raúl ornelas

Download Raúl Ornelas

Post on 06-Jan-2017

218 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 95

    Ral Ornelas*

    Contrahegemonas y emancipaciones

    Apuntes para un inicio de debate

    Para Jaime, Lilia, Gloria, David, Vanesa y los dems. A Cayena del Mar, mi Virgilio bogotano

    El lmite de la emancipacin poltica se manifiesta inmediatamente en el hecho de que el Estado pueda

    liberarse de un lmite sin que el hombre se libere realmente de l, en que el Estado pueda ser un Estado

    Libre sin que el hombre sea un hombre libre.El Estado poltico acabado es, por su esencia, la vida

    genrica del hombre por oposicin a su vida material All en donde el Estado poltico ha alcanzado su

    verdadero desarrollo, lleva el hombre, no slo en el pensamiento, en la conciencia, sino en la realidad, en

    la vida, una doble vida, una celestial y otra terrenal, la vida en la comunidad poltica, en la que se considera

    como ser colectivo, y la vida en la sociedad civil, en la que acta como particular; considera a los otros

    hombres como medios, se degrada a s mismo como medio y se convierte en juguete de poderes extraos.

    Karl Marx, Sobre la cuestin juda, 1843

    LA HISTORIA NO PERDONAR ninguna certeza: es con esa disposi-cin que proponemos abordar la discusin acerca de contrahegemonas y emancipaciones. Pocas ideas estn tan arraigadas en el pensamiento crtico

    *Investigador del Instituto de Investigaciones Econmicas de la UNAM, Mxico.

    paulaText BoxOrnelas, Ral. Contrahegemonas y emancipaciones. Apuntes para un inicio de debate. En publicacion: Los desafos de las emancipaciones en un contexto militarizado. Cecea, Ana Esther. CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Ciudad Autnoma de Buenos Aires, Argentina. 2006. pp. 95-121. ISBN: 987-1183-34-8Acceso al texto completo: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/grupos/cece/Raul%20Ornelas.pdf

    paulaText BoxRed de Bibliotecas Virtuales de Ciencias Sociales de Amrica Latina y el Caribe de la red CLACSOhttp://www.clacso.org.ar/biblioteca - biblioteca@clacso.edu.ar

  • Los desafos de las emancipaciones en un contexto militarizado

    96

    como la certeza respecto a los modos que deber adoptar la transformacin social. Por ello, resulta muy difcil entablar cualquier debate en ese terreno, puesto que las posturas en liza se plantean como irreductibles o al menos como mutuamente excluyentes.

    Las discusiones en nuestro Grupo de Trabajo han transitado des-de el estudio de la economa mundial hacia el anlisis de la hegemo-na y las resistencias sociales. Recientemente, hemos introducido a la discusin la idea de las emancipaciones, entendida como el horizonte de largo plazo de las luchas sociales. A diferencia de las discusiones en torno a la economa mundial y a la hegemona, no hemos podido establecer un terreno comn que nos permita debatir en torno a los significados de las contrahegemonas y las emancipaciones, as como de las relaciones que tienen entre s.

    Este trabajo busca ofrecer algunos elementos para establecer ese terreno comn. Para ello, retomamos diversos trabajos de miembros de nuestro grupo (Sader, Cecea, Holloway, Bartra, Garca, entre otros), sin dejar de lado las contribuciones de otros compaeros como Atilio Boron y Ral Zibechi. En este primer acercamiento, presentamos los argumentos que sustentan ambas ideas as como los cuestionamientos comunes y divergentes que constituyen el ncleo del debate; la parte final del trabajo propone algunas reflexiones prospectivas acerca de las eventuales evoluciones de la transformacin social.

    LA PERTINENCIA DEL DEBATE

    La discusin acerca de los horizontes de la lucha social no es una cues-tin acadmica o, a lo sumo, terica. La experiencia histrica de la lucha social, y muy especialmente, la historia de los procesos revolucionarios, nos muestran que los puntos de referencia que proporcionan ideas-fuerza para orientar la lucha y la transformacin social, tienen una importancia capital. Si bien es cierto que son los trabajadores y sus organizaciones quienes se constituyen en sujeto de la transformacin social a travs de sus luchas, lo que llamamos puntos de referencia (que han sido organiza-ciones, pero tambin peridicos, clubes, y ms recientemente grupos de intelectuales) ha llegado a hacer aportes cualitativos en tanto contribu-yen a formular los anlisis y las estrategias adecuados al momento hist-rico, teniendo en cuenta las realidades del sujeto transformador. Hoy da, por ejemplo, podemos constatar los aportes de CLACSO en los debates y en los trabajos de los Foros Sociales.

    En ese sentido, pensamos que es muy importante fortalecer el debate acerca de los horizontes de la lucha social. Ello cobra mayor relevancia si, como afirma Perry Anderson refirindose a la realidad social latinoamericana, Aqu y solamente aqu, la resistencia al neo-liberalismo y al neo-imperialismo conjuga lo cultural con lo social y

  • 97

    nacional. Es decir, comporta una visin emergente de otro tipo de orga-nizacin de la sociedad, y otro modelo de relaciones entre los estados en base a estas tres dimensiones diferentes (2004: 44).

    El ascenso de las luchas sociales y las experiencias de los gobier-nos que se reivindican de izquierda son una realidad diversa y contra-dictoria que invita a innovar en nuestras reflexiones y contribuir, as sea modestamente, a imaginar nuevas vas para la transformacin social de nuestros pases. Una transformacin que constituye el anhelo declarado de movimientos y ciudadanas de toda Amrica Latina pero que parece estancada en un ciclo que va del ascenso de las movilizaciones sociales hasta lograr el cambio de las fuerzas en el gobierno para que todo siga ms o menos igual. Este aparente estancamiento es una primera razn para reflexionar acerca de las maneras en que los actores sociales impul-san lo que generalmente se conoce como proyectos contrahegemnicos.

    Otro aspecto que nos invita a debatir estas cuestiones es la escasa apertura a debatir fuera de las posturas acadmicas y polticas que po-demos caracterizar como el paradigma marxista leninista, el cual tiene gran influencia en la izquierda y en el pensamiento crtico latinoameri-canos. As, podemos constatar que posturas como las de Negri y Hardt o, en un sentido distinto pero igualmente fuera de la ortodoxia latinoa-mericana, las reflexiones de Holloway, han sido, ms que discutidas, descalificadas por buena parte de los intelectuales ms conocidos en nuestra regin (Gonzlez Casanova, Boron). En el contexto de tensiones sociales crecientes (mundiales y regionales), pensamos que el actual es un momento privilegiado para impulsar una discusin profunda sobre las estrategias de transformacin social, partiendo de las realidades y las propuestas de los actores sociales latinoamericanos.

    Finalmente, pensamos que otra razn que hace urgente este de-bate es que a quince aos de la cada del muro de Berln, estamos en un escenario donde es posible y necesario regresar la vista a las revolucio-nes del pasado, para retomar experiencias y discusiones que enriquez-can las luchas sociales de nuestro tiempo. Viendo los resultados de esas experiencias histricas resulta urgente realizar ese anlisis retrospecti-vo, especialmente frente a las dificultades gigantescas y los callejones sin salida aparente que enfrenta actualmente el proceso cubano, que ha sido la referencia central en nuestro continente.

    DOS TELONES DE FONDO

    A la luz de estas primeras discusiones sobre las relaciones entre contra-hegemonas y emancipaciones, pensamos que es necesario aclarar dos falsos debates.

    En primer lugar, es preciso establecer que la consideracin del Estado, en tanto encarnacin de la hegemona, est presente en ambas

    Ral Ornelas

  • Los desafos de las emancipaciones en un contexto militarizado

    98

    reflexiones. As, ms que tomar en cuenta o no al Estado, contrahege-monas y emancipaciones proponen maneras diferentes de enfrentar y de relacionarse con el Estado.

    En segundo lugar, queremos subrayar el carcter hbrido de las experiencias sociales en curso en Amrica Latina. Algunos autores han querido establecer una tipologa excluyente donde ciertos actores se-ran las encarnaciones de una u otra idea (sobre todo con relacin al zapatismo, al que se empean en hacer aparecer como un movimiento que no toma en cuenta los poderes dominantes), cuando en realidad en casi todas las grandes luchas sociales que se desarrollan actualmen-te podemos reconocer ambas bsquedas: en efecto, tanto en el MST de Brasil, como en los movimientos indgenas de Bolivia, Ecuador, y entre los zapatistas mexicanos, podemos constatar el surgimiento de propuestas, reflexiones e iniciativas que buscan desarrollar procesos contrahegemnicos y emancipatorios. En ese mismo sentido, partimos de subrayar la idea que compartimos en el grupo acerca del carcter de los movimientos actuales como movimientos sociales y polticos, si bien sus formas de hacer poltica son diferentes a las formas predomi-nantes (poltica institucional).

    En tanto nuestro anlisis busca contrastar prcticas y definicio-nes de los actores sociales, es necesario subrayar el peligro de caer en una taxonoma de las luchas sociales, donde las caractersticas de los procesos, aisladas de su contexto histrico y de las contradicciones en la construccin de sujetos sociales contestatarios, se convierten en una clasificacin que permite calificar o descalificar: debemos prevenirnos, desde el inicio de nuestro anlisis, contra la tendencia a esencializar el debate que subyace en las ideas de contrahegemona y emancipacin. El reto que enfrentamos es el de superar las actitudes descalificatorias y entablar un debate real que nos permita contribuir en la elaboracin de nuevas rutas para las luchas sociales latinoamericanas, partiendo de que contrahegemona y emancipacin tienen puntos en comn, y abor-dando con claridad los lmites de ambas as como las contradicciones y tensiones que guardan en