libro no 593 la sociedad de la ignorancia y otros ensayos brey, antoni; innerarity, daniel; mayos, g

Download Libro no 593 la sociedad de la ignorancia y otros ensayos brey, antoni; innerarity, daniel; mayos, g

Post on 22-Jul-2016

215 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

La Sociedad de la Ignorancia y otros ensayos. Brey, Antoni; Innerarity, Daniel; Mayos, Gonçal. Biblioteca Emancipación Obrera. Guillermo Molina Miranda.

TRANSCRIPT

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    1

    Coleccin Emancipacin Obrera IBAGU-TOLIMA 2014

    GMM

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    2 Libro No. 593. La Sociedad de la Ignorancia y otros ensayos. Brey, Antoni; Innerarity, Daniel; Mayos, Gonal. Coleccin E.O. Enero 25 de 2014.

    Ttulo original: La Sociedad de la Ignorancia. y otros ensayos. Antoni Brey. Daniel Innerarity. Gonal Mayos. Versin Original: La Sociedad de la Ignorancia. y otros ensayos. Antoni Brey. Daniel Innerarity. Gonal Mayos.

    Circulacin conocimiento libre, Diseo y edicin digital de Versin original de textos: http://www.infonomia.com/articulo/libros/6151 Licencia Creative Commons: Emancipacin Obrera utiliza una licencia Creative Commons, puedes copiar, difundir o remezclar nuestro contenido, con la nica condicin de citar la fuente. La Biblioteca Emancipacin Obrera es un medio de difusin cultural sin fronteras, no obstante los derechos sobre los contenidos publicados pertenecen a sus respectivos autores y se basa en la circulacin del conocimiento libre. Los Diseos y edicin digital en su mayora corresponden a Versiones originales de textos. Autora-atribucin: Respetar la autora del texto y el nombre de los autores No comercial: No se puede utilizar este trabajo con fines comerciales No derivados: No se puede alterar, modificar o reconstruir este texto. Portada E.O. de Imagen original: http://www.infonomia.com/articulo/libros/6151

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    3

    La sociedad de la ignorancia y

    otros ensayos

    Una reflexin sobre la relacin del individuo con el conocimiento en el mundo hiperconectado

    Antoni Brey Daniel Innerarity

    Gonal Mayos

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    4 Los contenidos de este libro se publican bajo la licencia Reconocimiento-No comercial 3.0 No adaptada de Creative Commons (ms informacin a http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0/deed.es). La Sociedad de la Ignorancia forma parte del proyecto La Segunda Edad Contempornea www.thesecondmoderntimes.com contact@thesecondmoderntimes.com La Sociedad de la Ignorancia Zero Factory, S. L. Av. Icria, 205, 2. 1. 08005 Barcelona Tel. 932 240 150 Fax 932 251 981 info@infonomia.com www.infonomia.com Primera edicin: mayo 2009 Disseny: dotstation Maquetaci: Slvia Langa ISBN: 978-84-613-2970-0

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    5 La Sociedad de la Ignorancia y otros ensayos

    Antoni Brey Daniel Innerarity Gonal Mayos

    Prlogo de Eudald Carbonell

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    6 CONTENIDO

    Prlogo Introduccin La Sociedad de la Ignorancia Antoni Brey La Sociedad del Desconocimiento Daniel Innerarity La Sociedad de la Incultura Gonal Mayos

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    7 prlogo Los ensayos de Antoni Brey, Daniel Innerarity y Gonal Mayos recogidos en el presente volumen constituyen una sntesis lcida de nuestro comporta- miento social como especie. La evolucin exponencial de nuestros procesos de regulacin energtica, la aplicacin tcnica de los mismos, as como el crecimiento demogrfico estn produciendo una situacin de incertidum- bre sobre nuestro futuro en el planeta. La hiperconexin que se produce como consecuencia de la socializacin de la revolucin cientfico-tcnica nos hace incrementar la complejidad en los pro- cesos de relacin social de especie, como nunca antes se haba producido. La complejidad que ha emergido es un producto evolutivo y no se puede gestionar, en contra de lo que algunos especmenes humanos piensan; lo nico que podemos hacer como Homo sapiens, para enfrentarnos al futuro, es trabajar para poder manejar la incertidumbre planteando escenarios hi- potticos y aplicando modelos que, en cualquier caso, debern contrastarse empricamente. La tecnologa y su socializacin generan tensiones y divisiones en nuestras estructuras etolgicas y culturales. No se ha producido, pues, una socializacin efectiva del conocimiento y ello impide que caminemos hacia la sociedad del pensamiento, tal como deberamos hacer. Por lo tanto, las dicotomas histricas continan en pleno progreso y ni los expertos ni los eruditos ni tampoco los sabios tienen bastante capacidad para integrar la informacin de que disponemos. El individualismo debe dejar paso a la individualidad, es decir, las personas hemos de actuar no como especimenes, si no como constructores sociales, aportando de forma crtica nuestros conocimientos a la organizacin de la especie. Esto, por ahora, no es as, a pesar de la socializacin de la cultura y de la educacin. Actualmente, como dice Antoni Brey en su opsculo, nos invade la sociedad de la ignorancia. A pesar de ello, soy optimista y mantengo la esperanza de que todo sea consecuencia del momento de transicin

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    8 en que nos hallamos inmersos, como un captulo pasajero de nuestra travesa hacia una mejora ecolgica y cultural de nuestra especie. Ahora bien, para que realmente lleguemos a este punto, debemos trabajar en la perspectiva de generar una nueva conciencia crtica de especie. So- lamente con una evolucin responsable, construida a travs del progreso consciente, podremos convertir conocimiento en pensamiento, alejndonos de este modo de la sociedad de la ignorancia. Eudald Carbonell Roura

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    9 introduccin Sobre la singularidad de nuestro tiempo, que corresponde al inicio de la Segunda Edad Contempornea Antoni Brey Peter Watson, autor de varios libros sobre el historia del pensamiento, ha manifestado en numerosas ocasiones sus reservas acerca de la relevancia que tendemos a otorgar al momento actual en el contexto de una perspec- tiva histrica amplia: El ao 2005 no puede competir con 1905 en trminos de innovaciones im- portantes. El anuncio de la semana pasada de que cientficos britnicos y coreanos haban clonado con xito embriones humanos no hace sino refor- zar este punto [...]. Nos congratulamos por vivir en una poca interesante, pero no es ste un ejemplo ms de la ceguera particular que nuestra era solipsista tiene sobre s misma, una forma ms grave de la enfermedad por la cual la princesa Diana puede ser cualificada como la britnica ms im- portante (o era la segunda ms importante?) de todos los tiempos?1 Cuando tuve ocasin de conocerla, la argumentacin de Watson me produjo una sana inquietud porque constitua un torpedo a la lnea de flotacin de una certeza que para muchos resulta hoy evidente, la que surge cuando alzamos la vista, miramos a nuestro alrededor y constatamos la existencia de una, en apariencia, profunda transformacin: asistimos a un proceso de cambio en el cual se mezclan, de forma indisoluble, infinidad de interaccio- nes y relaciones causales, que est afectando de forma drstica desde las convicciones de los individuos a la esencia de los sistemas productivos o a la estructura poltica de los estados. Cul es, pues, la verdadera profundidad de la actual transformacin? Posi- cionamientos como los de Watson nos obligan a admitir que, ante el riesgo de sobrevalorar su importancia, es pertinente intentar precisar si se trata nicamente de una nueva capa de barniz en el proceso de construccin de la Historia o, bien al

  • Por una Cultura Nacional, Cientfica y Popular!

    10 contrario, si nos encontramos ante una situacin sin- gular que modifica dicho proceso de forma radical e irreversible. Ciertamente, los individuos de cualquier poca han mostrado siempre una tendencia a destacar la excepcionalidad de su tiempo y lo han hecho, sin duda, condicionados por el relieve que la proximidad proporciona de los su- cesos vividos, por una actitud ineludible de admiracin ante la experiencia sensible y por la percepcin de la vivencia propia como un hecho remar- cable, una percepcin que ignora el carcter esencialmente montono y homogneo de esa sucesin constante de existencias que denominamos la Humanidad. Por lo tanto, para despejar la duda es necesario establecer un criterio claro que permita discernir qu tipo de acontecimiento constituye una singu- laridad en la evolucin de nuestra especie y cual no. Para hacerlo es til partir de una concepcin materialista del ser humano: somos, en esencia, un primate con marcados instintos sociales dotado de un cerebro desarro- llado y bien adaptado que nos proporciona una cierta ventaja competitiva ante otros animales, a travs de una inteligencia que se manifiesta en dos facultades fundamentales: la habilidad para manipular nuestro entorno y la capacidad para comunicarnos de forma simblica. Ni ms, ni menos. Desde este punto de vista, el carcter de singularidad vendr determinado por la existencia de alguna modificacin sustancial en cualquiera de las dos facultades. Dicho de otra manera, los acontecimientos que en forma de ba- tallas, revoluciones, cambios de rgimen, auge y cada de imperios o hechos protagonizados por las personalidades ms relevantes, que habitualmente interpretamos como hitos de la historia, no deberan ser considerados sino como las rugosidades inherentes del camino o, a lo sumo, como los ecos de transformaciones ms profundas. Por el contrario, los saltos cualitativos en las habilidades para manipular el entorno, es decir, en la capacidad humana para dominar la naturaleza, tales como el control del fuego, la invencin de la agricultura, el descubrimiento de los metales, la revolucin industrial o el surgimiento de las actuales tecnologas de la informacin, han cambiado de r