fea internacional 8va edición

Download Fea Internacional 8va edición

Post on 24-Jul-2016

215 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Exponen: Ribs, Paola Livas, Silvana de Paola, Isamari Garca, Cuauhtmoc Zamudio Flores, Beatriz Milln, Cecilia Andaln.

TRANSCRIPT

  • P 1

  • P 2

    EDITORIAL

    Paola Livas MANIFIESTO

    Silvana de Paola INTERVENCIN

    Isamari Garca FOTOGRAFA

    Cuahutmoc Zamudio III LITERATURA

    Beatriz Milln FOTOGRAFA

    Cecilia Andaln COLLAGE

    DIRECTORIO

    i n d i c e

    0 3

    0 4

    0 8

    1 2

    1 7

    2 0

    2 2

    2 3

  • P 3

    En esta edicin muchas de las piezas reproducen o aluden al tiempo generando construcciones e integrando temas como la inseguridad, economa, vida/muerte, anlisis social, entre otros, lo interesante de estas manifestaciones son los mtodos que cada quien emplea para evidenciarlo y la transformacin de los elementos en la sub-jetividad de el mensaje.

    La colectividad es clave para la difusin de la produccin artstica, me parecen significativos

    los espacios y colectivos que se han gestado en el Centro de Monterrey en este ao, lugares que nos han dado la oportunidad de presentar este proyecto y que al igual que nosotros buscan compartir y conocer la cultura local, colec-tivos que tienen como primer objeto expresar, dialogar para conocer otra opinin en temas que nos involucren. Gracias estos espacios/colecti-vo y a los colaboradores y expositores de est edicin.

    Libertad Castillo

  • P 4

    P a o l a l i va s

    MANIFIESTO DE ACTUALIDAD

    Pieza realizada a travs de mis reflex-iones sobre el concepto de dispositivo de Gilles Deleuze. Siguiendo la idea de que el archivo es el cmulo de informacin que nos ha legado la historia, y que produce nues-tra actualidad, imprim los manifiestos de

    las vanguardias (futurista, dadasta, sur-realista, bauhaus, suprematista) y elabor una libreta de apuntes con ellos.Escrib un manifiesto de actualidad donde

    asumo mi rol como sujeto operante en el mundo del arte y soy consciente de las in-fluencias que me mueven.

    La pieza no est solamente en la elabo-racin de la libreta, sino en el ejercicio constante de escribir nuevas ideas o pens-amientos en ella en la cara opuesta del papel que lleva impreso la justificacin de

    las corrientes vanguardistas.

  • P 5

    Manifiesto de actualidad

    1. Soy un sujeto inserto en el dispositivo del arte.2. Las lneas de fuerza que operan en m devienen de la pugna del poder-saber de las enunciaciones del pasado.3. Mis reflexiones se originan en un espacio de subjetivacin.4. El archivo de la historia del arte produce mi actualidad, los valores del poder-saber son cambiantes.

    Paola Livas. Agosto, 2015

  • P 6

  • P 7

  • P 8

    S i lva n a d e p a o l a

    El dinero hoy en da es simplemente una idea, un concepto de un documento de papel que tiene un valor intangible, ya que no esta respaldado por un lingote de oro y el valor que se le otorga cambia segn el flujo del mismo, la demanda y la necesidad

    econmica de conservar ese smbolo de la moneda. A pesarde ser meramente un concepto condiciona nuestras vidas y la estructura social. El acumulamiento de anhelos, de querer ms, de necesitar ms, la pasin por el dinero es la pasin por todo aquello que deseamos, por un objeto de deseo que no est realmente definido, el lenguaje de dinero es un lenguaje

    que presenta un mundo que no tiene ningn lmite: un mundo de deseo ilimitado (Badiou, Alain).

    fakEvaluEtiME

  • P 9

    Partiendo de una reflexin

    sobre la condicin impor-tante que tiene el valor monetario en nuestra socie-dad se comienza este proyec-to donde se decide explorar la relacin que hay entre el valor del dinero y el val-or del tiempo como artefac-to que condiciona la ganan-cia o en este caso el valor real del dinero generado.

    En esta pieza fake.value.time se utilizaron difer-entes billetes generados durante el trabajo de una quincena en los que se pro-

    cedi a realizar la accin de sellarlos con la equivalen-cia de la cantidad de horas laboradas tomando en cuenta el salario mnimo segn la zona geogrfica en la que me

    encuentro: Monterrey, dnde ste es de $70.10 pesos por un da laboral que consta de 8 horas trabajadas.

    A partir de esto todos los billetes fueron puestos de vuelta en circulacin, re-integrndose al sistema de utilizacin del mismo, me-diante estas dos acciones cuestiono la importancia

  • P 1 0

    de ese valor in-tangible del din-ero, cmo puede condicionarse ese concepto, cmo es que puede tener el valor de constru-ir nuestras vidas a partir del tiem-po que nos genera esta ganancia mon-etaria.

    Podrn crearse nuevas formas? nuevos movimientos socioeco-nmicos, que sean capaces de derrocar el embrujo del dinero?

  • P 1 1

  • P 1 2

    I s a m a r i g a r c i a

    UNA TRANSICIN hACIA OTRA hISTORIA(TerApiA #1)

  • P 1 3

    Cuando comenz el periodo de violencia en mi vida, comenz un momento difcil para mi de todos los lugares y situa-ciones en los que me encontraba mi cuerpo estaba presente pero mi mente no, solo quera comenzar a flotar y salir de

    ah, senta la necesidad de escapar incluso de mi pas.

  • P 1 4

    Las palabras violacin, secuestro y tortura me paral-izaban, hacan que los sonidos se fueran distorsionando lentamente hasta escuchar ecos, mientras mi mente imag-inaba que llegaba a un lugar donde no exista el morbo.

  • P 1 5

    Esta serie fue creada totalmente con mi inconsciente, todos los elementos fueron puestos ah por traumas que para mi sanan a travs de la creacin de las piezas.

  • P 1 6

  • P 1 7

    C u a u h t e m o c Z a m u d i o I I I

    2

    Cuando joven acostumbraba pensar que la poesa era una cualidad que te volva una persona ms sensible, pero ahora pensaba justamente lo contrario. Repas los escritos y no encontr ms que adjetivos utilizados como patadas de ahogado, verborrea desesperada y un compendio de letras que buscaba razonar lo que no senta. En muchas maneras el ser humano quiere vivir demasiado; cuando jo-ven demasiadas emociones y cuando viejo demasiados aos. Cuando joven pensaba que era sensible, se volva un mrtir y realmente era una mierda.

    Algunas veces me siento tan de-sordenado, tan alterado, como si todo estuviera fuera de control aunque realmente no lo estuviera. No s si en realidad sea un proceso por el que pasen todos pero algunas veces trato de convencerme de que es tan slo

    eso. Detrs de sus rostros confiados se encuentran desenvueltos enormes monstruos que los espantan a la hora de ir a la cama, aterrados de la sole-dad, recordndoles que al nacer uno es slo uno, y con el tiempo, por ms bello que se suponga, no hay nada por hacer. Tal vez intento demasiado dar-le un camino a las palabras y eso las vuelve forzadas. Jams alcanzaremos a compartir ms all de esto. Cmo podramos conectar nuestros nervi-os? Quisiera romper con esa barrera.

    Por favor, explcame cmo hacerlo. Borrar el contorno que delinean nues-tros cuerpos. Son slo recipientes de vsceras Somos nosotros slo eso? S, solamente recipientes. Surg en el da en que mi madre pari al cro y me ir bajo tierra devorado por gusanos. Eso es todo. Para nacer hay que destruir un mundo, se lee en algn libro, pero

    La vida de las Sombras (Segunda Parte)

    Colaboracin con Alessandra Baragiotta

  • P 1 8

    vivimos en un mundo que ha sido constantemente destrozado; no hay algo que realmente valga la pena.

    Sus ojeras estaban frescas. Los 17 aos con los que contaba lo hacan lucir esculido, tena una barriga a base de cebada y el cabello corto. Lo que quera explicarle es que lo ma-taba el ocio, que pensaba que la vida sera demasiado corta, que tena que ser divertida y estaba completamente aburrido. -Un cmulo de ideas, an-ecdticas historias reducidas a un ente. Puedes ponerme el nombre que quieras, ese podra ser yo o cualquier otro.- Las palabras no se permitan dejar de celebrarse, no queran de-tenerse. Una tras otra encontraban la escapatoria que haban buscado, saban que volveran al triste interior de ese individuo pero se alegraban de librarse por ahora.

    Ella lo miraba enternecida. La voz de l era tranquila y sin sobresaltos; tan quieto, tan cauteloso. No paraba de hablar sin causar estragos, resignado y suave. Ideas saliendo a caudales de su boca, apretujndose por ser la prime-ra en liberarse despus de tanto tiem-

    po viviendo ah dentro pudrindose. La paz acompaada por desdicha era sumamente desagradable, tan acos-tumbrada a estar que apenas llegaba uno a percibirla. Nauseabunda te iba enfermando, infectando tu interior; esa misma triste paz que ya no te deja, se echa a tu lado en espera de aguzar los dientes, sin perturbarse va por lo que vuelve suyo y nosotros apenas la percibimos. Pero en aquel rostro, con los prpados cados y la mirada disipada, ella logr observarlo por completo en su mxima glorificacin, de pie sobre sus patas traseras con el torso extendido hacia las alturas, hocico abierto exponiendo cada col-millo. Una mueca de dolor, la rabiosa corrosin de un gruido, temblorosas algazaras bufonas; todo caba en sus dientes, orgulloso de domesticar al hombre.

    Lo mir punzante. De la nada, el mun-do se haba vuelto un lugar distante y vaco. Se daba cuenta de las palabras tan insignificantes que esta persona pronunciaba. Durante un momento, se sinti en el centro del mundo a la vez se volva tan pequea su existen-cia. Le molestaba la idea de estar pre-

  • P 1 9

    stando atencin a esta persona, extendiendo a cada pisada que daba comenzaba a dejar un rastro que no era ni mancha, ni aroma. Se ale-jaron para no volver a verse.

    Hace mucho tiempo que slo lucan famil-iares, que el diario se volvi un hecho que llega sin esperarse. Ella desde ese entonces contina feliz con su vida, pero tiene un vaco en sus adentros. Para ella lo predecesor fue calmo. Aq