presencia 3

Download Presencia 3

Post on 25-Mar-2016

222 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista presencia No. 3

TRANSCRIPT

  • NMERO 3 GIMNASIO DEL NORTE 2013 AO DE LA NUEVA ERA VALLEDUPAR, COLOMBIA WWW.GIMNORTE.EDU.CO

    Oratorio Obra del arquitecto Daniel Daza Flrez

  • FOTO: Preescolar norteo: Amor y ternura

    DIRECCINPedro ngel Daza Mendoza

    Berenice Flrez de DazaJos Ricardo Daza FlrezDaniel Andrs Daza Flrez

    COORDINACIN EDITORIALCarmen MercadoSol Marina Quroz

    Maria del Carmen Asis

    COMITE DE REDACCINYuleinis DazaLaura LobeloYullis Silva

    Maritza ZrateMaria Consuelo Molina

    Malka RomeroMaria Jos Brochero

    Erika Mendoza

    COLABORACIN ESPECIALHansel Gebauer

    Joshua Daza

    FOTOGRAFAEdwin MaestreHenry Solanilla

    DISEO Y DIAGRAMACINLuis Alfonso Martnez Ariza

    Diseador Grfi co Publicitario.www.luismartinez.tk

    GIMNASIO DEL NORTEValledupar, cesar, colombia

    Suramerica

    Msica

    Nuestros Lectores Lo bueno se puede mejorar

    Calidad y Empresa Salud y Belleza

    Sociedad y cultura La escuela de hoy Descubriendo

    Opinin Foreign Language Exalumnos Valores

  • 2013 Ao de la nueva era 3

    Amina & Patricia Lpez Zequeira /Servisistemas S.A.S.Calle 9 No. 6 A 61 casa 2 Barrio Novalito Telfono 583 9967 Celular 315 704 0076Valledupar (Cesar)

    *Porcin terrestre en acomoda-cin doble, incluye fee bancario. No incluye tiquetes areos.

    www.gentemayorista.com

    24 das Completsimo!

    5.460* Jvenes a Europa, Grecia y Dubi:Salidas en Junio 2013 y 2014Lo mejor de Europa para Adultos: Salida el 2 de Septiembre 2013

    www.gimnorte.edu.co

  • 2013 Ao de la nueva era 4

    Hoy cuando el grupo responsable de la re-vista , otra voz del GIMNASIO DEL NORTE, me pidi escribir el artculo para la misma, pensaba en que sera bueno refl exionar en voz alta y contarles algunas de las muchas angustias que en el diario tra-segar, me asaltan, y generan en mi interior una enorme impotencia, porque no hallo el camino, ni las armas poderosas que prote-jan, como corazas impenetrables, a nuestros chicos de esos horribles y tan generalizados monstruos contra los cuales como Institu-cin que educa en Valores, luchamos a bra-zo partido.

    Me invade la tristeza, porque la vorgine en la que se vive en esta aldea global, se los traga con una facilidad inusitada, porque nuestra infl uencia es ms dbil, porque las voces que estamos en contra de la corrupcin, de la im-puntualidad, del dejar ha-cer y dejar pasar, son ms escasas cada da. Porque las autoridades, cuya obli-gacin moral, social y ti-ca de preservar la vida, la honra y bienes de los ciu-dadanos de bien, es cada da una utopa, ya que se hacen los de la vista gorda, porque los que creemos en la verdad, el trabajo, la paz y el amor a esta dolorida patria, nos tocar cerrar los ojos y hacer male-tas en busca de nuevos rumbos.

    Cuando observo en el comportamiento de los chicos y chicas que han sido encomendados a nuestro cuidado, y que como reza nuestra misin queremos convertir en seres felices, dueos de una vida llena de actitudes posi-tivas, emprendedores, fuertes ante las adver-sidades, generosos ante el dolor, sabios para rechazar todo lo que signifi que corrupcin, en una palabra: transformadores de su en-torno, me pregunto qu ms podemos hacer para lograr el cambio que tanto necesitamos.

    Es por eso que hoy acudo a las familias, a esos padres conscientes de sus obligaciones, a los sensatos, a los que no han sido conta-giados por la ricopata, que no han cambia-do sus deberes y derechos y que quieren de verdad a sus hijos para que revisemos jun-tos nuestros procedimientos, y hagamos los cambios necesarios para no perder el norte y acabar con la vida de nuestros hijos que son la verdadera prolongacin de la existencia. Es urgente que los hombres asuman el papel que les corresponde como orientadores sere-nos y rectos, que no cambien este derecho y obligacin por un aplauso o un guio cm-plice ante cosas que hagan avergonzarlos y por las cuales deban bajar la cabeza. Las mujeres debemos seguir siendo el comple-mento del hombre en la crianza de los hijos, con fi rmeza, seriedad y sobre todo con mu-cho amor. No los llenemos de cosas mate-

    riales, para cubrir ausen-cias injusti-fi cadas, no negoc iemos los principios que deben regir en todo hogar, no c a m b i e m o s el compartir diario por un aplauso infor-

    mtico o un te quiero ciberntico.Y vuelvo a tocar las puertas de todos los me-dios de comunicacin para que revisen la apologa despampanante que hacen a todo hora y a todo momento del delito, como lo nico importante y que genera dividendos en los peridicos para los cuales se trabaja, o los ros de sangre que cubren las praderas y las calles, de nuestro dolorido pas. Hagamos de nuestros medios de comunicacin remansos de paz y alegra, donde lo importante no sea la sangre derramada, ni la violencia exaltada. No, Demos despliegue grande y esplendoro-so a las cosas buenas, y sencillas que ocurren

    Me invade la tristeza, porque la vorgine en la que se vive en esta aldea global, se los traga con una facilidad inusitada, porque nuestra infl uencia es ms dbil, porque las voces que estamos en contra de la corrupcin, de la impuntualidad, del dejar hacer y dejar pasar, son ms escasas cada da.

    lao de l013 A2014 de la3 Ao d2013 44

    Por Berenice Flrez De Daza Directora Administrativa

  • 2013 Ao de la nueva era 5

    por montones a nuestro alrededor. Informemos lo que hacen los hombres buenos de verdad, los que aman y engrandecen a este terruo.Y tambin toco los corazones de las autoridades pertinentes, por Dios! No permitan ms chicos infringiendo las normas de la sociedad, empecemos por educar a los jvenes ponien-do las restricciones a que haya lugar, no ms chicos y chicas hasta altas horas de la noche en la calle con el alcohol y otras cosas combinadas con la gasolina que nos lleven a recoger partes de los cuerpos, porque no hubo una sola persona sen-sata, que los detuviera a tiempo.Hagamos espacios de sano esparcimiento en todos los rinco-nes de la ciudad, utilicemos los recursos para los fi nes para los que fueron destinados, aunemos esfuerzos para hacer posible una educacin de calidad para todos.Y hoy ms que nunca me viene a la memoria aquel mensaje, por cierto annimo, que me ha acompaado hace mucho rato Quiero volver... que hoy les transcribo:

    QUIERO VOLVER A CONFIAR

    Fuimos criados con buenos modales,Cuando ramos nios: madres, padres, maestros, abuelos, tos, vecinos eran autoridades dignas de res-peto y consideracin, Confi bamos en los adultos, porque todos eran padres, ma-dres o familiares de todos los chicos de la calle, barrio, de la ciudad.Tenamos miedo apenas de lo oscuro,.., de los sapos, de las ratas o de las pelculas de terror.Hoy tengo una tristeza infi nita por todo lo que hemos perdido,Por lo que mis nietos temern.Por el miedo en la mirada de los nios, jvenes, viejos y adultos.Derechos humanos para criminales?Deberes limitados para ciudadanos honestos?Pagar las deudas es ser tontos.?Amnista para los estafadores.?Los honestos son imbciles?No tomar ventaja es ser necio?Qu pas con nosotros.?

    Profesores maltratados en las aulas, comerciantes amenazados por trafi cantes, corruptos pavonendose de su poder, rejas en nuestras ventanas y puertas.Cada uno encerrado en su mundo.Qu valores son estos?

    Autos que valen ms que abrazos, hijos queriendo regalos por pasar de curso.Telfonos mviles en las mochilas de los recin nacidos, de los recin salidos de los paales.vQu tenemos que dar para recibir un abrazo?Vale ms un Armani que un diploma?Vale ms una pantalla gigante que una conversacin?Vale ms un carro que una amistad a toda prueba?Vale ms parecer que ser?Cundo fue que ser correcto desapareci o se hizo ridculo?Quiero quitar las rejas de mi ventana para tocar las fl ores!!Quiero sentarme en el camino y tener la puerta abierta en las noches

    Quiero la honestidad como motivo de orgullo.Quiero volver a enorgullecerme de nuestros lde-

    res polticos.Quiero la vergenza y la solidaridad.

    Quiero la rectitud de carcter, la cara limpia y la mirada a los ojos.Quiero la esperanza, la alegra,

    la confi anza, Quiero que la palabra hombre vuelva a ser sinnimo de ju-ramento.Quiero el retorno de la verda-

    dera vida, simple como lluvia, limpia como un cielo de abril, leve

    como la brisa de la montaa!Abajo el tener!

    Viva el ser!Y defi nitivamente comn, como yo o como

    t.Adoro el mundo simple y comn.Tener el amor, la caridad, la solidaridad como bases de vida.Me imagino delante de la corrupcin, la falta de tica, de moral, de respeto.Vamos a volver a ser gente Vamos a construir un mundo mejor, ms justo, donde las perso-nas respeten a las personas, con tolerancia y sin permisividad.Empecemos a contaminar al mundo hablando en voz alta,Nuestros hijos se lo merecen y nuestros nietos nos lo agradece-rn.Seamos como sueo esto que tanto lo necesitamos para poder vivir. Creo que este mensaje, deja clara la razn de tantas inquie-tudes, de tantas y tantas angustias. Entonces vuelvo los ojos al Dios Todopoderoso, para que me llene de fuerza y aliento para entender que hay que seguir en la lucha hasta el ltimo momento de mis das.

    os ppppppppppppppppppppppparaaaaaaaaaaaaaa a

    haceeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeer r

    emoria aquele ha acompaado

    r... que

    NFIARs,

    adres, maestros, es dignas de res-

    adres, ma-rio, de lalalalalllalalalllllalallalllalalalalllllallallaalaaaaaalaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    de las

    dido,

    s parecndo fue que

    Quiero quitar lasQuiero sentarme ennoches

    Quiero la honeQuiero volve

    res polticoQuiero lllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllla aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

    QuQuQuQuuQuQQuQuuQuQQuQuQuuQuuuuQuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuiero llilllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll mpQuie