en persona toxina botulÍnica lentes multifocales ?· dra. nagore urrestarazu inciarte,...

Download EN PERSONA TOXINA BOTULÍNICA LENTES MULTIFOCALES ?· Dra. Nagore Urrestarazu Inciarte, especialista…

Post on 19-Oct-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • N.12Otoo2017

    EN PERSONANagore Urrestarazu

    TOXINABOTULNICAConocida como Botox

    LENTES MULTIFOCALESVer a varias distancias sin gafas

    MIGUEL ZUGAZAEntrevista

    www.icqo.org

  • SUMARIOEDITORIALDr. Juan Durn de la Colina

    EN PERSONADra. Nagore Urrestarazu

    ARTCULOMonasterio de Zenarruza

    TRIBUNA ABIERTAEnfoca2. Visualizacin en 3D

    EL PACIENTEToxina botulnica

    EL ESPECIALISTALentes multifocales

    SOLIDARIDADFundacin en Esmeraldas (Ecuador)

    ENTREVISTAMiguel Zugaza

    EL CENTROPersonal recepcin principal ICQO

    AGENDA

    03040710121416192224

    2-3

    Editorial

    Dr. Juan Durn de la Colina Director Mdico del ICQO

    TRIVIALIZAR LA CIRUGA

    La espectacularidad del progreso mdico genera una prdida del respeto por el acto quirrgico, que nos hace creer que todo est bajo control y hace imposible cualquier incidencia.

    No debemos olvidar que toda intervencin quirrgica es esencialmente, en menor o mayor grado, un acto agresivo para el paciente, una accin de violencia consentida, durante el cual es invadida su anatoma y se provocan modificaciones en su fisiologa. Creer que el lser o los ultrasonidos son infalibles es ale-jarse de la realidad.

    Precisamente porque las intervenciones tienen una alta tasa de xito y porque muchas de ellas son voluntarias, se han convertido en commodities, ob-jetos de consumo. Las expectativas en este caso son muy altas; se nos generan promesas de felicidad. Especialmente cuando se trata de intervenciones menores, la sensacin es la de acudir a un centro de belleza en donde no es asumible un riesgo hacia la salud.

    Ciertamente, el proceso de estas intervenciones trata de evitar las incomodidades propias de la ciruga clsica. La tendencia es una sin ingreso, anestesia mnima, postoperatorio sin molestias, rpida recupe-racin, , y esa misma aparente facilidad contribuye a que se pierda la conciencia de riesgo, a su trivia-lizacin. Recordemos que trivializar, segn dice el diccionario, es quitar importancia, o no drsela, a una cosa o a un asunto.

    Porque un acto quirrgico siempre va acompaado de un riesgo. Que las estadsticas sean favorables y que el riesgo sea menor, no nos debe confundir: una ciruga nunca puede estar garantizada. Aparte de la informacin oral o escrita, el documento de consen-timiento informado ha de ser ledo por el paciente, porque este tambin debe ser responsable de su propia salud. Muchas personas prefieren no saber y otras adquieren la informacin por medio de canales poco fiables.

    La sociedad medicalizada ha dado ejemplos de presentar la ciruga como un producto mercanti-lista o incluso como un lamentable espectculo. La responsabilidad de los profesionales de la medicina es la de mantenerse objetivos y prudentes cuando informamos de la ciruga a los pacientes. Esto mis-

    mo es exigible cuando colaboramos con los medios de comunicacin, de ser objetivos y prudentes, de no promover un concepto consumista de la salud, as como de evitar falsas esperanzas (creo expectativas sera un trmino ms preciso).

    No est mal perderle el miedo a la medicina, pero ig-norar o despreciar su potencial peligro es temerario. Conviene tratarla con cierto respeto, una considera-cin que nos haga valorar en su justo trmino las po-sibilidades que nos ofrece. En suma, no trivializarla.

    Perder el respeto a la medicina puede perjudicar gravemente su salud.

  • NAGORE URRESTARAZU.DE CERCA

    ENTREVISTA Dra. Nagore Urrestarazu Inciarte, especialista en oftalmopediatra ICQO

    Licenciada en Medicina por la Universidad del Pas Vasco en 2006. Es Especialista en Oftalmo-loga desde 2011, con un Doctorado Avances en ciruga oftalmolgica, otorrinolaringolgica y dermatolgica dirigido por el Dr. Juan Antonio Durn de la Colina y tutorizado por el Dr. Gonza-lo Corcstegui (UPV-EHU, 2007-2009).

    Ha colaborado en el hospital Sant Joan de Deu de Barcelona, en el Gregorio Maran de Madrid, y ha trabajado en el de Basurto. Qu le ha llevado a apostar tambin por el ICQO?Si, es cierto. En 2010 estuve dos meses colaborando en el Gregorio Maran en Madrid con la Dra. Gmez de Liao, y en el ao 2015, en el Sant Joan de Deu en Barcelona, con las Dras. Mariona Vidal y Alicia Serra.

    Por otra parte, desde hace ms de 10 aos estoy tra-bajando en el Hospital de Basurto, habiendo desarro-llado la subespecialidad de oftalmologa peditrica y estrabismo junto con mi compaera, la Dra. Miriam Folgado, y nuestra jefa de seccin, la Dra. Juana Bilbao, que es quin nos ha formado tanto a nivel clnico como quirrgico.

    En ICQO puedo dedicarme en exclusiva a la oftalmologa peditrica y al estrabismo.

    Desde hace un par de aos, he tenido la oportunidad de complementar mi actividad profesional en el ICQO, pudindome dedicar en exclusiva a la oftalmologa peditrica. El estar en contacto constante con los ms pequeos te obliga a subespecializarte cada da ms en sus patologas, y estoy muy contenta de poderme centrar en ello.

    Qu recuerda de los distintos hospitales?El hospital Gregorio Maran fue donde realic mi primera rotacin, y lo recuerdo como un primera toma de contacto con la oftalmologa infantil, sobre

    todo en el mbito de la consulta de Estrabismo, don-de nos supervisaba la Dra. Pilar Gmez de Liao.

    Ms tarde, en el Sant Joan de Deu, tuve la oportuni-dad de poder aprender de profesionales especializa-dos en neuroftalmologa, glaucoma infantil y catara-tas congnitas.

    En el Hospital de Basurto es donde he realizado mi residencia y donde he recibido la mayor parte de mi formacin, tomando parte desde el ao 2013 de la seccin de oftalmologa peditrica, guiada por la Dra. Bilbao, que lleva ms de 25 aos al frente de ese cometido en el hospital.

    Lgicamente, tengo recuerdos de los 3 centros, pero, como he comentado, mi formacin casi al completo se ha desarrollado en Basurto, cuyo jefe de servicio es el Dr. Alfonso Grijalvo, y donde sigo trabajando. Puedo decir que mis mejores recuerdos tanto a nivel profesional como de mis compaeros estn en Basurto.

    Siempre se ha decantado por cuidar la visin de los ms pequeos o ha sido poco a poco el enganche a esta especialidad?Cuando comenc la residencia, no tena claro en qu me quera subespecializar, as que fue poco a poco, a base de realizar rotaciones y ver el trabajo que se realizaba en la consulta, cuando me empec a interesar.

    Creo que permite desarrollar un trabajo muy intere-sante, que aporta muchas satisfacciones y es muy alegre, ya que los nios en general siempre traen una sonrisa y animan mucho.

    EN PERSONA

    N. 12 Otoo 2017

    Dra. Nagore Urrestarazu Inciarte

  • 4-5

    Adems, cuando uno va progresando y profundizan-do en su trabajo, cada vez se va enganchando ms a lo que hace, y esta rama de la oftalmologa no es una excepcin. La verdad es que estoy muy satisfecha de poder trabajar con nios y ayudarles en los proble-mas visuales que puedan presentar.

    La sociedad actual da cada vez ms importan-cia a la prevencin. Somos los padres cons-tantes en las revisiones de los hijos? Los padres, en general se muestran muy compro-metidos con la salud de sus hijos y son muy cons-tantes a la hora de revisarles. Adems, cada vez se implican ms y se interesan en conocer la patologa, la prevencin y el tratamiento a realizar.

    Como especialista peditrica, estas revisiones son las que pueden detectar el mnimo proble-ma que puede existir, ya que los pequeos no pueden decir que no ven bien.Por supuesto, los nios menores de cierta edad no son capaces de transmitir si tienen un dficit visual, y para ello estn las revisiones, para poder detectar y tratar a tiempo, si lo hubiese, el problema.

    Generalmente, la primera revisin se realiza alrede-dor de los 4 aos de edad, cuando el nio es capaz de colaborar en la consulta, salvo que hubiese an-tecedentes familiares o alguna seal de alarma, en cuyo caso, la revisin se realizara antes.

    Alguna seal que pueda alertarnos de que un nio puede tener algn problema visual.En ocasiones puede ser difcil diagnosticar un pro-blema visual sin hacer un control en consulta, por

    eso se aconseja realizar revisiones peridicas a los nios a partir de los 4 aos.

    Evidentemente, un nio que presente una desviacin ocular, que no sea capaz de enfocar la mirada, que haga movimientos extraos con los ojos o que pre-sente una sensibilidad extrema a la luz o dolores de cabeza constantes, ha de ser revisado para descartar la presencia de un problema visual.

    En ocasiones las enfermedades visuales son hereditarias. Se puede hablar de porcenta-jes? Cuales son las ms comunes?Por supuesto, muchas enfermedades visuales tiene un componente hereditario. Sin embargo otras se presentan sin tener antecedentes en la familia.

    Las patologas que ms atendemos en consulta son las ametropas (miopa, hipermetropa y astigmatis-mo) y el estrabismo (tanto convergente como diver-gente), las cuales tienen un componente hereditario, ya que hay familias donde el porcentaje de personas afectadas es ms elevado.

    Menos frecuentemente atendemos patologas tales como cataratas o enfermedades que afectan a la retina en nios y que, en muchas ocasiones, tambin se transmiten de padres a hijos.

    En oftalmologa peditrica desarrollas un trabajo muy interesante, muy alegrey con muchas satisfacciones.

    Hay que tener una sensibilidad especial para tratar a los pacientes ms pequeos?Sinceramente, como mdico creo que hay que tener sensibilidad para atender y tratar a los pacientes in-dependientemente de su edad, pero es cierto que en el caso de los nios es an ms complicado, porque de su buena colaboracin depender que la explora-cin sea provechosa.

    Hay que tener paciencia y recurrir a pequeos trucos para ganarse su confianza y que pierdan el miedo. Recuerdo varios casos de nios que conseguimos explorar finalmente despus de sobor

Recommended

View more >
Whoops - Discover Share Present

Whoops!

Something went wrong. Please come back later!