atlantida el continente perdido

Download Atlantida el continente perdido

Post on 23-Mar-2016

272 views

Category:

Documents

14 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

interesante descripción de los mitos mas destacados sobre la atlantida

TRANSCRIPT

  • La Atlntida: la sociedad perfecta La utopa del nazismo y del positivismo cientfico como espejo del mito platnico

    16/06/2011 Cristina de Pedro Martn Humanidades Universidad Oberta de Catalua

  • La Atlntida: la sociedad perfecta

    1

    Sobre la Atlntida, la civilizacin perdida, se han escrito multitud de libros A lo largo

    de la historia. An hoy inspira a la literatura, a la ciencia ficcin, a los comics, al cine o a los

    videojuegos. Estamos ante un mito que se fundamenta en autores clsicos, pero que se alimenta

    de creencias populares. Platn escribi en sus dilogos sobre una civilizacin en guerra con

    Atenas, una superpotencia autrquica en la que vivan superhombres gobernados por los ms

    ancianos, que obedecan las leyes divinas y se comportaban con gran virtud: una sociedad

    perfecta. Con el tiempo, su naturaleza divina se fue corrompiendo hasta alcanzar una dimensin

    mucho ms humana. Se volvieron viciosos y Zeus, como castigo, decidi exterminar el pas de

    los atlantes.

    Dado que el filsofo griego se interesaba tanto por las sociedades ideales (La Repblica,

    que en griego significa Ciudad-Estado) no parece insensato interpretar la historia como una

    parbola, un relato cuya finalidad es ilustrar una leccin. As, Platn pretenda con este mito

    mostrar su sociedad perfecta. Pero no slo eso. Tal y como sugiere Hannah Arendt en La

    Condicin humana1, Platn sita a la polis como base de toda teora poltica. Ser poltico; el

    equivalente a vivir en una polis significaba un mundo basado en la persuasin y la palabra. Por

    el contrario, todo aquel que estaba fuera de la polis como los esclavos o los brbaros,

    permanecan desprovistos de una forma de vida. Lo que dieron por sentado todos los filsofos

    griegos es que la libertad se localiza exclusivamente en la esfera poltica, que la necesidad es

    de manera fundamental un fenmeno pre-poltico, caracterstico de la organizacin domstica

    privada, y que la fuerza y la violencia se justifican en esta esfera porque son los nicos medios

    para dominar la necesidad por ejemplo gobernando a los esclavos-y llegar a ser libre

    (Arendt, 1993, 43-44). La Repblica, y por ende, la Atlntida acaban por marcar una idea

    plenamente vigente en la tradicin occidental. La de la polis, integradora y libre para unos, la

    sociedad perfecta, feroz e inmisericorde para los excluidos del sistema, sean los esclavos del

    mundo antiguo o los marginados de nuestros das. Una polis que se concede el poder de la

    fuerza para someter a estos agentes externos. Una idea de la violencia que Hannah Arendt

    recuperara en Los Orgenes del Totalitarismo, una violencia no slo fsica, sino ideolgica,

    social, cultural, histrica e incluso a veces necesaria para la configuracin ideal de una

    sociedad perfecta, sin clases2 .

    A lo largo de la historia algunos defensores de la existencia de la Atlntida, como

    ciertas corrientes ocultistas e historiogrficas, insisten en la veracidad del mito y avalan la

    1 Arendt, H; (2002), La Condicin humana. Coleccin Paids Ibrica, Barcelona

    2 Arendt ,H. (1973) Los orgenes del totalitarismo, Alianza Editorial, Madrid; pg: 453-456.

  • La Atlntida: la sociedad perfecta

    2

    existencia de una presunta madre de todas las civilizaciones. Ni el positivismo ni el

    racionalismo han podido revertir esta tendencia, tampoco la ciencia ha podido obviar que

    algunos de sus argumentos se apoyan sobre datos contrastados. Lo cierto es que en la mitologa

    un hecho se repite una y otra vez, aunque con distintas tonalidades. En la tradicin nrdica,

    sumeria, griega, hebrea, mesoamericana, china, polinesia o andina se hace referencia a una era

    antigua en la que se produjo un acontecimiento que marc la historia del hombre en la Tierra.

    Un antiguo reino, famoso por su riqueza y su sabidura, que fue destruido por algn

    acontecimiento de carcter catastrfico.

    El trabajo se plantea como meta la interrelacin existente entre la idea de sociedad

    perfecta y el mito Platnico de la Atlntida. Se quiere investigar el fundamento del mito, los

    hechos que contribuyeron a su creacin (a travs de un ejemplo histrico y otro literario) y que

    plasman el sentido de la Atlntida como mito: la sociedad perfecta. El ideal de progreso

    cientfico y la teora de la pureza de la raza aria no buscan sino de alguna manera escenificar esa

    sociedad perfecta platnica ms all del tiempo del filsofo heleno. Se trata de la comparacin

    entre dos tipos de utopa que usan la Atlntida como espejo, la utopa poltica, totalitaria y racial

    de los nazis y la positivista, cientfica, con matices ilustrados ligada al ideal de progreso.

    Partimos de la base de que la tradicin occidental se sustenta sobre el gnesis hebreo y el

    mundo clsico griego. Hacia el ao 350 a.C., Platn escribi en sus dilogos Timeo y Critias

    sobre la existencia de una gran isla que ocupaba gran parte de lo que hoy conocemos como el

    Ocano Atlntico. Critias, discpulos de Scrates, narra una historia que escuch de su padre

    cuando era nio y que ste a su vez escuch de Soln, el gran legislador ateniense y uno de los

    Siete Sabios de Grecia. Soln oy de boca de los sacerdotes de Sais en Egipto la historia de la

    isla de Atlntida, que se remonta al principio de los tiempos. Entonces los dioses reinaban sobre

    la tierra y se repartan el mundo para que cada uno de ellos lo gobernase. Poseidn, dios del mar,

    recibi una isla a la que llam Atlntida, eligi a una mujer mortal, Clito, e inici una dinasta

    de reyes que reinara durante siglos. Al mayor de sus hijos, Atlas, le proporcion la ciudad que

    llevaba su nombre y que sentara su hegemona sobre las otras nueve.

    Otros autores clsicos tales como Teompompo, Herodoto y Diodoro Sculo hacen tambin

    referencia al mito, al que otorgan diferente denominaciones. Tambin San Agustn en Ciudad de

    Dios, Plutarco, en Isis y Osiris, y otros autores como Estrabn, Posidonio o Apolodoro asumen

    la existencia de otras civilizaciones mticas. Durante la Edad Media, el mito parece caer en el

    olvido hasta su recuperacin por los humanistas del Renacimiento. Alfonso Reyes y Francisco

    Lpez de Gmara sugieren que Coln pudo haber estado influido por la leyenda de la Atlntida

    e incluso ve en la voz nhuatl atl (agua) un indicio de vnculo entre aztecas y atlantes. Ms all

  • La Atlntida: la sociedad perfecta

    3

    de las teoras filosficas, islas como las Azores, Canarias y las Antillas figuraron en los mapas

    como posibles vestigios del continente perdido entre los siglos XVI y XVII .

    En 1626, el filsofo ingls Francis Bacon publica La Nueva Atlntida, una especie de utopa

    a favor de un mundo basado en los principios de la razn y el progreso cientfico y tcnico. La

    obra del gran empirista ingls sigue el sendero abierto por Platn que lleva a reconstruir su

    propio sueo social en el que sus ciudadanos son plenamente felices en virtud de una perfecta

    organizacin del Estado que limita a su mnima expresin cualquier mal o amenaza. Con el

    empirismo y la bsqueda del mtodo cientfico entramos en la antesala del Positivismo que

    impregnara la doctrina cientfica a lo largo de todo el siglo XIX de la mano del filsofo francs

    Auguste Compte y del pensador britnico John Stuart Mill. Esta es la corriente que subordina

    todo conocimiento al verdadero saber cientfico, un conocimiento que slo puede ser autntico

    si ste puede ser refutado a travs de la afirmacin positiva de teoras aplicadas a travs del

    mtodo que dispone la ciencia. As, la obra de Bacon, filsofo y padre del empirismo ingls de

    su poca, se convierte en el puente que nos conducir al Positivismo. Adems, nos sirve como

    una consecuencia lgica o prolongacin cientfica del pensamiento ilustrado que marc el siglo

    XVIII como el siglo de las luces. En cierto modo estamos ante la doctrina poltica ms cientfica

    posible. No en vano, la Ilustracin subordina todo pensamiento a la lgica de la razn; el nico

    camino posible para abandonar el sendero de las tinieblas de la humanidad.

    Tendremos que esperar hasta la segunda mitad del siglo XIX para que el mito creado por

    Platn adquiera la fascinacin que tiene hoy en da. La novela Veinte mil leguas de viaje

    submarino, escrita por Julio Verne en 1869, describe un encuentro de los protagonistas con los

    restos de una sumergida Atlntida. Pudiera parecer que ste fue un excelente escritor de

    aventuras, pero escritor de aventuras al fin al cabo. Nada ms lejos de la realidad. Verne

    representa mejor que nadie a travs de su obra lo que Bacon apuntaba un siglo atrs. El escritor

    francs dibuja en sus aventuras extraordinarios avances con los que el hombre no haba sido an

    capaz de soar. Los mismos adelantos cientfico-tecnolgicos que, como sugera la Nueva

    Atlntida, nos permitirn controlar el furor de los elementos y servirnos de la sabidura de la

    naturaleza. Esto es, el sendero hacia la sociedad perfecta que marca el ideal de progreso

    cientfico. Catorce aos ms tarde, el congresista estadounidense Ignatius Donnelly publica

    Atlntida: El Mundo Antediluviano, donde concluye que hubo una mundo, ya desaparecido, que

    fue el origen de toda civilizacin humana y cuyo eco perdur en la leyenda de la Atlntida. Este

    libro marc un antes y un despus en la historia de la creacin del mito por la relevancia que

    tuvo para su poca y por despertar en las conciencias el espritu arqueolgic