silencio hush hush 3

Download Silencio hush hush 3

Post on 20-Aug-2015

925 views

Category:

Automotive

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  1. 1. www.LeerLibrosOnline.net
  2. 2. Saga Hush, Hush Silencio Becca Fitzpatrick www.LeerLibrosOnline.net
  3. 3. L as interferencias entre Patch y Nora se han ido. Han superado los acribillados secretos en el oscuro pasado de Patch... unieron dos mundos irreconciliables... se enfrentaron a las duras pruebas de traicin, lealtad y confianza... y todo por un amor que trascender los lmites entre el cielo y la tierra. Armados con nada ms que su fe absoluta el uno en el otro, Patch y Nora entrarn en una lucha desesperada para detener a un villano que tiene el poder de destruir todo por lo que han trabajadoy su amorpara siempre. www.LeerLibrosOnline.net
  4. 4. E COLDWATER, MAINE Hace tres meses l elegante Audi negro rod hacia un puesto en el estacionamiento pasando por el cementerio, pero ninguno de los tres hombres que estaban en el interior tena alguna intencin de respetar a la muerte. La hora pasaba de la medianoche, y los alrededores estaban oficialmente cerrados. Una extraa neblina de verano flotaba dbil y deprimente, como una fila de fantasmas alzndose. Incluso la luna, una delgada creciente, asemejndose a un parpado cado. Antes de que el polvo de la carretera se asentara, el conductor salt fuera, inmediatamente abriendo las dos puertas traseras del coche. Blakely sali primero. l, alto con cabello gris y un rostro duro, rectangular casi treinta aos humanos, aunque marcaba ms viejo en la cuenta Nefilim. l era seguido por el segundo Nefil llamado Hank Millar. Hank, tambin, era extraordinariamente alto con cabello rubio, impactantes ojos azules, y un buen aspecto carismtico. Su credo era: justicia por encima de misericordia, y eso, combinado con su ascendente poder en el inframundo Nefilim durante los ltimos aos, le haba ganado su apoyo El Puo de Justicia, Puo de Acero y, el ms famoso, Mano Negra. l era llamado entre los suyos como una lder visionario, un salvador. Hank encontr su nervioso parloteo emocionante; un verdadero dictador tena absoluto poder y no oposiciones. Con optimismo, algn da l podra vivir segn sus expectativas. Hank sali y encendi un cigarrillo, dando una honda calada. Estn mis hombres reunidos? Diez hombres en los bosques encima de nosotros Blakely respondi. Otros diez hombres en coches en ambas salidas. Cinco se estn dirigiendo a varios puntos dentro del cementerio; tres solamente dentro de las puertas del mausoleo, y dos por el cerco. Nada ms, y tendremos que revelarnos nosotros. www.LeerLibrosOnline.net
  5. 5. Indudablemente, el hombre con el que te reunirs esta noche vendr con su propio apoyo. Hank sonri en la oscuridad. Oh, prefiero dudar eso. Blakely pestae. Trajiste veinticinco de tus mejores peleadores Nefilim para ir contra un hombre? No un hombre Hank le record. No quiero que nada salga mal esta noche. Tenemos a Nora. Si l te da problemas, ponlo al telfono. Dicen que los ngeles no pueden sentir roces, pero las emociones son un juego limpio. Estoy seguro de que l lo sentir cuando ella grite. Dagger est a la espera, preparado. Hank se volte hacia Blakely, dirigindole una lenta y evaluadora sonrisa. Dagger est vigilndola? l casi nunca est cuerdo. Dijiste que queras romper su espritu. Dije eso, verdad? Hank cavil. Haba sido cuatros cortos das desde que l haba tomado a Nora como cautiva, arrastrndola fuera del cobertizo de mantenimiento dentro del Parque de Diversiones Delphic, pero l ya haba determinado precisamente cual leccin ella necesitaba aprender. Primero, nunca socavar su autoridad frente de sus hombres. Segundo, devocin a su lnea de sangre Nefilim. Y, tal vez ms importante, mostrarte a su propio padre respeto. Blakely le entreg a Hank un pequeo dispositivo mecnico con un botn en el centro que brillaba bajo un sobrenatural matiz azul. Pon esto en tu bolsillo. Oprime el botn azul y tus hombres saldrn en todas las direcciones. Esto ha sido mejorado con magia negra? Hank pregunt. Un asentimiento. www.LeerLibrosOnline.net
  6. 6. En su activacin, est diseado para inmovilizar temporalmente a los ngeles. No puedo decir por cunto tiempo. Este es un prototipo, y no lo he probado rigurosamente. Has hablado con alguien de esto? Usted me orden de no hacerlo, seor. Satisfecho, Hank empac el dispositivo. Desame suerte, Blakely. Su amigo le dio palmaditas en su hombro. No la necesitas. Tirando a un lado su cigarrillo, Hank descendi los escalones de piedra que guiaban al cementerio, mejor un camino neblinoso de tierra que haca su punto de vista privilegiado intil. l haba esperado ver al ngel primero, desde arriba, pero estaba con el consuelo por saber que l estaba respaldado por su propia, cuidosamente seleccionada y altamente entrenada milicia. En la base de los escalones, Hank mir hacia las sombras cautelosamente. Haba comenzado a lloviznar, limpiando la neblina. l poda distinguir imponentes lpidas y rboles que se retorcan violentamente. El cementerio estaba cubierto de maleza y era casi un laberinto. No es de extraar que Blakely haya sugerido el lugar. La probabilidad de que los ojos humanos accidentalmente fueran testigo de los acontecimientos de esta noche era insignificante. Ah. Adelante. El ngel estaba recostado contra una lpida pero al ver a Hank se enderez. Vestido estrictamente de negro, incluyendo una chaqueta de motociclista de cuero, era difcil distinguirlo de las sombras. l no se haba afeitado en das, su cabello era rebelde y despeinado, y haba lneas de preocupacin alrededor de su boca. De luto por la prdida de su novia, entonces? Todo lo mejor. Luces un poco peor para el desgaste Patch, lo ests? Hank dijo, detenindose a unos pies de distancia. El ngel sonri, no era agradable. Y aqu estaba pensando que tal vez tendras unas cuantas noches sin sueo. Despus de todo, ella es tu propia carne y sangre. Por como luces, has tenido tu sueo de belleza. Rixon siempre dijo que eras un chico lindo. www.LeerLibrosOnline.net
  7. 7. Hank dej pasar el insulto. Rixon era el ngel cado que sola poseer su cuerpo cada ao durante el mes de Jeshvan, y l era tan bueno como la muerte. Con l fuera, no haba nada ms que quedara en el mundo que asustara a Hank. Bueno? Qu tienes para m? Es mejor que sea bueno. Fui a visitar tu casa, pero te escondiste con el rabo entre las piernas y llevaste a tu familia contigo. El ngel dijo en voz suave resonando con algo que Hank no poda interpretar. Est en el medio entre desprecio y burla. S, pens que trataras algo imprudente. Ojo por ojo, ese no es el credo de los ngeles? Hank no poda decir si estaba impresionado por el comportamiento relajado del ngel, o irritado. l esperaba encontrar al ngel frentico y desesperado. En ltimo, haba esperado provocarlo a la violencia. Cualquier excusa para traer a sus hombres corriendo. Nada como un bao de sangre para instalar la camaradera. Cortemos las cortesas. Dime que me trajiste algo til. El ngel se encogi de hombros. Jugar con ratas me parece sin importancia aparente, al lado de encontrar donde has escondido a tu hija. Los msculos en la mandbula de Hank se tensaron. Ese no fue el trato. Conseguir la informacin que necesitas el ngel respondi, casi familiar si no fuera ese fro brillo en sus ojos. Pero primero libera a Nora. Pon a tus hombres en el telfono ahora. Necesito asegurarme de que cooperaras a largo trmino. La tendr hasta que lo haga bien en su lado del trato. Las esquinas de la boca del ngel se alzaron, pero era apenas una sonrisa. Haba algo en verdad amenazante en el resultado. No estoy aqu para negociar. No ests en posicin de hacerlo Hank alcanz el bolsillo de su pecho y recuper su mvil. Estoy perdiendo la paciencia. Si me has hecho perder mi tiempo esta noche, va a ser una desagradable noche para tu novia. Una llamada, y ella se va www.LeerLibrosOnline.net
  8. 8. Antes de que tuviera tiempo para cumplir su amenaza, Hank se sinti cayendo hacia atrs. El brazo del ngel sali disparado, y todo el aire se escap de Hank en un apuro. Su cabeza golpe algo slido, y oleadas de negrura rodaron por su visin. As es como va a funcionar el ngel sise. Hank trat de emitir un grito, pero la mano del ngel estaba cerrada en su garganta. Hank golpe su puo, pero el gesto fue sin sentido; el ngel era demasiado fuerte. l presion el botn de pnico en su bolsillo, pero sus dedos hurgaron en vano. El ngel haba cortado su oxgeno. Luces rojas aparecieron detrs de sus ojos y su pecho se sinti como si una piedra hubiera rodado encima de l. En un arrebato de inspiracin, Hank invadi la mente del ngel, desentraando los hilos que forman sus pensamientos, concentrndose fijamente en redirigir las intenciones del ngel, debilitando su motivacin, al tiempo que susurraba un hipntico: Libera a Hank Millar, libralo ahora. Un truco mental? el ngel desde. No te molestes. Haz la llamada orden. Si ella no sale libre en los prximos dos minutos, te matar rpidamente. Ms tarde que eso, y te har pedazos, una pieza a la vez. Y creme cuando digo que disfrutar cada ltimo grito que pronuncies. No puedes matarme! Hank ahog. l sinti un mordaz dolor estallando por su mejilla. l aull, pero el sonido nunca pas de sus labios. Su trquea estaba aplastada, supervisada en el agarre del ngel. El crudo dolor quemante se intensific, todo alrededor, Hank poda oler sangre mezclada con su propia transpiracin. Una pieza a la vez el ngel sise, sosteniendo algo como papel y empap el lquido oscuro sobre la visin arremolinada de Hank. Hank sinti sus ojos abrirse. Su piel! Llama a tu hombre el ngel orden, sonando infinitamente menos paciente. No puedo-hablar! Hank gorgoje. Si l solamente pudiera alcanzar el botn de pnicohaz un juramente para liberarla ahora, y te dejar hablar. La amenaza del ngel se desliz fcilmente en la cabeza de Hank. Ests cometiendo un error, chico, Hank dispar de vuelta. Sus dedos rozaron su bolsillo, deslizndose dentro. Apret el dispositivo de pnico. El ngel hizo un sonido gutural de impaciencia, arranc el dispositivo y lo arroj en la neblina. Haz un juramento o tu brazo es el siguiente. www.LeerLibrosOnline.net