georg simmel - ?· con el trabajo de georg simmel. aunque muchas de estas omisiones pueden ser...

Download Georg Simmel - ?· con el trabajo de Georg Simmel. Aunque muchas de estas omisiones pueden ser atribuidas…

Post on 16-Jun-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Georg Simmel

  • Re

    viS

    ta

    Co

    lo

    mB

    iaN

    a D

    e S

    oC

    iol

    og

    a

    N.

    31

    2

    00

    8

    iS

    SN

    : 0

    12

    0-

    15

    9X

    B

    og

    ot

    -

    Co

    lo

    mB

    ia

    p

    p.

    13

    -3

    1

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

    Simmel y Parsons replanteados*

    Simmel and Parsons reconsidered

    Donald N. levineUniversity of Chicago

    Traducido por: Ana Mara Trujillo y Diego Gmez

    Cuando Talcott Parsons present The structure of social action (Structure) (1968), estaba buscando reemplazar dos concepciones de la tradicin sociolgica con una visin renovada de esa tradicin. La prime-ra concepcin, en ese entonces dominante en los Estados Unidos, estaba incluida en el influyente texto de Park y Burgess, Introduction to the scien-ce of Sociology (1921). Derivada esencialmente de Comte, su narracin cuenta la historia de la disciplina como un progresivo desplazamiento de ideas vagas y especulativas acerca de los fenmenos sociales mediante hechos precisamente observados y rigurosamente representados. En las memorables palabras de Park y Burguess (1921), El periodo de las escuelas estaba dando paso al periodo de la investigacin (p. 44) y en-tonces lo primero que los estudiantes en Sociologa necesitan aprender es a observar y a registrar sus propias observaciones (p. v).

    Siete aos despus aparece una mirada contrastante en Contemporary Sociological Theories (1928) de Pitirim Sorokin. Aunque Sorokin estaba de acuerdo con que la labor ms importante era trabajar con hechos ms que con teoras, tambin consideraba crucial ofrecer a los soci-logos novatos un inventario razonado de las diversas escuelas de teora sociolgica, dado que esas teoras han venido apareciendo como hongos despus de la lluvia (1928, p. xvii) [y] el campo sociolgico est sobre-poblado por una multitud de sistemas varios y contradictorios (1928, p. xix). Consecuentemente, la lectura pluralista de Sorokin distingui nueve escuelas principales y sus numerosas ramas, representando as un amplio espectro de los autores principalmente europeos a quienes Sorokin conoca bien.

    En contraposicin a estos modos de representacin del campo, Parsons argument, en contra de las aproximaciones empiristas, que la observacin rigurosa no bastaba para establecer una disciplina cientfica, sino que los supuestos tericos independientemente elaborados tambin eran necesarios. En contra del tipo de pluralismo terico representado en Sorokin su colega en Harvard, Parsons argument que haba llegado

    * Tomado de Levine, D. (1991). Simmel and Parsons reconsidered. The American Journal of Sociology, vol. 96, 5, 1097-1116.

  • [14]

    UN

    ive

    RS

    iDa

    D N

    aC

    ioN

    al

    De

    Co

    lo

    mB

    ia

    Don

    ald

    N. L

    evin

    e la hora de unificar las tradiciones tericas divergentes en sociologa bajo un mismo plan terico, uno que de hecho pudiera justificarse mediante desa-rrollos puramente cientficos en la disciplina en la ltima mitad de siglo.

    Fue as como Jeffrey Alexander (1987) ha caracterizado el esfuerzo de Parsons, quien busc resolver el dilema de tener una nacin sin una teora y tradiciones tericas sin una nacin (p. 21). Parsons busc reconstruir la sociologa europea proveyendo una sntesis que poda eliminar a las escuelas en conflicto, las cuales la han dividido (p. 21) y as proveer a la sociologa americana de un carcter terico intelectualmente respetable para sus labores investigativas.1 Persiguiendo esta ambicin ecumnica, Parsons aspiraba a desarrollar una teora para terminar todas las teoras (p. 238).

    Si bien los logros de Parsons en Structure deben seguir siendo vistos como sustanciales, su aspiracin ecumnica estuvo condenada al fraca-so. Slo con bases filosficas este fracaso pudo haber sido predicho. De hecho, era predecible desde las bases de los supuestos expresados por el mismo Parsons acerca de la variabilidad independiente de los constructos tericos y, luego, de los fundamentos simblicos, culturalmente genera-dos, de los esquemas cognitivos. Histricamente, el fracaso fue evidente por la impactante lectura parcial de la tradicin utilitarista en Structu-re (Camic, 1979); su total desatencin a la tradicin francesa anterior a Durkheim y a la tradicin americana; su apropiacin altamente selectiva del trabajo de Marx, Durkheim y Weber; y su casi completa negligencia con el trabajo de Georg Simmel.

    Aunque muchas de estas omisiones pueden ser atribuidas a la igno-rancia o al descuido, o al deseo de legitimar un nfasis de seleccin, uno debera preguntarse si algunos de ellos reflejaron una temprana disminu-cin del impulso ecumnico. Respecto a las vicisitudes de este impulso en su fina interpretacin de las obras parsonianas, Alexander (1983) plan-tea que los ltimos trabajos de Parsons el desarrollo de la teora del intercambio representaron su ltima y ms significativa aproximacin al ecumenismo terico, a su ilusin de producir una teora sociolgica sinttica y multidimensional (p. 152); pero de hecho fue con la teora del intercambio que Parsons pas decisivamente del ecumenismo al imperialismo terico, de la sntesis y la construccin de puentes (bridge-building) como una estrategia terica consciente, a las tcticas de la exclu-sividad terica (p. 160). Sea como fuere, tenemos amplia documentacin que demuestra que la tctica excluyente ya se manifestaba en la poca en que Structure fue escrita. Justo antes de publicar esa obra, Parsons tom la decisin de excluir de su gran sntesis de los recursos de la teora clsica un ensayo sustancial sobre Simmel.

    No fue sino hasta 1935 que Parsons manifest alguna intencin de incluir a Simmel en su gran sntesis, describindolo como uno de los

    1. Para una elaboracin extensiva de la metfora del opus de Parsons como un linea-miento para la sociologa, vase Camic (1979).

  • [15 ]

    Re

    viS

    ta

    Co

    lo

    mB

    iaN

    a D

    e S

    oC

    iol

    og

    a

    N.

    31

    2

    00

    8

    iS

    SN

    : 0

    12

    0-

    15

    9X

    B

    og

    ot

    -

    Co

    lo

    mB

    ia

    Simm

    el y Parsons replanteados tres escritores de la tradicin idealista, junto con Weber y Tnnies, que haban sido ms importantes en la evolucin de su perspectiva (1935, pp. 2082-2083). Parsons bosquej una seccin de 16 pginas acerca de Simmel para incluirla en Structure. La decisin de no publicar este ma-terial reflej un impulso excluyente que emergi de dos fuentes. De una parte, como Parsons record en una carta escrita unos meses antes de su muerte, se haba comprometido en una competencia por el honor de ser el importador principal de la sociologa alemana en los Estados Unidos:

    La posicin [de Simmel] ha sido usada, si bien relativamente poca gente est enterada an de ello, como el punto de partida de un intento de construir la teora del sistema social, lo cual yo consideraba era fundamentalmente errneo. Esto comenz en Alemania con el extenso trabajo de Leopold Von Wiese, con el ttulo Beziehungslehre. Esto ocurri en algn momento cercano a cuando yo era estudiante en Heildelberg Esto tena cierta acep-tacin pero el tema fue abordado luego por los ltimos trabajos de Howard Becker. Becker lo compil en un gran libro que fue una adaptacin de la posicin de Wiese y fue conocido bajo el nombre de Wiese-Becker. De hecho, por algunos aos, Becker y yo fuimos rivales por el liderazgo de la introduccin de la sociologa alemana a este pas. Si yo subestim a Simmel, definitivamente Becker sub-estim ms drsticamente a Weber. (Parsons, 1979, pp. 1-2)

    Ms all de este inters por las ventajas competitivas, Parsons aparen-temente se dio cuenta de que, a pesar de ciertos puntos de afinidad con Simmel, sus diferencias metodolgicas y substantivas probaron ser tan fundamentales que no era plausible acomodar a Simmel bajo su som-brilla ecumnica. Como Parsons reconoci en la carta anteriormente citada, La decisin de no incluir [la seccin sobre Simmel] tuvo varios motivos Es verdad que el programa de Simmel no caba dentro de mi tesis de convergencia (Parsons, 1979). En el material indito, Parsons in-dic algunos aspectos de su incompatibilidad, sosteniendo que el modo de abstraccin de Simmel era nicamente descriptivo, no analtico en la manera que l lo adopt, y consecuentemente anot el modo de abs-traccin de Simmel atraviesa directamente la lnea de anlisis hacia los elementos de la accin que han sido nuestro inters principal (Parsons, 1936, p. 9). No menos importante an, Parsons lleg a afirmar que los valores comunes eran el ingrediente esencial de la organizacin social y no la interaccin como en la nocin ms simmeliana que haba empleado slo unos aos atrs, cuando escribi: Por sociologa, me debo referir a una ciencia que estudia los fenmenos especficamente sociales, aquellos que emergen de la interaccin de los seres humanos como tales, la cual no sera reductible a la naturaleza de esos seres humanos (Parsons, 1932, p. 338; nfasis en el original)2.

    2. Para la especificacin de los problemas en los que Parsons se relaciona con Sim-mel, estoy en deuda con Jaworski (1990).

  • [16]

    UN

    ive

    RS

    iDa

    D N

    aC

    ioN

    al

    De

    Co

    lo

    mB

    ia

    Don

    ald

    N. L

    evin

    e La creencia de Parsons acerca de que Simmel no caba dentro de

    su tesis de convergencia tuvo serias consecuencias. Por un lado, esto le dio libertad para perseguir el diseo de su teora de la accin sin que le obstaculizaran los complejos problemas con los que hubiera tenido que lidiar si en ese entonces hubiera incorp