190-200 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Download 190-200 Sobre Las Enseñanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

Post on 17-Nov-2015

3 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

190-200 Sobre Las Enseanzas de Gurdjieff Y Ouspensky

TRANSCRIPT

<ul><li><p>MAURICE NICOLL </p><p>COMENTARIOS PSICOLGICOS </p><p>SOBRE LAS ENSEANZAS DE </p><p>GURDJIEFF Y OUSPENSKY </p><p>VOLUMEN 20 </p></li><li><p> 190</p><p>traducida equivocadamente por arrepentirse. Para cambiar el ser, para elevar su nivel, es preciso pensar de una nueva manera. Y todas las ideas que se imparten una y otra vez en el Trabajo tienden a procurar los medios de pensar de una nueva manera. La idea de que el Hombre est dormido es una nueva idea, tal como su aplicacin personal que significa que uno est dormido. La idea general de que el hombre puede evolucionar en esta vida, y de que fue creado para que lo haga as, es asimismo una nueva idea. Han entendido la idea de evolucin tal como la ensea el Trabajo? Ha llegado ya a formar parte de su pensamiento? En suma, lo han pensado seriamente? O es simplemente un vago concepto en su memoria? Recuerden que el Trabajo slo se ensea durante cierto tiempo. Este tiempo tiene un lmite. Hay evolucin y no hay evolucin. Para nosotros como individuos, no hay evolucin mecnica. Pero hay una evolucin consciente, y la enseanza esotrica en todos los tiempos se ha referido a la posibilidad de una evolucin individual consciente. La evolucin consciente slo tiene lugar mediante un esfuerzo consciente. A esto se refiere el Trabajo. Un solo individuo puede evolucionar. La humanidad no puede evolucionar salvo en funcin de la evolucin de los planetas. Usted puede evolucionar ahora. Pero no todos pueden evolucionar. No hay evolucin colectiva: pero hay evolucin individual. De usted depende todo, como individuo y como organismo auto-evolutivo. Entiende la enseanza del Trabajo sobre este particular? Hay un ejemplo, y solo un ejemplo de pensamiento desde la idea del Trabajo. Si usted empieza a pensar desde esta idea recibir fuerza para trabajar sobre s mismo. Mientras que, si sus ideas no son claras, o son meras ideas de vida, pensar incorrectamente. En su mente las ideas sern incorrectas y por eso, cuando trate de trabajar sobre s, lo que est haciendo estar en contradiccin con sus pensamientos ordinarios. Y de este modo sus pensamientos e ideas ordinarios contrarrestarn sus esfuerzos. Mientras que, si trabaja sobre s en presencia del Trabajo es decir, en correspondencia con las ideas del Trabajo sus esfuerzos recibirn la ayuda de las ideas del Trabajo en su mente. Las ideas del Trabajo son conductoras de una gran fuerza cuando se las entiende y llegan a formar parte de su pensamiento interior. Pero las ideas de vida le extraen su fuerza. Hacen que usted se identifique con la vida y todos sus eventos. La vida agota a la gente. Las ideas del Trabajo lo protegen de la vida y le ayudan a crear ms fuerza, impidiendo que la vida, la Luna lo "coma". Impiden que la vida lo transforme en una mquina dirigida por los eventos exteriores. Las ideas de Trabajo reinterpretan la vida para usted. Le dicen a qu se asemeja la vida. Ahora nos referiremos a la parte inicial de este Documento al hombre que dice "Mi libro, mi almuerzo, mi cena", y que tiene tantas ideas sobre sus derechos sagrados. Tal hombre est en todo hombre y es el que piensa desde la vida. Pero en el Trabajo debemos aprender gradualmente a no pensar ms de este modo. Los asuntos personales pierden su importancia en vista de las ideas de la enseanza. Si no podemos escapar de este nivel de pensamiento personal, de egosmo personal, de las ofensas personales y las ventajas personales, cmo seremos capaces de pensar ms all de nosotros mismos y de nuestras necesidades? Cuando fui con mi mujer al Instituto en Francia, G. nos dijo: "Recuerden, la Personalidad no tiene derecho a existir aqu". Piensen en lo que ello significa! Cuan difcil es hablar en el Trabajo a gente que se da mucha importancia, que tiene extraordinarias ideas sobre si misma. Son personas que tienen sentimientos de s o formas particulares de egosmo. Y es esta base de egosmo, de auto-engreimiento y de auto-admiracin la que debe ser desplazada y cuan difcil es! Y vern que el hombre o la mujer que tiene una alta opinin de s mismo no ser capaz de prestar atencin a las ideas de Trabajo. Una persona que tiene un fuerte sentido de su virtud tendr al mismo tiempo un fuerte sentido de lo mo y de mi. Por qu? Porque tal persona piensa en todo momento en mi libro, en mi almuerzo, en mi cena, yo mismo, mi valor personal. Es un estado de sueo. Esta es una razn, una de muchas, por la cual las ideas del Trabajo, que estn concebidas para producir una revolucin mental, </p></li><li><p> 191</p><p>un cambio de mente, en suma, una transformacin, no pueden actuar sobre nosotros como deberan. Un hombre en el Trabajo debe llegar a darse cuenta de que no es nada. Contemplamos vagamente los diagramas o tomamos notas. O decimos: "Oh, s, ya lo he odo antes", y seguimos pensando como lo hacamos antes, que estamos seguros de nuestro valor y de conocer realmente lo que es correcto y lo que es incorrecto. Pero este sueo, esta profunda infatuacin de nosotros mismos, este auto-engreimiento, deben cesar con el tiempo. Un hombre debe comenzar a sentir que para l no hay otra cosa que el Trabajo, y que debe pensar hondamente por s mismo y comprender el significado de todo lo que se le ensea, da tras da en el Trabajo. Entonces, por fin, empieza a despertar. El Cochero que hay en l se trepa a la caja y se apodera de las riendas. El Cochero es el intelecto no el intelecto ordinario sino el intelecto que comienza a pensar las ideas del Trabajo. Es la mente que se despierta. Es pensar de una nueva manera. Este es el hecho sobre el cual se insiste tanto en los Evangelios pensar de una nueva manera el primer paso que lleva a un cambio de ser. Esto es lo que en los Evangelios se llama "or" "aquel que oiga..." Es or las ideas con la mente, no con los odos, no con la memoria. Y slo esta clase de or despertar al Cochero. Es or, no las palabras, sino el significado de las palabras. Esto es or. Sabemos, de acuerdo con la enseanza del Trabajo, que el Hombre es sembrado en la "Tierra" por el "Sol", como una semilla capaz de desarrollarse a s misma. El Hombre es un experimento en la Tierra, un experimento realizado en el laboratorio del Sol. Ahora bien, esta es una nueva idea. El nivel de Ser e Inteligencia, tal como lo representa exteriormente el Sol y lo seala la nota Sol en el Rayo de Creacin, crea al Hombre como un experimento en la Tierra, representado por la nota inferior Mi. Es preciso observar que el Hombre es creado desde arriba, desde un nivel superior. La nota Sol, representada externamente por el Sol, crea al Hombre en la Tierra con el objeto de que evolucione en comprensin hasta alcanzar el nivel de la nota Sol. Por lo tanto el Hombre fue creado incompleto, no desarrollado, no evolucionado pero capaz de evolucin. A menos que el nivel de Ser e Inteligencia representado por la nota Sol en el Rayo de Creacin reciba un nmero suficiente de seres humanos evolucionados, que ascienden desde la nota Mi, la ramilla de todo el rbol del Universo creado a saber, nuestra Tierra y la Luna ser destruida como algo intil. Para el Hombre son posibles dos clases de evolucin. El hombre se encuentra situado en un Ser llamado Tierra cuyo perodo de evolucin es muy extenso si se lo compara con la vida del Hombre. Antes de que la Tierra evolucione hasta llegar al estado del Sol, deben pasar muchos millones de aos de nuestro tiempo. Para la tierra es meramente toda su vida. Sin embargo, la Tierra puede dejar de evolucionar, en cuyo caso se desmenuzar en una masa de pequeos fragmentos que girarn en torno del Sol como minsculos "planetas" o "asteroides". Entre las rbitas de Marte y Jpiter hay gran cantidad de estos asteroides. Ahora bien, la evolucin de la Tierra es demorada por la evolucin de la Luna. Es preciso comprender que la idea de un planeta que evoluciona es una idea del Trabajo. No se la encuentra en la ciencia. Altera todas nuestras nociones del Universo. De acuerdo con la enseanza del Trabajo, el tiempo que necesita un planeta para evolucionar es alrededor de ochenta mil millones de aos del tiempo del Hombre. Los remitir a la Tabla del Tiempo. Para el planeta mismo es un perodo de ochenta aos en la escala de su tiempo. Puesto que la Tierra est en estrecha relacin con su Luna, la evolucin de la primera es demorada por el estado de la segunda. En realidad hay influencias vibraciones y materias muy finas que llegan continuamente a la Luna desde la Tierra y la alimentan del mismo modo que el Sol alimenta a la Tierra. Por ejemplo, todo el intil sufrimiento humano, las emociones negativas y la violencia en la Tierra, alimentan a la Luna. Recuerden que nada se pierde en el Universo. Si el hombre pudiera evolucionar rpidamente es decir, empezar a despertar el </p></li><li><p> 192</p><p>sufrimiento intil y la violencia dejaran de existir en la Tierra. Pero no interesa a la Tierra ni a la Luna que el Hombre evolucione independientemente de ellas. La evolucin del Hombre debe ir a la par con su evolucin. Esta es una de las dos clases de evoluciones posibles para el Hombre. Vern que exigen perodos de tiempo tan prodigiosos que en la prctica carecen de sentido para nosotros. No tienen relacin alguna con nuestra breve vida. Por dicha razn se dice en el Trabajo que no hay progreso en los asuntos humanos. Los planetas mantienen al Hombre demorado lo mantienen dormido. Citar aqu ,una conversacin que G. tuvo con Ouspensky, hace muchos aos, antes de que este ltimo hubiera visto el diagrama del Rayo de Creacin. G. expona algunas ideas preliminares que conducan al gran concepto del Rayo. El Sr. Ouspensky refiere esta conversacin. En aquella poca me haba sorprendido mucho una charla acerca del sol, los planetas y la luna. No recuerdo cmo empez esta charla, pero s que G. traz un pequeo diagrama y trat de explicar lo que llamaba la correlacin de fuerzas en los diferentes mundos. Se relacionaba esto con una charla previa que se refera a las influencias que actan sobre la humanidad. La idea era grosso modo as: la humanidad, o, ms correctamente, la vida orgnica sobre la tierra, sufre simultneamente la accin de influencias que provienen de diversas fuentes: influencias de los planetas, influencias d la luna, influencias del sol, influencias de las estrellas. Todas estas influencias actan simultneamente; una influencia predomina en un momento dado y otra en otro. Y para el Hombre existe cierta posibilidad de escoger las in-fluencias en otras palabras, de pasar de una influencia a otra. "Explicar el cmo demandara una charla muy larga", dijo G., "as hablaremos sobre este particular en otro momento. Ahora deseo que comprenda una cosa: es imposible liberarse de una influencia sin quedar sometido a otra. Todo ello, todo el trabajo sobre s, consiste en elegir la influencia a la cual uno desea someterse y en caer bajo esta influencia. Y para eso es preciso conocer de antemano qu influencia es la ms provechosa". Lo que me interesaba en esta charla fue que G. habl de los planetas y la luna como si fueran seres vivientes, con una edad definida, un perodo definido de vida y posibilidades de desarrollo y transicin a otros planos de ser. Segn lo que dijo pareca que la luna no era un "planeta muerto", como por lo general se acepta, sino, al contrario, un "planeta naciente", un planeta en la etapa inicial de su desarrollo que an no haba "alcanzado el grado de inteligencia posedo por la tierra". "Pero la luna est creciendo y desarrollndose" dijo G. "Y dentro de un tiempo alcanzar posiblemente el mismo nivel que la Tierra. Entonces, cerca de ella aparecer una nueva luna y la Tierra llegar a ser su sol. Hubo un tiempo en que el Sol era como la Tierra. Y an antes el Sol era como la Luna." ste despert en seguida mi atencin. Nada me pareca tan artificial, tan indigno de confianza y dogmtico como las acostumbradas teoras sobre el origen de los planetas y los sistemas solares, desde la teora Kant-Laplace hasta la ltima, con todos sus agregados y variaciones. El "pblico general" considera que esas teoras o, en todo caso, la ltima conocida, son cientficas y estn comprobadas. Pero en realidad no hay nada menos cientfico y comprobado que ellas. Por lo tanto el hecho de que el sistema de G. aceptaba una teora por completo* diferente, una teora orgnica que se originaba en principios enteramente nuevos y que mostraba un orden del universo diferente, me pareca muy interesante e importante. "En qu relacin est la inteligencia de la Tierra con la inteligencia del Sol?" pregunt. "La inteligencia del Sol es divina", dijo G. "La Tierra puede llegar a ser como el Sol; pero esto, desde luego, no est garantizado y la Tierra puede morir sin haber logrado nada." ''De qu depende sto?" pregunt. La respuesta de G. fue muy vaga. "Hay un periodo definido", dijo, "para cada cosa. Si, pasado cierto tiempo, lo que deba ser hecho no lo ha sido, la Tierra puede perecer sin haber alcanzado lo que podra haber alcanzado". </p></li><li><p> 193</p><p>"Se conoce ese perodo" pregunt. "Se conoce", dijo G. "Pero no seria en absoluto provechoso que la gente lo conociera. Sera hasta peor. Algunos lo creeran, otros no lo creeran, aqullos exigiran pruebas. Luego empezaran a romperse la cabeza los unos a los otros. Todo acaba de este modo." En otra oportunidad, en conexin con la idea de que la evolucin del Hombre en general es demorada por la evolucin de los planetas, G. habl de progreso. La charla se refera a las ltimas invenciones de la ciencia y as al aparente progreso del Hombre. G. dijo: "S, las mquinas estn progresando, pero no el Hombre". En respuesta a la pregunta de si el Hombre no haba progresado mucho ms all de lo que era antes, aun en los tiempos histricos, G. dijo: "Es extrao que ustedes crean tan fcilmente en la palabra progreso. Es como si esta palabra los hubiera hipnotizado, de modo que no pueden ver la verdad. El Hombre no progresa. No hay progreso alguno. Todo es exactamente lo mismo de lo que era hace miles, y decenas de miles, de aos. Es slo la forma exterior la que cambia. La esencia no cambia. Esto se debe a que el Hombre permanece esencialmente el mismo. La gente 'civilizada' y 'culta' vive exactamente con los mismos intereses que los salvajes ms ignorantes. La civilizacin moderna descansa en la violencia y la esclavitud, pero stas adoptan diferentes formas exteriores. Todas las bellas palabras sobre el progreso y la civilizacin son meras palabras. Si el Hombre es el mismo, la vida es la misma". Claro es que estas palabras nos produjeron una profunda impresin, porque fueron dichas en 1916, en la poca en que las ltimas manifestaciones de "progreso" y de "civilizacin", en la forma de una guerra que el mundo an no haba visto, seguan creciendo y desarrollndose, arrastrando a millones y millones de hombres en su rbita. Record que pocos das antes de esa charla haba visto dos enormes camiones cargados hasta la. altura del primer piso de las casas con nuevas muletas de madera an no pintada. Por alguna razn esos camiones me impresionaron particularmente. En esas montanas de muletas para piernas que an no haban sido arrancadas se vea una burla particularmente cnica de todas las cosas con las cuales la gente se...</p></li></ul>

Recommended

View more >