tentaciones narrativas

Download Tentaciones Narrativas

Post on 30-Oct-2015

4.187 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

“Tentaciones narrativas”, 9 jóvenes cronistas cuya única regla es contarlo todo y con estilo, es un libro de crónicas escritas por estudiantes de periodismo y ciencias de la comunicación con historias de música, religión, guerra y mujeres inspiradoras, con distintas técnicas y estilos.

TRANSCRIPT

  • 1

  • 2

    TENTACIONES

    NARRATIVAS

    9 jvenes cronistas

    cuya nica regla es

    contarlo todo y con estilo

    Editado por

    Javier Garca Wong Kit

    Diseo de cartula y foto de portada

    Arnold Camus Mas

    http://arnoldcamus.com/

    2013

  • 3

    PRESENTACIN

    La tentacin de escribir JAVIER GARCA WONG KIT 5

    HISTORIAS DE MSICA,

    Un criollo en el olvido 7 NGELA TORRECILLA AMPUERO

    Invasin del pop coreano VANNYA LUQUE BUSTILLOS 16

    DE RELIGIN,

    El sanjuditas de todos 32 JOSSIE PREZ SALDAA

    Sumisa solo ante Allh 42 JULISSA R. GOAS

    DE GUERRA,

    Hroe en el recuerdo 54 TALO ARANIBAR CASTILLO

    Asesino por obligacin 67 VALERIA GMEZ GUERRERO

  • 4

    Y DE MUJERES

    La superhroe de los besos rojos 79 JOHANNA BERNUY SIANCAS

    Educar, un dulce y amargo placer 91 NATHALY CAMPOBLANCO VELAZCO

    Mamita, nunca me rend 103 DHOMY RETEGUI SAAVEDRA

  • 5

    La tentacin de escribir El periodismo suele deambular entre las urgencias

    cotidianas de los editores y la escasez del tiempo para

    la reflexin de los reporteros. Escribimos pginas con-

    denadas al aburrimiento y el olvido, empujados por la

    obligacin y el desgano.

    Pero hay ocasiones en que el periodismo es un ejerci-

    cio de exploracin sin lmites donde autores y lectores

    se sienten seducidos por las historias, confidencias,

    luchas picas y personales que resultan igualmente

    heroicas.

    Leer estas crnicas es una tentacin difcil de resistir

    una vez que se aborda el tren de las palabras. Vencer

    la pereza, salirse de los esquemas y perderse en los

    laberintos de la escritura es una misin y no una tarea para la que pocos estn hechos.

    Tentaciones narrativas es un tour lleno de sorpresas guiado por nueve jvenes periodistas que se han aven-

    turado en el oficio del cronista sin mayores reglas que

    contarlo todo, con verdad y estilo.

    La realidad puede traernos experiencias intensas y

    difciles de olvidar. Reunir datos, luchar con las pala-

    bras y amasar la informacin es parte de un oficio que

    solo algunos convertirn en un impulso de vida ms

    all de las profesiones, los sueldos y los horarios.

    Javier Garca Wong Kit

  • 6

    [HISTORIAS DE MSICA]

  • 7

    Un criollo en el olvido

    Alfredo Trigo y sus recuerdos de jarana

    Por Ana Gabriela Torrecilla

    A las seis de la tarde, Alfredo Trigo acriollado hombre de cabellos blancos y semblante entriste-

    cido que a mediados de los cincuentas sola ser

    alborozado jaranero reposa sobre su frgida ca-ma acompaado por el sol que empieza a ensom-

    brecer su habitacin.

  • 8

    Con la mirada firme hacia la ventana, como si

    estuviese contemplando por ltima vez la fascina-

    cin de su pblico al orlo en El Chaln o La Choza Nutica, siente or los aplausos en su jardn vaco y el fervor con el que el pblico acla-

    ma su nombre.

    Sonre con breve emocin cuando se ve a s mismo

    cantando Un Suspiro, uno de sus valses favori-tos: Un suspiro de mi pecho a ti, te di en prueba de cario, por el amor que te tengo a ti, hoy te

    adoro cual un nio....

    Hace sesenta aos, en la poca de oro de la can-

    cin criolla, Alfredo Trigo era figura habitual de

    las emisoras radiales y los programas televisivos,

    hasta que a fines de los noventa abandona la ja-

    rana de guitarra y cajn.

    Haba empezado desde muy nio, cuando estu-

    diaba en el Puericultorio Perez Aranibar, for-

    mando parte del coro de la iglesia. Trigo cuenta

    que no le gustaba asistir a los ensayos, pues l ya

    se saba la segunda voz. Entonces se escapaba al

    patio a jugar bolitas.

    Cuando las monjas lo encontraban, lo reprendan

    y lo devolvan al auditorio. Sus profesoras se sor-

    prendan porque no hallaban ni un solo error en

    su interpretacin, as que lo dejaban salir a jugar

    en paz.

  • 9

    En su pequea y rstica casa en La Molina, don-

    de sobre cada mesa pueden verse diferentes pre-

    mios y trofeos musicales, vive don Alfredo y doa

    Irma, su esposa. Es una tpica morada de ancia-

    nos. Consta de un solo piso, pues ninguno puede

    subir escaleras.

    De tez blanca y ojos hundidos, este hombre mo-

    desto fue un leal trabajador de la Peruvian Cor-

    poration, la compaa de ferrocarriles que oper

    en el Per hasta los aos noventa. All, el criollo

    pasaba los das como un ejemplar secretario.

    Pero en las noches, Alfredo y sus tres hermanos,

    quienes desde pequeos haban integrado el coro

    de la iglesia Santo Domingo, en el Cercado de Lima (donde descubrieron su talento como intr-

    pretes), se dedicaban a los ritmos del Per.

    Al principio no tuvieron mucho xito y su herma-

    no mayor decidi dejar la msica. Entonces, Al-

    fredo emprendi su triunfante camino artstico

    junto a su hermana Zoila, una morena impetuosa

    y de voz rigorosa.

    Primero asistieron a una audicin llamada La Corneta. Ah se hicieron muy populares, llegan-do a ser reconocidos como el mejor do mixto.

    Los Hermanos Trigo se hicieron famosos gra-

  • 10

    bando canciones como En esta habitacin, Se-renata de amor y Me quedo contigo.

    Los premios no se hicieron esperar. En casa de

    Alfredo, sobre una mesa y un tapete, destaca un

    trofeo otorgado por la Coca-Cola, no slo por su

    tamao, sino por la forma abstracta que repre-

    senta un cajn.

    +++

    Ya nadie los recuerda pero Los Hermanos Trigo

    eran muy requeridos en los ambientes criollos, en

    restaurantes como Parral 54, Valeriano, La Choza Criolla, Las Morillas y en peas como Los Pepes. Incluso en canales de televisin, en programas como Danzas y Canciones del Per, que conduca Tania Libertad, y Grandes del Criollismo, de Augusto Polo Campos.

    Yo no era un artista, asegura Alfredo, porque el artista vive del arte y yo siempre tuve un trabajo.

    Me considero un aficionado, un apasionado por la

    msica criolla. Para l saltar a la fama fue fcil por la gran promocin que se haca en la radio y

    televisin.

    En el canal 9, por ejemplo, todos los sbados, haba un programa llamado Lo mejor de la se-mana, conducido por Guido Monteverde. Ah ganbamos todos los sbados seguiditos, mani-

  • 11

    fiesta el criollo con la voz muy ronca por su mal-

    tratada garganta, debido a la enfermedad a la

    que se enfrenta: fibrosis pulmonar.

    Los Hermanos Trigo fueron nominados en el Teatro Municipal como Lo mejor del ao en 1983, fueron requeridos para comerciales de tele-

    visin por la marca Backus y los llamaron para

    cantar en el festival de Ancn, donde se reunan

    las familias ms adineradas de la poca.

    Sin duda estaban en el centro del escenario arts-

    tico, pero en aquella poca, dicha atmsfera se

    caracterizaba por ser un ambiente bohemio. La

    mayora de los msicos eran alcohlicos y muje-

    riegos. El alcohol y el libertinaje eran moneda

    corriente, junto a la reciente llegada de drogas

    como la cocana y la marihuana.

    Yo no era un artista, asegura Alfre-do, porque el artista vive del arte y yo siempre tuve un trabajo...

    El ambiente artstico era malo, feo y yo no quera eso para mi familia, dice un Alfredo tambaleante en su silla de ruedas. El do siempre conserv

    una buena imagen, jams se vieron involucrados

  • 12

    en escndalos de la farndula ni se dejaron sedu-

    cir por las tentaciones.

    Nunca involucr a mi esposa ni a mis hijos, los tena muy al margen, dice Alfredo, quien le echa la culpa a esas malas noches, y al excesivo humo

    del cigarro, el tener la enfermedad que hoy pade-

    ce.

    Doa Irma, casada hace 70 aos con el intrprete,

    asegura no haber estado nunca de acuerdo con la

    carrera artstica de su esposo pues, mientras l se

    suba a un escenario para emocionar al pblico

    con su voz, ella se dedicaba a la casa y a la crian-

    za de sus hijos.

    No me gustaba que sepan de m, de mis hijos. El pap de Alfredo tampoco quiso que sus hijos se

    dedicaran a la msica. l fue un exitoso empresa-

    rio y, al no convencer a Alfredo ni a Zoila que se

    alejaran del ambiente, se separ de ellos, cuenta doa Irma, quien an conserva su cabello largo y

    ondeado, como en la foto que se tom despus de

    dar a luz a su primognito.

    Yo jams me separara de mi esposo, saba cmo era l, y l siempre fue un hombre correcto y de-

    dicado a su familia, por eso siempre mantuvo su

    trabajo y la msica a la par.

    +++

  • 13

    Con el tiempo, el cultivo de la msica criolla se

    fue perdiendo pero Los Hermanos Trigo seguan siendo conocidos. Cantaban en el programa del

    canal 7, Medioda Criollo, conducido por Cecilia Barraza, y cuando la Peruvian Corporation

    quebr, el gobierno de Alan Garca les otorg las

    Palmas Magisteriales.

    Adems, recibieron reconocimientos como maes-

    tros de la msica criolla en colegios nacionales

    como el Rosa de Amrica, Santiago Antnez de

    Mayolo y Jos Antonio Encinas. Me acuerdo que form un coro en uno de los colegios donde ense-

    aba msica criolla y lo llev al canal 7. Tena a

    cuatro jovencitos en el cajn, las guitarras y las

    voces. Ese da nos aplaudieron ms, cuenta Al-fredo dejando un gran silencio al terminar como

    esperando volver a or aquellas palmas.

    Una maana, hace 7 aos, muy temprano como

    de costumbre, Alfredo s