deleuze. nietzsche

Download DELEUZE. Nietzsche

Post on 14-May-2017

219 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • A//er?scueLA VIDA

    El primer libro de Zaratusfra empieza con elrelato de tres metamorfosis: Cmo el espritu seconvierte en camello, y el camello en len, y ellen, por ltimo, en nio. El camello es la bes-tia de carga, que lleva el peso de los valores es-tablecidos, la carga de la educacin, de la moraly de la cultura. Corre al desierto con su carga yall se transforma en len: el len rompe lasestatuas, pisotea las cargas, realiza la crtica detodos los valores establecidos. Por ltimo, corres-ponde al len el convertirse en nio, es decir,juego y nuevo comienzo, creador de nuevos valo-res y de nuevos principios de evaluacin.

    Segn Nietzsche, estas tres metamorfosis sig-nifican, entre otras cosas, momentos de su obra,y tambin estadios de su vida y de su salud. Sinduda, los cortes son relativos: el len est pre-sente en el camello, el nio est en el len; y enel nio se da la salida trgica.

    201

  • Friedrich Wilhelm Nietzsche naci, en 1844, enla casa parroquial de Rocken, en una regin deTuringia anexionada a Prusia. Tanto por partede la madre como del padre, la familia era depastores luteranos. El padre, delicado y culto,tambin pastor, muere en 1849 (reblandecimientocerebral, encefalitis o apopleja)/Nietzsche es cria-do en Naumburg, en un medio femenino, con suhenmana menor Elisabeth. Es el nio prodigio; seguardan sus disertaciones, sus ensayos de compo-sicin musical. Realiza sus estudios en Pforta,luego en Bonn y en Leipzig. Escoge la filologacontra la teologa. Pero ya le asedia la filosofa,con la imagen de Schopenhauer, pensador solita-rio, pensador privado. Por sus trabajos filol-gicos (Teognis, Simnides, Digenes Laercio) esnombrado en 1869 profesor de filologa en Ba-silea.

    Empieza la intimidad con Wagner, al que en-contr en Leipzig, y viva en Triebschen, cerca deLucerna. Como dice Nietzsdie: entre los mejoresdas de mi vida. Wagner tiene cerca de sesentaaos. Csima apenas treinta. Csima es hija deLiszt, por Wagner ha abandonado al msico Hansvon Blow. Sus amigos a veces la llaman Ariadnay sugieren las igualdades Blow-Teseo, Wagner-Dioniso. Nietzsche encuentra aqu un esquemaafectivo que ya es el suyo y que hace suyo cadavez ms. Esos herrnosos das no dejan de tenerperturbaciones: unas veces tiene la desagradableimpresin de que Wagner se sirve de l y le tomasu propia concepcin de lo trgico; otras tienela deliciosa impresin de que, con la ayuda deCsima, llevar a Wagner hasta verdades" que steno habra descubierto por s solo.

    ;T>u profesorado le convierte en ciudadano suizo.Durante la guerra del 70 es enfermero de una am-bulancia. Pierde entonces sus ltimas cargas:un cierto nacionalismo, una cierta simpata porBismarck y Prusia. Ya no puede soportar la iden-tificacin entre cultura y Estado, ni creer que la

    202

    victoria de las armas sea una seal para la cul-tura. Ya aparece su desprecio a Alemania y suincapacidad para vivir con los alemanes. EnNietzsche, el abandono de las viejas creencias nomanifiesta una crisis (lo que se convierte en crisiso ruptura es ms bien la inspiracin, la revelacinde una Idea nueva). Sus problemas no son deabandono. No tenemos razn alguna para dudarde las declaraciones de Ecce Homo, cuandoNietzsche dice que, ya en materia religiosa y apesar de la herencia, el atesmo le era natural,instintivo. Pero Nietzsche se hunde en la soledad.En 1871 escribe El nacimiento de la tragedia, enla que el verdadero Nietzsche se manifiesta bajolas mscaras de Wagner y Schopenhauer: el libroes mal acogido por los fillogos. Nietzsche sesiente como el Intempestivo y descubre la incom-patibilidad existente entre el pensador privado yel pensador pblico. En la cuarta Consideracinintempestiva, Wagner en Bayreuth (1875), lasreservas sobre Wagner se vuelven explcitas. Lainauguracin de Bayreuth, la atmsfera de kermes-se que encuentra en ella, los cortejos oficiales, losdiscursos, la presencia del viejo emperador, ledefraudan. Sus amigos se'asombran ante lo quecreen cambios de Nietzsche. Nietzsche se interesacada vez ms por las ciencias positivas, la fsica,la biologa, la medicina. Incluso su salud ha desa-parecido; vive entre dolores de cabeza y de es-tmago, perturbaciones oculares, dificultad de pa-labra. Renuncia a ensear. La enfermedad meliber lentamente; me ahorr toda ruptura, todagestin violenta y escabrosa... Me confiri el de-recho a cambiar radicalmente mis costumbres.Y como Wagner era una compensacin para elNietzsche-profesor, el wagnerismo cay con el pro-fesorado.

    Gracias a Overbeck, el ms fiel e inteligente desus amigos, obtiene de Basilea en 1878 una pen-

    203

  • sn. Entonces empieza la vida viajera: sombra,inquilino de modestas habitaciones, en busca deun clima favorable, va recorriendo estaciones deinvierno, en Suiza, en Italia, en el Midi francs.Ya solo, ya con algunos de sus amigos (Malwidavon Maysenbug, vieja wagneriana; Peter Gast,su antiguo alumno, msico con el que cuenta parareemplazar a Wagner; Paul Ree, al que le acer-can su aficin a las ciencias naturales y a la disec-cin de la moral). A veces vuelve a Naumfourg.En Sorrento se encuentra por ltima vez con Wag-ner, un Wagner que se haba vuelto nacionalistay piadoso. En 1878-inaugura su gran crtica delos valores, la edad del Len, con Humano,, dema-siado humano. Sus amigos no le comprenden,Wagner le ataca. Sobre todo, cada vez est msenfermo. No poder leer! No poder escribirms que de vez en cuando! No frecuentar a na-die! No poder or msica! En 1880 describeas su estado: Un continuo sufrimiento, cadada durante horas una sensacin parecida a la delmareo, una semiparlisis que apenas me deja ha-blar y, para entretenimiento, furiosos ataques (enel ltimo vomit durante tres das y tres noches,tena sed de muerte...). Si pudiese describiros loincesante de todo eso, el continuo sufrimientoatenazante en la cabeza, en los ojos, y esta impre-sin general de parlisis, de la cabeza a los pies.

    En qu sentido la enfermedad o incluso lalocura est presente en la obra de Nietzsche?Nietzsche nunca concibi la filosofa como si pu-diese proceder del sufrimiento, del malestar o dela angustia aunque el filsofo, el tipo del fi-lsofo segn Nietzsche, tenga un exceso de sufri-miento que afecta desde fuera a un cuerpo-objeto,un cerebro-objeto. En la enfermedad ve ms bienun punto de vista sobre la salud, y en la salud,.unpunto de vista sobre la enfermedad. Observarcomo enfermo conceptos ms sanos, valores mssanos, luego, a la inversa, desde lo alto de unavida rica, sobreabundante y segura de s, hundir

    204

    la mirada en el trabajo secreto del instinto de de-cadencia, sa es la prctica a la que me he entre-gado muy a menudo... La enfermedad no es unmvil para el sujeto que piensa, pero tampocoes un objeto para el pensamiento: ms bien cons-tituye una intersubjetividad secreta en el seno deun mismo individuo. La enfermedad como evalua-cin de la salud, los momentos de salud comoevaluacin de la enfermedad: esa es la inversin,el desplazamiento de perspectivas, en el queNietzsche ve lo esencial de su mtodo y de suvocacin para una transmutacin de los valores.1Ahora bien, a pesar de las apariencias, no existereciprocidad entre los dos puntos de vista, las dosevaluaciones. De la salud a la enfermedad, de laenfermedad a la salud, esta movilidad misma esuna salud superior, esta ligereza en el despla-zamiento es la seal de la gran salud. Por esoNietzsche puede decir hasta el final (es decir, en1888): soy lo contrario de un enfermo, en el fon-do tengo buena salud. Se evitar recordar quetodo acab mal. Pues Nietzsche llegado a la de-mencia es el Nietzsche ~ue ha perdido esa movi-lidad, ese arte del desplazamiento, que ya no pue-de por su salud convertir a la enfermedad en unpunto de vista sobre la salud.

    En Nietzsche todo es mscara. Su salud es unaprimera mscara para su genio; sus sufrimientos,una segunda mscara, a la vez para su genio ypara su salud. Nietzsche no cree en la unidad deun Yo, y no lo siente: relaciones sutiles de po-der y de evaluacin entre diferentes yo que seocultan, pero que tambin expresan fuerzas deotra naturaleza, fuerzas de la vida, fuerzas delpensamiento sa es la concepcin de Nietzsche,su manera de vivir. Nietzsche vivi a Wagner, aSchopenhauer, e incluso a Paul Ree, como suspropias mscaras. Despus de 1890 algunos desus amigos (Qverbeck, Gast) llegan a pensar

    1. Ecce Homo, Por qu soy tan sabio, 1.

    205

  • que la demencia, para l, es una ltima mscara.Haba escrito: Y a veces la misma locura es lamscara que oculta un saber fatal y demasiadoseguro. De hecho, no lo es, pero tan slo porqueindica el momento en que las mscaras, al dejarde comunicar y de desplazarse, se confunden enuna rigidez mortal. Entre los ms elevados mo*mentos de la filosofa de Nietzsche se cuentan laspginas en las que habla de la necesidad de en-mascararse, de la virtud y de la positividad delas mscaras, de su instancia ltima. En las manos,orejas y ojos radicaba la belleza de Nietzsche (sefelicita por sus orejas, considera las orejas peque-as como un secreto laberntico que conduce aDioniso). Pero sobre esta primera mscara, otra,representada por el enorme bigote. Dame, telo ruego, dame... Qu? Otra mscara, unasegunda mscara.

    Despus de Humano, demasiado humano(1878), Nietzsche prosigui su empresa de crticatotal: El viajero y su sombra (1879), Aurora(1880). Prepara La gaya ciencia. Pero algo nuevosurge, una exaltacin, una superabundancia: co-mo si Nietzsche hubiese sido proyectado hasta elpunto en el que la evaluacin cambia de sentidoy se juzga a la enfermedad desde lo alto de Unaextraa salud. Sus sufrimientos continan, pero amenudo dominados por un entusiasmo queafecta al propio cuerpo. Nietzsche experimentaentonces sus estados ms altos, ligados a una sen-sacin de amenaza. En agosto de 1881, en Sils-Mara, paseando a lo largo del lago de Silvaplana,tiene la turbadora revelacin del Eterno retorno.Luego, la inspiracin del Zaratustra. Entre J1883y 1885 escribe los cuatro libros del 'Zaratustra,acumula nota