semanario #786

Download Semanario #786

Post on 13-Mar-2016

227 views

Category:

Documents

4 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, rgano de Formacin e Informacin Catlica.

TRANSCRIPT

  • No.786

    de Febrero

    Ao $7.00XVIde 201226

    El Papa viene a evangelizar

    Benedicto XVI en Mxico

    C on un marcado propsito pastoral, el Santo Padre se apresta a realizar su tercer Viaje Apostlico a nuestro Continente, y primero a Amrica Latina. La Arquidicesis de Len, anfitriona durante su estancia, se declara lista para ello, en tiempo y forma, en tanto que el Episcopado Mexicano subraya el sentido evangelizador de la visita papal, como un signo de esperanza para nuestro conflictuado pas. El Sumo Pontfice estar en tierras guanajuatenses, del 23 al 26 de marzo, antes de dirigirse a Cuba

    (Pginas 3 a 7)

    SANTO TORIBIO ROMO Esta Comunidad Parroquial, relativamente nueva, se

    empea en evangelizar su realidad social, que es difcil por factores como la marginacin y la falta de identidad barrial

    y tambin cristiana (Pginas 18 y 19)

    PERODO DE PENITENCIA Y CONVERSIN

    Como preparacin a la Pascua de la Resurreccin del Seor, la

    Cuaresma nos invita a la oracin, la meditacin, el sacrificio y la

    caridad (Pginas 10, 11, 31, 33, 34 y 36)

    NUEVOS CARDENALES

    22 altos dignatarios eclesisticos fueron agregados al Sacro

    Colegio Cardenalicio, para sumar ahora 213 los miembros de ese Senado de la Iglesia, aunque 88 de ellos, por rebasar los 80 aos,

    no son electores ni elegibles (Pginas 14 y 15)

    NIOS CON CNCER

    La Asociacin Civil CANICA contina su labor de atencin

    integral a pequeos con enfermedades terminales, y con

    extensin a sus familiares (Pginas 8 y 9)

    AUMENTA LA ENAJENACIN

    Alimentado por los Medios de Comunicacin, el consumismo y otros afanes superficiales van

    carcomiendo los valores humanos y cristianos

    (Pgina 27)

  • Semanario Arquidiocesano de Guadalajara rgano de Formacin e Informacin Catlica Semanario Arquidiocesano de Guadalajara, fundado por el Sr. Cardenal Dn. Juan Sandoval iguez, el 24 de enero de 1997 Registrado ante la Comisin Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas CCPRI en Certificados de Licitud de Ttulo y Contenido nmeros 10296 y 7226 expediente 1/43297/13565 el 20 de enero de 1998 y en el Instituto Nacional de Derecho de Autor, bajo reserva al uso exclusivo del ttulo 04-2011-070709061600-101 el 7 de julio de 2011 Registro Postal Publicacin Peridica PP14-0002-2000, autorizacin por SEPOMEX No se devuelven originales. Los escritos firmados son responsabilidad del autor, no de la publicacin ni del titular Es una publicacin editada por Creator Comunicacion, S de RL de CV., con oficinas y redaccin en Isla Flores No. 3344-2, Col. Jardines de San Jos, Guadalajara, Jal., Mxico, C.P. 44950 A.P. 3-31.

    Telfono: 3002-6470. Suscripciones ext. 1953 | Publicidad ext. 1925 | Redaccin ext. 1922 Horario de oficina: 8:30 am. a 5:30 pm., correo electrnico: semanario@cccomunicaciones.com.mxPgina Internet: http://www.semanario.com.mx Distribucin: Mensajera Tercer Milenio, Jarauta No. 510-A,Tels. 3618-9670, planta alta. Guadalajara, Jal. C.P. 44360 Impreso por: Ediciones Catlicas de Guadalajara, S.A. de C.V. con oficinas en Isla Flores No. 3344, Col. San Jos, Tlaquepaque, Jalisco. Tels. 3002-6470. Tiraje: 37,000 a 40,000

    Consejo editorial

    Pbro. Pedro rodrguez gonzlez (Presidente)

    Carlos lara lPez

    alberto vila rodrguez

    guillermo Chvez aguayo

    adalberto gonzlez gonzlez

    antonio gutirrez montao

    juan javier Padilla Cervantes

    riCardo gonzlez moreno

    romn ramrez Carrillo

    j. jess Parada tovar

    FranCisCo javier Cruz luna

    sonia gabriela Ceja ramirez

    mniCa livier alCal gmez

    dulCe natalia romero Cruz

    direCtor y editor en jeFePbro. Pedro rodrguez

    gonzlez

    subdireCtorPbro. guillermo Chvez

    aguayo

    editor j. jess Parada tovar

    diseo editorialeriCk mosqueda montes

    PubliCidadClaudia Prez arenas Muerte, Juicio, Infierno y Gloria, ten, cristiano, en la memoria, aconseja

    meditar San Ignacio de Loyola en sus Ejercicios Espirituales. Si los creyen-tes reflexionramos con frecuencia en esas Postrimeras del hombre y en

    sus consecuencias, de seguro nos abstendramos de pecar.Lic. Fernn G. Santoscoy Faudn.

    REFLEXIONESDomingo 26 de Febrero de 2012

    2

    Por milsima ocasin, CaldernPide al Congreso de E. U. que Legisle sobre libre venta de armas:

    Nuestro Presidente esperaQue ya cese el contrabandoDe armas que estn pasandoA travs de la frontera.

    Pidi votar una ley Contra venta reprobable, Lo cual ser tan probable Como ver volar un buey.

    El IFE pone un candado en laBoca y ata las manos durante Uno y medio meses a candidatos:

    Aqul que tras hueso anda, Tendr que estar muy callado,O se ver sancionado Por hacerse propaganda.

    Ms mentiras ya no oiremos, Ni las miles de promesas; De ridculas torpezas,Todos descansaremos.

    Causaron estragos en la ciudad, pero Lluvias invernales fueron de grandeBeneficio para el campo jalisciense:

    Se acaba de terminar Crudo temporal de Invierno,(No eran penas del Infierno),Y el Sol ha vuelto a brillar.

    Y aunque trajo algn perjuicioY temperatura fra, Al mitigar la sequa Fue mayor su beneficio.

    Comienza la poca de preparacinPara la ms grande Celebracin deLa Cristiandad: El tiempo Pascual:

    Pasaron los carnavales Y el Mircoles de Ceniza,Y la Cuaresma se iniciaCon peculiares rituales.

    Con ayuno y abstinencia, Con las Tandas de Ejercicios,Caridad y sacrificios,Conversin y penitencia.

    La libertad religiosa es un derecho inalienable

    Ahora que se habla de la modificacin al Artculo 24 de la Constitucin Poltica de los Estados Unidos Mexicanos, se han suscitado tambin muchas discusiones y ha habido hasta manifestaciones de los que acusan que, con estos cambios, se favorece a la Iglesia Catlica y se deja en desventaja a otras instituciones que tambin se llaman iglesias. Y viene a colacin la ex-presin aquella en la que un jorobado gritaba Igualdad, igualdad!, con la consabida respuesta que algunos oyentes daban a esta expresin: Querr verse sin joroba o querr jorobarnos a todos?

    La libertad de creer y la libertad religiosa no son la misma cosa. La pri-mera, queda en el mbito interno de la persona, y la segunda en lo externo. En lo interno, no puede legislarse y no est a discusin si se respeta como derecho o no. Nadie puede impedirte o imponerte tu creencia, porque nadie puede meterse en tu propia conciencia. ste es un principio que la misma Iglesia defiende: In conscientia, neque Ecclesia, que quiere decir: en lo que se refiere a la conciencia, ni la Iglesia puede intervenir.

    Mas, la pregunta que la gente sencilla se hace, es la siguiente: La li-bertad religiosa es un derecho de la persona, o no? Porque si la respuesta es positiva, entonces el Estado debe tutelarlo. Pues bien, para nosotros se requiere la peticin del respeto a la libertad religiosa, y sta se caracteriza por una dimensin individual, as como por una dimensin colectiva y una dimen-sin institucional. Se trata del primer derecho del hombre, porque expresa la realidad ms fundamental de la persona.

    Ahora bien, con demasiada frecuencia y por distintos motivos, este de-recho se sigue limitando y violando. En muchos pases, los cristianos son privados de sus derechos fundamentales, y marginados de la vida pblica; en otros, sufren ataques violentos contra sus iglesias y sus casas. A veces, son obligados a abandonar los pases que han contribuido a edificar, a causa de continuas tensiones y de polticas que frecuentemente los relegan a meros espectadores secundarios de la vida nacional.

    En otras partes del mundo, se constatan polticas orientadas a marginar el papel de la religin en la vida social, como si fuera causa de intolerancia, en lugar de contribuir de modo apreciable a la educacin en el respeto de la dig-nidad humana, la justicia y la paz. Asimismo, el terrorismo con motivaciones religiosas se ha cobrado, el pasado ao, numerosas vctimas.

    El Papa Benedicto VXI, en su Mensaje del inicio de este ao al Cuerpo Diplo-mtico acreditado ante la Santa Sede, despus de reconocer estas violaciones en el mundo contra la libertad religiosa, mencion tambin algunos signos alen-tadores en el mbito de la libertad religiosa, entre los cuales podra ir contndose la situacin de Mxico si es que las reformas llegan a buen fin: Me refiero -dijo el Santo Padre textualmente- a la modificacin legislativa gracias a la cual la perso-nalidad jurdica pblica de las minoras religiosas ha sido reconocida en Georgia; pienso tambin en la sentencia de la Corte Europea de los Derechos Humanos a favor de la presencia del Crucifijo en las aulas de las escuelas italianas.

    En Mxico, por algunos testimonios en los Medios de Comunicacin, que motivan estas manifestaciones en contra de las reformas, aun perteneciendo a alguna institucin que llaman iglesia, daban la impresin de querer renun-ciar al derecho de manifestar sus creencias en el mbito pblico, con tal de que a la Iglesia Catlica no se le permita hacerlo. Es decir, algo as como re-nunciar a un derecho, buscando que tampoco lo tenga quien en este pas, al menos todava, ostenta una mayora.

    No falta quin piense que si llega a restringirse esta Ley, podran acabar-se las peregrinaciones multitudinarias que mueven a millones de mexicanos a los santuarios, o las procesiones tan arraigadas en nuestras Parroquias, o los rezos del Santo Rosario por las calles y en velatorios pblicos. Si llegara a prohibirse la dimensin pblica de la libertad de creer, que es la libertad religiosa, se terminara por reprimir al pueblo, como lo han hecho, en muchas partes, los regmenes totalitarios.

    Entonces, ahora s que la igualdad, en relacin con las iglesias en Mxico, sera mejor verse sin joroba, y no que quieran jorobarlas a todas.

    Con pesar y a la vez con gratitud, hacemos de su conocimiento que el sbado 18 d