Entrevistas Paco de Luca

Post on 04-Mar-2016

52 views

Category:

Documents

0 download

DESCRIPTION

Entrevistas Paco de Luca

TRANSCRIPT

  • EL PAS, viernes 9 de enero de 2004 25LA CULTURA

    MIGUEL MORA, MadridPaco de Luca compuso Cositasbuenas en su casa de la selva deYucatn (Mxico), donde ha vivi-do y buceado los ltimos cuatroaos. Con la nica compaa de sumujer y su hija pequea, Antonia,pas dos aos con sus nochesdndole a la guitarra y el Protools,esa cosa mgica que te permitecomponer sin tener que escribirpartituras. Luego, se vino a Tole-do, donde compr otra casa silen-ciosa, y grab en los Estudios Mu-siquina de Madrid con Javier Li-mn los ocho temas del disco. Elguitarrista quera hacer un lbumcon mucho cante, que es lo quems me gusta, y aprovech el ti-rn informtico para recuperar lavoz de su vida, Camarn de laIsla, en Que venga el alba, una bu-lera maravillosa, descarte de unavieja grabacin. Para compartirnostalgias, invit a Tomatito a me-ter su guitarra: Y los dos llorba-mos como tontos oyendo cantar aJos. Pareca que estaba vivo y aca-baba de bajar a tomar un caf!.

    Mucho ms all de la tecnolo-ga, Cositas buenas es ritmo y emo-cin, un disco hecho entre amigos:Diego El Cigala, El Potito, Alejan-dro Sanz (tocando el tres: ese daestaba ronco), Guadiana, La Ta-na, Montse Corts, Jerry Gonz-lez, Alain Prez... Todos ponen sucante o su toque, y hasta el guita-rrista se atreve a dejar un canteci-to propio (jaleado con tres olespor su hija). La creacin sorpren-de por su fresca cadencia rtmica,hecha de alegra y pausas, maticesy flamencura. Ayer lleg el temidomomento de la promocin, y el ge-nio, pletrico de estrs, humor ysabidura, acept conceder esta en-trevista telefnica antes de sumer-girse en una gira (la ltima) por25 ciudades de Norteamrica.

    Pregunta. En todos sus discoshay revolucin. Qu toca esta vez?

    Respuesta. Yo creo que el despo-jamiento de la tcnica. Se acaba-ron la velocidad, los fuegos de arti-ficio, la rapidez desbordante. Aho-ra hay ms sentimiento, he descu-bierto matices de armonas y rit-

    mos distintos, y creo que el resulta-do es menos espectacular, pero mu-cho ms interesante.

    P. El ritmo es mucho ms lento.R. S, hay sncopas donde antes

    no las haba. Y es un disco muyintimista.

    P. Y con lad y mandolina.R. Bueno, es un bouzouki, pero

    es un disco hecho con pocos instru-mentos, algn bajo, percusiones...Y muchos coros. Echaba de menoshacer un disco de cante: la guitarrasola me aburre mucho.

    P. Qu criterio sigui para ele-gir a los cantaores?

    R. Pues no los he elegido dema-siado. Iban pasando por all. Co-

    mo todo en mi vida: un caos. Aho-ra acabo de decidir que pasado ma-ana me voy a Mxico, pero slohay dos billetes y necesito cuatro.

    P. Creo que para la gira ha cam-biado completamente el grupo.

    R. S, y como siempre me hapillado el toro. Con todo el dolorde mi corazn he decidido romperel grupo de los ltimos 20 aos.Estbamos viviendo de las rentas yme he obligado a demostrarme am mismo que puedo hacer otrascosas aparte de vivir del cuento. Lomalo es que he formado el grupomientras tena la casa en obras, to-do lleno de cemento, con los albai-les en el saln, y estoy agobiado,desbordado. Tenemos 10 das paraensayar antes de la gira y al flautis-ta indio todava ni le conozco. Sellama Shank, me lo recomendMcLaughlin y toca la flauta debamb. Y vienen tambin dos can-taoras sevillanas, La Tana y su ma-dre, La Herminia, y El Negri y ElPiraa.

    P. Dice Javier Limn que se hahecho un monstruo del Protools.

    R. Es la primera vez que lo uso,y en el fondo es como un magneto-fn, pero te ayuda mucho, porquegrabas una cosa y si te sale bien elprincipio y el final, te ahorras tenerque tocarlo todo otra vez. Y a estaedad tocar mucho es malo, te due-len los riones, la espalda... El Pro-tools ayuda sobre todo a compo-ner. La gente piensa: Mira, setoca con la mquina. Y no. Yoslo uso el audio, pero a veces mesiento en la mquina con un ciga-rrito y descanso de tocar. Aunquees malsimo descansar: ahora llegoa la gira, toco dos das y acabo conlos dedos como morcillas.

    P. Supongo que lo ms agrada-ble del ordenador habr sido traer

    otra vez a la vida y con ese realis-mo la voz de Camarn.

    R. Fue precioso, muy emocio-nante, como si Jos no se hubieramuerto. Tuve la idea de repasar to-dos los masters y le oa cantar, ha-blar, rerse... Hay cantidad de le-tras que nunca sacamos, unas esta-ban desafinadas aqu o all, otrastenan un trozo bueno y otro ma-lo... Ahora todo eso se puede corre-gir, as que creo que el prximodisco voy a hacerlo entero con lasvoces originales de Jos.

    P. En el disco hay tambin uncante suyo, de usted. Pero dicenque el guitarrista que mejor cantaes Vicente Amigo.

    R. No, no, el guitarrista que me-jor canta soy yo.

    P. En los crditos sale tambincomo palmero, y en los coros.

    R. S, parece que esta vez hetrincao por todos laos. A m me damucha vergenza cantar, lo que pa-sa es que hay coros en el disco queparecen fciles pero son bastantecomplejos, as que los grab en ca-sa con mi voz para que los quevenan los copiaran, pero como s-lo venan un da no daba tiempo.Yo tengo un tono de voz muy atpi-co, que los cantaores no tienen, asque al final dej los mos.

    P. O sea, que si la cosa se damal con la guitarra siempre puedeprobar suerte como cantaor.

    R. S, de aqu palante, me pon-

    go una camisa de lunares, tipo cu-bano, y a cantar!

    P. En alguno de los temas, co-mo los tientos de El Cigala, haysilencios impresionantes.

    R. El silencio lo da el ritmo. Lossilencios son muy sugerentes... Yotengo demasiado cerca de la narizeste disco como para ser objetivo,pero tengo la sensacin de que esbueno. Sobre todo es que si es ma-lo me suicido, porque eso querradecir que me he pasado dos aos ymedio haciendo el primo.

    P. En el documental que le hicie-ron para TVE habla de la angustiadel compositor, pero al final se tum-ba en una hamaca y dice: No secrean nada, lo que hacemos los ar-tistas es estar tirados todo el da.

    R. Es que es verdad, coo, losartistas, los escritores, los msicossomos unos chaneladores y siem-pre estamos con el rollo de la an-gustia. El artista sufre, s, pero mssufre un albail subido en un anda-mio de seis pisos un 6 de enero. YBach, que estaba siempre tieso ycada semana tena que componeruna fuga para la catedral de Leip-zig! Y sin calefaccin ni comida enla nevera! Bueno, en la nevera no,en la alacena. Y Van Gogh, el po-bre, siempre pelao, y sin oreja! Yhoy los artistas nos creemos algo,unos fenmenos...!

    P. Tampoco esas giras suyas de-ben de ser buenas para la salud.

    R. Es trabajo duro, s, sobre to-do para el sistema nervioso, te des-trozan. Es verdad que el que estpicando piedra ocho horas llega acasa, se acuesta, se duerme y no seacuerda de nada. Yo me tiro treshoras tocando y llego a la camacon los ojos como platos, o me to-mo una pastilla o no me duermo.Quiero cortar ya con las giras, ya

    no puedo ms. He hecho lo imposi-ble por cancelar sta, porque Esta-dos Unidos no est para ir, te to-man las huellas como a un delin-cuente, tienes que levantarte cuatrohoras antes para que te registrenbien antes del vuelo...

    P. A ratos se aprecia cierto soni-do judo en el disco. Ser la in-fluencia toledana?

    R. Seguro que s, he visto unaspartituras sefardes de Toledo y separecen muchsimo al flamenco.

    P. Y luego hablan de flamencopuro. Morente dice: La purezaes para los nazis.

    R. Es un pedazo de frase! Mela apunto para decrsela a losflamenclogos.

    P. Tres buleras, unos tangos,

    dos rumbas... En Cositas buenashay mucho de eso que llaman esti-los ligeros...

    R. Eso de los cantes ligeros tam-bin suena nazi. No hay cantesgrandes y chicos. Para m es msrica una bulera que una siguiriya.Y yo no planifico lo que hago. Lonico importante es el lenguaje, elflamenco, tener algo que contar.

    P. Y qu cuenta esta vez?R. Eso no se puede decir. La

    msica es abstraccin pura. Cadafrase contiene muchas sensaciones,y desmenuzar cada una es imposi-ble. Bueno, imposible no, pero laentrevista durara de aqu hastaque me vaya de gira.

    Ya no quiero velocidad ni fuegos artificiales

    Creo que el prximodisco lo har enterocon las voces originalesde Camarn

    He acabado con lasgiras. Y ms ahora,que te toman lashuellas y te registran

    Tras cinco aos de silencio discogrfico, el rey de la guitarra est de vuelta. Francisco Snchez Gmez (Algeciras, 1947),Paco de Luca, tiene listo su disco nmero 26. Se titula Cositas buenas, es rtmico y muy flamenco, suena tan genial comosiempre y, si cabe, con ms sentimiento. Los ocho temas (a la venta el da 26) suponen su deb con el software musical

    Protools una maravilla peligrosa: te engolosinas, que le ha permitido rescatar un cante indito de Camarn.

    Paco de Luca, ayer en Toledo, junto al cartel promocional de su nuevo disco. / MIGUEL GENER

    Ese rollo de queel artista sufre...Ms sufre un albailen el andamio!

    Paco de Luca / Guitarrista y compositor

  • FIETTA JARQUE

    Hay un momentoen que se puedeelegir entre loconocido, lo queuno domina, y larenovacin, empe-zar otra vez casi

    desde cero. Pocos tienen el nimode hacerlo. Paco de Luca (Algeci-ras, Cdiz, 1947) est ahora de giracon su nuevo disco, Cositas buenas.Despus de veinte aos ha cambia-do su sexteto, con el que todo sona-ba solo, por nuevos msicos, gentejoven e incluso nuevos instrumen-tos en el flamenco como la armni-ca. Al principio me daba miedo,pero ahoramehan contagiado su ilu-sin. Estoy como si tuviera veinteaos, dice. l ha sido puente entrela generacin anterior y la siguiente.Y ahora se une a los ms jvenes.Junto a Camarn de la Isla marcun antes y un despus en el flamen-co. En cuanto al toque, ha revolucio-nado la guitarra flamenca y la hallevado a los grandes escenarios in-ternacionales. Nadie mejor que lpara echar unamirada a un arte quecrece enmedio de cambios radicalesy polmicos.

    PREGUNTA. Cmo ve el pa-norama del flamenco actual conrelacin almomento en que ustedempez?

    RESPUESTA. Estamos en unapocanueva. Eso es algo difcil de de-finir, y ms en arte. En el flamencosiempre ha habido un maestro quehamarcado: en el cante, en el baile yen el toque. En una poca anterior a

    m, Ramn Montoya fue el maestroque cre y tuvo sus seguidores. Siem-pre ha habido, por un lado, el guita-rrista que yo llamo completo, el quepuede salir a tocar solo, que tam-bin puede acompaar para bailar ypara cantar. Por otro lado est unguitarristams corto,ms flamenco,que en esa poca poda ser Manolode Huelva, de ah salieron alumnosaventajados que tambin crearon suestilo, que fueron Nio Ricardo, porun lado, y Sabicas, por otro. De ellosdos salimosManolo Sanlcar, Serra-nito y yo. Y siempre tocando sumsi-ca. Hasta que de pronto aparecenlas grabaciones, aunque ellos ya gra-baban, pero a lo mejor tres, cuatro odiez discos en toda su vida. A m yame toca casi grabar uno por ao y yo

    me propuse que cada disco fueseuno nuevo. Eso de alguna manerame obliga a seguir creciendo, aaprender. El disco es el queme obli-ga. La generacin que hay ahora yatiene la idea de que cada disco debeser una creacin. Quiero decir que,aunque yo tenga mis seguidores, s-tos agarran mis conceptos y hacensu propia msica. Eso no pasabaantes. Nosotros copibamos lite-ralmente, hoy lo que hay son in-fluencias. Cada uno busca su pro-pia identidad.

    P. Ahora todos quieren ser au-tores.

    R. Eso es. Y de hecho, cada unoes autor.

    P. Con todos los cambios queha habido en los ltimos veinte

    aos, cree usted que se ha dilui-do unpoco el flamenco? Hay queredefinirlo?

    R. No tengo miedo de que sepierda la esencia del flamenco, por-que hay unas races muy fuertes yhay unos puristas por ah (algunospesadsimos, que no hay quien losaguante) que estn defendiendo esaesencia. Incluso yo. Yo soy un puris-ta dentro de mi aureola de revolu-cionario, vanguardista o creador. Si-go siendo un purista porque he res-petado siempre lo que me pareceque es respetable. Lo que no tengoes la obediencia que siguen los pu-ristas, pero s el respeto que merecela esencia, lo antiguo, lo vlido. Lamemoria.

    P. En su opinin, cules sonlos rasgos ms distintivos de laguitarra flamenca?

    R. La expresin y el ritmo sonmuy importantes. Un guitarrista tie-ne que tener ms que ritmo, aire. Elaire es fundamental. En las nuevasgeneraciones de guitarristas, comose han pasado tanto tiempo en su ca-sa estudiando armona, velocidad ytcnica, de pronto se han olvidadode que un rasgueado redondo, preci-so y rtmico es hasta ms importan-te que todas las armonas que pue-den ir precedidas de ese rasgueado,que es el que remata toda una ideameldica y armnica. Eso es algo delo que no nos damos cuenta, yme in-cluyo, porque soy un guitarrista queha vivido todo eso; he pasado mu-chas horas solo y he aprendido demis defectos. Ese rasgueado hay queestudiarlo tanto o ms que las esca-las, las armonas y los arpegios, y to-

    v

    t

    b

    JOS LUIS Ortiz Nuevo se sacude cualquierpalabraque intente encasillarlo.As, a sumedi-da libre de poeta, flamenclogo, actor o direc-tor de escena, naci en 1980 la Bienal de Fla-menco de Sevilla para demostrarle al mundoque este arte poda enriquecerse y crecer ali-mentado por otras artes. Este ao, desde el 2de septiembre yhasta el 10de octubre, enSevi-lla no se oirms ritmo que elmarcado por unbuen comps. En la 13 bienal podrn verse117 actuaciones en 16 escenarios, entre ellos loscuatro teatros de la capital (Maestranza, LopedeVega, Central yAlameda), y en los dos gran-des espacios al aire libre (Auditorio y Palen-

    que).Las citasmultitudinariascomoseespe-raque sea el espectculoCositas buenas,dePa-co de Luca, en el Auditorio (14 de septiem-bre) se alternarn conmomentos para el re-cuerdo como el concierto-homenaje a JuanitoValderrama, a La Paquera de Jerez y, posible-mente, aAntonioGades (Maestranza, 10deoc-tubre).Tambinhay 27 estrenos programados,entre los cuales se destacanD. Juan flamenco,deRafaelCampallo;ElMago,deDiegoCarras-co; Carmen Amaya: Evocaciones, de JuanaAmaya, yAlicia,unmontaje en el que el grupode teatro Los Ulen colabora con Rosario Tole-do y Kiko Veneno. M.M.

    Es la mxima figura del flamenco actual y le acaban de otorgar el Premio Prncipe de Asturias de las Artes. Paco de Luca ha cambia-do el rumbo de la guitarra flamenca, profundizando en la tradicin y se ha abierto a otras msicas. Con sus palabras y las de artis-tas de la nueva generacin, Babelia se convierte en punto de encuentro del cante, el toque y el baile de este arte gitano.

    Paco de LucaNo tengo miedo a que se pierda la esencia del flamenco

    Una bienal que enriquece

    PANORAMA DEL FLAMENCO ACTUAL

    A los jve-nes les cues-ta escaparde la som-bra de Ca-marn, perohay muchasmaneras dehacerlo sise tiene ca-beza, odo,y ganas deaprender

    Francisco Snchez Gmez (Algeciras, 1947), Paco de Luca, en La Almoraima (Cdiz). PABLO JULI

    2 BABELIA EL PAS, SBADO 28 DE AGOSTO DE 2004

  • do esopara tener una tcnica brillan-te y espectacular. Credibilidad, loque hagas tiene que tener credibili-dad. Por muy lejos que vayas arm-nicamente y pormuy loco que parez-ca, aquello tiene que oler y sonar aflamenco. Eso ya es bastante difcilde explicar porque ni uno mismo, aveces, sabe cul es la frontera.

    P. La base del flamenco es unaserie de toques y cantes conpatro-nes muy definidos, muy estrictos,de los que no se poda salir. En es-te momento todo se ha volado.

    R. Pero no ha volado de golpe, hasido poquito a poco. En mi caso hesido muy cuidadoso y he tenido te-rror siempre de quedarme fuera.Creo que yo soy un poco el puenteentre esa poca y sta. Y en algunamedida, me siento responsable, en-tre otros, de lo que est sucediendo.Claro, hay una cosa; los muchachosde ahora oyen a Camarn y no oyenaManuel Torre, ni a Chacn, ni a laNia de los Peines. Y muchos guita-rristasme escuchan am, y no a Sabi-cas, ni aRicardoni aMontoya, ni sa-ben de dnde vengo. Entonces ahest el peligro: que esa lucecita quese te enciende, que te da la intuicinde saber de dnde venimos, no se lesenciende, y eso suena fuera de con-texto. Y no quiero que parezca enningn momento que estoy en con-tra de lo novedoso, ni de lo nuevo, nide la evolucin.

    P. En el panorama actual haymuchodeseodenovedad yeso qui-z pueda acarrear tambin pasosen falso. Hay en el flamenco elpeligro del desarraigo?

    R. No, no tengo miedo a que sedesvirte el flamenco. Que hagan loque quieran, quien quiera y comoquiera. El que se queda fuera de jue-go es el individuo que se equivoca.El flamenco est enraizado y los fla-mencos, los gitanos, tienen el term-metro en lamano. El flamenco es unsentimiento, una emocin, que si fal-ta es que falla algo, por muy brillan-te que seas en la tcnica. Si hay algohoy es una tcnicamuy superior a laque haba antes, en baile, en cante yen toque. Pero, claro, a ms tcnica,menos personalidad. Antes un artis-ta viva de un fandango. Haba unfandanguillero que viva toda la vidade un fandango y se le conoca por

    eso. Haba mucha ms identidad enlos artistas de lo que hay ahora. Hoyda, como seha generalizado la tcni-cayCamarn hizo tanto en el can-te, cualquier cosa que hace ahora uncantaor, ya la hizo antes Camarn,cualquier frase que haga un guita-rrista, pues por ah ya estuve yo esms difcil de ver la identidad.

    P. Se ha perdido un poco laesencia de lo jondo?

    R. No se ha perdido nada, se haganado. No estoy de acuerdo con lospuristas en eso. No se ha perdidoporquemientras haya diez personasque tengan esa pureza, la esencia es-tar ah con la misma profundidadque la que tenan los viejos.

    P. Y es compatible lo jondocon el ordenador y las modernastcnicas de grabacin?

    R. En el disco hay y debe haberun tipo de licencia para que el resul-tado final, hagas lo que hagas, useslo que uses, tenga corazn. La tcni-ca est bien, siempre que tengas al-go que decir. Para m eso es vlido.En mi ltimo disco, por primeravez en mi vida, empec a componeren una computadora. Yo siemprehaba grabado las composicionesparamis discos con unmagnetofnsencillo. Un casete con mi cinta. Lanica diferencia es que en el casete

    yo tena que repetir la falseta cienveces hasta que me sala como yoquera, y cambiarla aqu y all. Enla computadora yo la grabo dos ve-ces yme pongo amoverla.Mi espal-da no sufre tanto como antes. Alprincipiome daba reparo la compu-tadora, luego descubres que es co-mo el magnetofn de siempre perocon mil posibilidades ms, pero esun arma de doble filo. Siempre hetratado de que lo que hago en undisco lo pueda hacer en el escena-rio. Porque ah se te ve el rabo. Haymucha gente que en disco puede ha-cer lo que quiera, pero si luego su-bes a un escenario debes ser capazde demostrarlo.

    P. Ese dominio de la tcnicaque tiene ahora casi todo el mun-do puede llegar a quitar corazn?

    R. Pues s. Aunque yo siempre hevisto que, cuanto ms tcnica ten-gas, te resultams fcil poder expre-sarte. Si te falta tcnica, pierdeslibertad para crear. Hay que tenersuficiente dominio tcnico para po-der olvidarte de ello. Ah es cuandopuedes empezar a expresarte.

    P.En estemomento, hay crea-tividad en los artistas flamencos,tienen cosas que decir?

    R. S, haymucha. Estn los niosque se comen los instrumentos, es-

    tn pasaos. Piensa que han nacidooyendo lo que a m, a Camarn, aSanlcar y a toda esa generacinnos ha costado aos y aos de darvueltas. En sus primeros aos de vi-da ya han odo todo y lo han asimila-do. Es como subir al Himalaya, yellos ya han nacido cerca del pico.

    P. Aun as, la influencia msfuerte que tienen es la de Cama-rn. Su presencia, su sombra, esmuy poderosa.

    R. S, les cuesta mucho escaparsede ah. Lo pasan mal y sufren.

    P. Pero quiz habra que esca-parse.

    R. S, claro. Lo que pasa es queson torpes, porque si yo fuera unode ellos sabra cmo escaparme, haymuchas maneras de escaparse. Loprimero que tienes que hacer es es-cuchar dentro de la discografa quese encuentra ahora mismo. Hay milfraseos que son vrgenes: deManuelTorre, de Chacn, de Pavn Haycuarenta artistas que tienen cosasque si t tienes la suficiente cabeza,odo, y ganas de aprender, de ah sa-cas tu propia personalidad. As es co-mo creci Camarn. l creci oyen-do a toda la gente, y de aqu cogauna cosa, de ah otra, e hizo su pro-pio sonido. Y stos, no. Camarn gra-baba una taranta en la que de pron-to haba una frase que no era de lataranta; antiguamente tenas queser muy preciso haciendo los cantesporque los puristas te decan: no,esa frase no es as. Camarn cambia-ba esa frase porque le apeteca,porque no la saba bien o por lo quefuera. Y ahora oigo a los cantaores j-venes que cuando quieren ponersepuros hacen exactamente esa fraseque no era la original. Hay muchasmanerasde tener tupropiapersonali-dad, slo que hay que tener imagina-cin y ganas de trabajar.

    P. O sea que tendran que olvi-darse de lo que es el padre paraellos, de Camarn. Inspirarse enl, pero olvidarse de l.

    R. Por supuesto. Orlo hasta sa-ciarte. Y luego buscar qu ms hayadems de Camarn. Buscar todo lobueno y camuflarlo. Todos nos co-piamos unos a otros. No se crea de lanada. Es encontrar algo que sintoni-ce contigo y hacerlo tuyo. Es eso, noes ms. No existe la creacin pura.

    DEVEZ en cuando hay que pararse a re-flexionar sobre lo que uno trae entrema-nos. Tomar conciencia del punto en queestamos, y del punto al que nos dirigimosen un horizonte previsible. Pero hay ma-terias particularmente difciles de so-meter a este gnero de auscultacin. Elflamenco, por ejemplo. Un arte que per-manentemente parece jugar un poco a laevasin, a la ambigedad, al enigma, unarte que defiende consciente o incons-cientemente, eso es difcil de determi-nar su parcela de misterio como partedel propio prestigio.

    Evidentemente, la difusin del fla-menco que hoy salta a la vista es un he-cho sin precedentes en su historia. Aban-don hace tiempo ya su leyenda negra depertenecer a ambientes no edificantes yhabitados por gente poco recomendable,para instalarse incluso en santuarios delfamoseoy el glamour.Noestoy convenci-do de que esto seamejor que aquello, pe-ro en cualquier caso se trata de la facha-da, de la cara exterior del problema. Y loque nos interesa verdaderamente es lo dedentro. Lo que puede explicar y definir el

    arte jondodenuestro tiempo.Esearte an-da extendindose ms que nunca, cierto,tanto que se habla ya de un arte univer-sal.Loquenoquieredecir quecualitativa-mente avance en parecida medida. Msbien al contrario. El efecto difusin operaproporcionalmente en sentido contrario,restndole profundidad al arte, rebajan-do los valores que el aficionadoha estima-do tradicionalmentems, como la jondu-ra, la comunin con la audiencia, la ticaexpresiva que jams engaa.

    El flamencodeahoramismo llega a lu-gares y pases impensables no hace mu-cho, pero es un arte de rango inferior alque nos hizo amarlo en tiempos pasados.Y conste queme refiero a todo el flamen-co, tambin la guitarra, de la que veni-mos diciendo que es la vanguardia, la fa-ceta de lo hondo que rompe barreras ymarca los nuevos caminos. Lo es segura-mente, gracias antes quenada, a ladecisi-va presencia dePacodeLuca y la escuelade jvenes guitarristas que siguieron ysiguen sus pasos.

    Es cierto que todos ellos se comenla guitarra. Pero hoy no nos basta quecasi todos los guitarristas consagra-dos despus de aquella generacinque lideraron Serranito, Sanlcar yDe Luca sean verdaderos fenmenosen ejecucin tcnica si su discurso ar-

    tstico es vaco y se queda en un puroartificio ms o menos espectacular.

    Me preocupa, profundamente, algoque estoy viendo prcticamente a diarioen los conciertos presuntos debiera es-cribir aqu de guitarra solista. Dndeestnesos conciertos?Despusde ladesa-paricin de Sabicas, qu otro es capazde dar un concierto en solitario de arribaabajo, a solas con su instrumento, sin na-diems en el escenario?Nadie. Salen, ha-cen un tema testimonio de que s sabentocar solos, y despus ya se unen al prota-gonista losmiembrosdeungrupocon ca-jones y otras percusiones, teclados, flau-tas y/o saxos, chelos y/o violines, bajos,etctera, instrumentos todos a una o endiversas combinaciones segn los casos.

    He visto recientemente el 16 de ju-nio pasado, para ser exacto a PepeHa-bichuela tocandounaguitarra, con salidapor cable hacia el exterior de una pastillaamplificadora, creo, y adems conmicr-fono externo delante segn su uso habi-tual. Uno de los temas que interpret lohizo conel acompaamiento de tres cajo-nes. Pepe Habichuela, que tiene 60 aosy es un clsico de la guitarra flamenca enconcierto.

    Obviamente, estos grupos suenan pa-recidoypierden identidad, en ellos la gui-tarra diluye sin remedio su sonido. Por

    qu, entonces? Para muchos, las razonesson exclusivamente comerciales, es loque el pblico pide y lo que el pblico vaa or. No rechazo tal hiptesis, pero dudoque ella lo explique todo. El factor artsti-co nunca se puede dejar de lado, y laverdad es que la guitarra sola exige mu-chsimo ms al tocaor. Me lo reconocaEnrique de Melchor hace unos meses:En cuanto veo entrar al grupo, me rela-jo, ay que alegra, ya estn aqu!.

    El cante y el baile tampoco presentanpanoramas que ilusionen demasiado. Elcante se halla persistentemente estanca-do. Desde que Miguel Poveda gan laLmparaMinera en 1993, nada de nada.As que los referentes obligados siguensiendo Enrique Morente, Diego Carras-co, Jos de la Tomasa, Carmen Linares yunos pocos ms. En cuanto al baile, laconfusin es casi infinita. Se ponen enpie proyectos descabellados, que empie-zan y terminan en una sola representa-cin y cuyo nico fin parece ser el cobrode suculentas subvenciones. Otros pro-ductos son formalmente brillantes, sinms, y logran larga vida en los escenarios.Otros, en fin, frecuentemente conproble-mas para sobrevivir, son remansos depaz y belleza que se llaman Eva la Yerba-buena,Mara Pags, IsraelGalvn, BelnMaya, Javier Barn

    El precio de la universalidad

    El calor de misrecuerdos. Anto-nio Mairena. Pasa-rela.Un ramito de lo-cura. Carmen Lina-res (con GerardoNez).Universal.Alma y coraznflamencos. Cama-rn de la Isla. Tresceds. Universal.Mi ADN flamen-co. Diego Carrasco.Nuevos Medios.El pequeo reloj.Enrique Morente.EMI/Virgin.Andando el tiem-po. Gerardo Nez.ACT.Querencia. MayteMartn. Virgin.Zagun. MiguelPoveda. HarmonaMundi.Cositas buenas.Paco de Luca. Uni-versal.Grabacionesen Pars,1956-1959. Ra-fael Romero/JuanVarea/Perico el delLunar Viejo. El Fla-menco Vive.La guitarra de Sa-bicas. Sabicas. Uni-versal.Cante mineroy de Levante.Montoya, Chacn,Vallejo y otros. Soni-folk.El cante flamen-co. Antologa his-trica. Lebrijano,Fosforito, LaPeriaca y otros.Universal.Nuestro flamen-co 1 y 2. Maire-na, Caracol, Terre-moto y otros.RTVE Msica.

    ngellvarez Caballero

    PANORAMA DEL FLAMENCO ACTUAL

    NOVEDADESDISCOGRFICAS

    Paco de Luca (izquierda) y Camarn de la Isla en 1973. JOS LAMARCA

    EL PAS, SBADO 28 DE AGOSTO DE 2004 BABELIA 3

  • EL PAS, viernes 22 de octubre de 2004 LA CULTURA / 37

    MIGUEL MORA, OviedoLleva casi 80 conciertos desde fe-brero y dice que est medio locoy muy tocao, pero mantiene unarapidez de cabeza y de dedos queasusta. Verle y orle tocar es unfenmeno casi incomprensible, co-mo si dentro de la guitarra Paco deLuca (Algeciras, 1947) llevara es-condida a la Sinfnica de Londres.Hoy recibir el Premio Prncipe deAsturias de las Artes, el primeroconcedido a un artista flamenco,esa msica tan relacionada pormuchos con el malvivir de los gita-nos; ayer, pese a su alergia a lasentrevistas, acept hablar un ratocon este diario en la habitacin desu hotel: Soy un enfermito de laperfeccin y siempre he pensadoque lo que hago no vale nada. Pe-ro de tanto decirme que toco bien,con la edad voy empezando acrermelo.

    Pregunta. Cuando le dieron elpremio dijo que reivindicaba unamsica maltratada.

    Respuesta. S, y lo mantengo.Pero esto es el principio de unarelacin mejor. Significa que lasinstituciones escolsticas, oficiales,han crecido por fin y empiezan avalorar esta msica que no ha idonunca a la escuela, que surge deotro sitio, de la emocin. Es ungran paso adelante que el juradose liberara de la rigidez de pensarque el flamenco es la msica dellumpen, de la taberna. A ver si elpremio ayuda a que los flamencosllenen un poco la nevera, que ya vasiendo hora!

    P. Igual sirve adems para quese empiece a ensear algo de fla-menco a los nios

    R. S, aunque no s cmopodra hacerse, porque el fla-menco se aprende como loaprenden los gitanos, en fami-lia, oyendo a los hermanos, lospadres y los abuelos... Pero por

    lo menos unas instrucciones b-sicas podran darles, y luegoque cada uno se busque la viday las borracheras.

    P. Pero si el flamenco ya no esde noche...

    R. Cada vez menos. La nochefue muy importante en una poca,nos bamos a una venta, coma-mos un pollo, bebamos vino y pa-saban cosas mgicas. Ahora hayun sentido de la competitividadmuy fuerte, la gente se pone muytensa... La droga ha influido mu-cho en eso. La cocana pone a lagente muy nerviosa. El vino eraotra cosa, por algo lleva miles deaos ah. La coca lo nico que ha-ce es poner unas colas largusimasen los baos, y a todo el mundoloco por irse a otro sitio, es unestrs horroroso. Esperemos quenuestros hijos aprendan de nues-tros errores...

    P. Qu pensara Camarn si leviera hoy aqu?

    R. Estara muy orgulloso, losdos hemos hecho mucho por rei-vindicar esta msica, pasamos mu-chas fatigas, siendo nios y ya notan nios. Si me hubieran dado elpremio estando l vivo hubiera im-puesto de alguna forma que l vi-niera, lo hubiera compartido conl, me hubiera dado vergenza ga-narlo yo solo. Camarn ha sidomuy importante en la evolucin deesta msica, y aunque ya no est ledoy la mayora de este premio, porlo menos un cincuenta y tantos

    por ciento. Todava lo echo de me-nos cada da.

    P. Y sus padres, qu cree quepensaran?

    R. Seran los ms felices delmundo. Mi padre sufri mucho to-cando la guitarra por 20 duros pa-ra desayunar, y aunque era unhombre muy optimista no hubieraimaginado un premio as, tan se-rio, de tanto rigor, que no se dapor salir en las revistas o la tele,sino que distingue a gente que seencierra en un cuarto o un labora-torio para tratar de ayudar a otragente.

    P. Quiz eso sirva para que elpas pierda el miedo al flamenco.

    R. S, seguro que va a ayudar aresolver un poco esa ignorancia,que, por cierto, no se da slo enEspaa. Si te fijas, en todos lospases que tienen folclores ricos,los msicos estn tiesos y tienen elfrigorfico vaco. Brasil, CubaEs como si sintieran vergenza, to-dos adoran a los rockeros america-nos, pero a los suyos no los tienenen cuenta.

    P. Exceso de cercanaR. S, como deca un vecino

    mo de Algeciras: se cmo va atocar bien si yo lo conozco de chi-co y tena la cabeza llena de granosy mi madre le quitaba el ham-bre?. se es el sentir general, yaqu se multiplica con dos racis-mos: primero, hacia los gitanos,que han estado siempre margina-dos porque nosotros no hemos sa-bido respetar sus tradiciones y he-mos querido adaptarlos a nuestrasdictaduras y a nuestras democra-cias; y segundo, hacia Andaluca,que ha sido siempre muy pobre.

    P. Pero el flamenco ya no es unfolclore.

    R. No, no, es una msica espe-cializada y muy sofisticada. Yo hevisto a msicos tan grandes comoMiles Davis o Chick Corea volver-

    se locos con el flamenco y no po-der con l. Y muchos profesiona-les tampoco se enteran. Coreasiempre deca que en el mundo haycinco msicas: el jazz, el flamenco,Cuba, Brasil y frica. Y era un tomuy serio, le gustaba mucho ence-rrarse en un cuarto a estudiar.

    P. As que el secreto es se, estu-diar.

    R. No queda otra! El listn es-t muy alto, ah fuera hay unosmsicos fantsticos Aparte delgenio, la facilidad y la educacinbsica de la niez, para decir algonuevo y sorprender te tienes quepasar todo el da dndole a la gui-tarra.

    P. Qu se siente cuando unollena teatros y otros guitarristas fla-mencos no logran casi ni ser pro-gramados?

    R. Pues que yo tengo una tra-yectoria distinta, que va precedidade un prestigio, y que la gente queva a verme piensa que decir en laoficina que me han visto les daprestigio a ellos tambin, y querealmente no me van a or porqueentiendan lo que hago, sino por lootro. Pero si sigo tocando no espor dinero ni por fama, sino preci-samente por eso, porque adoro elflamenco y quiero que la gente sed cuenta de lo que vale.

    P. Le afecta que todo el mun-do diga que es el mejor?

    R. Yo soy un enfermito de per-feccionismo y siempre he pensadoque no valgo; no me gusto nada,creo que lo hago todo mal, jamsoigo mis discos. Pero llega unaedad en que pienso que estoy equi-vocado, que no soy objetivo, quetengo un problema en la cabeza,que no estoy capacitado para juz-garme y que los objetivos son losdems, y que si ellos dicen que tocobien, ser verdad. Pero eso no quie-re decir que yo oiga un disco mo yme emocione, eh. Eso nunca!

    M. M., OviedoLos investigadores han entendi-do ya cmo y por qu se produ-ce el cncer, y sa ha sido laprimera revolucin de la oncolo-ga, pero falta la segunda y msimportante: aprender a utilizarel conocimiento adquirido enlos ltimos 20 aos para preve-nir y tratar la enfermedad, y cu-rar a los pacientes. Tres de loscinco onclogos no llegaron atiempo Tony Hunter y RobertWeinberg que han obtenido elPrncipe de Asturias de Investi-gacin Cientfica y Tcnica,Joan Massagu, Judah Folkmany Bert Vogelstein, animaronayer a los jvenes cientficos, du-rante un encuentro con estudian-tes organizado por el InstitutoOncolgico de la Universidadde Oviedo, a emprender ese ca-mino que, segn calcul Vogels-tein, puede durar todava 10 o15 aos. Estamos satisfechoscon lo hecho hasta ahora, resu-mi Massagu, pero lo ms im-portante no es el xito de ayersino el experimento de hoy.

    Barcelons residente en Esta-dos Unidos desde 1982 y actualdirector del programa de Biolo-ga y Gentica del Cncer del Me-morial de Nueva York, Mas-sagu explic primero sus hallaz-gos sobre la cadena de informa-cin que manejan las clulas an-tes de empezar a transformarse ydividirse, y luego reconoci queahora falta por averiguar lo msimportante: cmo y por qu seproduce la metstasis, la palabraletal para cerca del 90% de lospacientes: se es nuestro actualreto y el de muchos otros gruposde investigadores: saber cmo de-sarrollan las clulas las capacida-des que las permiten viajar a co-rromper los rganos vitales des-de rganos que no son vitales.

    Anticipacin

    Vogelstein, de la UniversidadJohns Hopkins y autor de la iden-tificacin de los genes cuya muta-cin causa el cncer de colon, su-bray la idea: una vez terminadala revolucin que ha permitidoentender esta enfermedad bsi-camente gentica en la que inter-vienen no uno sino varios ge-nes, la prxima generacin de-ber encargarse de aplicar eseconocimiento a la prctica pre-ventiva y teraputica. El profe-sor de Harvard Judah Folkman,que en los aos sesenta descu-bri cmo se produce la angiog-nesis tumoral (la capacidad delos tumores para crear vasos san-guneos propios que les permitennutrirse y crecer) y despus sinte-tiz diversas protenas que ayu-dan a bloquear ese proceso, apun-t algunas vas para el futuro:Necesitamos terapias menostxicas y ser capaces de diagnosti-car precozmente a partir de bio-marcadores. El objetivo es llegara tratar el cncer como se tratanlos problemas cardiacos: antici-pndonos.

    PACO DE LUCA / Guitarrista

    Le doy a Camarn la mayora del premio

    PREMIOS PRNCIPE DE ASTURIAS 2004

    Los onclogosesperanla segundarevolucin

    Paco de Luca, en Oviedo. / RICARDO GUTIRREZ

    A ver si el premioayuda a que losflamencos llenen unpoco la nevera, queya va siendo hora!

    Los Premios Prncipe de Asturias 2004 se entrega-rn esta tarde en la tradicional ceremonia en elteatro Campoamor de Oviedo (TVE-1, 18.00), queeste ao por primera vez estar presidida por donFelipe acompaado de su esposa. Est prevista la

    asistencia de la Reina y de Iaki Urdangarn, ade-ms de los presidentes de siete de las ocho comuni-dades (excepto el del Pas Vasco) del Camino deSantiago; el presidente del Congreso, Manuel Ma-rn, y las ministras de Cultura, Carmen Calvo, y

    Educacin, Mara Jess Sansegundo, entre otrasautoridades. La presencia de doa Letizia, segninforma Efe, ha obligado a algunas modificacionesen la organizacin de la ceremonia, como la am-pliacin de la mesa presidencial en un metro.

  • EL PAS, sbado 8 de mayo de 2010 vida & artes 49

    cultura

    Revolucionario y virtuoso del fla-menco a partes iguales y enor-mes, Paco de Luca, que se ha pa-sado prcticamente toda su vidacon la guitarra en una mano y lamaleta en la otra, ya no viaja tana menudo como antao. A m yaslo me mueve del sof algo quesea importante para el flamen-co. A sus 63 aos, conver-tirse hoy en Boston enDoctor Honoris Causa amanos del Berklee Colle-ge of Music, consideradala mejor universidad delplaneta para los msicos,le ha parecido lo suficien-temente importante co-mo para superar su fobiareciente a atravesar lasfronteras estadouniden-ses es que con esto delterrorismo ahora te tra-tan como un delincuenteen los aeropuertos. Elhonor lo compartir conla africana Angelique Kid-jo, con Kenneth Gamble yLeon Huff (arquitectosdel llamado sonido Filadel-fia) y con el jazzista Ken-ny Barron. Horas antesde la ceremonia, Paco deLuca acept conversarcon EL PAS, algo real-mente inusual en un per-sonaje que tiene parecidaalergia a las entrevistasque a lasmedidas de segu-ridad de los aeropuertos.

    Pregunta.Este recono-cimiento se une a una lar-ga coleccin de premios yhomenajes a su carrera.Todos los premios sabenigual o la percepcin cam-bia con la edad?

    Respuesta. El sabor nocambia con la edad, cam-bia por el premio en s.Los hay que son una chu-flera, cuando el que te losda lo que quiere es lucirsel, y otros como el de hoyque son premios impor-tantes. Y eso que yo nun-ca digo que un premio esimportante porque param siempre es un coazo Te to-ca hacer un viaje y aqu ademsme toca ponerme el birrete, conlo ridculo que yo me siento conel birrete Adems, no me gustaqueme halaguen, siempre me hadado vergenza, pero si hay algopor lo que yo me muevo del sofde mi casa es por el flamenco.Por eso estoy aqu. Porque el fla-menco siempre ha sido maltrata-do, es unamsica que en nuestropas ha sido una msica de terce-ra y cuarta categora y ahora estauniversidad, considerada la me-jor del mundo para la msica, re-conoce su valor.

    P.Yeso que usted dijo queque-ra evitar venir a Estados Unidos,adonde vino por primera vez sien-do un adolescente

    R. Es que ahora te tratan muymal, la polica se ha vuelto muy

    agresiva. Cuando yo llegu a fina-les de los sesenta era diferente.Aunque quizs el diferente erayo. Vena lleno de ilusiones y ga-nas de vivir y de conocer, perointuyo que el pas eramejor de loque es hoy da, era ms inquieto,ms idealista

    P. Y qu es lo que cambiadoen usted con la edad?

    R. Las cosas dan ms pereza.P. En qu sentido?

    R. Uno no se hace slo viejoporque te faltan las energas, sinoporque te faltan los estmulos delos 20 aos, las ganas de reconoci-miento, las ganas de que te quie-ran, que es en el fondo lo quebuscamos todos los artistas.

    Cuando eso ya lo has conseguido,ya no lo buscas, y eso era un mo-tor que te haca pelear. An tengoesa energa cuando me subo alescenario, pero para todas lasotras cosas, no.

    P. Ms all de los premios,qu es para usted el xito?

    R. Tocar bien. Y dentro de mitradicin crear un camino porque sea aceptado y pueda influiry del que puedan copiar los de-

    ms profesionales de mi msica.El resto es agradable, lo de ganardinero y que te llamen maestro,pero el xito con maysculas esque te reconozca la gente de tuprofesin.

    P. Se podra plantear la vidasin msica?

    R. Me encantara porque conlamsica sufromucho, por la res-ponsabilidad. Me encantara serun espectador, entoncesme pasa-ra el da oyendomsica, pero co-mo soy el protagonista y estoysiempre encima del escenario, elsentido del perfeccionismo quetengome dams sufrimiento quesatisfacciones. Me encantara po-der vivir sin la msica, sera feliz.

    P. Y no lo es?R. Sigo teniendo las mismas

    obsesiones de siempre. Que si nome gusta lo que hago, que si vale

    o no vale, que si la gente est ton-ta o soy yo el que los engao Sque es una obsesin que no esreal, pero existe en mi cabeza.

    P. Y no se apacigua con laedad?

    R. Qu va! Y mira que cuandoyo tena 20 aos siempre pensa-ba: Qu ganas de tener 50 parapoder disfrutar con lo que hago.porque esto es un castigo, as nose puede vivir!. Pues nada, ahora

    es peor.P. Por qu?R.No lo s, es un senti-

    do crtico muy fuerte queyo creo que viene de mipadre, que siempremede-ca: Eso no vale nada, nosabes, tienes que apren-derms, tocarmsPue-de que sea por eso.

    P. Se ha planteado al-guna vez dejar de tocar?

    R. Muchas veces.P. Y por qu vuelve?R. Porque de repente,

    aunque ests cabreadocon la guitarra, te subes aun escenario y no sabesqu sucede. Lo llaman ins-piracin o duende. Depronto empiezas a tocar,sientes que todo fluye, al-go empieza a flotar en elaire y no hay estmuloms fuerte que ese. Nohay droga o sensacinque se le parezca y cuan-do sientes eso no hay ma-nera de dejarlo.

    P. En algnmomentode su carrera tuvo miedoal fracaso?

    R. No. Eso es funda-mental, no hay que plan-tearse si vas a llegar o no,si te vas a hacer rico o site vas a hacer famoso.Hay que tocar la guitarrapara disfrutar, porque elmsico puede llegar a serel hombre ms feliz delmundo con que la ollahierva y tengas un camas-tro donde acostarte. Lamsica per se te va a ha-cer feliz, sers un triunfa-dor, aunque ests tieso.Encirrate en tu casa, tra-baja y trabaja. Ten disci-

    plina, disfruta de lo que haces.Esa es la nica manera de llegararriba, de ganar dinero, de hacer-te famoso.

    P. Est trabajando en un disconuevo, cul es el reto para al-guien con una discografa tan le-gendaria como la suya?

    R. Para m lo ms importantecuando uno aborda un proyectonuevo es crear la sorpresa. Y esoes lo que busco, el lugar por don-de no ha pasado nadie, que el queescuche se sorprenda, y es muydifcil, porque todos vamos porlugares comunes. Slo si me sor-prendo a m mismo sorprendo alos dems. No es fcil.

    P. Qu le queda por hacer?R. Pues todo! Lo nico que

    he hecho enmi vida ha sido tocarla guitarra. Una vida pobrsima,imagnate!

    A veces pasa: la copia era eloriginal. Y lo que todos pensa-ban que era el original, era enrealidad la copia. Los anlisisrealizados en los laboratoriosdeFlorenciaArt-Test han certi-ficado el milagro. Un retratode mujer, considerado duran-te dcadas una copia apaadaen el siglo XVII a partir de laSagrada Familia o La perla,atribuida a Rafael y expuestaenelMuseodel Prado, era real-mente un fragmento originalpintado por el genio de Urbinopoco antes de morir.

    La obrita yaci con su mar-co suntuoso en un almacn dela galera Estense de Mdenadurante largos aos; ahora,gracias a la intuicin del su-perintendente interino de laciudad,MarioScalini, queapre-ci varios elementos troppo ra-faelescos como para que fuera

    una mera copia, la tecnologaha confirmado el hallazgo. Elrostro, pintado sobre una tablade 3530 centmetros, es se-gn Scalini un fragmento deuna versin inicial de la Ma-donna della Perla, y Rafael lopint entre 1518 y el ao de sumuerte, 1520. El erudito ha ex-plicado que el finsimo trazodel dibujo y el marco, una so-berbia pieza del siglo XVI quenunca se habra utilizado si lapintura hubiese sido de pocacalidad le hicieronpensar queese primersimo plano era al-go ms que un duplicado.

    Scalini ha bautizado el cua-dro como La Perla de Mdenatras cotejar que en el inventa-rio de la Quadreria Estense delPalacio Ducal, elaborado en1663, figuraba un retrato demujer de Rafael que nunca seencontr. Debera ser este.

    El guitarrista Paco de Luca, ayer en Boston. / arthur pollock

    Los expertoscertifican unnuevo cuadrode Rafael

    Arriba, el nuevo rafael. Abajo,detalle de La perla. / efe

    PACO DE LUCA Guitarrista

    Me encantara poder vivir sinla msica... con ella sufro muchoBARBARA CELIS

    Boston

    MIGUEL MORA, Roma

    Que te quieranes en el fondo loque buscamostodos los artistas

    Trato de buscarla sorpresa, el lugarpor donde noha pasado nadie