alguien viene detrás

Download Alguien viene detrás

Post on 06-Jul-2015

118 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Sectas, asesinatos

TRANSCRIPT

PARTE PRIMERA.Extracto del Teorema elaborado, motu proprio, por el Quark Arriba para aclarar los sucesos acaecidos tras el raro estallido que pareca espontneo.Se encontraba lo Absoluto, es decir la Nada, meditando sobre su propia esencia cuando a una de sus emanaciones, esto es, un quark que se mostraba verde, llamado Extrao, (que en ese momento a causa del eterno pensar de lo Absoluto En Sof- no tena ocupacin concreta), se le ocurri mirar, por decirlo as, casi sin intencin, hacia otra parte que, por supuesto, tambin era parte de la Nada Ayin-. (Por lo que debiera haber estado asimismo vaca). El quark verde, como es natural ignoraba el principio de la indeterminacin o de la incertidumbre de Heisemberg, como casi todo el mundo, no digis que no, y se llev una considerable sorpresa, casi un susto, pues donde lo que debiera haber habido es ms Nada, se encontr a otro quark que apareca rojo, exactamente el llamado Abajo. ste quark era en ese momento rojo precisamente debido a su posicin relativa respecto de otro quark que se mostraba ajeno o eximido de toda meditacin, por lo que estaba algo enojado (si eso cabe en un quark) y se presentaba amarillo... Pero vamos al grano. Debido a ese pequeo susto del quark verde, la emanacin de la Nada, es decir, el Vaco, sufri una leve perturbacin y, consecuentemente, los quarks todos se tornaron conscientes de s mismos de una forma absolutamente inesperada y repentina. Se descubrieron todos a la vez y la conmocin, ahora, fue mayscula, pues teniendo conocimiento cabal de su existencia (hasta ese suceso pensaban que eran nicos uno a uno; y por lo mismo, no existan) no podan precisar casi nada acerca de ellos mismos, lo que constituye una situacin sumamente embarazosa, pues cuanto ms exactamente se sabe lo actual, lo concreto, de una posicin o de cualquier otra cosa, tanto ms se yerra del futuro; cualquier prediccin se torna de lo ms imprecisa, precisamente a causa de la exactitud de lo previamente conocido. Iniciaron entonces una alocada y poco meditada carrera de acercamientos y de posiciones, producto sin duda de la propia excitacin por haberse conocido; chocaron desordenadamente, sin ningn objetivo, producindose una serie de abigarradas y cambiantes sucesiones de maravillosas irisaciones, que se sucedan en el mismo instante intemporal, cuya velocidad de evolucin lleg a condensarse por la propia esencia de la energa en una brillantsima maraa enrevesada de colores que se confundan e integraban acumulativamente en el mismo hipottico lugar puesto que an no haba sido concebido el espacio. Tales sucesos ocurran en el mismo instante virtual, puesto que al no existir el Espacio tampoco exista su otra naturaleza idntica, el Tiempo. Aunque sin Masa (o casi, pues el efecto acumulativo de la condensacin cromtica daba lugar a insignificantes e infinitesimales destilaciones de inestable

Alguien viene detrs.

1

protomasa) los quarks se sintieron capaces de las mayores proezas, pues son de una naturaleza sumamente energtica, que es otra forma de medir la masa. Como resultado de aquella algaraba, se produjo, eso s, sin quererlo nadie, la mayor explosin de la historia de todos los Universos Posibles. La densidad energtica manifestada de forma tan inconsciente alcanz un cenit iluminativo nunca visto, ni previsto, ni repetido, que culmin, como en los fuegos artificiales, en una explosin grandiosa, magna. La explosin ms grandiosa que hayan podido ver los siglos y que tuvo lugar en ese preciso, pero indeterminable instante. Y a partir de ah todo lo relativo a esa exhibicin improvisada e imprevista, se volvi incontrolable e imprevisible. Hace de esto quince mil millones de aos, aproximadamente. (Ao: Es una medida, por usar un concepto impreciso, como casi todos sus conceptos, que utilizan los minsculos seres que ms tarde aparecieron como exudado de la Magna Explosin. ltimamente la llaman Big Bang. Ya contar luego). La Nada, viendo que aquello se le haba escapado de las manos, se distrajo un nanoinstante intemporal de su meditacin esencial; como aquello no tena ninguna relacin con su cogitacin, por lo que era algo exudado sin causa, no exista en la Nada y prometa por lo mismo desaparecer antes de haber existido, ignor completamente tal suceso y volvi a su absorta reflexin sobre s misma. Once mil millones de aos despus (tambin aproximadamente) es decir, casi nada, de que se estabilizara el Universo Nuevo Accidental, (gracias a un accidente inflacionario de la masa energa enredada en las pequeas arrugas del tiempo, asunto que an no se comprende en su integridad), que contra todo pronstico no se esfum tan rpidamente como prometa y que result dar lugar a un espacio tiempo curvable en funcin de la masa presente y de una planaridad casi inconcebible, posedo por una voracidad inextinguible de creacin de nuevo espacio tiempo (una dimensin ms, realmente la nica) y un afn de expansin que la masa originada en las condensaciones sucesivas iniciales (puesto que despus de la inflacin no se condens nada ms) no consigue ocupar, pues el espacio tiempo le huye expandindose inacabablemente; una masa que siendo siempre la misma se especializa creando variaciones sutiles sobre el mismo tema de una forma incansable. Consecuencia, como todo, de aquella bestialmente densa sopa orgistica de partculas y ondas, apareci una especie diferenciada muy particular de seres nuevos y estrambticos (yo creo que estn locos) que pululan y se reproducen continuamente sobre una especie de mancha infinitesimal de baja densidad que no se sabe muy bien cmo (hay algunas leyes de formacin, mejor dicho de concentracin y transformacin de masas, pero son muy confusas e inexactas para describirlas aqu) haba aparecido en un rincn de aquella cosa sin sentido que se conform a consecuencia del estallido hasta este momento nico. Esos seres extraos que se dicen a s mismos racionales, (se dedican casi todo el tiempo a discutir sobre su naturaleza y sobre las razones y motivos de su presencia all), consideran su porcincula como lo ms importante de todo lo condensado; especulan sin cansancio sobre sus obligaciones con respecto a la Nada creadora y los derechos y deberes que los asisten; pretenden que la Nada los escucha y atiende, y que adems les transmite, de las formas ms abstrusas, una

Alguien viene detrs.

2

serie de instrucciones de lo ms ridculo; naturalmente, peroran incansables sin saber nada de nada de ninguna cosa; como lo hacen todo, ya digo, parecen enloquecidos. A pesar de la alucinante brevedad de su exposicin en la condensacin, son de una exigidad alucinante incluso para su propia y cortsima medida del tiempo, a causa de la inestabilidad casi crtica de su composicin; se descomponen y reciclan a velocidad de vrtigo; quiz por ello, se reclamaban dueos de todo lo producido (lo llaman Universo) de una forma genrica; para todos, dicen, solo que no saben muy bien lo que significa ese todos, ya que miran ansiosamente hacia fuera (por si hubiera otro dueo debe ser) aunque sospecho intensamente que ese todos se refiere solamente a ellos. Cuando se trata del pedacillo que ocupan y en particular y con especial ferocidad del trocito que pisa cada uno de ellos, de cualquier trocito, se afanan ardorosamente y se dedican con tesn a subdividirlo una y otra vez y tratan de diferenciarlo de las dems porciones como sea, elevando a categora superior una serie de estupideces sin sentido, como pueden ser unos trapos de colorines que agitan con cualquier motivo, las mandbulas de los antecesores, el rh, (no he podido averiguar en qu consiste esa razn diferenciadora) el crneo y su formas levemente distintas, su especial relacin con la Nada, la manera de ordear las vacas... Reflexionan de ese modo porque a algunos antiguos les dio por ah, en sus habituales desvaros; alguno tuvo un sueo; otros, en un deliquio producido en el momento ms lgido de una enfermiza crisis profirieron incoherencias que ellos dan en llamar inspiracin, revelacin o profeca. El ms famoso de esos iluminados o profetas exhibi con gran energa, que una vez, paseando por un desierto ptreo con sus gentes, se alej a meditar subiendo por la ladera de un monte, pues haba notado algo extrao; comprob que poda hablar con una voz que le llamaba y que result provenir de una zarza ardiente, que adems no se consuma, la cual le dijo, de una forma incontestable y definitiva, que su pueblo quedaba desde ese mismo momento constituido como su propiedad favorita y especial; quedaban nombrados sus hijos dilectos; y, por alguna razn que se me escapa, dedujo que la zarza parlante era la Nada; no, no, dice que se lo dijo la propia zarza, que con resonante voz le dijo, aunque de una forma algo elptica, que la Nada era ella misma pero que se mostraba as para no matarle con su sola presencia y contemplacin. Que le haba llamado para aclarar las cosas y que le dejaba por escrito una serie de instrucciones, diez en concreto, para acabar de una vez por todas con tanto lo de Nadas. Aunque parezca increble, todos los de su pueblo lo aceptaron como cierto, quiz a causa de que algunos que se haban entretenido en ese lapsus en adorar a un becerro (esta gente, en cuanto se aburre, se ponen a adorar lo que sea) fueron automticamente exterminados; cargaron a partir de entonces con las dos piedras, o tres, no se sabe muy bien, segn dijo aquel, grabadas por la zarza, las cuales actualmente se encuentran en paradero desconocido. Por aquel entonces no todos concordaban sobre quin era la Nada; o si h aba varias. La mayora se postraba ante la primera nada que pareca manifestarse, es decir, ante cientos, ya que estos seres poseen una naturaleza postratoria muy acusada,

Alguien viene detrs.

3

son muy proclives a prosternarse con cualquier pretexto, parece ser una tendencia invencible de su propia naturaleza. Excepto ese pequeo grupo ms empecinado que los dems, los que hablaban con las zarzas ardientes, que decan haber firmado un contrato con su Nada particular y que desde ent