le saux. aspectos psicologicos de la militancia de izquierda en chile

Download Le Saux. Aspectos Psicologicos de La Militancia de Izquierda en Chile

Post on 07-Apr-2016

4 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

estudio de los aspectos psicológicos de la militancia de izquierda en Chile durante los 80.

TRANSCRIPT

  • RROTA POLlTlCA

    da que pas6 del poder a la clandestinidad la es Se necesit6 un carnbio de genenci6n para a vida pol Itk. Existe, sin embargo, una dif frent6 Y luchd durante trss atios antes de lg .. ..

    la Ghilena fue totalmente aplartada en algunos dfas. Em contribuy6 tuvieron 10s militantes chilenos para integrar la derrota, avlmir

    oblerna de identidad que, wmado a la pirdida de conflanza , genera insewridad personal. Era inseguridad er la caum vb- disfrazados en discrepanciar pol Iticas. rea entre organizaccio-

    sen0 mismo de la organiraciones.

    DIDA DE IDENTIDAD

    olpe de Estado de 1973 provocd una ruptura total en l a vida de 10s rnd~taw

    sar, a ser reconocido solamente por una mitad de pa&.. Y e16 pia familia, SUI amigor y conocidos de siempre. Ade- n adelante el militante d e b conformuse para a%eg- ado5 o desaparecidos; y con ellos falta una parte de

    que uno sin el otro no sabrlan quie'ner son. ne condiciones que vuelven rn& d i f k i l adn la recons-

    causa objetiva. Derpuds de haber rido una ne-

    cuando la violencia o la miseria l lepn en el

    nte rimplemente no exista, y donde

  • tidn de la imagen de s i mirmo. Todo ello impuesto a un grado 111 conoce el apacible ciudadano de una democracia.

    2 LA INSEGURIDAD PERSONAL

    Es cierto que laatomizacidn de la izquierda chilena tiene cauras POl(t1 so01 intentor de unificacidn chwan tambih a cada rat0 con obstdcub mds dificiles de ruperar-, disfrazados de conflictos politicos. Y en el nizacidn, la vida militante se caracteriza por un grado anormalmente elevado vidad, tambdn encubierta por divergencias politicas.

    a) La necesldad de releglttmactdn personal

    La derrota de 1973 ha provocado, ademd de 10s problemas de identidad Ya una pirdida de la imagen positiva de simismo Y un sentimiento mbs 0 menor culpa En reaccibn, el militante busca inconscientemente relegitlmarse frente a a 1 mismo Si la neceridad de legitimacidn personal estd naturalmente presen lar acciones humans, la prioridad acordada inconscmntementc a esta obletivo de transformar el mundo exterior, es un obstdculo ser w n el otro Una concesidn que la razdn aconsejar(a aceptar, ceptibilidad del ego es m i s fuerte que la voluntad de l legr a necesidad de rewnstruir una imagen de s i mismo ntisfactori muchas fraccioner y quiebres en el seno de Ias orpnizacione mtdn que cob de I&

    b) La agrestvldad

    La inseguridad perronal, que conduce fdcilmente a sentir al otro origen de muchas conducnr agrerivas entre 10s militantes de izqui ticular. del uistemente famoso chaqueteo 10s bxitos de 10s o ma3 mi propia incapacidad,de all i la dificultad de entunasmare incluso 10s unigor, y la tendencia a dercalificar todo lo que re ralva de la medio Esta prdctica, que ha deranimado a mds de un militante dentro de 10s m6s v.4 la capacidad global de 115 organizaciones Si bien es cierto que el chaqueteo ter de 1973, (icaracteristica de una sociedad que carece de confianza en sT derrota no ha podido m b que reforzar ma prictica en el e n o de la izquierda.

    tenida acumulada desde hace a h , realimmtada cotidianmente por la no re puede dirigir contra lo; verdaderos responsables, como se querria. con aquellos que tiene a w alcance, sean compaiieros de partido o de clones.

    3 LA DESMOTIVACION

    Entre las consecuencias Psicoldglcas de la derrota, hay que hablar fi tivdcib. El fracau, en s i mismo, rumado a tantor aiios de resistencl

    En general, muchas de las reacciones agrerivas son la mera Iiberacidn de una

  • eXtremoS, per0 en 10s 'keps" militantes (0 sea, 10s que adhi- 1973) en general se percibe dsaliento y Iasitud, lo que reduce

    ibilidad para las responnbilidads y , de seyro, w comhtivi-

    nseguridad personal y. por lo tanto, la "conflicbvldad", en fin, han i6n para actuar. Todo eso genera un ' U e s q m de amrgibs" en cada e estas energias se m a l p m n en pelus ertlriles, sea porque no hay

    entre valores y prdctica polftiu.

    problema de fondo. Para un militante

  • Sq u r a q u f d tkmino ' W ~ G Y / ~ ' M a1 '@tid&.$ marxista o de idgologh n u i ; vale decir, un slstsma de @Ci

    encontmril con gue la participacidn en un conjunto de valores dad un rol mucho m k importante

    El militante, en este cuadro una pwmanente contradicci6n e profundamente mnvencido, sea

    es y aqJl la CMI la cual actdan en corn srno marxista ya "p sirve de cementb a

    3. VALORES YPRACTICA POL!TICA

    A prinera vista, no resulta (an fdoil dis-ir por YI p miliianPs mdicional, ya que lo qua normalmerite rn&

  • lara la vi& militante an forma

    Iw militants m& motivador, comljnrnente aquelloa la CaMm, se estrellan contra la negligentia ambiente. ectiva no ae realizan y ellw terminan por h a w todo mbre de consultar al colectivo Lor demir militantes,

    planturla en e m 3 tdrminos si la concepckk del traba- vista, preocupado menos de hacer C O S Q ~ y rids de

    a organincioner pol (ticas con Ian organizaciones rocia-

    clare media (0 alta). La profundidad de h s diferencias culmrales qua sepa- popularas de la burgussh, y to& una mentalldad patemnlinta que el niiio dewrrolis dsde la cuna con la %mpleada; hacen particularmente diflcil lazos autht iwnente democriticor. de la dcmocncia e, seguramante de una extraordmaria complejidad en

    s fuente de desconfianza y mdernr, se hace de identifimr y analizar 10% obsticulos para en tanto tal reds probablemente menor da. ice y lo que se hace.

    rificio de SUI vaiores?

  • En efecto, an la bar del compromise militante

    Im, lar c d e s no representan un problema en wnstituyen un impentivo demuiado fusrte cwidades, la neceridad religiosa, la de r n t i r r

    Jn, en e/ firr/do. Las impactantes anaiogfas entre, por ejem

    incidir sobre su propio dertino. Ademis, militar es un Con toda seguridad, habrfa muchas wsas que dascuk tivas de 10s mditantes. T m wmpetencias fer- por

    pensacii5n al afecto en sl. b m o tan rina

    u otro d6 estos elementor pueda domlnar, rgrln 10s indl De este modo, Y w n cierta prudencia, puede postularu, xrQ, en mu*lor casos, hrndamentalmente UM actltud de

  • TORSIONADA CON LA REALIDAD?

    mcnto adecudo; o el rumor ds que el eikcito & Prau, formado

    illoro en %res ~ 1 e se dcfinen como racloder, ea una rnanife icpn 10% hcchor parque no M liana ningdn amndbnta robre M ~ec0noc.e el mkmo desfarc con la rulidad m varlas w d w kfiviamo. el vduntarbmo, la cidolimia dc gruupo, como lan-

    , es 4 octo por d acto. Wocrr $e vuelve la Jnica marura & br, El ~llmta tiende a llmitarre ai activkmo y a idanYfiurn wn 4. No D ima-

    s hacia k acci6n de manan compulsin, y e$ ban viato mostrar- tividder. Ex, rignifki rer muy dcltado, ef%u. dsdkado, GI

    la intimidad wnsigo mirnm y, por lo tanto, con sua cercanor. &a pcrmarunte, w m si d gnn temor f u m enwntrarse &erita de que, mds dll del wtivlsmo, 8 ya no ti& [e* que ha rldo h n fuerte el impact0 tk la relepcib robre

  • s militantes, y que re dbtingue de4 hombre

    depende de ellos lncluso se puede pensar que a lo mejor el aUtOritariSm0,

    para cohabitar con la libertad ajena

    c ) La ciclotirnia, tan uracteristica en muchos grupos politicos, tiene algun el voluntarismo y con 10s repetidor fraums que se le desprenden. Se entu tivamente con la ultnno papa: la nueva I inea polkica, el rlltimo andlisis

    una ver mis ae habian fijado politicas para 11s que no I tenian 10s med o porque nuevamente se analizd la reaiidad exclusivamente en funcidn Entonces el grupo se abandona aI desaliento, al que prontamente se le de dez Desou6s de un tiemDo recuDerari a1 inimo aunaue no sobre la bare . . sereno de las causas del reciente fracaro, sin0 por un nuevo enwslasmo idintico al ante- rior Esh dificultad de sac% conclusiones de lor fracasor y deasumirlos, esti l ipdaa una dificultad bartante general en la izquierda chilena. la de acumular y asumir su progla historia

    Muchas organizaciones tienden a progresar por anatemar suceslvas a cada cambio ds orienhcibn, r condma en bloque todo io hecho, pues se ha encontrado porfin 1aro luabn, la que se condenard tambidn en bloque dor mess o dos aiior mds hrde ... Cones progresidn por rupwras radicales sucer~vas, es dificil para un grupo conrolidar la confk za en s i mirmo y forjarse una idmtldad Clara (de aquila preocupacidn permanente partidos )dvenas, aquellor nacidos en lor alios sesenta, por perfilarse7.

    En cualquier cam, la ciclotimla en 10s grupos, este alternar enb-e la euforia y ta ridn, representa, a nivel de la economia pdqu iu de cada militante, un enorme desperdb cio de energias, una manera agotadora de vivir en el plan0 emocional

    d) El lengmje poli?ico Dadas IUS caracteristicas, no parece certero que la prime cidn del lenguale politico sea la aprehensidn de la realidad, ni mmpoco la comun con el otro. Su abstraccibn extrema le resta toda densidad, todo el sabor a la nas de 11s que trau, y le hace ademis dificil de entender por lor profanos. el gran nrlmero de t imincs espec~alizados que emplea en cualquier con de cantexto, repele a lcs Icgos.

    Para el progrero de la ciencla poco imports que el lenguaje especializa para el profino, per0 no puede ser lo mismo en el cas0 del lenguaje longitud de ios documentos partidarios limita tambihn su audienci

  • , vistas las muchas sutilezar y matices que no wmpren- sumo exolusivo de la clas politica.

    rte, cabe destacar la Pobreza del Isnguaje politico. Esto es fruto de su ex- &, y. t imbi in de ru incapacidad de integrar mliltiples conceptor intereun- esde hace un siglo gracias a 10s enormes Droeresor de la5 ciencias socialei tonces la primera funcim del lenguaje palitico, 51