Test tale 142606676 tale-manual

Download Test tale 142606676 tale-manual

Post on 16-Aug-2015

90 views

Category:

Education

13 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  1. 1. 1 I 1 I - - 1 I I 1 I i*-
  2. 2. Indice Primera parte EL LENGUAJE ESCRITO Y SUS PROBLEMAS El lenguaje escrito 11 La lectura 11 La escritura 15 Anomalas de la lectoescritura: la dislexia y otros misterios 17 Los tests predictivos y diagnsticos 20 Los errores dislxicos 24 Dislexia sin organicidad 26 La organicidad relativamente cierta del retraso lector 28 Frecuencia del retraso especfico de la lectura 29 Causas de retraso en el aprendizaje de la lectoescritura 31 Segunda parte TEST DE ANALISIS DE LECTURA Y ESCRITURA (T.A.L.E.) Elaboracin del test 43 Justificacin del test 43 Tests estudiados 47 Elaboracin del test 49 a) Subtest de lectura 49 b) Subtest de escritura 51 Determinacin de la muestra de poblacin 52 Material del test 54 Normas de administracin 57 A. Normas de administracin del subtest de lectura 58 B. Normas de administracin del subtest de escritura 60 Normas de valoracin 63 A. Normas de valoracin de la lectura 63 B. Normas de valoracin de la escritura 73 Tercera parte CARACTERISTICAS EVOLUTIVAS DE LA LECTURA Y ESCRITURA A. La lectura 85 B. La escritura 89 Referencias 96
  3. 3. PRIMERA PARTE A modo de introduccin: El lenguaje escrito y sus problemas Josep Toro
  4. 4. EL LENGUAJE ESCRITO El lenguaje escrito no es slo una exigen- cia sistemtica planteada umversalmente a todo nio escolarizado; el lenguaje escrito es un conglomerado de conductas, mani- fiestas o encubiertas, altamente elaborado y complejo, fruto de muchos factores, some- tido a mltiples influencias, y, de hecho, imprescindible para alcanzar los niveles de desarrollo general propios del hombre me- dio de nuestras sociedades desarrolladas. La adquisicin de informacin, la culturi- zacin, los aprendizajes en general, la co- municacin interpersonal, hacen imprescin- dible el dominio de la lecto-escritura. De hecho, la lecto-escritura ha sido, y es, agente imprescindible en la transmisin cultural intergeneracional e iterhiimana en general. Histricamente filogentica y ontoge- nticamente el lenguaje escrito exige la presencia previa del lenguaje oral. No es sta la ocasin de subrayar la naturaleza y caractersticas del segundo sistema de se- ales, su carcter simblico, los fenme- nos de generalizacin y discriminacin que implica, su especial modo de reflejar la realidad, su forzoso aprendizaje en un medio social, su dramtico papel en la interaccin personal. Lo cierto es que la conducta verbal, comprensiva y expresiva, es condicin imprescindible para el apren- dizaje de lectura y escritura. El lenguaje oral la conducta verbal es un aprendizaje social. Conviviendo, in- teractuando con otros seres humanos, el nio discrimina, generaliza, imita y resul- ta reforzado de tal modo que es capaz de adquirir esa conducta bsica que es el len- guaje. Si el lenguaje oral, considerado en s mismo, es un modo de reflejar la reali- dad, el lenguaje escrito implicar el mis- mo fenmeno pero transponiendo las coordenadas temporales a las espaciales y superponindolas. El habla dura un tiem- po; la escritura, lo escrito, se fija en el espacio. En ambos casos se utilizan sm- bolos; unos, auditivos; visuales, los otros. En las dos modalidades del lenguaje, un sujeto determinado puede ser emisor (habla o escribe) o receptor (escucha o lee). Las conductas que entraa la emi- sin o la recepcin varan absolutamen- te segn se trate de lenguaje oral o len- guaje escrito dadas las caractersticas de los estmulos implicados. La conducta de quien hable ser oral, articulatoria; la con- ducta de quien escriba ser manual. La conducta de quien escuche estar controla- da por estmulos auditivos, la conducta de quien lea estar controlada por estmulos visuales. Pero la conducta verbal articula- toria es traducible a esa conducta manual que llamamos escritura, y ms concreta- mente a los estmulos visuales, grficos, fruto de la conducta manual. En la terminologa tradicional diramos que, si el lenguaje oral es un sistema de smbolos, la lectoescritura implica una simbolizacin del lenguaje oral, es decir, un sistema de smbolos de smbolos. Por consiguiente, no puede sorprender que la lectoescritura sea siempre la adquisicin posterior al lenguaje oral. La lectura Desde una perspectiva propia del anli- sis experimental de la conducta, definire- mos la lectura oral como un conjunto de 11
  5. 5. respuestas verbales articulatorias, emitidas selectivamente ante un conjunto de est- mulos visuales constituidos por lo que lla- mamos letras, slabas, palabras o textos. Si la respuesta verbal es sistemticamente co- rrecta, por ejemplo, si ante los elementos grficos la se emite siempre el sonido la, es que los estmulos visuales en cuestin (los elementos grficos) han alcanzado po- der de control sobre aquella respuesta ver- bal. Dicho de otro modo, los estmulos visuales implicados han dejado de ser neu- tros cosa que ocurra antes de aprender a leerlos para pasar a ser discriminati- vos. Cuando tal cosa ocurre, se ha produ- cido el aprendizaje. Por consiguiente, el aprendizaje de la lectura la enseanza de la lectura es un proceso mediante el que se modifica el carcter que ciertos estmulos visuales tie- nen para el sujeto o, mejor dicho, para ciertas respuestas del sujeto. Como se dijo ya, los elementos grficos en cuestin, de ser neutros pasan a ser discriminativos, lo cual implica que en su presencia el sujeto tender a responder adecuadamente, espe- cficamente. Este proceso, harto complejo y suma- mente discutido, atraviesa distintos mo- mentos o fases. Por un lado, se da la discriminacin de esos estmulos visuales que denominamos letras. En la trama de un conjunto complejo de trazos, la pala- bra, el nio debe proceder a su anlisis aislando cada una de sus unidades, las letras. El aislamiento visual de cada letra va acompaado, y queda facilitado, por la atribucin a cada letra, de un sonido, de una verbalizacin determinada. La rela- cin entre letra y verbalizacin es unvoca. El proceso de discriminacin visual se ma- nifiesta a travs de una conducta verbal especfica: fonema, nombre de la letra en cuestin, etc. Tambin puede manifestarse sealando la letra a requerimiento del in- terlocutor que, en este caso, se transforma en emisor de la conducta verbal. En cual- quier caso puede hablarse de recifrado sonoro. Paralelamente se produce un proceso de sntesis. Las palabras, conjuntos de est- mulos visuales unitarios, van siendo perci- bidas como tales. Son las autnticas uni- dades del lenguaje hablado puesto que cuentan con esa connotacin que llama- mos significado, y del lenguaje escrito porque, adems, los espacios entre ellas constituyen un claro discriminativo. En cualquier caso, la palabra, unitariamente considerada, debe ser discriminada como tal. La respuesta verbal debe ser controla- da por la palabra escrita. La consolidacin de este proceso sintti- co permite el incremento de la fluidez y velocidad lectoras. El lector avezado, se- gn muestran los estudios de los movi- mientos oculares que se producen durante la lectura, slo fija su mirada en un n- mero limitado de letras, no precisando de deletreo propiamente dicho. La familiari- zacin con la lectura lleva a atender aque- llos estmulos visuales que resulten ms significativos, que encarnen ms cantidad de informacin, es decir, que hayan llega- do a adquirir mayor poder de control. Atendiendo a las palabras, tales elementos parecen ser fundamentalmente los lexemas (TSVEJKOVA, 1977). Estos procedimientos de anlisis y sn- tesis, de discriminacin de estmulos vi- suales simples y de estmulos visuales com- plejos, parecen aprenderse de modo si- multneo e indisoluble. El deletreo con- duce a la lectura de palabras y la lectura de palabras implica deletreo. Cuando en la enseanza de la lectura se habla de mtodo analtico y de mtodo global se est haciendo referencia a unas tecnologas que, respectivamente, hacen hincapi en los procesos analticos y en los sintticos. Atendiendo a la aparente indisolubilidad de ambos procesos, una gran parte de las polmicas nacidas entre los defensores de una y otra metodologa resultan gratuitas e incluso pintorescas. Anlisis y sntesis, discriminaciones elementales y discrimina- ciones complejas, son dos caras de la mis- ma moneda dialcticamente conexas. Al referirme a los procesos sintticos he mencionado la preferente fijacin visual en los elementos significativos de las pala- bras (y de las oraciones). Este hecho nos 12
  6. 6. enfrenta con el fenmeno de la significa- cin y por consiguiente con la compren- sin lectora. No es ste el momento de describir cmo se aprenden los significados de las palabras por ser captulo propio del lenguaje en general. Pero s cabe valorar ahora el hecho de que el lector consuma- do experimenta que su lectura no slo est controlada por los estmulos visuales en s mismos considerados, sino tambin por el significado que encierran. Leer supone ir elaborando autnticas conjeturas semnti- cas que son verificadas sobre la marcha. Una vez aprehendida una parte del signi- ficado de un texto, el lector anticipa de algn modo lo que va a leer. Es ms, los estudios de los movimientos oculares nos ponen de manifiesto la presencia de au- tnticas comprobaciones, con fijaciones o regresos de la mirada hacia lo ya supues- tamente ledo (TSVETKOVA, 1977). As pues, los procesos de sntesis permi- ten incrementar la velocidad al fijarse la atencin visual en determinadas letras o slabas, mas no en todas. Pero, al propio tiempo, se produce un reiterado frenado merced a las verificaciones de lo conjetura- do durante el proceso lector. Se salta hacia adelante, mas tambin^ hacia atrs. Sin embargo, estos retornos van disminuyendo con la edad, con el incremento del apren- dizaje. El nio que empieza a leer incluso puede no llegar a plantearse el significado del texto que tiene ante sus ojos. En su caso, parte de los regresos de su mirada suponen comprobaciones textuales-articu- latorias ms que semnticas. Todo este complejsimo proceso permi- te, como ya ha quedado dicho, que unos estmulos visuales (le