reproducción asistida - .español en técnicas de reproducción humana asistida ... del...

Download Reproducción Asistida - .Español en técnicas de reproducción humana asistida ... del racionamiento

Post on 11-Oct-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Reproduccin Asistida

  • 4 - Vol. 19- n 7 - Enero-Febrero 2002

  • - 5Vol. 19 - n 1 - Enero-Febrero 2002

    R E V I S T A I B E R O A M E R I C A N A D E

    COORDINADORA CIENTIF ICA DE REPRODUCCION H U M A N A

    Criterios para la utilizacin de los recursos del Sistema Nacional de SaludEspaol en tcnicas de reproduccin humana asistida

    Guidelines for the use of the resources belonging to the Spanish NationalHealth System in assisted reproductive techniques

    Grupo de Inters de Centros Reproduccin Humana Asistida

    del Sistema Nacional de Salud

    En la elaboracin y consenso de los criterios que se exponen ms adelante han participado, desde la constitu-cin del Grupo en 1999 los siguientes mdicos especialistas:

    DR. ALBERTO, Jos Carlos. Hospital Universitario de Canarias. La Laguna. Tenerife.DR. ALONSO-ZAFRA, Jorge. Hospital 12 de Octubre. Madrid.DR. ARNOTT, Ignacio. Hospital Central de Asturias. Oviedo.DR. CABERO, Alberto. Hospital Vall dHebron. Barcelona.DR. CALAF, Joaqun. Hospital Sta. Creu i San Pau. Barcelona.DR. CANO, Ignacio. Hospital Materno Infantil Carlos Haya. Mlaga.DR. CASTRO, Francisco Javier. Hospital Prncipe de Asturias. Alcal de Henares.DRA. CUADRADO, Carmen. Hospital La Paz. Madrid.DR. DE LA FUENTE, Alfonso. Fundacin Jimnez Daz. Madrid.DR. DIEZ, Eloy. Hospital Clnico Universitario. Valladolid.DR. DOLZ, Miguel. Hospital Clnico Universitario. Valencia.DR. FABREGUES, Francisco. Hospital Clnico. Barcelona.DR. FONTES, Juan. Hospital Materno Infantil Virgen de las Nieves. Granada.DRA. GARCIA-LARGO, M Antonia. Hospital Virgen de la Salud. Toledo.DR. GOMEZ PARGA, Jos Luis. Hospital Juan Canalejo. A Corua.DR. GONZALEZ BATRES, Clemente. Hospital Miguel Servet. Zaragoza.DR. GONZALEZ DE MERLO, Gaspar. Complejo Hospitalario de Albacete.DR. GOSALVEZ, Antonio. Hospital 12 de Octubre. Madrid.DR. GRIS, Jos M. Hospital Vall dHebron. Barcelona.DR. IZQUIERDO, Manuel. Fundacin Jimnez Daz. Madrid.DR. MARQUETA, Javier. Hospital Son Dureta. Palma de Mallorca.DRA. MARTIN, Elena. Hospital Virgen de la Salud. Toledo.DR. MARTINEZ NAVARRO, Luis. Hospital Materno Infantil Virgen de las Nieves. Granada.DR. MATORRAS, Roberto. Hospital de Cruces. Bilbao.DR. MOLINI, Juan Luis. Hospital Virgen del Roco. Sevilla.DR. MORETA, Segismundo. Fundacin Hospital de Alcorcn. Madrid.DRA. ORTA, M Angeles. Hospital Virgen del Roco. Sevilla.DR. PEREZ MILAN, Federico. Hospital Clnico Universitario. Valladolid.DRA. RAMON, Olga. Hospital de Cruces. Bilbao.DR. ROMEU, Alberto. Hospital Universitario La Fe. Valencia.DR. RUIZ BALDA, Jose Antonio. Hospital 12 de Octubre. Madrid.DRA. TARONGER, Roser. Complejo Hospitalario de Albacete.DR. VAZQUEZ, Domingo. Hospital Xeral Ces. Vigo yDR. PEINADO, Jos A. Fundacin Salud 2000, Madrid, coordinando las actividades del grupo.

    Criterios para la utilizacin de los recursos - 5

  • Para la introduccin al documento y sus conside-raciones de aspecto normativo, as como para el con-sentimiento informado, se ha contado con las valiosasaportaciones de D. JAVIER SNCHEZ CARO,Subdirector General Jefe de los Servicios Jurdicos delINSALUD y D. FERNANDO ABELLAN, letrado, ex-perto en derecho sanitario. El Grupo agradece esta es-pecial colaboracin. Asimismo, el Grupo quiere tam-bin agradecer el apoyo prestado por la FundacinSalud 2000 y la revisin final al documento realizadapor los Dres. Segismundo Moreta, M Angeles Orta,Federico Prez, Alberto Romeu y Roser Taronger.

    INTRODUCCIN, CONSIDERACIONESNORMATIVAS Y ASPECTOS RELATIVOS

    AL CONSENTIMIENTO INFORMADO

    1. Planteamiento de la cuestin

    El establecimiento de decisiones que implican cri-terios de priorizacin en el mbito sanitario es asuntodelicado y espinoso y, sin embargo, se muestra comoabsolutamente necesario en los sistemas pblicos desalud. Se trata de un asunto delicado en cuanto se re-fiere a un bien esencial para la vida y que constituyeuna plataforma necesaria para el desarrollo y realiza-cin personal de los seres humanos. Y es tambin unasunto espinoso, porque el hecho de establecer priori-dades significa discriminar a unos en relacin a otrosy, en consecuencia, un factor de conflicto para cual-quier sociedad.

    Una aproximacin al tema puede hacerse desde unngulo fundamentalmente econmico. Desde estepunto de vista se persigue siempre la mayor utilidadposible en relacin con los escasos recursos disponi-bles, distinguiendo en tal sentido la racionalizacindel racionamiento. En el primer caso, se seala que eltrmino tiene que ver con una utilizacin eficiente delos servicios sanitarios existentes, de tal suerte que seobtenga la mxima efectividad en el estado de saludde la poblacin con los recursos disponibles. En elcaso del racionamiento, en cambio, nos encontramoscon que los servicios sanitarios que una sociedad pue-de ofrecer no se hayan a disposicin de todos aque-llos que podran beneficiarse de ellos1. En consecuen-cia, el punto de vista econmico se centrafundamentalmente en el anlisis del coste-efectivi-dad. Sin embargo, no es posible descartar otro tipo deconsideraciones, que se podran nuclear alrededor delconcepto de justicia, y que se formulan normalmentebajo los trminos de equidad o de igualdad.

    El resultado de todo ello es la existencia, inmedia-

    tamente que se plantea, de una importante controver-sia social en la que los actores intervinientes (ciuda-danos, profesionales sanitarios, instituciones, autori-dades, etc. ...) tratan por todos los medios de hacerprevalecer sus decisiones.

    La confrontacin de situaciones y valores se ponede relieve al detectar una serie de variables que sonimportantes para los objetivos perseguidos. As, se hasealado la edad (jvenes frente a viejos) y cuyoejemplo ms destacado sera el trasplante; la valora-cin de la conducta individual responsable (fumado-res, alcohlicos, drogadictos); el efecto del tratamien-to y la gravedad de la enfermedad, segn que secontemple el tratamiento para personas muy gravessin que mejoren mucho o tratamiento que cura com-pletamente a personas que no estn graves; los costes,que plantean el problema de donde hay que gastar elpresupuesto limitado: pocos tratamientos pero de altocoste y que mejoran mucho a un pequeo nmero depersonas o tratamientos que mejoran poco pero a ungran nmero de usuarios; en fin, el problema de lostratamientos curativos frente a los preventivos o elque plantean los tratamientos paliativos.

    Es un lugar comn criticar al utilitarismo por con-secuencialista, al negar la asistencia a aquellos conproductividades en trminos de salud menores. Sinembargo, tambin se puede criticar al igualitarismoextremo, ya que no atiende al inters del ms desfa-vorecido. En definitiva, el objetivo es siempre ofreceruna asistencia sanitaria de forma eficiente pero concriterios de justicia y de equidad, teniendo en cuentaque cualquier priorizacin debe gozar de un apoyosocial previo y sin olvidar que hay preferencias socia-les que identifican un nmero de factores que no pue-den obviarse: el potencial de salud, las situaciones deriesgo mortal, la gravedad de la enfermedad, la certe-za en el tratamiento y el mantenimiento de la espe-ranza de vida o la influencia de la edad.

    2. Listas de espera en reproduccin asistida

    La discordancia entre los recursos sanitarios p-blicos, cuando son escasos, en relacin con la deman-da de los usuarios, plantea con toda su crudeza la ne-cesidad de establecer criterios de priorizacin que setraducen, en la prctica, en la lista de espera.

    La Administracin sanitaria tiene un deber de

    6 - Vol. 19- n 7 - Enero-Febrero 20026 - Criterios para la utilizacin de los recursos

    1 V. Jos Luis Pinto Prades y Joan R. Snchez Tuomala,Establecimiento de prioridades en las prestaciones sanitarias enbase a informacin sobre las preferencias sociales, Ministerio deSanidad y Consumo, Madrid 1999, pginas 7 y siguientes.

  • - 7Vol. 19 - n 1 - Enero-Febrero 2002 Criterios para la utilizacin de los recursos - 7

    puesta de medios materiales y humanos para la pres-tacin del servicio sanitario y si dichos medios son li-mitados existe el deber jurdico de los ciudadanos desoportar las molestias de la espera, las precauciones yprevenciones que hay que tener en tanto llega el mo-mento de la intervencin, la desazn que ello implicao la rebaja que supone en la calidad de vida por con-troles o vigilancia del padecimiento hasta la interven-cin. Ahora bien, el dao que se sufra por las citadascircunstancias debe ser indemnizado cuando vengadado por una lista en s mal gestionada o irracional,de duracin exagerada, cuando hubiere un error en laclasificacin de la prioridad del enfermo o cuando enel curso de esa espera se produjesen empeoramientoso deterioros de la salud que lleven a secuelas irrever-sibles o que mitiguen, sin llegar a anularla, la eficaciade la intervencin esperada. Pero en cualquier caso,como han dicho los Tribunales en alguna ocasin2, elhecho de que la lista de espera pueda considerarse co-mo una realidad asumible, en virtud de las propias ca-rencias o limitaciones del Sistema de Salud, no impli-ca por s misma que el paciente tenga la obligacin desoportar los daos irreparables que se le puedan cau-sar.

    En el caso de la reproduccin humana asistida, ha-bra que convenir que cuando una mujer hubiera sidorechazada en el sistema pblico por no ser mayor deedad, carecer de buena salud psicofsica o cualquierotro motivo previsto en la Ley sobre tcnicas de re-produccin asistida, debiera serlo, en pura teora y enigual medida, en los centros privados, ya que las nor-mas son las mismas para todos. En el caso de accesoa las tcnicas de reproduccin dentro del SistemaNacional de Salud por una mujer que no fuera infr-til, sta tendra que asumir el coste del tratamiento,pues el catlogo de prestaciones sanitarias pblicasexige el citado requisito de infertilidad3. Cuestin dis-tinta es que la mujer usuaria de las tcnicas considereque fue rechazada injustamente en

Recommended

View more >