70-80 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 70-80 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 23-Dec-2015

212 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

70-80 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

  • MAURICE NICOLL

    COMENTARIOS PSICOLGICOS

    SOBRE LAS ENSEANZAS DE

    GURDJIEFF Y OUSPENSKY

    VOLUMEN 8

  • 70

    afirmativo de este sistema, nunca llegar a aprehenderlo. Nunca llegar a ser real para ella, porque no habr pasado a travs de las tentaciones que se relacionan con este sistema, ni habr luchado ni se habr empeado en vencerlas. En el Trabajo se dice que antes el hombre era perfecto. Este hombre estaba en contacto con los "centros superiores". De hecho, se deca de l que conversaba con los dioses. Pero era muy dbil, porque, al no haber nunca negado y haber siempre afirmado, no saba cmo enfrentarse con la negativa. Por eso le fue tan fcil caer de su elevada posicin, porque careca de fuerza de pensamiento y de comprensin de s. Ahora tiene que buscar su camino para regresar al lugar donde antes estaba, empleando el poder de la negacin para que lo ayude. NOTA ADICIONAL Cabe decir cosas muy interesantes respecto de las dos divisiones, positiva y negativa, del Centro Intelectual, si las contemplamos en conjuncin con los otros centros, tal como el Centro Emocional. Por ejemplo, un hombre puede tener un pensamiento negativo y un sentimiento o una voluntad positiva hacia una cosa. O, por el contrario puede tener un pensamiento positivo y un sentimiento o voluntad negativa. . Con el fin de ilustrarlo, este ejemplo tomado de los Evangelios nos ser til para reflexionar sobre este particular.

    "Un hombre tena dos hijos, y acercndose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi via. Respondiendo l, dijo: No quiero: pero despus, arrepentido, fue. Y acercndose al otro, le dijo de la misma manera. Y respondiendo l, dijo: Si, seor voy, y no fue. Cul de los dos hizo la voluntad de su padre?"

    (Mateo XXI, 28-31.) Una persona que tiene una afirmacin demasiado mecnica del Centro Intelectual dir "S" pero esto pertenece a su pensamiento, no a su voluntad. La base de su voluntad est en el Centro Emocional. As dice "S" con su pensamiento, pero eventualmente "No" con su Centro Emocional. O un hombre tiene un pensamiento negativo y un sentimiento positivo. Dice "No" con su mente pero su sentimiento dice despus "S". La parbola o definicin psicolgica puede ser comprendida de un modo diferente. Pero significa que un hombre no es uno, y tiene dos lados distintos que no estn necesariamente de acuerdo. Cabe decir tambin que si un hombre no tiene Centro Magntico (que afirma la existencia de dos clases de influencias en el vrtice de la vida a saber A y B puede tomar como punto de partida slo el lado negativo del pensamiento una vez que se enfrente con un trabajo de esta clase y perder todo su tiempo en desaprobar. Un sentimiento inicia cierta clase de pensamiento. Al estar dividido nuestro aparato intelectual en positivo y negativo, puede dar cualquier resultado segn sea el lado que se pone en accin. Puede aprobar o desaprobar cualquier cosa. Es la valoracin el Centro Emocional lo que es decisivo. Contemplado como una pura mquina, los dos lados del Centro Intelectual son mutuamente destructivos. Por eso se dice que es necesario un tercer factor para un trabajo apropiado del centro.

    Birdlip, 28 de noviembre, 1941

    EL TRABAJO EQUIVOCADO DE LOS CENTROS. PARTE V. En este comentario, que es el ltimo de la serie sobre el Trabajo Equivocado de los Centros, empezaremos con el lado negativo del Centro Emocional, pero har una larga digresin sobre el tema de las emociones negativas mismas. Se dijo en el ltimo comentario que el Centro Intelectual tiene, naturalmente, una parte negativa. Pero no ocurre lo mismo con el Centro Emocional. La parte negativa del Centro Emocional es la sede de las emociones negativas. Pero naturalmente no existe tal parte en el

  • 71

    centro: se la adquiere. Y cabe decir al punto que cada vez que esta parte negativa adquirida es activa, significa un trabajo equivocado del centro. Y no es exagerado decir que el Centro Emocional rara vez trabaja en una forma correcta, debido a la accin de esta parte negativa adquirida que ha llegado a infectarse por su contacto con la vida. Porque las emociones negativas gobiernan la vida, quizs especialmente hoy, y la gente se aterra ms a sus desdichadas emociones negativas que a cualquier otra cosa. Ahora bien, la infeccin de las emociones negativas (como la infeccin del pensamiento negativo) ser introduce gradualmente en el nio que crece, porque un nio nace despierto (en su propia escala) en un mundo de gente dormida, y, por imitacin, a su vez aprende a caer dormido: entre muchas otras cosas imita las emociones negativas, es decir, las expresiones faciales, las entonaciones, las palabras y frases que dan salida a los estados negativos de la dems gente. El nio lo imita todo y as gradualmente empieza a sentir lo que representan. De este modo, los sentimientos negativos de sus mayores se comunican gradualmente al nio y despus de un tiempo el nio empieza a mostrar emociones negativas y a enfurruarse y amargarse y a quejarse y a sentir piedad de s y as sucesivamente. Al fin y al cabo, qu otra cosa poda hacer el nio? Y nuevamente, qu otra cosa pueden hacer quines ya estn infectados con emociones negativas, puesto que ignoran que son negativas y nunca oyeron mencionarlo y, por regla general, si lo han odo, estn seguros de no ser negativos? As ven ustedes lo difcil que es cambiar esta siempre repetida, siempre recurrente cadena de causa y efecto, esta continua e inevitable infeccin y reinfeccin, que es peor que cualquier otra infeccin, fsica o moral. Quin la romper? O quin podr romperla? La nica cosa que puede romperla es que un hombre oiga, vea, comprenda y se d cuenta cules son las emociones negativas y empiece consigo mismo. Porque aun cuando una persona cambie de posicin a este respecto en la apretada red de la vida, en el inmovible atascadero de seres humanos, lo nico que har es dejar sitio a los otros. Pero esto slo tendr lugar si trabaja genuinamente sobre sus emociones negativas desde la ms honda, ms interior, ms individual percepcin del verdadero horror e inutilidad de dichas emociones. Este es el punto de visin interior desde donde se inicia el verdadero trabajo. Es menester que todos ustedes comprendan que es posible trabajar desde diferentes lugares o, por as decir, profundidades en s mismo. Se puede trabajar por razones superficiales o por razones ms profundas. Generalmente el hombre trabaja sobre s en la espera de una recompensa o elogio o posicin o deber, o debido a cierta clase de engreimiento u orgullo o auto-merecimiento, o alguna idea que se forja de s mismo, o por el honor o por tratar de gustar, o imitacin, o temor, o por miedo de perder su reputacin, miedo de la. crtica, miedo de perder una amistad, etc. Todos estos motivos no son el hombre mismo, pues trabaja exteriormente. Esos motivos son una serie de sustitutos para el verdadero "Yo" en el hombre, "Yoes" de sustitucin, de los cuales algunos forman el Mayordomo Delegado y, como dije, algunos son mejores y otros son peores, algunos son tiles y otros son impedimentos; es decir, algunos son ms internos y as estn ms cerca de la esencia o de la parte verdadera del hombre y algunos son ms externos y as estn ms cerca de la falsa personalidad o de la persona imaginaria que creemos ser y para quien gastamos tanta fuerza, pensamiento, tiempo y dinero para que siga andando, en medio de nubes de emociones y roces negativos. Es slo el verdadero trabajo y no el trabajo imaginario sobre las emociones negativas personales lo que permitir a las otras cambiar de posicin porque de otro modo las emociones negativas se quedan en el mismo lugar, en otra forma, porque se parecen a Proteo que siempre cambiaba de forma y se converta en otra cosa. Pero es una parte necesaria de este Trabajo, por la cual todos deben pasar eventualmente, ver en uno mismo por una observacin sincera, cmo se aferra el yo a las emociones negativas con una mano mientras con la otra intenta liberarse. El Trabajo conduce inevitablemente a todos a los mismos lugares y a las mismas experiencias. Un hombre debe llegar al punto de discernir su propio

  • 72

    desamparo, de comprender su propia . mecanicidad. Y esto, si no es una experiencia negativa, lo llevar al estado de recuerdo de s. Al darse cuenta de su desamparo atrae la ayuda. Porque comprender el propio desamparo pone al hombre en el Tercer Estado de Conciencia donde la ayuda puede llegarle. Y ya que me ocupo de este tema, agregar para aquellos que an no comprenden bien lo que significa trabajar ms "externamente" y lo que significa trabajar ms "internamente" que el caso se presenta de este modo. El objeto del Trabajo es el de despertar la "conciencia escondida" no me refiero a la conciencia adquirida que es diferente en todas las razas y es cuestin de costumbres, adiestramiento, clase y nacin. La conciencia escondida es la misma en toda la gente pero est oculta es decir, fuera de su alcance. A menos que tengamos esta "conciencia escondida" en nosotros, el Trabajo es intil. Nada ms que una nueva locura, una nueva moda, una nueva jerga. Ahora bien, si pudiramos ponernos en contacto con esta conciencia escondida y verdadera, sabramos instantneamente que todos los estados negativos son equivocados y, de hecho, nos envenenan. Es exactamente por el "sabor interior", como es llamado en el Trabajo, por lo que empezamos a comprenderlo. El "sabor interior" hace que un hombre se d cuenta de cundo es negativo. Entonces se inicia la lucha. Desea decir algo y no puede. Esto ocurre cuando el Trabajo est "obrando en l". Ya no es ms algo que acepta, sino que es algo por lo cual debe luchar en s mismo. Luego empieza a ver que es preciso trabajar sobre sus emociones negativas ms internamente, y entonces la conciencia moral lo ayudar. Pero si trabaja sobre sus emociones negativas porque le dicen que debe hacerlo, o porque est avergonzado ante los otros de tenerlas, entonces trabaja ms "externamente" sobre ellas, y no genuinamente desde s mismo. Si no fuera por estas leves seales de la verdadera conciencia que el Trabajo evoca en la gente, y su ayuda interior, la lucha con las emociones negativas sera imposible. Es decir, a menos que en alguna parte de nosotros tuviramos conciencia moral, las emociones negativas seran inconquistables. La vida sera demasiado fuerte. Pero afortunadamente para los que existimos en esta tierra, situada tan bajo en el Rayo de Creacin, que slo est separada por un grado del peor lugar posible de todo el Universo, tenemos dentro de nosotros los medios para despertar, aunque estn escondidos, y por otra parte tenemos fuera de nosotros las formas de enseanza que se relacionan con este despertar, que nos fueron transmitidas de edad en edad a travs de. los es-fuerzos del crculo de la humanidad consciente exterior a la vida que puede suscitar en nosotros el despertar. Regresemos ahora a una breve consideracin del Centro Emocional en su parte negativa. Se lo puede representar, aunque no exactamente, de la misma manera que en el caso del Centro Intelectual.

    Esto representa el centro despus de haber adquirido una parte negativa por su contacto con la

  • 73

    vida. No me propongo en esta etapa decir algo ms sobre las diferentes partes del aspecto negativo del Centro Emocional, salvo que el punto de partida de su pensamiento personal sobre este particular radica en la idea de que todo en la parte negativa trabaja de un modo por completo equivocado, como si fuera invertido. Tomemos la sospecha. La sospecha es un estado emocional que no tarda en implicar la parte negativa del Centro Intelectual y lo lleva a conclusiones de una clase negativa. Dije la ltima vez que una de las cosas que debemos comprender respecto del Centro Intelectual es que cada lado de l el lado positivo o el lado negativo si trabaja independientemente del otro no puede llegar a conclusin alguna. Es preciso entenderlo claramente. Ahora bien, si la sospecha surge en la parte negativa del Centro Emocional, porque la sospecha es ante todo una emocin, entonces har que opere el lado negativo del Centro Intelectual, en cuyo caso todo contribuir a probar que la sospecha es correcta. Supongamos ahora que su sospecha se transform de sbito en una emocin ms agradable al or algo que ignoraba. Qu ocurre? Entonces el lado positivo o afirmativo del Centro Intelectual empezar a trabajar y sus conclusiones sern muy diferentes. Conoce la expresin "el deseo es el padre del pensamiento". Pero sta no es una formulacin suficiente. Todos nuestros estados emocionales tienden a gobernar nuestro pensamiento. Este es un ejemplo de un centro que hipnotiza a otro y produce un trabajo equivocado de los centros. Por eso debemos liberar nuestros pensamientos de nuestras emociones cuando stas son negativas. Pero todo ello es una cuestin de observacin y explicarlo extensamente exige mucho tiempo. Agregar una o dos cosas respecto de las emociones negativas. Son muy poderosas. Pueden infectar a cualquier persona. Esta es una de las razones por la cual prevalecen a tal punto y por lo que la gente gusta tanto de ser negativa, pues de este modo puede herir a sus semejantes ms fcilmente. Recuerdan ustedes que en el Trabajo hay un dicho muy duro; a saber, que usted siempre es culpable de ser negativo. Esto es difcil de comprender. Se tiende siempre a adjudicarle la culpa al otro. Les recordar tambin que una caracterstica peculiar de las emociones negativas es que siguen creciendo por s mismas, creando siempre nuevas emociones negativas, mucho despus de haber desaparecido la causa. Adems captan tanta energa y la derrochan de un modo tan intil que debido a ellas la gente cae con frecuencia enferma. Y finalmente, si una persona tiene sus pensamientos negativos y sus emociones negativas bien marcadas, el estado en que se halla es muy peligroso. Si un hombre trabaja en la percepcin de bu Centro Emocional ver que toda su vida adquiere un nuevo significado y experimentar momentos de despertar que nunca olvidar y lograr una vislumbre de lo que puede significar el trabajo correcto del Centro Emocional. Pero no puede hacerlo por s mismo. Slo a travs de una nueva fuerza y a travs de nuevas ideas y de una nueva manera de contemplarse a si mismo esto llega a ser posible. Todos los esfuerzos a que se refiere el Trabajo son necesarios, en particular el recuerdo de s, y tambin es preciso sentir todos los antecedentes del Trabajo.

    Birdlip, 13 de diciembre, 1941

    KARMA YOGA Conferencia pronunciada por el Dr. Nicoll Karma Yoga es la ciencia de la accin con la no identificacin. Esta frase debe ser recordada por todos. No debe ser cambiada en "la ciencia de la accin sin identificacin". La esencia de la idea del Karma Yoga radica en hacer frente a las cosas desagradables de la misma manera que a las cosas agradables. Es decir, al practicar el Karma Yoga, no se busca siempre evitar las cosas desagradables, como suele hacer la gente. La vida debe enfrentarse con la no identificacin. Cuando esto es posible, la vida llega a ser nuestra maestra; en ningn otro sentido la vida llega a ser nuestra maestra, porque la vida, sino comprendiendo lo que es esta

  • 74

    tarea interior. El Trabajo dice transforma en maestra. No es que la vida sea una maestra, sino que nuestra relacin con ella a travs de la no identificacin hace que llegue a ser una maestra. Nada puede cambiar tanto el ser como esta prctica, a saber, tomar las cosas desagradables de la vida como ejercicio. Y todo lo que obra sobre el ser aumenta en seguida nuestra fuerza. Vivir con la no identificacin no significa un actuar vaco; significa actuar desde una base real, desde un fin y desde la comprensin de las ideas y el significado del Trabajo. Es imposible comprender la vida en funcin de s misma. Considerada de ese modo es un gigantesco embrollo. Es menester que la vida se ajust a algo, a un sistema de ideas, tal como el Trabajo, para que tenga algn significado. El Karma Yoga da a la vida un significado. Pero por si mismo no es bastante. Todas las ideas del Trabajo son necesarias para transformar la vida en significado para uno mismo. CMO PUEDE ENCONTRAR UNA PERSONA SU PROPIO SIGNIFICADO? Cada cual naci en el mundo para que aprendiera una leccin desde el punto de vista del Trabajo, para que realizara una tarea respecto de s mismo, y a menos que empiece a entenderlo, la vida carece de significado. Es preciso que recordemos algo que todos hemos olvidado. La vida es muy breve; nos perdemos demasiado temprano en la vida. No hay que dejarse ir a la deriva. Domnese y pregunte: "Qu hago? A dnde voy?" Piense en lo que debe hacer antes que sea demasiado tarde; piense en la importancia de lo que debe hacer. Cada cual debe distinguir en s mismo cul es la tarea que debe hacer, la razn por la cual debe vivir su vida. El hombre ha nacido en este planeta con una tarea interior, y la vida est de tal modo arreglada que no puede hallarse a si mismo y el significado de su vida por medio de la vida, sino comprendiendo lo que es esta tarea interior. El Trabajo dice que todos han nacido para esta tarea, y estn en las mejores condiciones respecto de ella, y que si un hombre emprende este Trabajo sus condiciones son las mejores posibles para los fines del mismo. Todos creen que si se hallaran en diferentes circunstancias todo sera ms fcil, pero no es as. El nacimiento se debe al destino, no al accidente, y todo destino tiene que ver con uno mismo y su posible evolucin. Es preciso luchar contra las circunstancias en que se halla uno. Ser pobre ocasiona dificultades y ser rico ocasiona dificultades. Tal como es la vida, su curso es siempre diferente del que esperbamos, y todo est, por as decir, entrecruzado. Si la vida misma fuera un fin, esto no sera as. Pero cuando pensamos en nuestra vida desde el punto de vista de que nosotros y la dems gente tiene que comprender y transformar algo de la mayor importancia, cambia todo el significado de la vida. La vida es muy breve un instante o dos de confusin pero aun as mediante la accin del Trabajo es posible tener una vislumbre de la tarea que nos fue asignada y de lo que significa realmente nuestra existencia aqu. Este Trabajo, si se lo aplica correctamente, hace ver gradualmente lo que una persona tiene que hacer, qu leccin debe aprender, qu cosa principal en ella tiene que comprender y transformar. Esto es llamado el Rasgo Principal. Pero un hombre no puede llegar a la percepcin interior de su Rasgo Principal mientras no est pronto para l. Todas sus observaciones y propsitos disgregados en relacin con su propio trabajo se combinarn gradualmente y le mostrarn qu es lo que tiene que combatir y le darn la razn de su estancia aqu en la tierra. Esto es encontrar el significado de uno mismo, o ms bien el significado de la propia existencia. Pero es una lucha intil empearse en encontrar directamente el Rasgo Principal. Siempre se ha de trabajar honradamente sobre una u otra cosa que se ha observado y tratar con sinceridad de cambiarla. Muchas veces la gente siente el Trabajo sinceramente, pero nunca piensa en empezar sinceramente algo que ha observado en s y en trabajar sobre ello. Quiere todo al mismo tiempo, y sin pagar el precio. Pero si pone emocin para llegar a conocer su Rasgo Principal, y si realmente quiere

  • 75

    conocerlo, lograr vislumbres de l. Si slo pudiesen ver cuan equivocados han estado en su vida, cmo han reaccionado siempre de la misma manera ante ciertas circunstancias, si de sbito pudieran tener una vislumbre de todo esto, entonces obtendrn un propsito que los llevar inevitablemente al Rasgo Principal. Descubrirn que es algo que siempre haban conocido y sospechado, pero qu nunca se dieron cuenta que era esa misma cosa. Quiz usted lo vea en un instante tan breve como un relmpago, y piense: "As era esto en realidad". Siempre lo haba conocido, pero no se imaginaba que era la cosa que deba ser cambiada. Y entonces se dar cuenta que si puede cambiar exactamente esta cosa, ser capaz de cambiar otras cosas. Despus de la primera vislumbre, tal vez no pueda verla otra vez por algn tiempo. Luego la ver otra vez. Es el eje a cuyo alrededor gira su personalidad, y es el eje equivocado, por eso, a menos que construya algo detrs de su personalidad, no se podr encontrar a s mismo. Pero si puede lograr un rastro del verdadero "Yo" para que sostenga el Rasgo Principal, ver lo que haca que su vida fuera equivocada. Y si comprende que en este descubrimiento finca el verdadero significado de la vida para usted, entonces la vida nunca ms carecer de significado. LO CORRECTO Y LO EQUIVOCADO Es difcil para la gente, sobre todo para la gente que se ha cristalizado en su sentido de lo correcto y lo equivocado, comprender que no existe ni lo correcto absoluto ni lo equivocado absoluto, pero que lo correcto y lo equivocado son relativos. La gente se ofende cuando se le dice esto, en especial la gente bastante vana como para creer que tiene razn, que nunca est equivocada. Lo correcto y lo equivocado dependen de un tercer factor. Tal como son por s mismos, son meros opuestos, que se anulan el uno al otro. El tercer factor es el propsito. Si tiene el propsito de ir a Edimburgo, entonces lo correcto es ir hacia el norte y lo equivocado ir hacia el sur. Pero si su propsito es ir a Brighton lo correcto es ir al sur y lo equivocado ir al norte. Pero a la gente le gusta que le digan que es siempre correcto hacer esto o aquello por ejemplo, ir al norte y siempre equivocado ir al sur. Muchas ideas inflexibles de esta clase predominan en la mente de la gente y hace que su desarrollo sea estril. La formulacin general de lo correcto y lo equivocado en el Trabajo es que todo lo que despierta es correcto. Pero esta formulacin exige mucha comprensin para que se pueda entenderla. EL RECUERDO DE S La gente siempre est pensando en el recuerdo de s, pero no lo lleva a cabo. Es necesario detener la cadena de las asociaciones automticas todos los das. Esto puede hacerse por medio de la detencin interior, es decir, detener todo, los pensamientos, etc. Este es el comienzo del recuerdo de s. Pero la gente, como dije, sigue pensando en recordarse a s misma, y nunca lo hace. Para recordarse a s mismo es preciso detener todo y elevarse a un silencio total y a una prdida total de todo sentido ordinario de s mismo. Esto exige tiempo. Pero la mayora de la gente ni siquiera quiere perder un minuto para hacerlo porque son esclavas de sus mquinas, de modo que estn atadas y pegadas al incesante e intil flujo de los pensamientos mecnicos, de las emociones negativas, de las cuentas personales, etc. Es en verdad una lstima, en especial hoy da, en que el hipnotismo externo de la vida es tan fuerte que la gente suele pensar tales disparates como el de que la guerra mejorar todo, que la gente no se d a s misma el primer choque consciente. La ayuda slo puede llegar al hombre de resultas de este choque. No puede llegar a l en el flujo de sus pensamientos personales y preocupaciones y emociones. La ayuda, que viene de la direccin de los centros superiores, no puede llegar al Segundo Estado de Conciencia; slo puede llegar al Tercer Estado de Conciencia. Hoy, cuando tantas personas estn hipnotizadas por la guerra, hay ms fuerza

  • 76

    disponible en el mundo que en otras pocas para aquellos que la buscan, si slo fueran capaces de alcanzarla. Pero no puede ser alcanzada por el pensamiento asociado que slo mantiene a un hombre en el mismo nivel como si estuviese repitiendo una y otra vez: "Debo saltar", sin comprender que si desea llegar a un nivel superior es preciso que salte realmente. Es intil decir: "Debo recordarme a m mismo". En verdad es preciso que ustedes se recuerden a s mismos.

    Birdlip, 19 de diciembre, 1941

    COMENTARIO SOBRE EL ESFUERZO. PARTE I. Cuando en este Trabajo una persona deja de esforzarse, se dice a menudo de ella que va a la deriva. Ir a la deriva significa no tener direccin alguna. En otros casos se dice que se ha dormido. Dormirse en el Trabajo significa simplemente olvidarse de todo cuanto se refiere a l. Por ejemplo, una persona puede sumergirse a tal punto en la vida que se olvida de todo lo que se refiere al Trabajo. Entonces ya no se deja ir meramente a la deriva, sino que est profundamente dormida. En esta charla voy a hablar sobre el esfuerzo. El Trabajo depende del esfuerzo. Est basado en el esfuerzo pero en un esfuerzo de cierta clase. Ante todo, por lo general se diferencia el esfuerzo en dos clases, mecnico y consciente. En un sentido general, el esfuerzo mecnico es lo que tenemos que hacer, lo que la vida nos hace hacer. Todos los animales, toda la naturaleza, toda la vida orgnica, de la cual constituimos una pequea parte, tienen que hacer esfuerzos mecnicos. Demos un ejemplo. Si llueve es preciso llevar el paraguas. Esto es exactamente lo que significa el esfuerzo mecnico, y por tales esfuerzos nos adaptamos a la vida. El esfuerzo consciente significa un esfuerzo que no es necesario en la vida y que no es ocasionado por la vida. Es decir, la vida no es la causa de ese esfuerzo; la fuente de su origen no est en la vida. Esto significa que alguna fuente diferente es necesaria a fin de hacer un esfuerzo consciente. No se ha preguntado si en verdad cree que existen influencias que no pertenecen a la vida y que vienen de otra fuente? Permtame que le recuerde lo que dice esta enseanza. Hay dos clases de influencias en la vida misma llamadas influencias A y B. Las influencias A son creadas dentro de la vida, por las colisiones y roces, por los celos y odios, por las ambiciones, las guerras, los crmenes, el comercio, los intereses, las leyes, etc. Pero las influencias B existen en la vida y hablan otro lenguaje porque se originan en una fuente exterior a la vida en lo que se llama las influencias C es decir, en la gente que ha sufrido una evolucin individual. Las influencias C no provienen del crculo de la humanidad mecnica, sino del crculo de la humanidad consciente. Pero a las influencias C les es imposible llegar directamente a la vida. No seran comprendidas. Su lenguaje es diferente, es un lenguaje que es preciso aprender lentamente. La vida las cambia en influencias B. Pero lo importante es que este sistema se basa enteramente en la existencia de otras influencias, distintas de la vida, llamadas influencias B y C, especficamente en las influencias C. Por eso tenemos que aprender un nuevo lenguaje. Es preciso comprender que si un hombre no tuviera un destino secreto interior, si un hombre no fuera una semilla, y muchas veces una semilla muy desdichada, no habra nada para l salvo la vida y sus intereses. Pero el destino interior del hombre no est en la vida. Esta semilla que es el hombre es capaz de realizar su propia evolucin y slo cierta clase de luz y calor puede desarrollarlo, no la luz y el calor del sol que gobierna la vida externa y es la fuente de ella. Digo todo esto aqu porque a menos que los dos destinos del hombre sean formulados en su propia mente es difcil de comprender a qu se refiere el Trabajo. El Trabajo es lo que se llama el Cuarto Camino, que se distingue de los otros tres Caminos. Est en la vida y por eso una persona debe saber cmo estar en la vida y cmo usar la vida y obtener lo que quiere de la vida y al mismo tiempo estar en el Trabajo.

  • 77

    Esto es slo posible para cierta clase de gente a saber, los "Buenos Dueos de Casa" aquellos que cumplen su deber en la vida pero no creen en la vida. Y es menester comprender que en este Trabajo no se le exige que abandone la vida o cualquier otra cosa semejante. Por el contrario, el Trabajo le har darse cuenta que debe sacar todo el provecho posible de la vida y hacer de ella una experiencia. Pero no debe confiar en la vida y perderse en ella y creer que la meta est en las experiencias de la vida. Los esfuerzos conscientes son los esfuerzos que despiertan del sueo que la vida induce en la humanidad. Como es sabido, no est en el inters de la naturaleza que el hombre despierte, porque entonces deja de servir a la naturaleza. Tales esfuerzos seran imposibles si el hombre fuera un mero producto de la naturaleza, cuya sola funcin es adaptarse a la vida. Lo digo ahora porque si no ven por s mismos y no estn seguros de que en la vida hay dos especies muy diferentes de influencias, dos clases de cosas, dos clases de literatura, dos clases de figuras histricas, entonces les ser imposible hacer esfuerzos conscientes ms all de un grado muy limitado. Esto se debe a que al hacer el esfuerzo del trabajo personal, el centro emocional debe abrirse y tomar la parte que le corresponde: y si est vuelto hacia la vida y las ambiciones personales, etc., no puede cumplir correctamente su funcin. Al hacer un esfuerzo es necesario considerar de que parte de uno mismo el esfuerzo surge. Una persona puede hacer un esfuerzo contra una emocin negativa en pblico, por ejemplo, por el temor de aparecer como una tonta ante otras personas o de perder su trabajo, etc. Este es un esfuerzo mecnico. Tan pronto como llegue a su casa, expresar sus emociones negativas. El esfuerzo consciente es por completo diferente y surge de una parte diferente. Cuando un hombre siente la existencia de las influencias A y las influencias B y comprende que las influencias C deben existir fuera de la vida, para dar cuenta de la presencia de las influencias B dentro de la vida, comienza a sentir la existencia de algo superior a l. Esto empieza a despertar el centro emocional y a hacer posible el esfuerzo consciente. De otro modo el hombre slo sentir emociones de s y permanecer en la estrecha esfera de s mismo. El esfuerzo consciente ms importante es el de recordarse a uno mismo. Esto es siempre difcil porque todos nos hemos olvidado de nosotros mismos desde hace mucho tiempo, pero es completamente imposible si un hombre no tiene el sentido de las influencias superiores y no puede ver la diferencia entre las influencias A y B en la vida. El recuerdo de s debe tener un factor emocional, no de s, no de la personalidad, sino de algo ms profundo o, si lo prefiere as, superior al s ordinario de uno. El factor de voluntad entra en el recuerdo de s no voluntad de s, sino voluntad consciente. En el Trabajo hay dos lados donde puede hacerse el esfuerzo, y estos son los nicos dos lados sobre los cuales es posible la evolucin del hombre. El primero es el lado del conocimiento y, en el caso de este Trabajo, el esfuerzo radica en pensar con relacin a las ideas y en formar nuestra conexin individual ntima e interior con el significado de stas, y para empezar nada es ms importante. Un hombre debe pensar, especular y reflexionar, tener en cuenta, perseverar, imaginar y forjar sus fantasas, su propio sentido del Trabajo, como genuino punto de partida en s mismo. Porque una vez que form su punto de partida, si ste es equivocado le es posible modificarlo. El Trabajo empieza entonces a derramar su luz en la mente. El segundo es sobre el lado de nuestro ser. Les esfuerzos en pos del conocimiento son diferentes de los esfuerzos sobre el lado del ser. Es muy fcil encontrar esto por s mismo. El hombre puede desarrollarse en dos direcciones y tan slo en dos sobre el lado del conocimiento y sobre el lado del ser. Pero stos deben ir a la par. La resultante es la comprensin. Como se dijo anteriormente, este Trabajo debe basarse en la comprensin. No se puede adaptarse a ella, como se hace con la vida, fuera de uno mismo. La comprensin es la fuerza ms poderosa que se puede crear en nosotros mismos. A la larga no se puede buscar nada .mejor que la comprensin: y el hombre es definido en el Trabajo por su comprensin. Un hombre es su comprensin. Hoy slo quiero hablar del esfuerzo sobre el lado del ser. Los esfuerzos

  • 78

    dirigidos hacia el ser son diferentes de los dirigidos hacia el pensamiento respecto del conocimiento de este sistema. Los dos aspectos del desarrollo del hombre deben unirse para formar la comprensin. Este trabajo nos imparte ms conocimiento de lo que es capaz de asimilar nuestro ser. Pero es muy difcil unir este conocimiento con el ser. Toda la tarea, empero, finca en hacerlo, y la primera necesidad es valorar el conocimiento, es decir, gustar de l, desearlo, sentir el deseo de l. El conocimiento slo puede unirse con l a travs de alguna emocin, a travs de algn deseo, a travs de la voluntad; Se debe desear lo que se conoce. De otro modo el conocimiento no puede unirse con el ser. No se puede trabajar sobre el ser dejando a un lado el conocimiento de este sistema y no se puede tener un conocimiento prctico de este sistema a menos de aplicarlo al ser y no se puede aplicarlo al ser, es decir, no puede entrar en la propia voluntad y as actuar sobre uno si no se lo quiere, si no se lo desea. El estado ordinario de un hombre es el de no querer lo que conoce. Actuamos desde nuestro estado de ser, no desde nuestro conocimiento. Es nuestra voluntad la que obra y nuestra voluntad surge de nuestro nivel de ser. Por eso un hombre pese a saber que obra mal, sigue obrando mal, y mientras est en ese estado, no tiene unidad en l y as carece de comprensin, porque en l hay dos lados separados. Porque para saber obrar sobre el ser es preciso el deseo, o el deleite, o el placer, en las ideas del Trabajo, porque nada puede pasar del lado del conocimiento al lado del ser sin deseo o placer o querer es decir, sin voluntad. Entonces un hombre desear vivir con lo que sabe, vivir su conocimiento, y su voluntad y su conocimiento empezarn a soldarse. Es aqu donde entra la completa valoracin del Trabajo y su trasfondo interior. En el Trabajo todo se inicia con la valoracin y esto significa desear algo, porque no se da valor a una cosa si no se la desea. Esto introduce la voluntad, y es a travs de la voluntad a travs del querer como se empieza a aplicar el conocimiento al ser. Si se lo aplica, entonces el conocimiento empezar a tornarse en comprensin mediante una unin entre la voluntad del ser y el conocimiento en la mente. Como es sabido, la comprensin est definida claramente en este sistema. La comprensin es el medio aritmtico entre el conocimiento y el ser. As comprender que conocer estas ideas no es suficiente. Es muy fcil descubrir cuando una persona slo tiene conocimiento pero no comprensin de este Trabajo. Si comprende algo podr hablar acerca de ello de diferentes maneras; si es mero conocimiento, se referir a ello de memoria. Ahora hablaremos de loa esfuerzos sobre el ser. Toda persona debe hacer un esfuerzo consciente sobre su ser cada da, y en especial en este momento en que todos van a dormir. Si desea que la vida sea su maestra, entonces, como se dijo en un comentario anterior, es preciso practicar la no identificacin con lo que la vida nos aporta, sea ello agradable o desagradable, por un momento cada da. La vida exige un esfuerzo mecnico, pero si se practica la no identificacin, se convierte en esfuerzo consciente. Hgalo slo un momento digamos una hora y mantngase consciente y obsrvese cuidadosamente. Por ejemplo, propngase no hacer objecin alguna durante una hora. Esto lo ayudar a comprender lo que significa la no identificacin. Luego puede relajar el trabajo, y si gusta, hacer lo que le da la gana. Pero que trabaje o no, debe saber lo que est haciendo. No se quede en medio de los centros. No se deje ir a la deriva por falta de direccin mental y en ese momento no se duerma. Relajarse no es necesariamente dormirse. Ahora bien, en lo que respecta al trabajo sobre cosas especiales en s mismo y a hacer el esfuerzo en lo tocante a ellas, es decir, sobre el lado de su ser, sobre la clase de persona que es usted y la manera en que reacciona, primero tome sus emociones negativas cotidianas. Ante todo comprenda que es -negativo y reconzcalo. Esto ayuda por s mismo. Luego, como lo sabe, se necesita otra persona para que usted sea negativo. De modo que hgase usted las siguientes preguntas:

    1) Creo que alguien me trata mal? 2) Tengo celos de alguien?

  • 79

    3) Es una antipata mecnica? Esto lo ayuda a formularse su situacin ante s mismo. Ahora intente formular las respuestas para s mismo. Luego trate de pensar en lo que significa la consideracin exterior. La consideracin exterior significa que usted mismo se pone en la posicin de otra persona y que se da cuenta de sus dificultades. Es una manera de transformar la vida. Ahora convirtase en la persona que usted cree que lo trat mal o en la persona de quien tiene celos, etc. Trate de hacerlo con sinceridad. Exige un esfuerzo consciente. Visualcese como la persona e invierta la posicin, es decir, usted se convierte en la persona por quien tiene antipata u odio o a quien critica, y ahora est contemplando a otra persona, llamada usted. Por regla general, esto lo sanar muy rpidamente, si es usted capaz de hacerlo. Pero si usted est en un mal estado de emocin negativa como todos lo estamos a veces nada lo ayudar salvo darse cuenta de lo que es usted realmente. Esto es doloroso. Pero no podemos cambiar sin dolor. El Trabajo es un espejo y todos en l le ayudarn a ver su propio yo en ese espejo. Pero no lo comprender a menos que se vea a s mismo en los dems o a los dems en usted mismo. La consideracin exterior es la manera ms importante de tratar a las emociones negativas. Pero es preciso comprender lo que significa. Depende de la visualizacin. La consideracin exterior toma su tiempo. Es difcil de hacer sinceramente. Siempre requiere un gran esfuerzo para llevarla a cabo. Pero acta directamente sobre el ser. Algunos la encuentran imposible porque no se imaginan que pueden ser otra persona, en especial una persona a quien desprecian. Esto hace que el Trabajo se vuelva ms difcil con el correr del tiempo. Hablemos ahora de los esfuerzos sobre la depresin. La depresin no es la misma cosa que ser negativo. Hay una cosa interesante en la depresin que merece ser observada, a saber, que afecta todos los centros, hasta el centro instintivo. La depresin no se debe slo a la prdida de la esperanza y la creencia en el futuro, aunque sta es la causa ms comn. Surge simple-' mente al no esforzarse de modo que los centros estn anegados en agua, por as decirlo, y por otra parte el estado mismo, sea cual fuere su causa, es uno en el cual se agri la energa de los centros. Suele surgir simplemente a causa de la imagen que uno se forja de s mismo, como cuando uno se imagina, digamos, que siempre tiene xito, y descubre que no tiene xito alguno. Pero cualquiera que sea la causa, es preciso reconocer el estado de depresin y realizar toda clase de esfuerzos para vencerlo. Digo esfuerzos, porque los esfuerzos slo cambiarn el estado, hasta el esfuerzo de hacer las pequeas cosas comunes y necesarias. Pero es el esfuerzo consciente de recordarse a s mismo el que lo sacar instantneamente de su depresin. La razn estriba en que lo introduce en los "Yoes" del Trabajo es decir, en los "Yoes" que sienten las influencias del Trabajo y fuera de los "Yoes" de la vida en los cuales se centra la depresin. Y aqu agregaremos que debe luchar para mantener el Trabajo en usted. Es preciso que luche en su mente por el Trabajo, para mantenerlo vivo, de otro modo empieza a enfriarse. Ahora ocupmonos de la cuestin del esfuerzo consciente sobre la mecanicidad. Esta es una cuestin muy importante. Empieza con la charla, exterior e interior. La charla es la cosa ms mecnica en una persona. Recuerde que no slo significa charlar en este momento, sino charlar despus. Es menester darse cuenta que es siempre fcil descubrir cuando una persona habla mal. Y hablar no es meramente decir cosas, sino escribirlas o mostrarlas de algn modo por la entonacin, por los gestos, por las insinuaciones, y as sucesivamente. Insinuar es un mal ejemplo de la charla equivocada. Intente reflexionar sobre lo que ha dicho durante el da y luego piense en las reglas. Las personas a menudo se infectan unas a otras por hablar mal, son peligrosas las unas para con las otras. Y recuerde aqu que lo que digo a alguien a solas no debe ser difundido. Esta es una regla definida. Ahora ocupmonos de otro hbito mecnico que no tiene nada que ver con la charla. Primero es preciso observar si es un mal hbito, por ejemplo, si lo hace dormir. Hay buenos hbitos que son mecnicos, pero, por qu tratar de

  • 80

    cambiarlos? Es menester distinguir entre los hbitos -mecnicos buenos y malos. Observe un ejemplo claro, por ejemplo, la pereza, la codicia, etc. Intente dominarlo por un breve momento, mientras tenga la fuerza de hacerlo. Nunca trabaje sobre s ms all del punto en que es til, porque entonces el esfuerzo deja de ser consciente y a su vez se vuelve mecnico. Todo se vuelve mecnico con el tiempo. Recurdelo. Todo lo que hace conscientemente es preservado: todo lo que hace mecnicamente, puesto que usted no lo ha hecho, se pierde. Por eso los esfuerzos deben ser conscientes. En rigor de verdad, los esfuerzos mecnicos no existen en el Trabajo. Pertenecen a la vida. Hay una clase de esfuerzo que en el Trabajo se llama evitar el esfuerzo. Esto significa que la gente hace toda clase de esfuerzos intiles e innecesarios y evita hacer el esfuerzo que le es exigido. Recuerda usted el clown del circo. Se afana haciendo toda clase de cosas intiles. Este clown somos nosotros. Pero hablaremos de los esfuerzos intiles la prxima vez.

    Birdlip, 3 de enero, 1942

    COMENTARIO SOBRE EL ESFUERZO. PARTE II. A todo lo largo de este Trabajo, en todas sus partes, es preciso hacer el esfuerzo de recordarse. La memoria est en los tres centros. Supongamos que un hombre llegue a un estado en el Trabajo en el cual siente la necesidad de tener un propsito, basado sobre lo que ha observado en s mismo. Tiene un propsito y luego resuelve cumplirlo. Pero con el fin de cumplirlo, es preciso que recuerde. No slo debe recordar cul es su propsito, pero debe recordar por qu se hizo ese propsito, y qu lo condujo a querer cumplirlo. Si recuerda simplemente su propsito en la forma de palabras, a saber, que este propsito no es para hacer esto o aquello, no para reaccionar de esta manera o de aquella porque primero nuestros propsito habran de ser no hacer no basta. Slo recuerda con una parte muy pequea del Centro Intelectual. Para recordar de un modo verdadero es preciso que retroceda y re-cre la situacin en la que se hizo su propsito, y reflexione acerca de su significado y vuelva a sentir las circunstancias en las que resolvi cumplirlo, etc. La plena memoria es una cuestin de los tres centros que trabajan simultneamente, y un propsito incluye a los tres. Parque si un hombre va a trabajar en contra de algo que est en s mismo, la cosa, sea lo que fuere, estar representada en el Centro Intelectual, y en el Centro Emocional, y en el Centro Motor, y el cumplimiento de su propsito compromete a los tras; y el recuerdo de su propsito tambin compromete a los tres centros. Al hacer un esfuerzo sobre un aspecto de s mismo, tal como alguna forma particular de ser negativo, recuerde que en uno mismo todo se efecta en ciclos, es decir, todo acontece repetidamente y a ciertos intervalos. No es que esos intervalos sean regulares, sino que las cosas se repiten o retornan, internamente, a veces antes, a veces despus. Lo importante es que por la observacin una persona observa y recuerda que esto ocurre as, y de este modo logra cierta presciencia y puede producir un choque en s antes que algn modo de ser o algn estado de nimo haya empezado propiamente en si misma. Esto pertenece a la idea de hacer el esfuerzo en el momento oportuno. Una vez que un estado de nimo o un modo de ser caracterstico, etc., haya logrado suficiente fuerza, es difcil o imposible detenerlo. Pero si la observacin de s ha desarrollado en uno mismo esa memoria especial que resulta de ella (y slo puede resultar de ella), luego si esta nueva memoria es bastante fuerte le dar un punto de ventaja que le permitir hacer un esfuerzo sobre algn estado intil, cuando empiece a regresar. Es decir, si lo reconoce. Si en verdad empez a tenerle antipata, entonces tendr una emocin que podr ayudar su memoria y pensamiento. Esto lo ayudar a observar ms, a saber, que el estado se inicia antes de lo que pensaba usted, en pequeas cosas triviales que antes no haba relacionado con l, tal como comenzar a emplear ciertas frases o un ligero