SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad

Download SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad

Post on 04-Apr-2018

215 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 1/30</p><p>49</p><p>SCHOPENHAUER: LIBERTAD Y NECESIDAD</p><p>SCHOPENHAUER:ENTRE LA LIBERTADY LA NECESIDAD</p><p> Ana Isabel Illanes*</p><p> A Milagros Mier </p><p> Entra precisamente en los designios de la naturaleza</p><p>que la voluntad llegue a la luz, pues slo con la ayudade la luz puede conseguir la liberacin.</p><p>Schopenhauer </p><p>La idea de una necesidad naturalque rige a todos los fenmenos y que se explica por la causalidad, noes slo un tema recurrente en la losofa de Schopenhauer, sino unfactor esencial desde el cual problematiza su concepcin de libertad,que es la que vamos a atender en este escrito. Intentaremos hacer una lectura de su idea de libertad tomando en cuenta los conceptosantagnicos que la conforman, tales como: consciente e inconscien-te, inmanencia y trascendencia, conocimiento racional y conocimientointuitivo, desde los cuales nuestro lsofo piensa dicha libertad. Su pensamiento, por una parte, recibe una marcada inuencia de los pensa-dores de la llamada primera modernidad, como Spinoza, Hume yLutero, quienes restauran la antigua losofa de la necesidad y ponenen cuestin la libertad humana; tambin de Kant y del Romanticis-mo. El determinismo universal sostenido por la ciencia natural de lamodernidad, as como las concepciones mecanicistas, los fatalismos, psicologismos y materialismos sostenidos en su poca, que hacen a</p><p>* Departamento Acadmico de Estudios Generales,ITAM .</p><p>TAM Derechos Reservados.reproduccin total o parcial de este artculo se podr hacer si el ITAM otorga la autorizacin previamente por escrito.</p></li><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 2/30</p><p>50</p><p>ANA ISABEL ILLANES</p><p>un lado la existencia autnoma del hombre, se van a encontrar en elcentro de sus reexiones.</p><p> Nuestro pensador parte de la idea de necesidad1 como algo inhe-</p><p>rente a todo acontecimiento. Desde su perspectiva, aunque el trans-curso de las cosas se nos presenten como algo casual, en realidadtodas las eventualidades se ven implicadas, unidas por una necesidad profundamente oculta, para la cual el azar mismo constituye un meroinstrumento. As llega a mencionar que, si la necesidad no mantuvieraunidas todas las cosas, estaramos ante un monstruo, ante un gesto sinsentido ni signicado, ante la obra de la verdadera y pura casualidad. Atal grado dicha necesidad se vuelve prioritaria en su visin del mundoque en Los designios del destino nos dice:</p><p>Que todo cuanto sucede tiene lugar, sin excepcin, bajo la msestricta necesidad , constituye una verdad que se puede comprender a</p><p> priori y, por consiguiente, de modo irrefutable, a la que quiero dar enllamar aqu fatalismo demostrable.2</p><p>Estamos ante un fatalismo de rango superior que Schopenhauer </p><p>llamafatalismo trascendente . Ante una verdada priori que se conr-ma a posteriori , empricamente, cuya demostracin no proviene deun juicio estrictamente terico, sino que se va decantando paulatina-mente a partir de la experiencia, del propio transcurso vital. Como prueba de esto menciona el hecho incuestionable del hipnotismo y laclarividencia, muy difundidos en su tiempo. As llega a armar quesi la clarividencia fuera comn se vericaran innumerables aconte-cimientos anunciados.</p><p>1 Para Schopenhauer necesario es lo que se sigue de una razn suciente dada [...]una vez que la razn est dada, la necesidad se une a la consecuencia con el mismo rigor en todos los casos, Schopenhauer, Sobre la libertad de la voluntad humana, en Los dos</p><p> problemas fundamentales de la tica , 2002, Madrid, SigloXXI , trad. Pilar Lpez de SantaMara, p. 41.</p><p>2 Schopenhauer, Los designios del Destino , 1994, Madrid, Tecnos, trad. Roberto Rodr-guez Aramayo, p. 6.</p><p>TAM Derechos Reservados.reproduccin total o parcial de este artculo se podr hacer si el ITAM otorga la autorizacin previamente por escrito.</p></li><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 3/30</p><p>51</p><p>SCHOPENHAUER: LIBERTAD Y NECESIDAD</p><p>El mismo transcurso vital del individuo, por muy confuso que parezca, constituye un todo en armona consigo mismo: posee unatendencia, un destino determinado, un sentido instructivo como</p><p>una epopeya meticulosamente planeada. Pero esta tendencia se daslo en la vida de los individuos, mas no en la historia universal, yaque los pueblos slo existenin abstracto , mientras que lo real son losindividuos. La historia de la especie humana tomada en su conjunto noobedece a un plan teleolgico, no es la ejecucin de un plan oculto de la Naturaleza como pensaban Kant y el mismo Hegel. Para Schopenhauer los acontecimientos histricos slo representan un alfabeto que nos permite leer la Idea del hombre, ya que en s mismos y por s mismoscarecen de importancia. El tiempo no trae algo nuevo e importante, ni puede producir algo que tenga realidad absoluta, no es un todo con uncomienzo y un trmino, ni contiene un plan o un desenvolvimiento, nimucho menos tiene un n ltimo que pretenda el perfeccionamientodel gnero humano.</p><p>Mientras que la historia universal no tiene directamente signi-cado metafsico, sino que en ella se da una conguracin fortuita,el mundo para Schopenhauer no slo posee una signicacin fsica,sino un sentido propiamente moral y metafsico que l explica por medio del fatalismo trascendente. A partir de ste plantea el problemafundamental de la relacin entre la mera contingencia fsica de unacontecimiento y esa necesidad metafsico-moral que l arma. Noshabla de la esencia metafsica de las cosas, como el nico lugar dondecabe buscar la raz de la indescifrable unidad entre lo aleatorio y lonecesario que se presenta como una oculta directriz de todas las cosashumanas. Estamos ante un poder oculto que gua incluso las inuenciasexternas, ante un enigma de nuestra propia interioridad nicamentecaptado, como toda verdad profunda, mediante imgenes metafricasy analogas.</p><p>Podemos decir, en un primer momento, si nos referimos a los fen-menos de la naturaleza desde el punto de vista puramente objetivo,que todo queda sujeto sin excepcin a la relacin de causa y efecto.Todo cuanto sucede tiene lugar de un modo estricto y absolutamente</p><p>TAM Derechos Reservados.reproduccin total o parcial de este artculo se podr hacer si el ITAM otorga la autorizacin previamente por escrito.</p></li><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 4/30</p><p>52</p><p>ANA ISABEL ILLANES</p><p>necesario, incluso lo que nos parece ms azaroso no deja de ser algo necesario, pues en un punto, en algunos casos muy remoto, sehallan las causas que lo han determinado necesariamente. Desde esta</p><p>ptica, que coincide con la de Leibniz, lo que llamamos azar suponeuna vinculacin sellada por la necesidad, donde todas las cadenas queavanzan en la lnea del tiempo forman una red comn y estipulan elcurso del mundo: nada es absolutamente casual, todo tiene lugar demodo necesario.</p><p>De ah que todos los fenmenos y, por ende, todos losaconteci-mientos de la Naturaleza hayan de tener un carcter necesario ; y esta</p><p>necesidad suya queda testimoniada por el hecho de que para toda mani-festacin o suceso se ha de buscar un fundamento del cual dependancomoconsecuencia .3</p><p>En un segundo momento, si nos referimos al hombre, tambin pode-mos mencionar que todos los episodios de su vida suceden conforme ala causalidad. Pero, en este caso, conforme a dos tipos de causalidad:con arreglo a la causalidad objetiva del curso de la naturaleza y con</p><p>arreglo a una causalidad subjetiva que slo existe para cada individuo.Ambos tipos de causalidad coexisten, ya que, desde su concepcin,todo acontecimiento se inserta simultneamente como un eslabn encadenas tan diversas, donde incluso los destinos de mltiples hombrescoexisten. As, el destino de uno viene a coincidir con el destino delotro, siendo cada cual el hroe de su propio drama. Es como si estu-viramos ante un gran sueo, que suea ese nico Ser, pero lo hacede tal manera que todos sus personajes suean con l.</p><p>Frente a esa necesidad que rige la existencia, Schopenhauer quiereencontrar el gozne de aquella gran antinomia: la coexistencia, la compa-tibilidad de la libertad con la necesidad, pues a pesar de la aceptacinde esa necesidad que rige al mundo y al hombre, el lsofo continahablando de libertad. Libertad, que como formula a partir de la divisin</p><p>3 Schopenhauer, Metafsica de las costumbres , 1993, Madrid, Debate, trad. RobertoRodrguez Aramayo, p. 22.</p><p>TAM Derechos Reservados.reproduccin total o parcial de este artculo se podr hacer si el ITAM otorga la autorizacin previamente por escrito.</p></li><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 5/30</p><p>53</p><p>SCHOPENHAUER: LIBERTAD Y NECESIDAD</p><p>kantiana entre el mundo fenomnico carente de libertad y el mundonoumnico libre, se torna problemtica. As menciona que:</p><p>Cada cosa, cada acontecimiento es, en cuanto fenmeno, en cuantoobjeto,necesario sin excepcin; mas todo objeto es en svoluntad y staes plenamentelibre por toda la eternidad.4</p><p>Para nuestro lsofo, slo la voluntad es libre, cosa que se deduceautomticamente de suesseidad , ya que sta, al no ser fenmeno niobjeto ni representacin, sinocosa en s , es libre. La voluntad no seencuentra sometida al principio de razn, y al no ser consecuencia</p><p>debida a un fundamento no conoce necesidad. Bajo su ptica, slo lavoluntad es absolutamente libre, genuinamente autnoma, de ella sedesprende nuestro actuar y nuestro mundo, siendo heternomo cual-quier otro aspecto. Con la voluntad as entendida, estamos ante unainstancia metafsica, situada ms all de la naturaleza, la cual existede forma total e indivisa en cada individuo.</p><p>Pero, mientras que la voluntad se determina por s sola sin que pueda darse ley alguna para ello, todo lo que pertenece al mbito de</p><p>lo fenomnico, a la objetivacin de la voluntad, como es el caso delhombre, se ve necesariamente determinado, se encuentra sujeto a lavalidez absoluta del principio de razn. En este primer momento, parece que Schopenhauer disuelve el enigma de la libertad en unainsoluble apora, donde la persona no es libre, aun cuando sea mani-festacin de una voluntad libre origen de todas y cada una de lasacciones. El hombre, aunque corresponde a un grado superior en laobjetivacin de la voluntad, se despliega en una sucesin de actossometidos a la necesidad, donde todo cuanto sucede ocurre de un modoestrictamente necesario, y hasta los mismos acontecimientos llegan aser como un texto impreso.</p><p>Para nuestro lsofo, los hombres no somos libres para optar por dos o ms alternativas, no existe para ellos el llamadoliberum arbitriumindifferetiae . Y si los hombres se confunden y se piensan libres, si se</p><p>4 Ibid.</p><p>TAM Derechos Reservados.reproduccin total o parcial de este artculo se podr hacer si el ITAM otorga la autorizacin previamente por escrito.</p></li><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 6/30</p><p>54</p><p>ANA ISABEL ILLANES</p><p>creen poseedores del esteliberum arbitrium , slo es debido a que lavoluntad mora fuera del principio de razn, del imperio de la necesi-dad, y su sentimiento de libertad comocosa en s se encuentra trans-</p><p>ferido a su fenmeno: al hombre. El ser humano que tiene como datoinmediato de la conciencia elliberum arbitrium indifferentiae, no se percata que en realidad sus acciones, como todo lo que se encuentrainmerso en el tiempo, responden a una ley causal: responden a moti-vos. Schopenhauer llega a mencionar que, al igual que una bola de billar no entra en movimiento antes de recibir un impacto, un hombretampoco puede moverse hacia algo si no lo determina un motivo que lomueve de una manera tan necesaria e inevitable.</p><p>En oposicin a la creencia de un libre albedro de indiferencia queest ntimamente ligado con el hecho de haber colocado la esenciadel hombre en un alma: con el hecho de suponer al hombre como unser consciente, abstractamente pensante, que llega de un modo subsi-diario y como consecuencia a plantearse como un ser que quiere,su pensamiento realiza un reacomodo, donde la voluntad resulta ser lo principal, lo primitivo, mientras que la inteligencia simplementese une a la voluntad como un mero instrumento perteneciente a sufenmeno. De tal manera que llega a armar que todo hombre es loque es por su voluntad, puesto que la voluntad es la base de su ser, yslo en el curso de la experiencia, por medio de sus actos, el hombrellega a conocerse a s mismo.</p><p>Schopenhauer rompe de un modo radical con el pensamientotradicional que le atribuye a la voluntad una naturaleza secundaria; sedesliga de esa tradicin que no entiende que lo secundario es el conoci-miento. Invierte las teoras logocentristas anteriores que consideranque la reexin basta para llegar a ser de tal o cual modo, que postulan queel hombre no tendra ms que reexionar cmo quiere ser para llegar a ser de esa manera. Como si el hombre fuera una obra creada a la luzdel conocimiento, cuando en realidad el ser humano es su propia obraantes de todo conocimiento: el conocimiento viene a alumbrar lo queya sees. Con esto, estamos ante una nueva concepcin del hombre, bajo esta nueva visin el hombre se torna un misterio para s mismo,</p><p>TAM Derechos Reservados.reproduccin total o parcial de este artculo se podr hacer si el ITAM otorga la autorizacin previamente por escrito.</p></li><li><p>7/30/2019 SCHOPENHAUER entre la libertad y la necesidad</p><p> 7/30</p><p>55</p><p>SCHOPENHAUER: LIBERTAD Y NECESIDAD</p><p>se desconoce, se mantiene oculto. Schopenhauer aade otra instanciacentral para la comprensin del hombre: el elemento inconsciente.</p><p>De un modo ms radical, el lsofo arma que el hombre no puede</p><p>decidir tener este carcter o el otro, ni cambiar el que tiene: lo que eslo es de una vez para siempre y slo lo va conociendo gradualmente.Podemos decir que el hombre no quiere lo que previamente conoce,sino que llega a conocer lo que quiere: ese algo en el hombre inmodi-cable. Lo que el hombre quiere real y principalmente, la tendenciade su ser ntimo y el n que por consiguiente persigue, es cosa queninguna inuencia externa ni enseanza alguna puede modicar.</p><p>En su pensamiento el conocimiento se desplaza a otros mbitos:al conocimiento de los motivos. Mientras que la voluntad consideradaen s misma, al margen de todo fenmeno es ciertamente libre y omni- potente, en sus manifestaciones individuales se ve determinada por causas. En el hombre, donde el conocimiento lo ilumina, se encuen-tra determinada por motivos frente a los cuales el carcter reaccionasiempre necesaria y regularmente del mismo modo. As nos dice que,adems de las llamadas leyes naturales:</p><p>Hay unaley para lavoluntad humana, en la medida en que el hombre pertenece a la naturaleza; y una ley, por cierto, estrictamente demostrable,inviolable, sin excepcin, inquebrantable, que lleva consigo la necesidad,novel quasi, como el imperativo categrico, sinorealmente: es la ley delamotivacin , una forma de la ley de causalidad, o la causalidad mediada por el conocer. sta es la nica ley demostrable de la voluntad humana,a la que sta est sometidacomo tal . Dice que cada accin slo puede producirse como consecuencia de un motivo suciente.5</p><p>Pero, pese a la armacin de necesidad en las acciones humanas,a los motivos que nos determinan, el pensador dela voluntad devivir quiere salvar la coexistencia de la estricta necesidad de nuestrasacciones c...</p></li></ul>

Recommended

View more >