resumen primerasa parcial

Download Resumen Primerasa Parcial

Post on 13-Jan-2016

2 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

sas

TRANSCRIPT

Resmenes TPC PRCTICOS: primer parcial

HayekEl camino abandonadoEstamos dispuestos a aceptar cualquier explicacin de la presente crisis de nuestra civilizacin excepto una: que el actual estado del mundo pueda proceder de nuestro propio error y que el intento de alcanzar alguno de nuestros ms caros ideales haya, al parecer, producido resultados que difieren por completo de los esperados. Hemos estado alejndonos progresivamente de las ideas esenciales sobre las que se fund la civilizacin europea. Que este movimiento nos haya abocado al horror totalitario, ha sido un choque tan profundo para nuestra generacin que todava rehsa relacionar los dos hechos. Hemos abandonado progresivamente aquella libertad en materia econmica sin la cual jams existi en el pasado libertad personal ni poltica. El individualismo es hoy una palabra mal vista, y ha llegado a asociarse con egotismo y egosmo. Pero el individualismo del que hablamos, contrariamente al socialismo y las dems formas de colectivismo, no est en conexin necesaria con ellos. Los rasgos esenciales de aqul individualismo que con elementos aportados por el cristianismo y la filosofa de la antigedad clsica, se logr plenamente por primera vez durante el Renacimiento y ha crecido y se ha extendido despus en lo que conocemos como civilizacin occidental europea son: el respeto por el hombre individual, que hombre, es decir, el reconocimiento por sus propias opiniones y gustos como supremos en su propia esfera y la creencia en que es deseable que los hombres puedan desarrollar sus propias dotes e inclinaciones individuales. Independencia y libertad.La transformacin gradual de un sistema organizado rgidamente en jerarquas en otro donde los hombres pudieron, al menos, intentar forjar su propia vida, donde el hombre gan la oportunidad de conocer y elegir entre diferentes formas de vida est asociada estrechamente con el comercio. El reconocimiento consciente de que los esfuerzos espontneos y no sometidos a control de los individuos fueran capaces de producir un orden complejo de actividades econmicas slo pudo surgir cuando aqul desarrollo hubo logrado cierto progreso. La posterior elaboracin de unos argumentos consecuentes en favor de la libertad econmica ha sido el resultado de un libre desarrollo de la actividad econmica que fue el subproducto espontneo e imprevisto de la libertad poltica.Lo que el S. XIX aadi al individualismo del perodo precedente fue tan slo la extensin de la conciencia de libertad a todas las clases, el desarrollo sistemtico y continuo de lo que haba crecido en brotes y al azar y su difusin en Inglaterra y Holanda a la mayor parte del continente europeo.No hay nada en los principios bsicos del liberalismo que hagan de esto un credo estacionario, no hay reglas absolutas establecidas de una vez para siempre. El principio fundamental, segn el cual en la ordenacin de nuestros asuntos debamos hacer todo el uso posible de las fuerzas espontneas de la sociedad y recurrir lo menos que se pueda a la coercin, permite una infinita variedad de aplicaciones. Probablemente, nada ha hecho tanto dao a la causa liberal como la rgida insistencia de algunos liberales en ciertas toscas reglas rutinarias, sobre todo en el principio de laissez-faire.Lo que aqu nos preocupa es mostrar cun completamente ha cambiado nuestra actitud a la sociedad. Lo que en cada etapa de este proceso de cambio pareci tan slo una diferencia de grado, ha originado ya en su efecto acumulativo una diferencia fundamental entre la vieja actitud liberal frente a la sociedad y el enfoque presente en los problemas sociales. El cambio supone una completa inversin del rumbo que hemos bosquejado, un completo abandono de la tradicin individualista que cre la civilizacin occidental.Hemos acometido la eliminacin de las fuerzas y la sustitucin del mecanismo impersonal y annimo del mercado por una direccin colectiva y consciente de todas las fuerzas sociales hacia metas deliberadamente establecidas.Individualismo y colectivismoEl liberalismo Hayek lo marca como opcin contraria al socialismo ya que ste ltimo parte de un fin social explcito y en funcin de ste articula un conjunto de medios de acuerdo a la sociedad que se procura. Los medios seran: abolicin de la propiedad privada, abolicin de economa privada y centralizacin econmica. En este sentido, socialismo significa la creacin de un sistema de economa planificada, en el cual el empresario que acta en busca de un beneficio es reemplazado por un organismo central de planificacin. El socialismo no es slo la especie ms importante, con mucho, del colectivismo o la planificacin sino lo que ha convencido a las gentes de mentalidad liberal para someterse otra vez a aquella reglamentacin de la vida econmica que haban derribado.La planificacin debe en gran parte su popularidad al hecho de desear todo el mundo, por supuesto, que tratemos nuestros problemas comunes tan racionalmente como sea posible y que al hacerlo as obremos con toda la previsin que se nos alcance. Lo que nuestros planificadores demandan es la direccin centralizada de toda la actividad econmica segn un plan nico, que determine la direccin explcita de los recursos de la sociedad para servir a particulares fines por una va determinada. La disputa entre los planificadores modernos y sus oponentes no es, por consiguiente, una disputa acerca de si debemos guiarnos por la inteligencia para escoger entre las diversas organizaciones posibles de la sociedad; no es una disputa sobre si debemos actuar con previsin y raciocinio al planear nuestros negocios comunes. Es una disputa acerca de cul sea la mejor manera de hacerlo. La cuestin est en si es mejor para este propsito que el portador del poder coercitivo se limite en general a crear las condiciones bajo las cuales el conocimiento y la iniciativa de los individuos encuentren el mejor campo para que ellos puedan componer de la manera ms afortunada sus planes, o si una utilizacin racional de nuestros recursos requiere la direccin y organizacin centralizada de todas nuestras actividades, de acuerdo con algn modelo constituido expresamente.Hayek insiste en la idea de que el problema no es la planificacin sino quin planifica (el Estado o el individuo)La argumentacin liberal defiende el mejor uso posible de las fuerzas de la competencia como medio para coordinar los esfuerzos humanos, pero no es una argumentacin en favor de dejar las cosas tal como estn. Se basa en la conviccin de que all donde pueda crearse una competencia efectiva, sta es la mejor gua para conducir los esfuerzos individuales. Si la competencia ha de actuar con ventaja, requiere una estructura legal cuidadosamente pensada, y que ni las reglas jurdicas del pasado ni las actuales estn libres de graves defectos. El liberalismo econmico se opone, pues, a que la competencia sea suplantada por mtodos inferiores para coordinar los esfuerzos individuales. Y considera superior la competencia, no slo porque en la mayor parte de las circunstancias es el mtodo ms eficiente conocido, sino, ms an, porque es el nico mtodo que permite a nuestras actividades ajustarse a las de cada uno de los dems sin intervencin coercitiva o arbitraria de la autoridad. sta evita la necesidad de un control social explcito y da a los individuos una oportunidad para decidir si las perspectivas de una ocupacin particular son suficientes para compensar las desventajas y los riesgos que lleva consigo.Hay buenas razones para que las exigencias negativas, los puntos donde la coercin no debe usarse, hayan sido particularmente sealadas. Es necesario, en primer lugar, que las partes presentes en el mercado tengan libertad para vender y comprar y que todos sean libres para producir. Es esencial que el acceso a las diferentes actividades est abierto a todos en los mismos trminos y que la ley no tolere ningn intento de individuos o de grupos para restringir este acceso mediante poderes abiertos o disfrazados.El funcionamiento de la competencia no slo exige una adecuada organizacin de ciertas instituciones como el dinero, los mercados y los canales de informacin, sino que depende, sobre todo, de la existencia de un sistema legal apropiado, de un sistema legal dirigido, a la vez, a preservar la competencia y a lograr que sta opere de la manera ms beneficiosa posible.Crear las condiciones en que la competencia actuar con toda la eficacia posible, complementar all donde no pueda ser eficaz, suministrar los servicios que aunque puedan ser ventajosos en el ms alto grado para una sociedad, son, sin embargo, de tal naturaleza que el beneficio nunca podra compensar el gasto de un individuo o un nmero pequeo de ellos, son tareas que ofrecen un amplio e indiscutible mbito para la actividad del Estado. En ningn sistema que pueda ser defendido racionalmente el Estado carecer de todo quehacer. Un eficaz sistema de competencia necesita una estructura legal inteligentemente trazada y ajustada continuamente. Competencia y direccin centralizada resultan instrumentos pobres e ineficientes si son incompletos; son principios alternativos para la resolucin de un mismo problema, y una mezcla de los dos significa que ninguno operar verdaderamente, y el resultado ser peor que si se hubiese confiado slo en uno de ambos sistemas. La planificacin y la competencia slo pueden combinarse para planificar la competencia, pero no para planificar contra la competencia. Toda nuestra crtica ataca solamente a la planificacin contra la competencia.Hayek establece que la competencia no es algo que se da naturalmente sino que es un ideal regulatorio al que accedemos mediante los esfuerzos autnomos de la razn. Articula recursos escasos de la manera ms eficiente, no hay ningn organismo central de planificacin para conocer todos los procesos minsculos (nivel de complejidad que escapa a un control por parte de individuo, escapa al planificador) ste sistema no slo es el ms eficiente sino que por ser el ms eficiente, es el ms justo: tomar a la persona como un fin y no como un medio