poster larva migrans cutanea

Download poster larva migrans cutanea

Post on 29-Jun-2015

88 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>DERMATITIS VERMOSA REPTANTE CASO DE LA CONSULTA PRIVADA DE INFECTOLOGIA INFANTIL , 2010 SILVA, DOHER. ESCOBAR, J. *R3 DE PUERICULTURA Y PEDIATRIA DEL HOSPITAL CENTRAL DE SAN CRISTBAL.</p> <p>INTRODUCCIN</p> <p>La larva migrans cutnea (LMC) o dermatitis vermosa reptante (DVR) es una parasitosis, caracterizada por lesiones cutneas serpiginosas, endmica en climas clidos y hmedos de reas tropicales y subtropicales, pero cada vez ms evidente en otras reas dada la frecuencia de turistas y viajes de placer a pa ses exticos. El agente etiolgico ms frecuente es el Ancylostoma Braziliense, un helminto que como gusano adulto, vive en el intestino de gatos, perros y felinos salvajes. Por sus heces se eliminan numerosos huevos que sobreviven en terreno hmedo y arenoso (playas, jardines), donde se convierten en larvas con capacidad infectante. Al contacto con la piel, la penetran y se alojan en ella. Inicialmente dan lugar a una lesin papular eritematosa, ms frecuentemente localizada en los pies. Despus de un tiempo variable, la larva emigra labrando un trayecto intraepidrmico, que se manifiesta como lesin eritematosa, pruriginosa, que sobre eleva la piel, y crece desde algunos milmetros a 2-5 centmetros al da, localizada sobre todo en los pies, nalgas y mu slos. Algn caso clnico se ha manifestado slo en forma de foliculitis 1. Es una enfermedad autolimitada, el ser humano es husped terminal, donde la larva no puede llegar a adulto, termina muriendo y desapareciendo en 1 a 6 meses 2.</p> <p>RESUMEN DEL CASO</p> <p>Preescolar femenino de 2 aos de edad que consulta por presentar de una semana de evolucin lesin pruriginosa en regi n gltea derecha, sin otro concomitante; sin deterioro del estado g eneral. Niega fiebre o limitacin funcional de regi n afecta. Refiere que la lesin se inicio luego de una visita a las playas del Estado Falcn. Al examen fsico: afebri, eutrfica, en piel lesin serpentiginosa en glteo derecho que mide aproximadamente 6cm de longitud, con discreto eritema , sin signos de flogosis (figura 1). Sin aprecia limitacin para la marcha. E s evaluada inicialmente indicando</p> <p>tratamiento tpico a base de es teroides con diagnostico presuntivo de dermatitis por contacto. No presentando mejora. Por tal motiv o vuelve a consultar, plantendose diagnstico de larva migrans cutnea. Por tal motivo se indica tratamiento con ivermectina a dosis nica de 150mcg. A la semana se realiza control clnico, aprecindose resolucin casi total de la lesi n Figura 2), confirmando diagn stico clnico.</p> <p>DISCUSIN</p> <p>Su diagnstico es fundamentalmente clnico, basado en la evidencia de las lesiones cutneas con tpicos trayectos serpiginosos y muy pruriginosos. Localizados fundamentalmente en zonas donde el grosor de la piel es ms delgado como los espacios interdigitales de los pies, nalgas y muslos. Una anamnesis orientada a preguntar al paciente sobre viajes recientes a pases tropicales nos ayudar en el diagnstico. Aunque normalmente la larva desaparece por s sola en uno a seis meses, el intenso prurito y la sensacin desagradable que tiene el paciente de la larva arrastrndose a travs de la piel, nos obligan a prescribir un tratamiento adecuado.</p> <p>Existen varias opciones teraputicas tpicas y sistmicas. Clsicamente se han venido utilizando la crioterapia en el extremo de la lesin que progresa, pero con el inconveniente de la dificultad de identificar la posicin exacta del parsito . El Tiabendazol tpico al 10% puede utilizarse en algunas lesiones no muy extendidas, debe administrarse repetidamente a lo largo del da y exige especial seguimiento para evitar recurrencias. Algunos autores sugieren el uso tpico de crema con 2% de Gammexano; ungento con 25% de Piperazina o Metrifonato. El uso sistmico de Tiabendazol 50 mg al da, durante dos a cinco das, podra ser utilizado en el caso de lesiones extensas, pero est contraindicado por una baja tolerabilidad de sus efectos secundarios. Flubendazol 200 mg al da, durante cinco das, est actualmente en fase experimental, y podra presentarse como una posibilidad de futuro6.5</p> <p>Actualmente, una alternativa vlida al tratamiento convencional es el uso de Albendazol 400800 mg/da, durante un periodo que puede variar entre dos y siete das, y segn los ltimos estudios parece alzarse como la droga de primera eleccin .6</p> <p>Como medidas preventivas en Atencin Primaria debemos recomendar a nuestros pacientes un calzado adecuado para evitar el contacto con a larva en playas tropicales. l Por ser una enfermedad poco habitual en nuestro medio, no debemos perder la capacidad de sospecha y debe estar presente en los diagnsticos diferenciales en Atencin Primaria.</p> <p>BIBLIOGRAFIA</p> <p>1. Caumes E. Treatment of cutaneous larva migrans. Clin Infect Dis 2000; 30: 811-4.</p> <p>2. Dandn Tello E, Oate Cuchet MJ. Dermatosis causadas por artrpodos, helmintos y protozoos. En: Iglesias Dez L. Tratado de Dermatologa. 1 ed. Madrid: Luzn, 1994. p. 55-90. 3. Garca Prez A. Dermatosis por parsitos metazoos. En: Garca Prez A. Dermatologa clnica. 4 ed. Salamanca: Grficas Cervantes, 1987. p. 31-8.</p> <p>4. Veraldi S, Schianchi R, Carrera C. Epiluminiscence microscopy in cutaneous larva migrans. Acta Derm Venereol 2000; 80 (3): 233.</p> <p>5. Bouchaud O, Houz S, Schiemann R, Durand R, Ralaimazava P, Ruggeri C, et al. Cutaneous larva migrans in travelers; a prospective study, with Assessment of therapy with Ivermectin. Clin Infect Dis 2000; 31: 493-8.</p> <p>6. Albanese G, Venturi C, Galbiati G. Treatment of cutaneous larva migrans (creeping eruption): a comparison between albendazole and traditional therapy. Intern J Dermatol 2001; 40: 67-71.</p> <p>1. Botero D, Restrepo M Parasitologa clnico 2 ed Corporacin para investigaciones Biolgicas, Medellin 1994; 3: 12-4. 2. Rondon Lugo 1 ed. Industria editorial Venezolana, Caracas 1995; 486 3. Arnold H, Odom R, Andrews James W Tratado de Dermatolgico 4 ed. Edicin Cientfica y Tcnicas, Barcelona, 1993 520-1</p> <p>4. Atlas, Neghme, Parasitologa Clnica, 3 Ed. Publicaciones Mdicas Mediterrneas Santiago de Chile 1994; 3: 14-5 5. Arenas Roberto, Dermatologa. 2 Ed. Mc Graw-Hill Interamericana Mxico 1990: 382 6. Fitzpatrick T, Eisen A, Wolff K, Freedberg I, Austen K, Dermatologa en Medicina General 4 ed. Editorial Mdica Panamericana, Bueno Aires. 1997, 2890 7. Davies HD, Sakuls F, Keystone JS Creeping eruption a review of clinical presentation and management of 60 cases presenting to a tropical disease unit Arch Dermatol 1993, 129 588-91 8. Larralde de Luna M , Dermatologa neonatal y peditrica 1 ed. Ediciones Mdicas, Buenos Aires, 1995; 147-8. 9. Blaum JM, Omura EF. Cutaneous larva migrans . N Engl J Med 1998; 338: 1773. 10. Eisner E, Thewes M, Worret WI. Larva cutnea migrans detected by apiluminescent microscopy. Acta Derm Venerol (Stoch) 1997; 77:187-488. 11. Mascaro JM. Claves para el diagnstico clnico en dermatologa 2 ed. Ediciones Doyma Barcelona 1992: 467 12. Lever W Shaumburg-Lever G Histopitoga de la piel 7 ed. Editorial Intermdica. Buenos Aires, 1991: 227 13. Albanese G Eto Col. Larva migrans in italy. Int J Dematol 1995: 34(7) 464-5</p>