el eslab³n 144

Download el eslab³n 144

Post on 21-Mar-2016

239 views

Category:

Documents

8 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Sábado 24 de mayo de 2014.

TRANSCRIPT

  • Contraprestacin o extorsin

    ?

    Lorem ipsum dolor sit amet, consec

    tetuer adipiscingelit. Ut

    a sapien. Aliquam aliquet purus moles

    tie dolor. Integer quis eros ut

    erat posuere dictum. Curabitur di

    gnissim. Integerorci. Fusce vulpu

    tate

    laAliquam erospede, scelerisqu

    e quis, tristiquecursus, placera

    t.

    RAMOS TANPROGRES

    Jugadores en actividad y retirados, leprosos y canayas,se sumaron a una movida para que el ftbol aporte aayudar a los que ms necesitan. En la primeracampaa que hicieron ya juntaron 30mil pesos.

    La pelota solidaria Un Vud sin querellasLa banda de rock rosarina est en uno de sus mejoresmomentos y presenta Nutopa, un DVD grabado envivo y producido en forma independiente que repasauna dcada sobre los escenarios locales.

    Motos cuidadasEl gobierno nacional apuesta a reactivar unmercadoque crecimucho en estos aos y registra una cadaen los ltimosmeses. Habr financiamiento y rebajasde hasta 15%. Expectativa en empresarios locales.

    Reutemann y Duhalde se cruzaron alpunto de invitarse mutuamente ajubilarse. Todo, para ver quin es msanti K. Se diluye la idea de una graninterna del PJ para la Gobernacindesgajada de la puja nacional.

    Jubilados en el ringCristian Talero fue asesinado poruna patota. Su padre, Oscar,reconocido referente de lacomunidad Qom, absorbe la pena,elude el rencor y pide que la Justiciase haga cargo de esclarecer el hecho.

    Dolor militanteCRIMEN EN EMPALME GRANEROSLA PELEA POLTICA

    MANUEL COSTAJOS GRANATA / TLAM

    sbado 24 de mayo de 2014ao XVIn 144 (el murcilago)precio $ 8.-

    eleslabon@gmail.comperiodicoeleslabon.comperiodicoeleslaboneleslabonciac

    Los vecinos de los barrios humildes de Carcara enfrentanla institucionalizacin del discurso en realidad son unos vagos que noquieren trabajar. La Municipalidad, conducida por el Frente Progresista,instrument un sistema en el que les exige una contraprestacin laborala cambio de los bolsones de alimentos y otras asistencias.

  • RAMOS TAN PROGRES

    Peridico semanal fundado el 2 de septiembrede 1999 por Matas Ayastuy, Juan Emilio BassoFeresin, Julin Lafuente, Rodrigo Mir yJernimo Principiano.

    propietario: Asociacin Civil CadenaInformativa RPI N 234.810produccin periodstica:Cooperativa de Trabajo La Masa

    director: Juan Emilio Basso Feresineditores: Manolo Robles, y Luciano Cousoeditor contrapunto: Jernimo Principianoeditor la bola: Santiago Garatdiseo grfico: Anbal Prez,Facundo Vitiello y Javier Garca Alfarocorreccin: Santiago Garatcierre de edicin: Viernes 23 de mayo de 2014.

    el eslabn integra Diarios y Peridicos Regionales Argentinos (Dypra) y la cooperativa Diarios y Peridicos de Santa Fe (Dypsa)PRODUCIDO CONSOFTWARE LIBRE

    el eslabnpgina 2 | sbado 24 de mayo de 2014

    Mendoza 2836 dto. 4, Rosario 0341 4353719 eleslabon@gmail.com periodicoeleslabon.com periodicoeleslabon eleslabonciac

    regin |

    En buena parte de la sociedad cir-cula el discurso de estigmatizacinde la pobreza llevado al paroxismode la canaleta del juego y de la drogapor Ernesto Sanz, un radical como el in-tendente de Carcara, que desde elFrente Progresista Cvico y Social ha ins-trumentado un particular sistema deasistencia social: si una jefa o jefe de fa-milia acude a pedir un bolsn de alimen-tos, debe cumplir equis cantidad dehoras de trabajos como cavar zanjas.LaAsignacinUniversal porHijo se va

    por la canaleta del juego y de la droga,haba dicho Sanz. Y parece que enCarca-ra estnms que de acuerdo, al puntodemontar una suerte de institucionaliza-cin de aquello de que son pobres porqueno quieren trabajar y entonces que cum-plan una probation de clase sin condenajudicial. Y uno dice clase y ojo, que lo deCarcara refleja una discursividadmuyinstalada no slo en las oligarquas y lasburguesas del siglo XXI sino tambin en-tre importantes porciones de los propiosex desocupados, que con su incorporacinalmercado laboral incorporaron tambinlo peorcito de los valores libremercadistas,individualizantes de los procesos sociales,econmicos y polticos.Y uno dice desocupados y se acuerda las

    crticas a los piqueteros que exiganmili-tancia para acceder a programas sociales.Qu vendra a ser esto de Carcara? Unneo clientelismo en el que ya ni siquiera segastan unos pesos sino que ahorran costodemano de obra en zanjeo?A ver, en elmunicipio dicen que el sis-

    tema es voluntario yaunque los veci-nos denuncien lo contrario, afirman queunmedicamento no se le niega a nadie.Y no se trata ac de juzgar y condenarpuntualmente la poltica pblica carca-raense, s de apelar a la remanida des-cripcin de la aldea, que universaliza ya noasistencias estatales para garantizar dere-chos sino la discriminacin que presuponeque el problema de la pobreza es que a lospobres no les gusta trabajar y punto.Claro que pasan otrasmuchas cosas en

    las aldeas de la regin, la provincia, elpas, elmundo y hasta el universo. Una delas secciones temticas, esa la del univer-so, que todava nos falta abordar en el es-labn.Muchas otras cosas todava nosfaltan. Pero sepa tambin que ac, comodice Fox Sports, ponemos todo, que no estodo pero no es poco. Y el pizarrn en elque esbozamos la edicin de cada semananos canta a lo Vud que siempre vale unrepaso de un prcer comoBelgrano, quelas empresas recuperadas de la regin seorganizan, que Europa y que Colombia,que Reutemann yDuhalde, que el ftbolsolidario, que reabri un frigorfico y Ge-neral Motors quiere bajar sueldos, que As-cani, que los Camioneros, que la tragediade la familia Talero, que el Procrear, quetoda lamar en coche que permitan nues-tras fuerzas. Y atenti lector, atenti lectora.Muchasgraciaseh. Lo que usted suma a susgastos con este peridico nos permite la-burar comonos gusta, y por supuesto ge-nerando y percibiendo nuestros haberesen pesos, no en bolsones de alimentos.

    EDITORIALEl bolsncomosalario

    TODOLOQUEVOSNECESITES,ya sea una aspirineta o unainyeccin y as te estsmuriendo, lo tens que pa-gar trabajando. Y lo peor de

    todo es que te dan un comprobante. Esadenuncia lleg va telefnica desde Carca-ra a la redaccin de este semanario y des-pert el inters del grupo editorial quedecidi que haba que ir hasta la vecina loca-lidad a recabar ms testimonios. Y los testi-monios y las denuncias, en la tarde gris delmircoles pasado, llovieron a montones.El llamado lo efectu Jorge Del Pino, un

    referente del Movimiento Evita que sostie-ne un comedor infantil en el humilde ba-rrio San Martn de la ciudad ubicada a unos45 kilmetros al oeste de Rosario. Y all, enesa precaria construccin que le brindaalimento y contencin a ms de 40 pibes ypibas de la zona, nos recibi con mates yvecinos dispuestos a contar sus penurias.Esto es algo fuera de lo normal lo que

    est viviendo este pueblo, arranca di-ciendo este hombre de voz pausada peroestridente, y acota: La realidad es queac no hay trabajo; y si encima la gentehonrada que necesita de la Municipalidadpara recibir una ayuda va y se encuentracon esta situacin, o va a la Secretara deDesarrollo Social y es Desarrollo Social la

    que te genera esta forma de encarar losproblemas de la gente y aprovecharse deeso para tenerte agarrado, la cosa se com-plica todava ms.Para Del Pino, todo esto arranc con la

    llegada a la intendencia de Ramn PedroSoques, un joven abogado que lleg a esecargo tras un perodo de concejal, unpuesto de asesor en el Senado y una largamilitancia en apoyo al Frente ProgresistaCvico y Social, y es segn se encarg dedestacar en su momento el portal Per-fil.com quien a los 34 aos, hemipljicoy radical, triunf tras ocho aos K.El intendente no slo que est al tanto

    de todo esto sino que es quien lo contro-la, seal tajante el encargado del come-dor que funciona desde 2001, y agreg: Yojo que no es slo de palabra, sino que tedan un documento y recin cuando vuelvascon el comprobante firmado que certifiqueque cumpliste con esas horas de trabajo tedan el bolsn o el medicamento que nece-sitas. Primero trabaj y despus te dan.

    El trabajo es saludCuando fui a pedir un medicamento

    para mi beb, que estaba con broncoes-pasmo, me dijeron que me lo daban siantes haca cuatro horas de trabajocomunitario, relat una joven mam quese acerc a dialogar con los enviados deel eslabn. Me dieron un papel que tena

    que devolver firmado para que me den elremedio y se queden con el comprobante,pero no fui y me lo qued y le saqu fotospor las dudas, continu. Esa foto dacuenta del trabajo que deba realizar estajoven aunque no aclara qu tipo de asis-tencia haba ido a pedir, algo que los fun-cionarios se encargarn de destacar a lahora de desmentir que esa contrapresta-cin haya sido a cambio de una ayuda re-ferida a la salud de una persona, y muchomenos si el necesitado fuera un nio.Hace poco, como necesitaba comprarle

    anteojos a mi nena, fui a pedir que medieran una mano y aunque slo me dieronpara la mitad del costo, igual me hicieroncumplir cuatro horas de limpieza en la ca-lle, seal otra vecina, y acot indignada:Y lo mismo pasa as sea una embarazada,un viejito o lo que sea. En ese sentido acno discriminan.Al consultar a otros habitantes de esa

    zona olvidada de la localidad del departa-mento San Lorenzo, y cuyas calles de tierraante la falta de asfalto y debido a la lluviacada se haban transformado en sende-ros de barro, los reclamos se repitieron.Vas al dispensario a pedir para hacerteuna placa que sale 100 pesos y como teautorizan slo la mitad, vos tens que pa-gar los otros 50 pesos trabajando dos horasy media, acot una joven, y aadi: Y ascon los antibiticos, la mercadera o lo que

    Vecinos de uno de los barrios ms humildes del municipio conducido por el Frente Progresista denunciaronque para recibir asistencia social deben primero brindar una contraprestacin laboral al gobierno local.

    MANUEL COSTA

    Por Santiago Garat

    Carcara note ayuda de onda

  • Vernica Schuager es la Secretaria d