Comentarios psicologicos sobre las enseñanzas de gurdjieff y ouspensky maurice nicoll

Download Comentarios psicologicos sobre las enseñanzas de gurdjieff y ouspensky maurice nicoll

Post on 11-Aug-2015

6 views

Category:

Education

3 download

TRANSCRIPT

1. El Sistema del Cuarto Camino que preconiza el desarrollo armnico del hombre, actuando simultneamente sobre sus aspectos fsico, emocional y mental, a travs de mtodos psicolgicos a veces rudos, posiblemente encuentra la ms clara exposicin existente a travs de las pginas de este libro. Estos Comentarios, escritos en base a propias experiencias del autor, constituyen sin duda un valioso elemento de estudio para el hombre de nuestros das ansioso de nuevas experiencias espirituales que le permitan alcanzar una nueva visin del mundo. 2. Maurice Nicoll Comentarios psicolgicos sobre las enseanzas de 3. Gurdjieff y Ouspensky Volumen III ePUB v1.0 Juandi 08.28.13 4. Ttulo original: Psychological Commentaries on the Teaching of Gurdjieff and Ouspensky Autor, Maurice Nicoll, 1979 Traduccin: Gabriela de Civiny Diseo/retoque portada: Graciela Goldsmidt Editor original: juandi (v1.0) ePub base v2.0 5. PALABRAS PRELIMINARES Estos Comentarios fueron escritos sobre la enseanza que el Dr. Maurice Nicoll recibi personalmente de Ouspensky, a quien conoci en 1921, y de Gurdjieff, a quien conoci en 1922. Estudi bajo Ouspensky y luego, en 1922, fue al Instituto de Gurdjieff en Fontainebleau donde permaneci un ao, despus de lo cual regres a Londres y continu sus estudios con Ouspensky hasta 1931, fecha en que ste le permiti ensear el Sistema. La enseanza del Dr. Nicoll prosigui hasta el presente. Los Comentarios que componen esta obra fueron comenzados en los aos de 6. guerra y prosiguieron luego. NOTA PRELIMINAR Al encararse la versin espaola de la presente obra, debieron obviarse ciertas dificultades propias del peculiar estilo que el autor imprime a sus conceptos. Estos, en muchos casos, fueron traducidos "ad-litteram" para no desvirtuar su verdadero sentido. Tal es lo que ocurre con "Observacin de S y Recuerdo de S" entre otros que, a pesar de contarse con trminos ms eufnicos y menos elpticos, fueron as 7. volcados para asegurar un fiel reflejo del original. Salvedad similar corresponde formular con respecto a las reiteraciones de palabras, frases y conceptos enteros por parte del autor, con afn coloquialmente didctico, cuya modificacin en vas de un eventual atildamiento literario conspirara contra el propsito autntico de este conjunto de trabajos tan concienzuda como ajustadamente traducidos por Gabriela de Civiny. 8. Indice NOTA PRELIMINAR Quaremead, Ugley, 22 de septiembre de 1945 LA SEGUNDA LINEA DE TRABAJO Quaremead, Ugley, 29 de septiembre de 1945 COMENTARIO SOBRE LA TOMA DE DECISIONES EN EL TRABAJO Quaremead, Ugley, 6 de octubre de 1945 COMENTARIO SOBRE LA APLICACIN A UNO MISMO DE LAS 9. IDEAS-TRABAJO Quaremead, Ugley, 13 de octubre de 1945 COMENTARIO SOBRE LA OBSERVACIN DE LA PROPIA PSICOLOGA Quaremead, Ugley, 27 de octubre de 1945 OBSERVACIN DE LOS "YOES" Y LOS ESTADOS Quaremead, Ugley, 3 de noviembre de 1945 NOTA SOBRE EL RELAJAMIENTO Quaremead, Ugley, 17 de noviembre de 1945 10. EL TRABAJO SOBRE EL CENTRO EMOCIONAL Quaremead, Ugley, 24 de noviembre de 1945 EL TRABAJO SOBRE LAS ACTITUDES Quaremead, Ugley, 1 de diciembre de 1945 EN QUE LUGAR VIVIMOS PSICOLGICAMENTE Quaremead, Ugley, 8 de diciembre de 1945 SOBRE LA OBEDIENCIA AL TRABAJO Quaremead, Ugley, 22 de diciembre de 1945 11. LA PARBOLA DEL CABALLO, EL CARRUAJE Y EL COCHERO I Quaremead, Ugley, 29 de diciembre de 1945 LA PARBOLA DEL CABALLO, EL CARRUAJE Y EL COCHERO II Quaremead, Ugley, 12 de enero de 1946 EL LADO INOBSERVADO DE NOSOTROS MISMOS Quaremead, Ugley, 19 de enero de 1946 ACERCA DE PONER EL SENTIMIENTO DE "YO" EN EL TRABAJO Quaremead, Ugley, 26 de enero de 12. 1946 NOTA SOBRE EL EFECTO DE LAS PRIMERAS IMPRESIONES Quaremead, Ugley, 2 de febrero de 1946 SOBRE MANTENER EL TRABAJO VIVIENTE EN UNO MISMO Quaremead, Ugley, 9 de febrero de 1946 COMENTARIO SOBRE EL PROPIO NIVEL DEL SER Quaremead, Ugley, 16 de febrero de 1946 COMENTARIO SOBRE EL RENUNCIAMIENTO AL PROPIO 13. SUFRIMIENTO Quaremead, Ugley, 22 de febrero de 1946 EL SIGNIFICADO PSICOLGICO DEL PIE Quaremead, Ugley, 2 de marzo de 1946 COMENTARIO SOBRE EL ESTAR SELLADO A LA VIDA Quaremead, Ugley, 9 de marzo de 1946 NOTA SOBRE LAS DIFICULTADES QUE ENTRAAN LA DIFUSIN Y LA RECEPCIN DE LA ENSEANZA ESOTRICA 14. Quaremead, Ugley, 16 de marzo de 1946 NUEVA NOTA SOBRE EL SELLARSE A LA VIDA Quaremead, Ugley, 23 de marzo de 1946 LA IMPORTANCIA DE OBSERVAR LA ANTIPATA MECNICA Quaremead, Ugley, 3 de marzo de 1946 COMENTARIO SOBRE EL ACEPTARSE A SI MISMO Quaremead, Ugley, 6 de abril de 1946 NOTA ADICIONAL SOBRE EL 15. ACEPTARSE A S MISMO Quaremead, Ugley, 13 de abril de 1946 LA PARBOLA DE ANDAR SOBRE LAS AGUAS Quaremead, Ugley, 20 de abril de 1946 NOTA SOBRE LA FALSA PERSONALIDAD Y EL "YO" IMAGINARIO Quaremead, Ugley, 27 de abril de 1946 COMENTARIO SOBRE LAS ACTITUDES Quaremead, Ugley, 4 de mayo de 1946 16. EL ESTUDIO DE LAS ASOCIACIONES MECNICAS Quaremead, Ugley, 11 de mayo de 1946 NOTA ADICIONAL SOBRE LA FALSA PERSONALIDAD Quaremead, Ugley, 18 de mayo de 1946 COMENTARIO SOBRE EL RECUERDO DE S Quaremead, Ugley, 25 de mayo de 1946 COMENTARIO SOBRE LA IDENTIFICACIN Quaremead, Ugley, 1 de junio, de 1946 17. COMENTARIO SOBRE LA MEMORIA Quaremead, Ugley, 8 de junio de 1946 SOBRE EL PENSAR DE UNA NUEVA MANERA Quaremead, Ugley, 15 de junio de 1946 NOTA SOBRE EL RELAJAMIENTO Quaremead, Ugley, 22 de junio de 1946 EL TRABAJO SOBRE EL CENTRO EMOCIONAL Quaremead, Ugley, 29 de junio de 1946 18. NOTA SOBRE EL RECUERDO DE S Quaremead, Ugley, 6 de julio de 1946 COMENTARIO SOBRE LA FALSA PERSONALIDAD Y EL AMOR DE S Quaremead, Ugley, 20 de julio de 1946 LA SEPARACIN INTERIOR Quaremead, Ugley, 27 de julio de 1946 SOBRE EL VIVIR MAS CONSCIENTEMENTE Quaremead, Ugley, 3 de agosto de 1946 BREVE NOTA SOBRE LAS 19. DIFERENTES MANERAS DE RECUERDO DE S Quaremead, Ugley, 10 de agosto de 1946 NOTA SOBRE EL SEGUNDO CUERPO Quaremead, Ugley, 17 de agosto de 1946 SOBRE EL DESPERTAR DEL SUEO NIVELES DE CONCIENCIA Quaremead, Ugley, 18 de agosto de 1946 NUEVA NOTA SOBRE EL SEGUNDO CUERPO Quaremead, Ugley, 31 de agosto de 20. 1946 RECAPITULACIN SOBRE LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD Great Amwell House, 21 de septiembre de 1946 NUEVA NOTA SOBRE EL RECUERDO DE S Great Amwell House, 28 de septiembre de 1946 CUERPO-TIEMPO Great Amwell House, 5 de octubre de 1946 NUEVA NOTA SOBRE EL CUERPO-TIEMPO Great Amwell House, 13 de octubre de 1946 21. LAS RELACIONES DE LA MEMORIA CON LA CUARTA DIMENSIN Great Amwell House, 26 de octubre de 1946 ESENCIA Y PERSONALIDAD Great Amwell House, 2 de noviembre de 1946 NOTA SOBRE LA CONCIENCIA ENTERRADA Great Amwell House, 11 de noviembre de 1946 CONTRADICCIONES INTERIORES Great Amwell House, 16 de noviembre de 1946 22. NOTA SOBRE LA FALSA PERSONALIDAD Great Amwell House, 23 de noviembre de 1946 LA TERCERA FUERZA Great Amwell House, 30 de noviembre de 1946 NOTA SOBRE EL ESFUERZO Great Amwell House, 7 de diciembre de 1946 LOS ESFUERZOS CONTRA CIERTOS "YOES" Great Amwell House, 14 de diciembre de 1946 NUESTRO TERRITORIO PSICOLGICO 23. Great Amwell House, 21 de diciembre de 1946 SOBRE EL HALLAZGO DE SOLUCIONES Great Amwell House, 28 de diciembre de 1946 EL SENTIMIENTO DEL YO Great Amwell House, 4 de enero de 1947 IDEAS POSITIVAS EN EL TRABAJO Great Amwell House, 11 de enero de 1947 LAS IDEAS POSITIVAS EN EL TRABAJO II Great Amwell House, 18 de enero 24. de 1947 NUEVA NOTA SOBRE LAS IDEAS POSITIVAS EN EL TRABAJO Y LA INVERSIN DE LOS SIGNOS Great Amwell House, 25 de enero de 1947 CENTRO MAGNTICO O IDEAS POSITIVAS Great Amwell House, 1 de febrero de 1947 NUESTRA VINCULACIN CON EL ESPACIO PSICOLGICO Great Amwell House, 8 de febrero de 1947 NOTA SOBRE LA AUTO- 25. JUSTIFICACION Great Amwell House, 15 de febrero de 1947 NOTA SOBRE LA RECEPCIN DE LAS EMOCIONES NEGATIVAS Great Amwell House, 22 de febrero de 1947 SOBRE EL DARSE CUENTA DE NO SER CONSCIENTE Great Amwell House, 1 de marzo de 1947 EL TRABAJO SOBRE LAS FUNCIONES SUBDESARROLLADAS Great Amwell House, 8 de marzo de 1947 NUEVA NOTA SOBRE LAS 26. FUNCIONES SUBDESARROLLADAS Great Amwell House, 22 de marzo de 1947 LA COMPRENSIN PERSONAL QUE SE ES UNA MAQUINA Great Amwell House, 29 de marzo de 1947 MECNICA Y PSICOLOGA Great Amwell House, Pascua, 5 de abril de 1947 FUERZA NEUTRALIZANTE - TRIADAS Great Amwell House, 12 de abril de 1947 EL ACCIDENTE Y EL DESTINO Great Amwell House, 19 de abril de 27. 1947 SOBRE EL PENSAR PSICOLGICO Great Amwell House, 29 de abril de 1947 NUEVA NOTA SOBRE EL PENSAR PSICOLGICO Great Amwell House, 3 de mayo de 1947 NOTA SOBRE LA CONSIDERACIN EXTERIOR Great Amwell House, 10 de mayo, 1947 EL CUERPO Y LAS DIFERENTES MENTES QUE ACTAN SOBRE L Great Amwell House, 17 de mayo de 28. 1947 EL CUERPO Y LAS DIFERENTES MENTES QUE ACTAN SOBRE L II Great Amwell House, Pentecosts, 25 de mayo de 1947 NOTA SOBRE LA COMPRENSIN Great Amwell House, 31 de mayo de 1947 SOBRE LA VIOLENCIA Y LA COMPRENSIN Great Amwell House, 7 de junio de 1947 SOBRE LOS CENTROS Y LAS PARTES DE LOS CENTROS Great Amwell House, 14 de junio de 29. 1947 NUEVA NOTA SOBRE LA VIOLENCIA Y LA COMPRENSIN VIOLENCIA Y TEMOR Great Amwell House, 21 de junio de 1947 COMENTARIO SOBRE EL PSICO- TRANSFORMISMO Great Amwell House, 28 de junio de 1947 INTELIGENCIA E INSTINTO Great Amwell House, 5 de julio de 1947 NOTA SOBRE LAS RELACIONES Great Amwell House, 12 de julio de 30. 1947 EL PROPOSITO Great Amwell House, 19 de julio de 1947 NUEVA CHARLA SOBRE LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD Great Amwell House, 26 de julio de 1947 LA IDEA DEL PAGO EN EL TRABAJO Great Amwell House, 6 de septiembre de 1947 SEPARACIN Y RECUERDO DE S Great Amwell House, 13 de septiembre de 1947 31. EL HOMBRE INTERIOR Great Amwell House, 20 de septiembre de 1947 NOTA SOBRE LA OBSERVACIN DE S Great Amwell House, 27 de septiembre de 1947 LOS DIFERENTES "YOES" Great Amwell House, 4 de octubre de 1947 NUEVA NOTA SOBRE LOS "YOES" Great Amwell House, 11 de octubre de 1947 LA OCTAVA DE TRABAJO LA NOTA FA 32. Great Amwell House, 25 de octubre de 1947 LA OCTAVA DE TRABAJO II Great Amwell House, 1 de noviembre de 1947 LA OCTAVA DE TRABAJO III Great Amwell House, 8 de noviembre de 1947 PERSONALIDAD Y ESENCIA O EL HOMBRE EXTERIOR Y EL HOMBRE INTERIOR o (en mi propio caso) NICOLL Y "YO" Great Amwell House, 15 de noviembre de 1947 SOBRE EL OR EL TRABAJO 33. Great Amwell House, 29 de noviembre de 1947 EL CENTRO DE GRAVEDAD Great Amwell House, 6 de diciembre de 1947 COMENTARIO SOBRE EL ACRECENTAMIENTO DE CONCIENCIA Great Hamwell House, 13 de diciembre de 1947 COMENTARIO SOBRE EL PROPOSITO Great Amwell House, 20 de diciembre de 1947 UNA DE LAS IDEAS-TRABAJO SOBRE LA IMAGINACIN 34. Great Amwell House, 3 de enero de 1948 EL DIAGRAMA-INTERVALO Great Amwell House, 10 de enero de 1948 NOTAS SOBRE LA OBSERVACIN DE S Great Amwell House, 17 de enero de 1948 Great Amwell House, 24 de enero de 1948 ESENCIA Y PERSONALIDAD Great Amwell House, 31 de enero de 1948 LA CONSIDERACIN INTERNA Y LA CHARLA INTERIOR 35. PARTE I. .. 272PARTE II Great Amwell House, 7 de febrero de 1948 COMENTARIO SOBRE EL SER Great Amwell House, 14 de febrero de 1948 COMENTARIO SOBRE LOS HBITOS Great Amwell House, 21 de febrero de 1948 COMENTARIO SOBRE EL TIEMPO PARTE I. .. 281PARTE II Great Amwell House, 28 de febrero de 1948 COMENTARIO SOBRE EL "YO" 36. IMAGINARIO Y LA FALSA PERSONALIDAD Great Amwell House, 6 de marzo de 1948 NUEVO COMENTARIO SOBRE EL RECUERDO DE S Great Amwell House, 13 de marzo de 1948 CONSIDERACIN INTERNA Great Amwell House, Pascua, 27 de marzo de 1948 NOTA SOBRE LA ATENCIN EXTERNA Y LA ATENCIN INTERNA Great Amwell House, 3 de abril de 1948 37. EL CONCEPTO DE ENERGA EN EL TRABAJO Great Amwell House, 10 de abril de 1948 EL ALIMENTO DE LAS IMPRESIONES Great Amwell House, 17 de abril de 1948 EL LENGUAJE UNIVERSAL Great Amwell House, 24 de abril de 1948 MENTIR Great Amwell House, 1 de mayo de 1948 SOBRE LA CONCIENCIA Great Amwell House, 8 de mayo de 38. 1948 BREVE NOTA SOBRE EL CAMBIO DE S Great Amwell House, 15 de mayo de 1948 LA TRANSFORMACIN DE S Great Amwell House, 22 de mayo de 1948 NOTA SOBRE LA OBSERVACIN DEL CENTRO INTELECTUAL Y SOBRE EL PENSAR INTIL Y EL PENSAR EQUIVOCADO Great Amwell House, 29 de mayo de 1948 NOTA SOBRE EL SIGNIFICADO 39. DE ESTE TRABAJO Great Amwell House, 5 de junio de 1948 LA TRANSFORMACIN DE LAS IMPRESIONES Great Amwell House, 12 de junio de 1948 AUTO-TRANSFORMACION Great Amwell House, 19 de junio de 1948 NOTA SOBRE EL RECUERDO DE S Y EL RECONOCIMIENTO DE S Great Amwell House, 26 de junio de 1948 EL TRABAJO EQUIVOCADO DE LOS CENTROS 40. Great Amwell House, 3 de julio de 1948 LA TIERRA NO MANIFESTADA Y LA TIERRA MANIFESTADA Great Amwell House, 10 de julio de 1948 NUEVA NOTA SOBRE LA TABLA DE HIDRGENOS Great Amwell House, 17 de julio de 1948 LO NO MANIFIESTO ES CAUSA DE LO MANIFIESTO CONTROL DEL PENSAMIENTO NO MANIFIESTO Great Amwell House, 23 de julio de 1948 41. ESENCIA Y PERSONALIDAD Great Amwell House, 31 de julio de 1948 NUEVA NOTA SOBRE EL ESFUERZO-TRABAJO Great Amwell House, 7 de agosto de 1948 TOPES, RETRATO Y CHOQUE- TRABAJO Great Amwell House, 21 de agosto de 1948 SOBRE EL ESTAR BAJO DIFERENTES LEYES Great Amwell House, 28 de agosto de 1948 SOBRE EL IDENTIFICARSE CON 42. LA PARTE QUE NOS CORRESPONDE Great Amwell House, 4 de septiembre de 1948 NUEVAS NOTAS SOBRE LA OBSERVACIN DE S OBSERVACIN DE LA DEPRESIN EN LOS CENTROS Great Amwell House, 11 de septiembre de 1948 NOTA SOBRE LA VIOLENCIA Great Amwell House, 18 de septiembre de 1948 NUEVA NOTA SOBRE LA VIOLENCIA Great Amwell House, 2 de octubre 43. de 1948 CRISIS Great Amwell House, 9 de octubre de 1948 NOTAS SOBRE EL TRABAJO SOBRE S MISMO Great Amwell House, 16 de octubre de 1948 VALORACIN 44. Quaremead, Ugley, 22 de septiembre de 1945 La segunda lnea de trabajo Hay tres lneas de Trabajo. La primera radica en trabajar sobre usted mismo en conexin con lo que el Trabajo ensea. La segunda es el trabajo que se realiza junto a otras personas que estn en l. La tercera es trabajar conforme a lo que el Trabajo tiene por objetivo. Ocupmonos de la segunda lnea de 45. Trabajo: el trabajo en conexin con otras personas que estn en l. Para empezar dir que si usted se halla en un grupo que estudia este Trabajo, y no se empea en conocer o comprender a sus compaeros de grupo, no cumple la segunda lnea de Trabajo. Nadie puede trabajar nicamente en la primera lnea. Trabajar slo para usted mismo aumenta tan slo su propio egosmo, la propia infatuacin. En cuanto a la labor junto a otras personas, son muchas las cosas que se dijeron en el Trabajo sobre este particular y que es til recordar. A veces me sorprende que la gente que ha estado muchos aos en el Trabajo o 46. que imagina haberlo estado no hace el menor intento para ponerse en relacin con sus compaeros, excepto a travs de sus prejuicios y topes esto es, slo desean conocer personas a quienes aprueban, personas que tienen los mismos topes que ellas. Esa gente no progresa en el Trabajo no cambia. En el Trabajo se suele decir que las personas a quienes se conoce en los grupos y con quienes al principio no se simpatiza, son a menudo aquellas con quienes se simpatiza luego, pero este cambio slo tiene lugar por medio del trabajo sobre uno mismo y la valoracin del Trabajo, lo cual siempre conduce a trabajar en la 47. tercera lnea. Cuando varias personas se encuentran juntas eventualmente tienden a disputar. A no ser que la fuerza del Trabajo respalde a dichas personas, se separan, dejndose dominar por diferentes formas de antagonismo. Debido a su mecanicidad, estn propensas a disputar. Por eso se dice que la vida, como Fuerza Neutralizante, siempre separa a la gente y la divide en camarillas antagnicas. Pero la Tercera Fuerza que desciende por un diferente canal es, al mismo tiempo, una fuerza de unin que mantiene juntas a las personas si stas valoran el Trabajo. Y esta disciplina, que se cumple por el 48. sentimiento del valor del Trabajo, rene a las personas de un modo inslito y ampla su vida, y as forman lo que llama un acumulador, vale decir, un grupo de personas que renuncian a algunas de sus reacciones mecnicas y en cierto modo empiezan a obedecer al Trabajo y de este modo transmiten sus influencias. Es algo maravilloso. Y es exactamente con esta maravilla del Trabajo que la gente se transforma y cura interiormente. Es preciso comprender que el Trabajo es una fuerza curativa y que de muchas maneras diferentes se contrapone a la vida y sus influencias de hecho, realmente se 49. dice en el Trabajo que ste va en contra de la vida y con ello se ha de comprender que la influencia del Trabajo, la comprensin de lo que significa, van en contra de las influencias y valores provenientes de la vida. Basta mirar lo que ocurre hoy en da a nuestro alrededor, en este denominado tiempo de paz basta ver cmo la vida divide a la gente y fomenta nuevas disputas, nuevos antagonismos por doquier. Entonces se comprender porqu se dice que la vida es una fuerza disgregadora y el Trabajo una fuerza unificadora. Respecto a la segunda lnea, de la 50. que cabe decir que consiste en entablar relaciones con otras personas, es menester recordar que el Trabajo nos ensea que somos mecnicos. Este es un aserto muy profundo, mucho ms profundo en su significacin de lo que advertimos. Qu significa decir que una persona es mecnica? Significa que siempre acta de la nica manera en que puede actuar en un momento dado. Creemos que las gentes hacen las cosas intencionalmente, pero no vemos que las hagan mecnicamente. Una persona, por ejemplo, que dice una mentira bajo determinadas circunstancias, no lo hace deliberada sino mecnicamente a 51. saber, su mquina acta siempre en dicho momento de esta manera esto es, dice una mentira. Naturalmente, odiamos pensar que en este sentido seamos mquinas. Nos forjamos la ilusin de que siempre hacemos las cosas consciente, deliberada, intencionalmente. No ocurre as. Cualquier cosa que hagamos, cualquier cosa que digamos, como quiera que nos comportemos, como quiera que pensemos, como quiera que sintamos, todo es mecnico. G. dijo una vez: "Todos ustedes son diferentes clases de mquinas: algunos son mquinas de escribir, otros, mquinas de coser, 52. aqullos, mquinas de picar carne, etctera." Este criterio sobre la naturaleza humana es desagradable y con todo es cierto. Hay muchas teoras cientficas que se refieren a la mecanicidad del Hombre. Basta verter gasolina y se obtienen determinados resultados. Lo que ms me interes en la enseanza del Trabajo es la idea de que, desde un punto de vista, el Hombre es una mquina: es decir, mientras no intente despertar y trabajar sobre s mismo. No necesita ser una mquina si busca despertar del sueo y de la dormida humanidad. Esto me interes porque constitua una conciliacin de las 53. ideas cientficas y espirituales acerca del Hombre. El Hombre es una mquina, pero puede convertirse en algo que ya no tiene nada que ver con las mquinas, si sigue la enseanza de aquellos que no son mquinas, la enseanza proveniente del Crculo Consciente de la Humanidad. La aparente paradoja se concilia de este modo transformndose en un pensamiento armonioso en lugar de ser un pensamiento contradictorio basado en los opuestos. Si usted dice: "Fulano es una mquina?" le contestar: "A qu hombre se refiere usted?" Tal vez sea un hombre mecnico, o un hombre que empieza a despertar, o hasta 54. un Hombre Consciente. Si se trata de un hombre mecnico es una mquina. Si es un Hombre Consciente no es una mquina porque se ha elevado por encima de su mecanicidad y est en un nivel superior. Como es sabido, el Trabajo divide a la humanidad en siete categoras. De stas, tres son mecnicas: el Hombre N 1, el N 2 y el N 3 el Hombre N 4 es transicional, y el Hombre N 5, el N 6 y el N 7 pertenecen al Crculo Consciente de la Humanidad, y ya no es posible llamarlos mquinas. Pero la gran mayora de los hombres son mecnicos, gobernados por las impresiones externas. 55. Ahora bien, al relacionarse una persona con otras, vale decir, al empezar a reflexionar sobre lo que significa la segunda lnea de Trabajo y al aplicarla, se dice a veces que al comienzo es preciso fundarse en la idea de que las otras personas son mquinas. Mas esto es absolutamente errneo y jams debera decirse. Se debe partir de la idea de que uno mismo es una mquina. Slo por medio de la auto- observacin, llevada a cabo correctamente, una persona empieza a ver su propia mquina, su propia mecanicidad. No obstante, tal como somos nos consideramos, tanto a 56. nosotros como a las dems personas, plenamente conscientes, capaces de una accin independiente, no gobernadas por las asociaciones pasadas, en suma, no creemos ser mquinas. En consecuencia, censuramos a las otras personas por no comportarse para con nosotros como desearamos que lo hicieran y, debido a ello, iniciamos cursos de charla interior y de emociones negativas. Todos ustedes conocen probablemente cmo se sienten desengaados hacia las otras personas. Esperamos que nuestros maridos y mujeres, nuestras hermanas y primos y tas y nuestros amigos, sean muy diferentes de lo que son, y todo ello 57. establece en nosotros una especie de resentimiento secreto, una forma de Consideracin Interna, que no tiene remedio a menos de comprender lo que es la mecanicidad. Es algo as como la mquina de escribir que descubre defectos en la mquina de picar. Es como si nos quejramos porque nos cuesta calzar un par de guantes de un tamao que no es el nuestro. Es preciso tomar como punto de partida la propia mecanicidad. Como es sabido, todos nosotros nos damos por supuestos. Y qu significa esto? Significa que nos creemos plenamente conscientes, capaces de adaptarnos correctamente a 58. cualquier circunstancia, en suma, que no tenemos mquina alguna establecida en nosotros. Estamos muy seguros de no tener actitudes fijas, ni maneras de hablar ni tendencias fijas, ni siquiera hbitos. Solemos admitir unos pocos hbitos fsicos pero no creo que una persona admita fcilmente que tiene hbitos emocionales o hbitos mentales. Pero el Trabajo nos ensea que tenemos hbitos en los centros Intelectual y Emocional y que stos son mucho ms importantes que los hbitos fsicos y mucho ms significativos. A los hombres los educan como anglicanos, catlicos romanos, presbiterianos, 59. cuqueros, metodistas, ateos, agnsticos, o aun como cientficos, y tienen la certeza que sus mentes y sus emociones estn libres de toda mecanicidad, la seguridad de ser imparciales. Todo ello ha de llegar a ser eventualmente consciente y controlado para que un hombre sea universal en sus perspectivas y en sus sentimientos. Pero no puede dominrselo a no ser que la auto-observacin de un hombre sea aguda y plena de integridad, pues en caso contrario no podr moverse de donde est y seguir siendo un hombre mecnico o una mujer mecnica es decir, no se producir transformacin 60. alguna y as no comprender lo que significa la segunda educacin, la verdadera Universidad a la que debe asistir para sanarse, por medio de la Consideracin Externa. Por eso en esta enseanza una de las principales y primeras ideas en lo que se refiere a nuestras relaciones con las dems gentes es la de comprender ante todo que somos mecnicos y que lo que hacemos y lo que ellas hacen es inevitable, siendo determinado mecnicamente. Muchas personas creen haber alcanzado este punto de vista y toman ante la gente una actitud resignada. Esta es pura ficcin. Significa 61. que no han visto su propia mecanicidad, y as quedan engranados en la gran rueda de la vida mecnica, pensando que son conscientes y con todo son cada vez ms mecnicos hasta el punto de superar a los otros. Ahora bien, el que una persona vea su propia mecanicidad es extremadamente difcil y penoso pero transformar todas sus relaciones con las dems gentes. Cuando se d cuenta de que le es imposible dejar de hacer algo, comprender por qu las dems personas no pueden dejar de hacer algo y ya no sentir ms esas fatales crticas, ese desprecio que es la razn fundamental de la psicologa de tanta 62. gente. Le dar una base correcta para iniciar sus relaciones con las dems gentes en el sentido de Trabajo. No recuerdan que el esbozo de la primera octava del Trabajo que se iniciaba en la nota Do se llamaba "valoracin del Trabajo"? Desde luego es una octava ascendente, de modo que la prxima nota es Re, que se llama "aplicacin prctica del Trabajo a s mismo". La tercera nota Mi, se llama "comprensin de las propias dificultades". Ahora bien, un hombre que se da cuenta de sus propias dificultades en el Trabajo, ya no censurar a las dems gentes como sola hacerlo mecnicamente, porque todo 63. cuanto se comprende en uno mismo libera a la otra gente. Quiero decir que si una persona comprende sus propias dificultades comprender del mismo modo las dificultades de los otros. Cuanto mejor una persona se ve a s misma, mejor ve a los otros. Si uno es ciego para s mismo nunca comprender a las dems gentes, y, como es sabido, una de las cosas que buscamos en este Trabajo es la comprensin, de la cual se dice que es la fuerza ms poderosa que puede ser creada en nosotros. La palabra "crear" se emplea en relacin con la comprensin. Si una persona se comporta mecnicamente nada podr 64. crear, pues la mecanicidad nada crea. Tan slo siendo ms consciente empezar a comprender esta difcil palabra "creacin". Y para llegar a una plena comprensin, es preciso practicar las tres lneas de este Trabajo y lograr un conocimiento sobre nosotros mismos mucho ms profundo del que solemos tener. Pero a menos que la tercera lnea de Trabajo est tambin presente, las primeras dos lneas desaparecern al cabo de un tiempo. Es muy natural, pues cmo es posible esperar que el Trabajo mantenga su fuerza a no ser que se preste atencin a la tercera lnea, al propsito del Trabajo, a lo que el Trabajo mismo 65. intenta realizar en un momento dado. Es menester recordar que la tercera lnea de Trabajo es la que se pone en contacto con la Tercera Fuerza, la Fuerza Neutralizante del Trabajo, y es exactamente este hecho lo que impide a la Tercera Fuerza de vida interponerse y hacerla descender hasta cero en el Centro Emocional de tal modo que el Trabajo pierde toda su fuerza. Ahora bien, cuando una persona busca relacionarse con otra, tiene que crearla vindola distintamente. La mayora de la gente tiene ideas fijas, no slo acerca de la clase de persona que prefieren, sino cmo debe ser sta. En la 66. prctica estas ideas son siempre equivocadas y as se lo descubre despus de pasar un tiempo en el Trabajo. Se fundan probablemente en lo que nos han enseado o en lo que hemos ledo en las novelas. No se puede juzgar a una persona basndose simplemente en la opinin que se tiene de ella. Ni tampoco basndose meramente en lo que es en la vida ni en su reputacin. Para relacionarse con una persona es preciso verla de modo distinto del que suele vrsela en la vida. Si nunca se ha examinado en profundidad ni tampoco lo ha hecho con la opinin que tiene de s mismo, le ser imposible lograrlo. 67. Aceptar simplemente a la gente por su valor nominal y slo desear conocer a quienes tienen los mismos topes y las mismas actitudes que usted, como dije antes. As, nunca progresar, nunca cambiar, seguir siendo la misma persona, es decir, no habr transformacin alguna. Pero el Trabajo trata de la transformacin de s. El segundo punto al que me referir esta noche respecto de las relaciones con los otros es que no slo las otras gentes son mquinas como lo es usted, sino que no son una sola persona. Cada persona consta de muchas personas diferentes, agradables y desagradables, 68. inteligentes y estpidas. Considerar a otra persona como si fuera un "Yo" invariable es producirle el mayor dao. Pero, nuevamente, la verdadera cuestin es: No se ha dado cuenta an que usted es muchas personas diferentes y no una persona permanente, sino una mezcla de diferentes "yoes" que obran en usted en diferentes momentos? Quiz sea capaz de descubrir los cambios que se producen en la gente, que tal persona est de buen humor hoy, pero acaso no ha visto la misma cosa en usted y lo ha juzgado no como una persona que cambia, sino como personas cambiantes en usted? Es extraa esa forma de 69. egotismo que al parecer nos domina, que nos induce a pensar que somos siempre una y la misma persona. Advertir que tanto la comprensin de nuestra mecanicidad, como la de que no somos uno sino diferentes "yoes" es un duro golpe para nuestro egotismo y amor propio. Por medio del amor propio nos atribuimos todo. Por eso se nos ensea en el esoterismo, especialmente en los Evangelios, que el nico remedio contra el amor propio es el amor a Dios. Significa ello llegar gradualmente a la conclusin de que no hacemos nada y que en nosotros todo proviene de otra fuente. A veces les digo: Cmo mueven 70. su cuerpo? Cmo piensan? No pueden darme una respuesta. Y todo cuanto hacen lo atribuyen a s mismos. Hasta se atribuyen el amor a s mismos, tal vez el peor pecado que pueda cometer un hombre. El Trabajo nos ensea que somos organismos recipientes, que recibimos todo y que por nosotros mismos nada podemos hacer, ni pensar, ni amar, ni ninguna otra cosa. Al atribuirnos la existencia de un verdadero "Yo" permanente no slo nos hacemos un dao enorme sino que lo hacemos tambin a los dems al considerarlos como si tuvieran un "Yo" permanente, como si fueran una persona permanente. 71. El tercer punto que se refiere a nuestras relaciones con los otros, depende de la ciencia de las impresiones externas. No reparamos en nuestros comportamientos, y cuntas veces producimos una impresin muy equivocada en las otras personas. Solemos expresarnos con dificultad; suele haber en nosotros algn rasgo que se niega a entregarse a los otros, o que nos impide decir lo necesario para que otra persona nos comprenda; somos envidiosos y no nos damos cuenta que lo manifestamos; siempre somos negativos y lo mostramos por el tono de nuestra voz, y as sucesivamente, y con todo nos 72. sorprende que las otras personas no nos presten atencin. La ciencia de las impresiones externas es un tema al que nos hemos referido una o dos veces y del cual hablaremos luego. Significa actuar hacia otra persona de tal manera que sta pueda entendernos. Exige una actitud consciente hacia la otra persona, actitud que al presente somos casi incapaces de tener. Por lo general somos extremadamente torpes los unos con los otros. Creo que no les costar nada admitirlo. Producimos una mala impresin en otra persona sin darnos cuenta. Se debe a que no nos conocemos suficientemente por medio de la auto- 73. observacin y por tanto no conocemos a los otros internamente. No sabemos aproximarnos a otra persona y creemos que un ataque frontal, por as decirlo, es un medio conveniente. Claro est que lo nico que logramos es un aumento de la segunda fuerza, y aqu viene la parte del Trabajo que trata de las cuatro categoras de conducta: La sinceridad tonta La insinceridad tonta La sinceridad inteligente La insinceridad inteligente. Es importante estudiar en nuestras relaciones mutuas estas cuatro 74. categoras de conducta en conexin con la ciencia de las impresiones externas. La sinceridad tonta es la ms estpida y mecnica de las cosas en las relaciones de una persona con otra. La gente lo llama decir la verdad. Es preferible usar la insinceridad tonta. Quiz los sorprenda. Pero en nuestras relaciones con los otros debemos evitar ante todo la sinceridad tonta que impulsa a una persona a decir un desatino y envenenar as el alma de su interlocutor y causarle un infinito dao. Las relaciones de unos con otros exigen mucha atencin, como, por ejemplo, detener al punto las emociones negativas. Tal como somos, 75. no podemos hablar de una conducta consciente de los unos hacia los otros pues aun no somos hombres o mujeres conscientes, pero tratemos de poner en prctica lo que significa una conducta consciente para vivir cada da ms conscientemente. Digo a propsito vivir cada da ms conscientemente. Se puede vivir cada da ms conscientemente si se comprende lo que el Trabajo nos ensea a evitar. Si sigue al trabajo en su conducta sentir que sucede algo en su persona porque el Trabajo es una palanca que lo levanta a otro nivel y en cuanto lo aplica a s mismo esto es, hace sonar la segunda nota Re en la 76. octava-Trabajo se sentir elevado. 77. Quaremead, Ugley, 29 de septiembre de 1945 Comentario sobre la toma de decisiones en el trabajo Al tomar una decisin en el Trabajo la mente debe estar libre de su esclavitud hacia las actitudes mecnicas. De otro modo las decisiones que se toman siempre provienen de la Personalidad, de lo que nos han enseado a juzgar bueno o malo. Esta 78. liberacin de la mente slo empieza cuando se permite que el Trabajo penetre en la mente y de este modo la cambie. Es la Voluntad la que debe tomar las decisiones, no la voluntad de la mente mecnica. La Voluntad pertenece a cada centro y a cada parte de ste y, de hecho, a cada "Yo". Si el Trabajo y sus ideas no han transformado an su mente, siempre tomar las decisiones en funcin de su mente que juzga las cosas de una manera mecnica segn lo que le han enseado a creer que es justo e injusto. En otras palabras, no toma las decisiones justas en el sentido de Trabajo de su mente ya estructurada, 79. ya formada, que emplea y siempre ha empleado en la vida. Es exactamente esa denominada mente la que el Trabajo empieza a atacar con el fin de transformarla esto es, con el fin de transformar su manera de pensar sobre todas las cosas. En una oportunidad G. hablaba de las decisiones. En aquel momento dio la casualidad que anot lo que deca, lo que me permitir repetirles exactamente las palabras que pronunci. Dijo: "No se puede tomar una decisin desde un solo 'Yo'. Por ejemplo, toma usted la decisin de no fumar, mientras est sentado tranquilamente. Al prximo momento se levanta y enciende un 80. cigarrillo. Cuando no est en el Centro Motor esto es, no est en movimiento la decisin que ha tomado es instantneamente olvidada en cuanto empieza a moverse. Esto es tomar una decisin desde un pequeo 'Yo', digamos, en el Centro Intelectual." G. dijo que esas decisiones que se toman en los pequeos "Yo" cuando, por as decirlo, se est en un estado de nimo pasajero, son por completo intiles. Agreg: "Son completamente intiles porque muestran cuan difcil es tomar una verdadera decisin. Tales decisiones nos muestran que somos incapaces de controlar nuestras 81. mquinas a saber, todos nuestros centros." Deca desde luego que las decisiones en el sentido de Trabajo deben provenir de un nivel mucho ms profundo que aquel en que existen los pequeos "Yo". Ahora bien, como todos ustedes saben, tomamos continuamente decisiones de esta clase, tal como la de no comer demasiado luego de ingestiones copiosas, y tales decisiones se toman en el nivel superficial de los opuestos y en la prctica siempre se forman, como lo habrn observado, con palabras. Las verdaderas decisiones no estn formadas por palabras porque provienen de una fuente mucho ms 82. honda. G. prosigui hablando de las decisiones en los siguientes trminos que les repetir tal como los dijo: "Las decisiones ordinarias que tomamos son mecnicas y totalmente diferentes de las conscientes. Un hombre intenta cambiar una cosa sin ver su conexin con otras. Significa esto que no es propiamente consciente y as toma una decisin mecnica." Luego G. empez a hablar sobre los binarios (la palabra binario deriva del latn binarias = que consta de dos). Nos dio un ejemplo de binario: necesario e innecesario, lo cual son opuestos. Dijo que una decisin en el 83. sentido de Trabajo no descansa en los binarios sino en la Fuerza Neutralizante o en la Tercera Fuerza que convierte un binario en un ternario (cuyo significado es "triple" o "triada" del latn ternarius). Esta se llama Ley del Pndulo, segn la cual somos mecnicos. Dijo: "Se entabla una disputa en usted mismo entre S o No. Esta situacin binaria en usted ha de ser transformada por la Tercera Fuerza y convertirse en un ternario o triada. El hombre por lo general, puesto que no se recuerda a s mismo y de este modo carece de Tercera fuerza en su vida, siempre oscila entre los opuestos esto 84. es, su vida est siempre en binarios que son irreconciliables. Esta lucha entre S o No, no logra solucionarse inclinndose hacia S o hacia No. Es preciso hallar un tercer factor que convierta esos binarios en una triada o ternario, lo cual ya no se asemeja ms a la situacin producida por el estado de hallarse en los binarios u opuestos. Si o No se torna en algo muy diferente que slo cabe describirlo como S y No. Recordar que la Tercera Fuerza une a los opuestos y contiene algo de los dos y con todo no es ninguno de ellos. Cuando la mente halla algo entre S y No, se puede tomar una decisin." En las 85. palabras de G., el binario llega a ser ternario es decir, los opuestos quedan incluidos en la triada y de ello puede resultar lo que se llama cuaternario (que deriva del latn quaternarius = que consta de cuatro). El cuaternario es activo. Ante todo se forma por la unin de los binarios u opuestos mediante la Tercera Fuerza, que as hace un ternario y lleva a un resultado que lo convierte en cuaternario. A travs de este resultado, del que en cierto sentido cabe decir que es activo, puede tener lugar otro desarrollo. G. dijo: "Cada disputa con uno mismo debera llevar eventualmente a un nuevo estado de uno 86. mismo. No debera hacer surgir un lado habitual o acostumbrado. Conduce a un nuevo estado por la va de un ternario, que lleva a un cuaternario. Mientras el estado binario permanezca, el antiguo estado, el anterior, permanecer, y la persona se retrotraer simplemente a la antigua posicin. La senda que conduce al conocimiento de la unidad es ante todo una lucha entre S o No esto es, un estado binario, para comenzar pero debera llevar a una decisin esto es, a un estado ternario que no es ni S ni No y esto produce un verdadero resultado es decir, conduce a un cuaternario. Una lucha de S-No no es 87. en s una solucin. Es preciso encontrar un tercer factor por medio del cual S y No lleguen a combinarse mediante una Tercera Fuerza en algo muy diferente de S o No. Esto forma un ternario y esto, a su vez, el resultado llamado cuaternario." G. dijo que todo el secreto depende de que el hombre se recuerde a s mismo es decir, que se d el primer Choque Consciente. Dijo que un hombre ordinario es incapaz de crecer o de obrar en un sentido verdadero porque carece de la Tercera Fuerza que se produce mediante el Primer Choque Consciente del Recuerdo de S. "Hay", 88. dijo, "una suerte de brecha en el Hombre que ha de llenar l mismo y a no ser que la llene seguir en los binarios esto es, seguir en los opuestos." En otra ocasin G. dijo: "En este punto tenemos al individuo que se distingue del hombre mecnico. Qu es lo ms importante?", nos pregunt una vez. Dijo: "Lo ms importante es darse cuenta de que no nos recordamos a nosotros mismos, y que por esta razn no existimos en realidad como individuos en nuestra experiencia." Ahora bien, de todo lo dicho por G. vemos que se refera a algo que toma muchos aos para comprenderlo aunque 89. el Trabajo nos lo ensea constantemente. Habrn observado que nos dice que las decisiones no se pueden tomar desde los opuestos sino desde otra fuerza que no es ni S ni No y que est conectada con el estado de Recuerdo de S. "El estado de Recuerdo de S dijo muchas veces, es un estado que el Hombre estaba destinado a poseer por su nacimiento pero que ha perdido. El hombre nace con el poder de recordarse a s mismo pero como fue educado entre gente dormida esto es, entre gente que no se recuerda a s misma no tarda en perder dicho poder. Cae en el sueo por medio del 90. hipnotismo de las otras gentes dormidas entre las cuales crece, y por esta razn el Trabajo debe empezar refirindose al estado que el Hombre debe alcanzar por derecho de nacimiento. Por eso les digo a todos ustedes que deben practicar el Recuerdo de S." G. charlaba a menudo sobre este particular e intentar repetir palabra por palabra lo que dijo. Hablando de la enseanza esotrica dijo que hubo una poca en que era slo necesaria en cuanto al Segundo Choque Consciente, porque el Hombre no haba nacido con la posibilidad de darse l mismo este choque y le era imposible hacerlo a menos que se lo ensearan, 91. pero debido al hecho de haberse dejado dominar a tal punto por el sueo haba que ensearle a darse el choque del Recuerdo de S antes que se pudiera hacer cualquier cosa para transformarlo. G. sola hablar mucho acerca de la manera en que el Hombre haba perdido este estado que haba recibido al nacer, y tomaba como ejemplo el mundo moderno, diciendo que si queremos conocer cmo el hombre perdi el estado de Recuerdo de S y cules fueron las consecuencias de esta prdida de Conciencia, nos basta mirar en torno de nosotros y ver lo que ocurre en el mundo, en este mundo en el que millones 92. de hombres se comportan de tal manera que toda solucin es imposible y slo puede ir de mal en peor. "Nadie deca se recuerda ahora a s mismo ni lo juzga necesario, y por dicha razn sobrevino un descenso en el nivel de Conciencia, y este descenso se acenta cada vez ms con el paso de los das, y como consecuencia la gente se deja gobernar cada vez ms por las circunstancias externas y es cada vez ms impotente para poner remedio a sus tribulaciones. Ahora bien, regresemos al tema de tomar una decisin en el Trabajo. Ante todo nos ensean a tomar decisiones, 93. pero nos lo ensean de tal modo que nos demos cuenta que no podemos cumplirlas, para que veamos, en suma, hasta qu punto somos mecnicos. Pero, como es sabido, esta captacin de nuestra mecanicidad es una de las formas del Recuerdo de S. Ya no confiamos ms en nuestras mquinas aunque las observamos en su trabajo. Probamos hacer una cosa y otra pero nos damos cuenta que eso no nos conduce a ningn lugar. Por ejemplo, hacemos tal cosa, y luego advertimos que no progresamos, etc. Nos esforzamos en una direccin y a consecuencia de ello vemos que en otra direccin nuestro 94. esfuerzo es menor. Por medio de la observacin de s, sin permitir que nuestro fracaso nos deprima y negativice nos acercamos a un punto en el que comprendemos que nos es imposible tomar decisiones de la misma manera que lo habamos hecho hasta entonces. Hallamos que el terreno de las decisiones est situado mucho ms profundamente de lo que pensbamos y as aprendemos a tener paciencia con nosotros mismos, lo cual es tan necesario. Ya descubrimos qu es lo que debe sucedernos para transformarnos, y con todo sabemos que nos es imposible lograrlo, y que esa transformacin que 95. deseamos internamente no se producir si las pequeas decisiones sbitas se toman por medio de los pequeos "Yo" en los opuestos, y al mismo tiempo deseamos que esa transformacin tenga lugar sean cuales fueren nuestros sentimientos respecto de ella. Entonces la decisin se torna emocional es decir, penetra ms profundamente que el nivel de los pequeos "Yo" sbitos, las sbitas formas de auto-tortura. Ahora bien, hablando desde otro punto de vista, y sin embargo sobre lo mismo, la Tercera Fuerza del Trabajo es la que nos puede transformar. Lo primero que el Trabajo nos ordena hacer 96. es recordarnos a nosotros mismos y a este respecto nos ensea muchas otras cosas, tales como la separacin interior de pensamientos y sentimientos negativos, etc., pero todas estas cosas secundarias que nos ensea estn conectadas con el Recuerdo de S. Tomemos, por ejemplo, la enseanza del Trabajo sobre la identificacin consigo mismo o con los sucesos externos. Todo ello se relaciona con el Recuerdo de S. Todo ello finca en el estudio de cmo no podemos recordarnos a nosotros mismos porque, como es sabido, si una persona est muy identificada con sus emociones negativas o con la conducta de otro 97. hacia ella, dicha persona no se halla en estado de Recuerdo de S sino en un estado opuesto. Si se entrega a la charla interior y a la consideracin interna, a la auto-justificacin, etc., no se recuerda a s misma, no est en el tercer estado de la Conciencia, definido como estado de Recuerdo de S. La enseanza del Trabajo se propone elevarnos a ese estado que debera ser nuestro y al que tenemos derecho por nacimiento. En este tercer estado de Conciencia, en este nivel, nos llegan influencias que pueden ayudarnos. Es como si pusiramos nuestra cabeza por encima del agua para sentir el aire y el sol. Si alguno de 98. ustedes trata de recordarse a s mismo en un momento cualquiera, si lo hace oportunamente y con mucha sinceridad, siempre sentir una sbita felicidad. Ahora bien, si estuviramos en un estado de Recuerdo de S sabramos tomar decisiones, pero cuando estamos dormidos en nosotros mismos, cuando estamos preocupados y nos identificamos con nosotros mismos, tomamos las decisiones desde los binarios, como las denominaba G. desde los opuestos. G. dijo: "La lucha entre S y No, no se resuelve por S ni por No esto es, los opuestos o binarios." Si siempre estamos en un 99. estado de Recuerdo de S, siempre en el tercer estado de Conciencia, nuestras decisiones sern verdaderas y nos conducirn a un resultado verdadero al que G. llamaba cuaternario. Hay un cuento sobre una nia ciega cuyos cinco hermanos se lanzaron al mundo uno tras otro, confiados en sus fuerzas, pero fracasaron y se perdieron en el mundo. Entonces la nia ciega se intern en el mundo. No confa en sus fuerzas, mas se aferra a una cuerda que teji, una de cuyas puntas est firmemente atada al Sol. Nunca se desprende de la cuerda y como resultado de ello se siente capaz y puede ayudar a 100. sus hermanos y a otras personas en el mundo simplemente porque no confa en si misma para encontrar el camino sino que cuida de la cuerda para que la gue. Por qu muestran como ciega a esa nia? Es ciega ante el mundo externo. No acta a travs de sus sentidos sino que se aferra a algo interno. Ahora bien, si una persona pudiera recordarse a s misma en todo momento y advertir todo lo que la hace identificarse esto es, dejar de recordarse a s misma se sostendra de esa cuerda que proviene del Sol, de un nivel ms elevado. Y si esa persona decidiera siempre recordarse a s misma, cualquiera fuese 101. la cosa que estuviese sucediendo, estara en el tercer estado de Conciencia, y su decisin sera verdadera al no tener nada que ver con los opuestos ni los binarios. Empero, para la gente corriente no parecera una decisin sta que uno debera recordarse, esta decisin de luchar por el Recuerdo de S todos los das, a pesar de todo. 102. Quaremead, Ugley, 6 de octubre de 1945 Comentario sobre la aplicacin a uno mismo de las ideas-trabajo Se ha dicho a menudo que este Trabajo se propone hacernos pensar. El seor Ouspensky sola subrayar que la gente no piensa. En lugar de hacerlo leen los peridicos o preguntan a sus amigos qu deben pensar o siguen el consenso 103. general de las opiniones. Esta falta de pensamiento individual lleva al pensamiento de masas. El pensamiento de masas es dirigido por alguien que dice a la gente lo que debe pensar por radiotelefona, por propaganda. En una oportunidad, mientras hablaba con el seor Ouspensky sobre este particular, me dijo que en el siglo pasado la gente sola pensar mucho ms que hoy. "La gente dijo sola pensar ms individualmente. Hoy se puede decir que la gente ha renunciado al pensamiento y slo desea que le digan lo que debe pensar. El Trabajo agreg se propone hacernos pensar por nosotros 104. mismos." En otra ocasin dijo que la nica manera en que el hombre poda despertar hoy era por medio de su parte pensante. "Mire como se acrecienta el sueo de la humanidad agreg. Es extraordinario cmo la gente renuncia a la nica cosa que le queda a saber, el poder pensar por s misma. Todos los libros, peridicos, radios, y dems, impiden pensar a la gente, aunque se los suponga capaces de acrecentar el pensamiento." Ahora bien, pensar es muy distinto que recordar y a su vez mucho difiere de tener opiniones fijas. Si la gente toma el Trabajo como un tema preparado que 105. almacena simplemente en su memoria, se debe a que no piensa por s misma acerca de las ideas del Trabajo. Cuando la gente deja de pensar por s misma entrega una parte de s que an puede conducirla al despertar. Tenemos tendencia a desear que todo nos sea debidamente explicado sin que debamos esforzarnos por encontrar nuestra propia solucin es decir, sin el esfuerzo de pensar por nosotros mismos. Si una persona se formula las siguientes preguntas: "Quin soy yo? Qu soy yo?" tender a buscar a otra persona para que le d la respuesta de estas preguntas o pensar que son malsanas. El 106. Trabajo dice muchas cosas sobre: "Quin soy yo? Qu soy yo?", pero lo que dice lo hace en trminos generales para que sirva de gua al pensamiento individual. El Trabajo, por ejemplo, dice que todos estamos dormidos en la vida y que vivimos en un mundo de gente dormida en que todo sucede de la nica manera en que puede suceder. Si pregunto al Trabajo: "Qu soy yo?", me responde que soy un hombre dormido. Ahora bien, es muy posible que se acepte la idea de que todos estamos dormidos y vivimos en un mundo de humanidad dormida, sin pensar en ello individualmente. En este caso el Trabajo 107. se convierte en algo semejante a la propaganda y la gente dir: "Oh, s, estamos todos dormidos y vivimos en un mundo de gente dormida", y tal vez agregue: "Pues bien, esto es lo que el Trabajo nos ensea." Esta es memoria carente de pensamiento. Esto no es aplicar el Trabajo a uno mismo mediante el pensamiento. De hecho, se pueden aceptar las ideas del Trabajo simplemente porque no se desea pensar. Todo ello significa un mero estar del Trabajo en la memoria, como algo que se aprende de memoria y que an no est comprometido con el pensamiento individual y de este modo no puede 108. combinarse con uno mismo. An no est encendido. Por medio de la observacin de s se descubre dormido y empieza a pensar por s mismo sobre el propio estado de sueo. Este es un esfuerzo inteligente. Es aplicar inteligentemente el Trabajo a uno mismo. Entonces se empieza a pensar: Es cierto que la humanidad est dormida y que todo sucede de la nica manera en que puede suceder mientras la gente est dormida? Si medita y observa lograr captar la verdad de una de las grandes ideas del Trabajo. Lo har entonces por s mismo. La idea de estar dormido ya no ser ms cuestin de la memoria sino una 109. experiencia real que comenz a experimentar y que lo transformar. Aprender las cosas de memoria no constituye el Trabajo, salvo en sentido muy limitado. Cuando se aprende una cosa de memoria permanece meramente en la memoria formativa. Aprender de memoria es, en cierto modo, sentir con el corazn, porque la memoria ha de ser emocional. Ahora bien, se dice en el Trabajo que las ideas que ensea deben llegar a ser emocionales. Es preciso sentirlas. En realidad es preciso sentir, por ejemplo, que usted mismo est dormido y anda por la vida sin verdadera direccin interior. Que le 110. digan que est dormido y que la humanidad est dormida y repetirlo como un loro es no comprender lo que ensea el Trabajo y es un pecado contra el Trabajo. Significa que nunca se auto- observ a la luz del Trabajo. Pero el Trabajo es luz y es usted mismo quien tiene que advertir que est dormido bajo la luz y verdad del Trabajo, y que vive en un mundo de humanidad dormida en que todo sucede. Estas ideas ya no sern ms una mera cuestin de memoria, una mera cuestin de repasar sus notas, sino que llegarn a ser una continua experiencia viva. Cuando esto empiece, el Trabajo ya no ser ms una memoria 111. formativa semejante a tratar de recordar un libro cientfico o un artculo que ha ledo, sino un proceso que tiene lugar en usted y lo transforma transforma su manera total de pensar. Quiero acentuar ms esta cuestin del Trabajo que descansa en su memoria y el Trabajo que descansa en su comprensin individual. No le cuesta nada recordar la idea de que est dormido y puede aceptarla sin ningn pensamiento individual sobre lo que significa. Quiero decir, puede aceptarla como una verdad. Pero nada puede ser verdad para usted a no ser que haya visto la verdad por s mismo. Puede 112. recordar todas las ideas de este Trabajo, y aceptarlas como tales y recurrir simplemente a su memoria para contestar a las cuestiones. El Trabajo est entonces en la memoria superficial exterior y aun no se ha combinado con su persona mediante la percepcin emocional de la verdad de ste. Tal vez posea bellas notas escritas con tinta negra y roja de cuanto se ha dicho en el Trabajo y crea conocerlo cabalmente. Pero no conocer nada del Trabajo. No ha efectuado contacto alguno con usted mismo; el tema del Trabajo es usted mismo, y las ideas de ste intentan en realidad transformar eso que se llama 113. usted mismo. Quiz haya tomado, por ejemplo, las notas ms exactas sobre cuanto se ha dicho acerca de las emociones negativas o los niveles del Ser y lo que se ha de hacer para que este crezca. Empero todo puede permanecer simplemente en su memoria sin que haya hecho nada para aplicar el Trabajo a su Ser por medio de la observacin de s. Ahora bien, uno de los mayores peligros que se corre en el Trabajo es hacer de l algo puramente formativo, algo que dependa puramente de la memoria. La gente suele decirme a veces: "Por qu no prepara un resumen completo de todas las ideas del Trabajo y de cuanto 114. se ha dicho as podemos leerlo una y otra vez para nuestro propio provecho?" Por qu? Porque permanecera simplemente en la memoria exterior y en tal caso se puede tener la completa seguridad de que el nivel del Trabajo descendera a cero. Sera algo que estara fuera de usted y no dentro de usted. No sera emocional. No lo tocara. Un sistema de enseanza esotrica que siempre se toma a s mismo como fin es decir, que vive cada vez ms externamente suele convertirse en mero recuerdo. Siempre cabe la posibilidad de contestar las preguntas planteadas en el Trabajo 115. basndose en la memoria, pero esto les quita fuerza. Entonces no comprender nada. No ver entonces cul es el significado de las nuevas ideas. Ser sencillamente un loro que repite de memoria las frases que oy sin comprender su significacin. De este modo la verdadera enseanza llega a ser eventualmente intil y, por dicha razn, toda la enseanza esotrica tiene que refundirse y renovarse para mantenerse viva. Son muchos los sistemas ya muertos que antes rebosaban vida. La razn de su muerte consisti en que las gentes ya no trataban ms de comprender las ideas que enseaban. Permtanme 116. repetir que la memoria y el pensamiento son dos cosas diferentes. Se puede pensar acerca de lo que se recuerda o se puede simplemente recordar y usar la memoria de un modo automtico. Si alguna vez ha tomado examen a estudiantes, siempre conocer cuando el candidato habla slo de memoria o cuando habla de lo que se le ha enseado. Me han dicho que ahora los exmenes son meramente cuestin de memoria, pero en mi juventud no ocurra tal cosa. Al tomar examen se descubra si los candidatos recordaban bien el tema, el captulo y la pgina que se refieren a ese particular, pero tambin si 117. nunca haban pensado sobre el significado de lo que recordaban, y era frecuente hallar una persona que, aunque no demostrara recordar bien los datos referentes al tema, expona su pensamiento con individualidad, y se daba mucho ms valor a esta manera de pensar que a la mera memoria. Tomemos, por ejemplo, el Rayo de Creacin, tal como suele ser recordado por una persona. Contesto aqu a una pregunta que se me hizo recientemente. La pregunta se hizo ms o menos en esta forma: Puede explicarme qu es el Rayo de Creacin? Ahora bien, tenemos aqu una idea que requiere un 118. pensamiento individual. El Rayo de Creacin puede tomar un significado emocional para la persona que empieza a pensar en l. Muestra, por ejemplo, donde estamos e indirectamente qu somos y quines somos y qu debemos hacer y de dnde puede venirnos la ayuda. Pero si se toma simplemente el Rayo de Creacin como una cosa que es preciso recordar, se pierde toda la finalidad de este importante diagrama. Qu nos muestra emocionalmente el Rayo de Creacin esto es, mediante la percepcin emocional de su significado ? Nos muestra un Universo pavoroso ordenado en escala de arriba abajo y 119. que ocupamos un lugar muy bajo en esta vasta maquinaria. Muestra que la tierra es un punto diminuto. Ahora bien, qu diferencia hay entre registrar meramente todo esto en la memoria y pensar acerca de su significacin? En ello radica toda la diferencia. Si piensa individualmente sobre el Rayo de Creacin y mentalmente se pone a s mismo en la tierra, llega a ser emocional. Le dar emociones que de ordinario no tiene. A causa de qu razn? Porque disminuye nuestro brbaro egotismo y auto- suficiencia. Hiere nuestro prestigio, nuestra auto-estima. Desde el punto de vista del Rayo de Creacin, percibido 120. emocionalmente, en la prctica no somos nada, en la prctica carecemos de toda importancia, y empero nos fue concedida una oportunidad. El Trabajo dice que somos tan minsculos en la totalidad del Universo que si dejara de existir la raza humana apenas se notara. Y empero nos fue concedida una oportunidad tal como lo muestra la Escala Lateral. Ahora bien, est la memoria y el conocimiento que se basa en la memoria esto es, conocer simplemente lo que se recuerda, lo cual no es exactamente conocer sino mero recordar y entonces se tiene la distincin entre 121. conocer y reconocer. Es posible que recuerde muchas cosas acerca de usted mismo y afirme que se conoce. Reconoce lo que sabe gracias a la memoria? Pues bien, hay muchas clases de memoria. Toda la memoria que se adquiere en el Trabajo por medio de la observacin de s es almacenada en un diferente lugar en los centros porque posee una calidad emocional relacionada con la memoria que se ha logrado por medio de la observacin de s. La emocin nos transforma. Las emociones de s nos mantienen tal como somos. La memoria superficial nunca nos transformar porque en un sentido 122. nos es externa. Pero lo que llega a ser ms hondo e interior en nosotros puede transformarnos. Pero esto no tiene lugar a no ser que primero la mente cambie esto es, a no ser que se obtengan del Trabajo ideas diferentes sobre uno mismo y la vida. Esta es la nueva verdad. Esta nueva clase de pensamiento se vuelve gradualmente emocional y afecta el Ser. Empieza por despertar el Centro Emocional que es el objeto supremo del Trabajo no el Centro Emocional tal como se lo tiene al presente lleno de sentimientos de s, sino un Centro Emocional diferente. Esto es lo que nos transforma. Pero si la 123. memoria del Trabajo sigue siendo puramente formal (una libreta de apuntes) nada podr suceder. Por cierto, no ha iniciado an la octava del Trabajo que tiene su punto de partida en la valoracin de esta clase de enseanza en medio del mundo tal como es ahora. La segunda nota de la octava-Trabajo es la aplicacin de las ideas de ste, y la tercera nota es la comprensin de las propias dificultades en relacin con el Trabajo que obstaculizan su progreso . Mas or meramente el Trabajo y repetirlo de memoria y anotarlo en libretas de apuntes, no llegarn a transformarlo. Se puede aprender chino 124. o francs exactamente de la misma manera y ello pertenece a la memoria externa y no transforma a una persona esto es, no hace de ella un hombre o mujer diferente. Pero al principio es necesario grabar y registrar las ideas del Trabajo en la memoria externa esto es, la parte formativa o motora del Centro Intelectual . Esto es inevitablemente el primer paso. Es preciso llegar a conocer las ideas del Trabajo y grabarlas. De lo que hablo es del prximo estado es decir, el momento en que esas ideas llegan a ser emocionalmente percibidas mediante su aplicacin a uno mismo, ante todo al 125. propio pensamiento y luego al propio Ser. Cuando se dice que el Trabajo se propone hacernos pensar de una manera nueva, significa que las ideas del Trabajo deben empezar por cambiar nuestra manera de pensar, y no se puede esperar que ello suceda a menos de haber grabado estas ideas por haberlas odo muchas veces hasta que se las conozca en la memoria. La prxima etapa finca en aplicar estas ideas a uno mismo mediante la observacin de s. La observacin de s conecta las ideas del Trabajo con uno mismo. Si no se practica la observacin de s las ideas del Trabajo permanecern fuera de uno 126. como simples cuestiones de memoria. Pero las ideas del Trabajo son espermticas esto es, son muy potentes y pueden generar en nosotros no slo una nueva manera de contemplar las cosas sino un nuevo sentimiento sobre las cosas. En otras palabras, el Trabajo nos da una comprensin que est en estrecha relacin con la inteligencia. Es por medio de la comprensin de la inteligencia como escapamos a la continua repeticin de la misma cosa en nuestra vida. Si hace uso del Trabajo a travs de la inteligencia, empezar a transformarse, pero esto slo puede 127. suceder si toma el Trabajo en s mismo y comienza a vivirlo. En lo que respecta al desarrollo de la inteligencia, las ideas del Trabajo son inextinguibles. El Trabajo est destinado a hacerlo pensar y, si empieza a estructurar verdaderos pensamientos acerca del Trabajo, hallar que su pensamiento se nutre en una fuente que nunca se agota. 128. Quaremead, Ugley, 13 de octubre de 1945 Comentario sobre la observacin de la propia psicologa En una reciente reunin hemos hablado aqu que el Hombre tiene cuerpo y tambin psicologa. Sobre este tema se escribi una breve nota que ahora les leer: "Todas las personas estn ligadas a una clase particular de cuerpo por el 129. nacimiento y luego a una clase particular de psicologa por la educacin. El Trabajo se inicia no con el cuerpo sino con la clase de psicologa adquirida a la que estamos ligadas por la educacin. Se puede emplear el tiempo tratando de mejorar el cuerpo o de mejorar la psicologa. El Trabajo se propone primero estudiar esta psicologa adquirida y, para as decirlo, examinarla en profundidad. Dice que ella no es usted y mientras siga tomando a usted como a s mismo est dormido. Si usted, seor Smith, toma a usted como el seor Smith, y al seor Smith como a usted como 'Yo' est dormido. De la misma 130. manera, si usted, seora Smith, se toma a s misma como usted, est dormida. El Trabajo comienza por una observacin imparcial de dicho seor Smith o de dicha seora Smith que usted toma como usted como usted mismo . El objeto del Trabajo es ver primero a este seor Smith, o seora Smith, y separarlo de ellos. La razn de esto es que todos tienen un s real un 'Yo' real el que nunca se alcanza siendo el seor Smith o la seora Smith. La vida que pertenece al seor Smith o a la seora Smith no es su verdadero destino, porque ambos son personas inventadas y no personas reales, y de este modo atraen cosas muy 131. equivocadas. Pero en la mayora de los casos, o ms bien en todos los casos, la gente prefiere llevar la vida del seor Smith o de la seora Smith, en especial si las circunstancias son fciles. Y aun cuando se hallen continuamente en circunstancias difciles o trgicas se aferran a seguir siendo el seor Smith o la seora Smith en todo momento esto es, a la psicologa adquirida que es denominada al mismo tiempo Personalidad y Falsa Personalidad. Pero este aferrarse al seor Smith o a la seora Smith es en realidad la Falsa Personalidad esto es, a su invencin de s mismos. Sea cual fuere nuestra 132. educacin en la Universidad o en la Armada o en el Ejrcito o en cualquier escuela o profesin, esta personalidad adquirida es la que debemos vencer esto es, esta tediosa invencin de nosotros mismos. Cuan tedioso es ver, al cabo de un tiempo, a las personas educadas en estas diferentes esferas, completamente identificadas consigo mismas y con sus psicologas adquiridas con las que est conectada su vanidad. Recuerde que el Trabajo dice que es preciso llegar a advertir la propia nada antes de poder recibir el pleno bautismo del Trabajo. Son muchos los antiguos smbolos esotricos que indican lo que 133. un hombre debe llegar a ser para experimentar la regeneracin y el renacimiento. Por cierto es imposible que lo logre mientras siga identificado con su psicologa adquirida, con sus circunstancias o nacimiento. El smbolo representa una copa o un vaso de vino invertido sobre l. La copa debe ponerse derecha y, como est vaca, puede recibir ideas por completo nuevas es decir, ideas capaces de regenerar a un hombre o a una mujer y transformarlos en diferentes seres. Ahora bien, es preciso tener en cuenta que cada uno de ustedes tiene un cuerpo que le fue dado por la vida y una 134. psicologa que fue adquirida por medio de la educacin. Una bella mujer se casa con un hombre guapo pero, en qu estado estn sus respectivas psicologas? La mayora de las veces sus psicologas son completamente incompatibles. El rostro de una persona, a menos de que uno sea muy sutil, no nos muestra la psicologa de dicha persona. Pero aqu la idea principal estriba en cada uno de ustedes tiene una diferente psicologa que ha sido adquirida por medio de la educacin y acerca de la cual no sabemos absolutamente nada." En otra oportunidad hablbamos sobre la cuestin de que cada persona 135. tiene su propia psicologa, y dije que era extraordinario el tiempo que toma en el Trabajo comprender que cada uno de nosotros tiene una clase particular de psicologa completamente separada de nuestro cuerpo fsico. Como es sabido, el Trabajo se inicia con nuestra psicologa, con la clase de persona que somos psicolgicamente. Coincidimos en reconocer que cada cual tiene una clase particular de psicologa con diversas actitudes y topes y opiniones, y todo el resto, y que esto no es la experiencia del comn de la gente, puesto que al no examinar su psicologa, siempre se imagina que es liberal, 136. imparcial y, por as decirlo, completamente libre en su modo de ser psicolgico. La gente toma esta idea como punto de partida. Quiz tengan conciencia de su cuerpo pero no de su psicologa. No ven, por ejemplo, que son psicolgicamente muy mezquinos, extremadamente difciles, extremadamente parciales. Muy al contrario, sienten como si carecieran de psicologa, por as decirlo. Y as se hacen la ilusin, entre muchas otras, de que siempre pueden ayudar a los otros, consolarlos, confortarlos, protegerlos, ampararlos, y as sucesivamente. Ahora bien, el Trabajo tiene su punto de 137. partida en la observacin de s que no se inicia en el cuerpo (que, al fin y al cabo, se puede observar todos los das en el espejo) sino con la clase de persona que se es psicolgicamente. Es tan slo a travs de la observacin de s como un hombre puede empezar a ver a qu se asemeja psicolgicamente. Puede ser muy bello o hermoso en lo que respecta a su cuerpo pero, a qu se asemeja psicolgicamente? Ahora bien, imaginar que una bella mujer tiene una bella psicologa o que un hombre guapo tiene una hermosa psicologa carece de todo sentido. He dicho sobre este particular lo extraordinariamente difcil que le es a 138. la gente separarse de las impresiones sensoriales producidas en unos por los otros. Es al parecer como si furamos an incapaces de ir ms all de la apariencia fsica y tomramos la excelencia fsica de una clase o de otra como ejemplo de un desarrollo psicolgico similar. Equivale pensar que si un pavo real ofrece un maravilloso despliegue de belleza en sus plumas, debe tener asimismo un desarrollo psicolgico igualmente bello. Estarn de acuerdo conmigo en que cuando oigan hablar a un pavo real ya no pensarn ms que tiene una mente o un desarrollo emocional bellsimos. Creo 139. que esto merece ser mencionado mientras estemos hablando de lo difcil que es para la gente la observacin de s. La observacin de s no radica en mirarse en el espejo y arreglarse para reflejar ms belleza o guapeza. Esta es meramente la observacin del cuerpo y llevar la vida del cuerpo y experimentar la sensacin del "Yo" de la experiencia fsica. La observacin de s no se logra mirndose en un espejo excepto bajo ciertas condiciones. La observacin de s es mirar la propia psicologa es decir, la clase de hombre, la clase de mujer que se es psicolgicamente. Esto es, al parecer, muy difcil para que 140. lo comprenda la mayora de las personas a saber, que son un cuerpo fsico y adems tienen una forma particular de psicologa o disposicin mental. Es a esta psicologa o disposicin mental a la que presta su atencin el Trabajo por medio de la observacin de s. Pero es muy cierto que muchas personas despus de haber odo el Trabajo durante muchos aos nunca observan en realidad a qu se asemejan psicolgicamente. Dan por supuesta su psicologa. Dan por supuestos todos sus prejuicios, su manera de afrontar las cosas cotidianas, todas sus reacciones psicolgicas. En 141. otras palabras, no se ven a s mismas, y slo se puede ver lo que se es psicolgicamente por medio de la observacin de s. Lo difcil consiste en que la gente nunca practica la observacin de s y de este modo nunca se tiene en cuenta, creyendo siempre que no tiene psicologa. Piensa que todo lo que hace y dice est bien. La segunda educacin que imparte el Trabajo consiste en observar esta psicologa a la que la gente da tan fcilmente por supuesta sin darse cuenta que es una cosa definida, un modo de ser definido, de la cual puede gradualmente liberarse si empieza por practicar la primera lnea 142. de Trabajo esto es, la observacin de s a la luz de esta enseanza. Eso requiere un esfuerzo considerable. A veces las personas hacen este esfuerzo por un tiempo y empiezan a ver una ligera vislumbre de s mismas y de lo que son psicolgicamente, y luego caen dormidas otra vez, a veces por muchos meses, a veces para siempre. Sentir que las propias opiniones son todas errneas, ver en realidad que uno se ha comportado equivocadamente toda la vida, hablando psicolgicamente, es una cosa muy difcil de aceptar. Ahora bien, ese desarrollo de Conciencia a que se refiere todo el 143. Trabajo, radica ante todo en ver a qu nos asemejamos psicolgicamente y de resultas de ello no confiar ms en nuestra conducta psicolgica. Esto es a veces imposible para la mayora de la gente. Quiero decir con ello que sera lo mismo no ver a qu se asemejan psicolgicamente. Y convendra mucho ms a tales personas seguir siendo lo que son con su psicologa adquirida, sus topes, sus actitudes, sus opiniones, y todo lo dems. Pero quienquiera tenga en s el Centro Magntico es capaz de transformacin, hablando psicolgicamente. Y de esas personas quiero ocuparme en el Trabajo esto 144. es, personas que no estn completamente identificadas consigo mismas, porque de otro modo no hay posibilidad alguna de transformacin. El hombre que nunca ha dudado de s y est convencido que su psicologa adquirida le conviene perfectamente esto es, lo que le han enseado no sirve para el Trabajo. Tarde o temprano tales personas comprendern que ya no se pueden dar ms por supuestas como lo han hecho hasta entonces, sino que deben cambiar toda su manera de tomar las cosas, toda su manera de juzgar las cosas. Ahora bien, si no pueden soportar esto, si, en suma, estn fijas por completo a su 145. psicologa adquirida, es preciso recordar que nada se puede hacer con tales personas excepto evitar atacarlas de frente. Ahora bien, esta es una disertacin muy breve pero trata de un tema que es una de las cosas ms importantes que es preciso comprender al comenzar el Trabajo por lo que hasta ahora conozco. El hombre que entra en este Trabajo debe ser capaz de comprender, al cabo de un tiempo, que su psicologa tal vez est equivocada desde el punto de vista del Trabajo. Es preciso que comprenda que lo que tiene que hacer en el Trabajo es transformar la psicologa a la que 146. est fijado y a la que toma como la nica psicologa que puede tener. Entre ustedes, cuntos son los que pueden decir: "Tal vez est equivocado, todos mis puntos de vista no son correctos. Es posible que me haya hecho una idea equivocada de todas las cosas, incluso de m mismo. Que en el pasado todos mis juicios fueran errados". Tales pensamientos suelen transformar una persona a condicin de que pueda asirse de algo que le ensee lo que es justo. Pero si inicia el Trabajo con la profunda conviccin de que tiene razn psicolgicamente tal como es y tan slo desea or lo que el Trabajo ensea por 147. una especie de curiosidad, esta manera de pensar no lo llevar a ningn lado. El tema del Trabajo es usted mismo. Cmo puede producirse una transformacin en usted si sigue siendo el mismo? Cmo puede cambiar psicolgicamente si sigue siendo psicolgicamente siempre igual? Cmo puede cambiar si acepta su psicologa presente y la toma como algo final, como la ltima palabra, por as decir, del desarrollo psicolgico? Ahora bien, todos ustedes saben lo difcil que es mostrar a una persona que contempla las cosas de un modo equivocado. Se ofende instantneamente. 148. Pero y, suponiendo que dicha persona posea cierto poder de observacin de s, y que empiece a entender lo que significa una observacin de s imparcial y que de este modo vea a qu se asemeja y a qu se asemej hasta ahora? Entonces el Trabajo puede penetrar en dicha persona como una fuerza que lleva a la transformacin interior, al desarrollo interior. Es exactamente por medio de la observacin de s como el Trabajo puede crecer y llegar a ser algo que no es mera fuente de recriminaciones o mutuos reproches. La antigua frase: "Concete a ti mismo", significa 149. exactamente lo que acabamos de decir. Si por medio de una observacin de s imparcial ya ha llegado a descubrir qu clase de mujer es, qu clase de hombre es, ser capaz de soportar todos los choques del Trabajo y seguirlo y recibir su fuerza. Pero si nunca advirti qu clase de persona es y de qu modo mecnicamente se comporta, hacia los otros es decir, todos los das y si nunca observ lo que imagina acerca de s mismo, y nunca descubri la verdad, cmo puede esperar transformar su psicologa o cmo puede esperar comprender de qu se trata el Trabajo?. Ahora bien, qu es lo que tenemos 150. que observar en nosotros para cambiar nuestra psicologa? El Trabajo nos ensea que es preciso realizar la observacin psicolgica desde un ngulo definido. Toda la parte prctica del Trabajo que se ensea una y otra vez trata de la observacin de s mismo es decir, de nuestra psicologa. Desean que enumere otra vez todas las cosas que el Trabajo ensea sobre la observacin de s prctica? Creo que es siempre necesario que nos recuerden lo que debemos observar en nosotros mismos. Tomemos una sola cosa: Se pasa usted todo el tiempo 151. formulndose cargos? Se siente infeliz o que lo tratan mal o desconocen el puesto que merece? Se pasa el tiempo justificndose a s mismo cuando en un sentido se sabe culpable? Se permite abrir largo cauce a su emotividad negativa? Obsrvese a s mismo cuando se ofende y entonces piense en la Falsa Personalidad. Esto es particularmente importante para algunos de ustedes. Trate de ver a la Falsa Personalidad en usted mismo 152. mediante la observacin de s. Descubra cmo complica su vida en un momento en que, con un poco ms de conciencia, hubiera podido encarar una situacin con ms calma en lugar de dejarse llevar por un arrebato. Intente observar sus opiniones y cmo habla dejndose guiar por ellas sin ningn pensamiento verdadero. Refrnese y dgase a s mismo: "En qu piensa usted? Qu siente usted?" Obsrvelo. Observe cunto tiempo permanece profundamente dormido y cmo 153. reacciona siempre mecnicamente, sin aplicarse el choque consciente llamado Recuerdo de S. Observe como nunca realiza un verdadero esfuerzo y los evita siempre. Observe todas sus formas de consideracin interna y trate de observar todas las fantasas que forja sobre s mismo y no crea en ellas. Observe qu es lo que lo mantiene sujeto, lo que siempre lo mantiene dominado, y lo que lo amarga, y luche contra todas estas cosas por medio de la separacin interior. 154. Todas estas cosas, y muchas otras, tal como lo ensea el Trabajo, tienen que ver con la transformacin de la psicologa. Por ejemplo: Observe si es negativo en este momento. Se deja llevar por ello? Se identifica con las emociones negativas en este momento? O se apartar de ellas y no permitir que lo dominen? Esto es trabajar sobre s mismo. Comprenden todos ustedes que tienen actitudes fijas y habituales tales como la de esperar la comida a determinada hora y otras 155. semejantes? Es capaz de cambiar su actitud hacia esas cosas que estn fijas en usted? Puede cambiar de modo de ser cuando, al leer un diario se siente inmediatamente negativo es decir, mecnicamente negativo hacia una persona o hacia otra? Esta es una reaccin mecnica debida a su psicologa adquirida, por eso es preciso advertir cmo reacciona negativamente a todas las cosas con que se ve confrontado y cmo trata de cambiarlas, a la luz de lo que le ensea 156. el Trabajo. Ante todo, advierta el momento en que se vuelve negativo. Advirtalo antes que haya llegado demasiado lejos y haga todo lo posible para apartarse de esa reaccin negativa. Este es el verdadero trabajo sobre usted mismo y si lo realiza los beneficios sern inmensos. Pero mientras se siga tomando como algo dado, nada le puede suceder. En este Trabajo hemos de aprender que estamos equivocados en todo lo que hacemos y decimos y sentimos y pensamos, desde el punto de vista del Hombre Superior esto es, del Hombre Consciente. 157. Quaremead, Ugley, 10 de octubre de 1945 Nota sobre la ley de destino Cuando luchamos contra la identificacin desaparecen muchas emociones innecesarias. Qu significa luchar contra la identificacin? Esta cuestin nos lleva a preguntarnos: "Qu es lo que en m mismo hace que me identifique con este o aquel suceso, con esta o aquella situacin?" La respuesta nos la da nuestro propio nivel de 158. psicologa. Hemos hablado la ltima vez de este punto tan importante a saber, que todos poseemos cierta psicologa que nos impulsa a reaccionar y comportarnos tal como lo hacemos. En mi propio caso, si empiezo a discernir esta psicologa a la que doy por supuesto en m mismo y que adquir desde la niez debido a innumerables influencias ejercidas sobre m y que en mi caso el Trabajo llamara Nicoll, y si intento apartarme de algunas de esas habituales reacciones mecnicas contra Nicoll, tendr entonces una probabilidad de transformar mi nivel de Ser. Pero si no puedo discernir a Nicoll no ser 159. capaz de experimentar cambio alguno en mi Ser. Ahora bien, en mi caso Nicoll es llamado Personalidad, y la Personalidad est bajo la Ley de Accidente. Pero en esta adquirida maquinaria psicolgica hay cierta parte (que en mi caso es Nicoll) que es llamada Falsa Personalidad. Y sta est an bajo ms leyes que Nicoll. Cules son las caractersticas de la Falsa Personalidad? Consisten en atribuirse todo a uno mismo por causa de la vanidad o el orgullo. La Personalidad adquirida contiene en s misma cosas a la vez, buenas y malas, hbitos buenos y 160. malos, pero lo que los mantiene activos es en realidad el poder de la Falsa Personalidad que los une, as como hace que la transformacin del Ser sea tan difcil y nos hiera y trastorne tanto. Hablemos otra vez de la Ley de Accidente y de la Ley de Destino. Pero ante todo debo prevenirlos que esta idea no es en absoluto de fcil comprensin. En otras palabras, es antes bien una cosa que es preciso entender que una que puede ser explicada con determinadas palabras. Lo primero que es preciso aprehender es que en nosotros hay diferentes niveles. El Hombre es un pequeo cosmos, un microcosmos, que 161. hasta cierto punto refleja el gran Cosmos o Macrocosmos. El Macrocosmos nos es dado en la forma del Rayo de Creacin que, como todos pueden ver, se funda en diferentes niveles. Un nivel superior, como, digamos, el del Sol, est bajo 12 rdenes de leyes, y el nivel inferior bajo el cual vivimos est bajo 48 rdenes de leyes. El Trabajo dice como formulacin general que en nosotros la Esencia est bajo 24 rdenes de leyes y que la Personalidad tomada como un todo est bajo 48 rdenes de leyes. Ahora bien, en el supuesto caso que un hombre est muy identificado con su Personalidad a travs de su Falsa 162. Personalidad que a su vez est bajo un mayor nmero de leyes el Trabajo dice que tal hombre est bajo la Ley de Accidente. Puede ser muerto cuando no debiera serlo esto es, puede ser muerto por la Ley de Accidente porque est identificado con su Personalidad. Por una parte, todo este Trabajo radica en la no identificacin con la Personalidad, en particular con la Falsa Personalidad, y en separarse de la Personalidad. Si est completamente identificado consigo mismo tal como est y se da por supuesto y no se da cuenta que nada tiene que pueda ser llamado psicologa o Personalidad, si 163. siempre acta mecnicamente desde su Personalidad adquirida y la toma como si fuera usted mismo, no est bajo la Ley de su Destino que pertenece a la Esencia o al lado ms interno de su persona. Todo cuanto hace es en un sentido irreal porque en realidad usted nada hace desde s mismo. En el Trabajo, a medida que se acrecienta la comprensin en todo hombre o mujer, disciernen que muchas cosas que haban estado pensando o diciendo no son reales y en realidad no les pertenecen en absoluto debido a que fueron adquiridas por la imitacin. Ahora bien, como es sabido el Trabajo dice que la comprensin es la 164. fuerza ms poderosa que podemos crear en nosotros mismos, y cuanto mayor es la comprensin de nuestro Trabajo personal, ms resultados obtendremos. Cuando un hombre hace algo desde, su comprensin no est actuando mecnicamente desde su Falsa Personalidad, est actuando desde algo ms interno, ms profundo, y cuando ocurre as, es ms probable que est bajo la Ley de su Destino. Pero cuando acta desde el lado puramente externo de s mismo, desde un excitado lado obediente, es ms probable que est bajo la Ley de Accidente. Un hombre que hace todo porque desea ser 165. exactamente igual a las dems gentes es desde luego un hombre que no acta desde nada interno. Acta desde el lado exterior de s mismo, desde la Personalidad, hablando en general. En realidad no piensa en lo que est haciendo, ni siquiera siente lo que est haciendo, salvo que est haciendo su deber, tal como se lo ensearon. Se deja llevar por la corriente mecnica de las cosas, y en l no hay huella de pensamiento individual, de sentimiento individual respecto de cualquier situacin que pueda surgir, sino que siempre acta mecnicamente con arreglo a la formacin de su propia 166. Personalidad. En otras palabras, ah no hay un hombre verdadero, ni un individuo verdadero, sino una especie de hombre de produccin masiva. Tal persona est ms o menos bajo la Ley de Accidente y tal hombre tendr escasas veces un momento de sinceridad consigo mismo. Anda por la vida llevando a cuestas la maquinaria psicolgica que fue establecida en l y es simplemente su maquinaria esto es, est completamente identificado con su Personalidad y la toma como s mismo . Nunca discute lo que hace, nunca piensa en lo que hace. Tal hombre pertenece al crculo mecnico de la 167. humanidad y est muy lejos del Crculo Consciente de la Humanidad. Sus opiniones son estereotipadas, sus topes estn fijados, sus actitudes son adquiridas y as es l una excelente clase de hombre, pero completamente dormido en s mismo. Tal hombre no est bajo la Ley de su Destino. Ahora bien, suponiendo que dicho hombre empiece a observarse a s mismo a la luz de la enseanza impartida por el Trabajo y comience a notar lo que dice y cmo se comporta y en ciertos momentos se pregunte por qu dice esas cosas y siempre se comporta de esa manera tal hombre est 168. empezando a observarse a s mismo y mediante la observacin de s ya no se identifica tanto consigo mismo. Tal hombre, tal mujer, ha empezado a convertirse en una persona ms interna: l mismo, ella misma. Empezaron a separarse de la Personalidad, y en especial de la Falsa Personalidad que gobierna la vida externa. Empiezan a convertirse en ellos mismos, a penetrar en un nivel ms profundo de s mismos. En otras palabras, empiezan a convertirse en lo que es real en ellos, en lo que es esencial. Y, a travs de esta lucha contra el estar identificado consigo mismo tal como son 169. mecnicamente, es inevitable que hallen que muchas emociones que hasta entonces haban credo necesarias, son innecesarias. Ven que muchas emociones innecesarias desaparecen de su vida y que esto tambin se aplica a muchos pensamientos, muchas maneras de pensar, a los que anteriormente daban tanta importancia. Todo ello significa un movimiento hacia lo interior, hacia la parte esencial de uno mismo, que es la parte verdadera. Y ese movimiento hace que un hombre, una mujer, se pongan cada vez ms bajo la Ley de su Destino esencial, para ser lo que son y haban de ser esencialmente. Con el tiempo llegan 170. a ponerse realmente bajo la Ley de su propio Destino. Reparen que la Ley de Destino que pertenece a la Esencia est compuesta de menos leyes que las que gobiernan la Personalidad, lo cual corresponde a elevarse en el Rayo de Creacin, o el Macrocosmos, al nivel llamado nivel planetario, que est bajo 24 leyes. En el Trabajo se lo designa con el nombre de desarrollo. Se podra pensar que el desarrollo significa un incremento de leyes pero si tomamos el nivel de la Luna en el Rayo de Creacin vemos que est bajo 96 rdenes de leyes y esto no es desarrollo. Por el contrario, es un descenso a una acrecentada e intil 171. confusin. Todo desarrollo consiste en llegar a ser ms y ms interno en la propia comprensin discerniendo a qu se asemeja uno y separndose de ello y al mismo tiempo significa una elevacin de todo nivel de ser en funcin del Rayo de Creacin a un nivel donde existen menos leyes. El Trabajo ensea que a un hombre le es posible alcanzar en s mismo el nivel del Sol. Como es sabido, en el Rayo de Creacin, el Sol, como es llamado, est bajo 12 rdenes de leyes, y tal hombre tiene un "Yo" Real o Amo que obra en l es decir, obedece a los principios superiores ocultos en la psicologa del Hombre. Pero esto no 172. nos concierne al presente. Al presente todos nos preocupamos por separarnos de la Personalidad y ver a qu se asemeja la Personalidad que est en nosotros mismos, y una manera de examinarnos es, como se ha dicho, descubrir las emociones innecesarias. Se ha imaginado alguna vez que la preocupacin, es una emocin innecesaria? Cree que hacer una tragedia de todas las cosas es una emocin innecesaria? Cree que preocuparse mucho por el comportamiento de una persona o por la marcha del mundo pertenece a la categora de las emociones 173. innecesarias? El Trabajo dice que todas las emociones negativas son innecesarias, ya sean de ansiedad o de preocupacin o las que se pueden llamar emociones obligadas. Algunas personas, ansiosas de hacer el Trabajo, suelen decir muchas veces cosas de este tenor: "Creo en el Trabajo, creo que me ayudar. Me gustara tanto saber a qu debo renunciar". Hacen esta pregunta con ansiedad o aun trgicamente. Por as decir, aprietan las manos y dicen: "Qu tengo que abandonar?" Pues bien, basta responderles que es exactamente esta manera de apretar las manos, esta actitud trgica, a lo que deben renunciar. 174. Deben comprender que estn identificados con el estar ansiosos y esta es la cosa misma que deben sacrificar. Pero, espera que una persona muy identificada consigo misma sea capaz de comprender lo que esto significa? Esta es la mayor dificultad en la enseanza del Trabajo. Cuando las gentes dicen que renunciarn, por ejemplo, a su voluntad, cometen un gran error. Hablan como si tuvieran voluntad, como si pudieran renunciar a ella como acto final, como algo acabado para siempre. Todo ello es ilusin. De qu sirve renunciar a lo que no se tiene? Y qu es lo que las gentes deben discernir ante 175. todo, aun antes de comprender de qu trata el Trabajo? Es preciso que disciernan, a travs de una prolongada observacin de s, que no tienen una Voluntad, sino muchas voluntades diferentes. Cada "Yo" tiene a su turno una Voluntad diferente, por eso, cmo pueden renunciar a la Voluntad? El Trabajo dice que hay una sola cosa a la que pueden renunciar al propio sufrimiento. Pero se imagina que las gentes sean capaces de entenderlo fcilmente? Se imagina que es algo muy sencillo renunciar al propio sufrimiento mecnico? Y sin embargo es la nica cosa a la que podemos renunciar en 176. nuestro presente nivel. Renunciar a nuestro sufrimiento. Dejar de sufrir intilmente. Tiene ello algo que ver con sus emociones negativas, con su compasin de s, con sus ideas personales sobre la significacin an no descubierta de su propia persona? S, todo esto tiene que ver con su sufrimiento. Cuando ha realizado algn acto de esta clase en s mismo sentir una ligereza y felicidad que le mostrar que el Trabajo tiene mucha razn en lo que dice. Ver por s mismo la verdad de lo que ensea el Trabajo. Y nadie puede hacer este Trabajo a no ser que empiece a ver la verdad de lo que 177. ensea mediante su propia experiencia. Ahora bien, renunciar al propio sufrimiento exige no identificarse con todo lo que se es al presente. Exige que se empiece a discernir que se posee una psicologa adquirida que reacciona de cierta manera mecnica de la cual es preciso separarse mediante un trabajo personal y sincero sobre uno mismo. Y este es un movimiento hacia el verdadero lado de uno mismo, el lado interno, el lado esencial, que est bajo las 24 leyes del Destino. El Destino es lo que deberamos ser. Todos los seres humanos fueron creados para llegar a ser algo mediante el Destino, y entre 178. ms se convierte un hombre o una mujer en el individuo esencial para lo que fue creado, menor sern las leyes bajo las cuales estar. El Destino significa en realidad lo que fue ordenado primordialmente, nuestro propio y verdadero destino. Cuando un hombre quiere realmente que este Trabajo forme parte de su vida, progresar inevitablemente hacia su crecimiento interior, hacia su destino interior. Por cierto tal vez llegue a convertirse en algo completamente diferente de lo que era en la vida. Muchas cosas accidentales, que pertenecen a su Personalidad, y en especial a su Falsa 179. Personalidad, se apartarn de l. Pero tal hombre har realmente el Trabajo y llegar a un punto que a ciertas personas le es posible alcanzar, un punto que le da su verdadero centro de gravedad y su verdadero Ser. Ya no ser ms un hombre artificial, un hombre inventado, que permanece en la superficie de las cosas, sino un Hombre Real. El objeto de este Trabajo es el de hacer de nosotros hombres y mujeres reales, no gentes inventadas, gobernadas por la Falsa Personalidad, porque, como tales, nada nos puede suceder, o digamos, muy escasas cosas nos pertenecen realmente. Si recuerda los principios del Trabajo, y 180. si trata de poner su voluntad, tal como la tiene, de los "Yoes" que desean trabajar, a la prosecucin de estos principios, a la prosecucin de ciertas reglas que le fueron enseadas, en especial sobre la charla equivocada, interior y exterior, si empieza a obedecer a la idea central que es preciso, por ejemplo, recordarse a s mismo, cabe decir que est renunciando a su voluntad ordinaria, tal como es. Siguiendo el Trabajo, meditando en lo que ensea, pensando en l, y llevndolo a su vida todos los das de una manera nueva, le ser posible progresar hacia el verdadero lado de su persona y escapar as a la Ley de Accidente. 181. Desde un punto de vista no tiene que renunciar a nada, ni tampoco le han de decir que haga algo. Pues gran parte del Trabajo consiste en no hacer algo que siempre se hizo. Pero aqu es menester luchar mucho tiempo para comprender cuan gentiles son las influencias del Trabajo. Es preciso, por ejemplo, que renuncie a sus emociones negativas. Qu significa renunciar a las emociones negativas? En primer lugar significa que hay que seguir lo que dice el Trabajo. Pero cmo puede renunciar a ellas? Ante todo, tiene que observarlas, y luego tratar de no identificarse con ellas. La mayora de las personas, unos cinco 182. minutos despus de haberse levantado por la maana, empiezan a identificarse con las emociones negativas, es decir, se identifican con sus habituales reacciones personales contra la vida. No observan lo que les sucede por carecer simplemente de auto-observacin en el sentido del Trabajo. Se entregan al abandono. No se recuerdan a s mismas. No se mantienen unidas internamente. En otras palabras, al levantarse caen instantneamente, en el sueo. Se pasan el da atrayendo hacia s situaciones y cosas que no les sucederan si se recordaran a s mismas. Media hora de trabajo por la maana produce una 183. notable diferencia en todo el da. Todos ustedes comprenden muy bien lo que significa estar bajo la Ley de Accidente y la Ley de Destino o Fatalidad. Pero las gentes deben encontrarlo por s mismas. Las gentes muchas veces abren cartas en el momento en que se levantan. Me pregunto por qu lo hacen. Acaso es necesario sumergirse inmediatamente en los accidentes de vida sin haber levantado en uno mismo cierta resistencia a la vida, sin haber tenido un instante sagrado de Recuerdo de S consigo mismo, de modo que la vida y todos sus accidentes no irrumpan instantneamente y ocupen toda la 184. psicologa?