradorfecha de cierre: 6 de marzo de 2013.Impreso en Los Grficos (Victoria, Entre Ros).el eslabn utiliza el servicio de laAgencia Nacional de Noticias Tlam SE.

    Tucumn 3950 (S2002JWP) Rosario, Santa Fe, Argentina telfono: (0341) 437-2126 e-mail eleslabon@gmail.com web: periodicoeleslabon.wordpress.com | facebook.com/periodicoeleslabon

    el eslabn integra Diarios y Peridicos Regionales Argentinos (Dypra) y la cooperativa Diarios y Peridicos de Santa Fe (Dypsa).

    URNAS A LA VISTA

    La marcha peronistaAzuzado por la inminencia de las elecciones, sin jefaturas definidas y alineado como nunca con laCasa Rosada, el peronismo santafesino disputa hacia adentro pero se entusiasma con parir una listaque contemple todos los matices internos y lo reposicione como fuerza mayoritaria de la provincia.

    Por Manolo Robles

    En Rosario la cosaest ms china

    Las posibilidades de una lista deunidad del peronismo que se avizoranen el plano provincial de cara a laselecciones de diputados nacionales nose reeditan si se pone el ojo en el ta-blero de la compulsa por las conce-jalas rosarinas, tambin prevista paraeste 2013. Son por lo menos tres gran-des espacios los que se perfilan a estaaltura del almanaque y el que aparececomo picando en punta a la hora de lainstalacin de candidato propio es elMovimiento Evita con FernandoRosa. El Chino ya sonre desde carte-lones en la va pblica y avis de suvoluntad de jugar ya a mediados del

    ao pasado. Nosotros estamos dis-puestos a acuerdos, pero siempre ycuando el Chino encabece la lista, re-piten los dirigentes y militantes delEvita. Pero, como siempre pasa, losprecandidatos a encabezar listas sonms de uno. Por el lado del espacio queconduce Agustn Rossi estn dos refe-rentes importantes como Hctor Cava-llero y Norma Lpez, que a fin de aoterminan sus actuales mandatos en elPalacio Vasallo. Y a nadie se le escapque, el da de la renuncia, a Mara Eu-genia Bielsa la acompaaron OsvaldoMiatello y Diego Giuliano, otro quedebe revalidar ttulos.

    Es la tarde de cierre de esta edicinde el eslabn que tens entre ma-nos y la redaccin est a full cuan-do la noticia de la muerte de HugoChvez golpea, corta la adrenalina queproduce esta instancia de retoque de t-tulos y textos, de ltimas definiciones deldiseo de las pginas. El turno de im-prenta apura, ya no hay tiempo para re-formular el contenido de este nmero123 del peridico que con tanto orgullosostenemos, menos para ponerse a llorar,que es lo que tenemos ganas de hacer,pero los recuerdos se meten sin permisoen esta suerte de inteligencia y espritucolectivos que genera la tarea periodsti-ca, sobre todo a la hora del cierre.

    Uno se acuerda de aquella primeranota que sali sobre Chvez en estas p-ginas, Simpata por el demonio era elttulo, la firmaba un columnista de pol-tica internacional de lujo que tenamos,el Edu Toniolli. Por aquel entonces elcomandante venezolano asustaba inclu-so a muchos sectores de izquierda, es-pantados por ciertos rasgos de su estilo,desconfiados ante lo que todava apa-reca como una incgnita para quienesreniegan de la intuicin tan propia delos sectores populares latinoamericanos.

    De ah en ms para quienes hacemosel eslabn Chvez se transform en unareferencia irreemplazable de un procesopoltico continental de emancipacinque nos sienta ms que bien, que dis-frutamos y defendemos con todas nues-tras fuerzas, que queremos que seconsolide y profundice.

    El turno de la imprenta nos apura, te-nemos que cerrar la edicin. No pode-mos parar. Se trata de nuestra fuente deingresos y tambin de nuestro aporte,desde nuestro oficio de periodistas, a eseproceso de emancipacin que disfruta-mos, pero que se disfruta menos cuandonos golpean noticias como la de tumuerte, Comandante.

    EDITORIAL

    Simpatapor eldemonio

    n 123M

    ANU

    ELCO

    STA

  • | pgina 3el eslabn poltica

    de la provincia saben que se necesitan yninguno/a tironea hasta el punto que lasoga se rompa. En Balcarce 50, en tanto,confan en que a la hora de las urnas to-dos van a tirar para el mismo lado, loque redundar en un panorama muydistinto al de las elecciones de mediotrmino del anterior mandato de Cristi-na, all por 2009.

    As las cosas, lgico es suponer que enlas otras principales fuerzas polticas dela provincia habrn tomado nota de losdestellos en la constelacin justicialista.La divisin en tercios del electorado apa-rece como una posibilidad cada vez msconcreta que pone al borde del precipiciotanto al antikirchnerista por Pro derechaMiguel Del Sel como al antikirchneristapor todos los wines Hermes Binner. Tan-to para uno como para otro, no ser el msvotado como cabeza de lista de candida-tos a diputados nacionales significa unpaso atrs muy difcil de revertir en susrespectivos planes a futuro: avanzar haciala Casa Gris en el caso del humorista,perfilarse como candidato serio a la Pre-sidencia en el caso del hombre que co-mete errores en el twitter.

    Ms que aventurado es suponer, a estaaltura de los acontecimientos, que Binnery Del Sel sean derrotados por una listasurgida de un acuerdo de unidad en elperonismo; mas ya no es descabellado, ala luz de la posible reunificacin de lafuerza poltica mayoritaria de la provin-cia y tambin al influjo de los desgastesdel humorista se dice que en Buenos Ai-res le pidieron que se mantenga calladoy del anestesilogo, que no puso las ma-nos en el fuego por el hombre al que lue-go el gobernador Antonio Bonfatti pididesagraviar. Ms all de la notable capa-cidad del socialismo para posicionarseante la opinin pblica en el lugar devctima cuando bien podra ser visualiza-do como victimario, la crisis de la seguri-dad hace mella en la gestin de la CasaGris y afecta la potencialidad electoraldel Frente Progresista, incluso aunque se

    llegue a un entendimiento entre socia-listas y radicales, que enarbolan a Ma-rio Barletta como acompaante ideal deBinner para la batalla por las bancas dela Cmara baja.

    La hora de la persistenciaNotorio fue el impacto que Mara

    Eugenia Bielsa gener con su renun-cia. La convocatoria a una conocida yexperimentada periodista para garan-tizar eficiencia y hermetismo en laconvocatoria a la prensa sirvi paraalimentar el misterio y asegurar larepercusin del anuncio. Slo la pre-sidenta saba de mi decisin, jug ladirigente que dej la banca a la quehaba llegado con el respaldo