cristóbal hernández martínez caminando con  · ... a Él rindo mi vida y de Él doy testimonio...

Download Cristóbal Hernández Martínez CAMINANDO CON  · ... a Él rindo mi vida y de Él doy testimonio no

Post on 14-Oct-2018

215 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Cristbal Hernndez Martnez

    CAMINANDO

    CON CRISTO

    Pero qu estrecha es la puerta, y qu angosto el camino que lleva a la vida!, y pocos son los que la hallan...

    Mateo 7:14

    Relatos de un misionero

  • Asociacin Remar Burkina

    Bobo Dioulasso - Burkina Faso

    frica occidental - Agosto - 2011

    www.remarburkinafaso.org

    www.remar.org

  • Cristbal Hernndez Martnez

    CAMINANDO

    CON CRISTO

    Relatos de un misionero

    Pero qu estrecha es la puerta, y qu angosto el camino que lleva a la vida!, y pocos son los que la hallan...

    Mateo 7:14

  • INDICE

    DEDICATORIA4

    MI PRIMER ENCUENTRO CON AFRICA6

    CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO! ..11

    RESCADO DEL INFIERNO..16

    DEL CALOR AL FRIO..20

    LA CIUDAD DE MEXICO....27

    LA PUERCA LAVADA.34

    DE VUELTA A AFRICA...41

    VIVIR Y MORIR EN AFRICA..46

    ALLAH AK-ABAR EN EL HOSPITAL PROTESTANTE SHIPHRA49

    EL SEPULTURERO...53

    LA MUTILACION O CIRCUNCISION GENITAL FEMENINA62

    CIVILIZACION O TRADICION...69

    AFRICA, (DE LA CAZA AL INTERNET)...76

    ALDEA CRISTIANA WENND KUUNI (EL KIBUTZ)..82

    EL LLAMADO (EL CARCTER DE UN MISIONERO).92

    HISTORIAS DE AFRICA DESDE EL CORAZON DE UN NIO...100

    EPILOGO.106

    CONTACTOS..108

  • DEDICATORIA

    Quiero dedicar este libro y en primer lugar al mismsimo Dios y a su hijo Jesucristo, el cual me a rescato del mundo oscuro en el que viva, del pecado y de la muerte, por l he llegado hasta el da de hoy sano y salvo, puedo contarlo y me considero uno ms de sus milagros, a l rindo mi vida y de l doy testimonio no solo con este libro sino con toda mi forma de vivir.

    Tambin dedico cada da de mi vida a mi esposa Benita porque hace ya casi 13 aos que convivimos juntos en matrimonio, ha sido capaz de soportarme en los momentos difciles y oscuros de mi vida, por ser sierva de Dios consagrada e incansable con ejemplo de servicio y santidad, que juntos forman la verdadera y nica religin, (Stg.1:27) por ser una buena esposa y madre y dedicar todo el tiempo a nuestros hijos que de mi les falta.

    A mi pastor Paulo Laborda, hombre de Dios sacrificado y consagrado al ministerio, con casi 20 aos de misionero en frica, ejemplar por su saber sufrir en silencio y sin queja pues su vida refleja santidad, esperanza y nos imparte fe a sus discpulos cuando nos falta, tambin a su esposa Silvia, fiel misionera ejemplar.

    Al pastor principal y fundador del ministerio Remar, Juan Miguel Diez lvarez y a su esposa Mari Carmen, les admiro y respeto mucho por haber abierto las puertas de su corazn y de su casa a Dios en el llamado al ministerio, y por haberle dicho al Seor con corazn sincero hace ya ms de 30 aos he aqu tu sierva hgase con migo tu voluntad, a causa de tal entrega y consagracin cientos y miles hemos entrado por las puertas de este consagrado pero hermoso ministerio y hemos podido conocer a Dios con una sana y verdadera doctrina.

    4

  • Como no a mis padres instrumentos escogidos y utilizados por Dios para darme la vida, y aunque en mi infancia no eran cristianos convertidos, nunca fueron incrdulos y siempre han sido hospitalarios como ellos solos y dadores alegres, pues se gozan en ayudar, lo cual Dios no ha pasado por alto y se rebel a sus vidas en una edad madura tal vez por el milagro de la transformacin y conversin de sus hijos a los cuales ya casi tenan por perdidos, hoy estn en los caminos de Cristo.

    A mi nico y querido hermano Juan, pues tambin el fue rescatado del infierno abriendo de par en par las puertas de su corazn a Cristo tambin en el ministerio, un tiempo antes que yo pues cuando yo me resista Dios lo uso como a un ayo para guiarme hacia los caminos del Seor, hoy sigue fiel al Seor con el ministerio de la alabanza y predicacin en la iglesia cuerpo de Cristo.

    A todas las personas que han influido en mi conversin o crecimiento en Cristo, hermanos de la iglesia de Murillo en Palma de Mallorca, predicadores como Miguel Navarro de quien o el evangelio por primera vez de su boca en el ao 92, a muchos obreros, misioneros y pastores de Remar como mi hermano amigo y pastor Jess Lpez (Wend Panga), Benito Chicharro, Lorenzo Chico, a algunos que ya no estn entre nosotros como mi querido amigo Agustn Jubierre (Gus) siervo manso y humilde y a tantos que han plantado o regado en mi vida.

    Y a todos aquellos heraldos del evangelio que por temor de Dios les rinden sus vidas, golpean sus cuerpos y los ponen en servidumbre con temor de ser descalificados.

    Y a todos los mensajeros de salvacin.

    Dios os bendiga.

    Sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. 1 Co. 9:27

    5

  • ______________________________________Mi primer encuentro con frica

    CAPITULO 1

    MI PRIMER ENCUENTRO CON AFRICA

    En Octubre de 1994 llegue por primera vez a Burkina faso (antiguo Alto Volta), hace ya casi 17 aos y hoy he decidido empezar a escribir mis experiencias en los caminos de Cristo, han sido aventuras y desventuras, honras y deshonras, humillaciones y exaltaciones, glorias y pecados, siempre en un camino estrecho y luchando a viento y marea contra mi peor enemigo que soy yo, (ya que el otro fue vencido en una cruz en el calvario) llevando siempre conmigo mi torpeza y carnalidad, pero con la ventaja del poder del Espritu Santo de Dios, el nico y verdadero ayudador y consolador para el hombre.

    Me encuentro en Bobo Dioulasso (sudoeste de Burkina Faso) con mi esposa y mis tres hijos y casi un centenar de personas ms en el ministerio

    6

  • Caminando con Cristo____________________________________________________

    Remar Burkina, solo en esta parte del pas tenemos 6 centros de acogida en Bobo y Banfora, vivimos y trabajamos como misioneros y somos los responsables en esta zona del pas, tenemos obra en 7 ciudades ms.

    Cuando llegue a este pas por primera vez junto con otro nuevo misionero a las cinco de la madrugada, no quera creer que aquel horrible calor seria siempre as aqu, aunque siempre haba odo que en frica haca mucho calor se me haca mucho sentir como 35 o 37 grados de madrugada y me aterrorizaba pensar que seria a las 3 de la tarde, yo pensaba que se trataba de los motores del avin pero a la que me iba alejando puede ver que esa era la realidad que me esperaba, pues iba sin billete de vuelta, bajemos por la escalera andando y en fila india nos hicieron caminar hasta un puesto de polica donde nos registraron, nos pedan cosas pues nos hablaban en francs y en aquel entones yo no les entenda, nos llevo casi dos horas revisar visados y encontrar maletas, todo era ms lento y desordenado, era un clima diferente, un olor diferente, todo era diferente cuando por fin conseguimos salir de aquel aeropuerto ah nos estaban esperando un par de misioneros pues los pioneros apenas llevaban seis meses, eran como 10, unos 8 varones y 2 mujeres, los misioneros varones estaban todos juntos en una casa y aun no saban muy bien como funcionar en estas rojizas tierras segn sus nativos de hombres ntegros pues tenemos que tener en cuenta el clima que yo eh visto pasar los 50 grados, el idioma, la comida. etc., pues nuestras delicadezas de Europa haban acabado, all lo ms rico seria el arroz o tal vez una ensalada cuando se poda, lo ms usual all es el maz con el que hacen el to o sagabo como le dicen en mor, tambin con el maz la papilla de la maana, las misioneras se ocupaban de la otra casa la cual ya se haba llenado de nios hurfanos o desamparados.

    Sobra decir que los comienzos no fueron fciles, la adaptacin al clima y alimentacin conlleva su tiempo, ya algunos misioneros haban cogido malaria, parece como si el mosquito anopheles te estuviera esperando en el aeropuerto, a mi le cost casi un ao agarrarme aunque al final lo hizo y

    7

  • ______________________________________Mi primer encuentro con frica

    hoy convivimos con l como algo comn como pueda ser en Europa un simple resfriado, el paludismo o malaria nos azota cada dos por tres a mis hijos a mi esposa y a m y a todos los que vivimos en su territorio, no entiendo como aun hoy no podemos erradicar esta enfermedad transmitida por el mosquito, pues son horribles los escalofros, temblores y dolor de huesos cabeza y garganta que producen los plasmodium (clulas infectadas microscpicas que nos hacen reventar los glbulos rojos inyectadas por el mosquito), lo mas comparable a tal sntoma seria una gripe del 15 mezclada con un mono (sndrome de abstinencia) de herona, algo horrible!

    El ministerio a la verdad aun se estaba gestando, estbamos ah pero aun no sabamos muy bien como funcionar, la mayora no dominbamos el idioma oficial que es el francs, cuanto menos el dialecto nativo que es el mor hablado en la mayor parte del pas y en concreto en Ouagadougou la capital donde se hizo el primer asentamiento, hay que decir que al mismo tiempo otro equipo de misioneros la mayora portugueses estaban abriendo brecha en el pas vecino Ghana, en Accra su capital, tambin con sus primeros dolores de parto.

    sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 1 Pe. 5:9

    Durante el primer ao nos tuvieron que apoyar mucho desde la central de Remar internacional con sede en Madrid, pues continuamente llegaban misioneros, nos visitaba una pareja de pastores casi cada mes, tambin empezaron a enviarnos contenedores lo cual nos cost lo suyo encontrar transitaros y aduaneros fieles, pues no fue fcil aprender a hacer todo el papeleo y no hablar del dineral que cuesta sacar un contenedor de las aduanas en un pas tercermundista y algo corrupto.

    Los primeros tres aos digamos que