presencia universitaria

Download Presencia Universitaria

Post on 24-Mar-2016

221 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Presencia Universitaria, Primera edición, Honduras, UNAH.

TRANSCRIPT

  • U

    nive

    rsid

    ad N

    acio

    nal A

    utn

    oma

    de H

    ondu

    ras

    LOS JVENES, LA NOTA ROJA IDEAL PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIN

    CENTRO DE ARTEY CULTURA DE LA UNAH:DE LA RECUPERACINA LA CREACIN

    Pgs. 4 y 5

    Pg. 23

    Pg. 25

    P R I M E R A E D I C I N , A G O S T O D E 2 0 1 2

    ASISTENCIA PBLICA

  • P 2 OPININ DEL DIRECTOR

    Es posible que Honduras pueda salir de la crisis actual? O la tendencia inevitable es hundir-se ms y ms? En lo que destacados analistas de la Universidad Nacional Autnoma de Honduras (UNAH) coinciden, es que hace falta un dilogo creble entre los lderes polticos y sociales sobre los dficits democrticos que arrastra el pas desde hace varias dcadas.

    Un dilogo sobre los resultados deseados a nivel de la sociedad, acerca del tipo de Estado democrtico que se debe construir luego de la fractura insti-tucional del 2009. Un debate que condicione el prximo proceso electoral y evite que lo electoral imponga sus ofertas de siempre.

    En el anlisis sobre los problemas se reitera que la clase poltica gobernante no entiende, ni sabe, cmo resolver los problemas de la violencia y la delincuencia, ni los temas de desarrollo econmico, generacin de empleo y reduccin de la pobreza.

    El economista e investigador de la UNAH, Rafael del Cid, analiza el papel del Estado frente a las diversas problemticas. Qu han ofrecido los gobiernos en temas de poltica social? A finales de los ochenta estas polticas han demostrado fisuras, se deterio-r todo el sistema de los servicios y no han podido hacerle frente al crecimiento demogrfico del pas.

    Los indicadores muestran este agotamiento polti-co y social al que se refiere el economista Del Cid. Segn el Instituto Nacional de Estadsticas (INE), entre mayo 2009 y mayo 2010 la poblacin en condicin de pobreza pas de 58.7% a 59.6% y de pobreza extrema de 36.4% a 39.6%. Por su parte, la clase media, generalmente no focalizada en los diagnsticos, subsiste con el recorte de su consu-mo o con un endeudamiento muy por encima de sus posibilidades de pago. La deuda global con las tarjetas de crdito suma ms de 30 mil millones de lempiras y se engrosa a diario, estimulada por el imparable inters de la banca por incentivar el consumo, lo que contrasta con la menor disponibili-

    dad de fondos para proyectos productivos. El crdito al sector privado crece menos de 1.5% anual.

    Paradjicamente, en este entorno de incertidum-bre, la banca privada presenta elevados ndices de liquidez y sigue siendo una clara ganadora en la crisis. Durante el cierre del 2011 este sector report una liquidez por ms de 50 mil millones, dinero que contrasta con la cartera vaca del Estado y de la mayora de la poblacin.

    Diversos estudios y ejemplos en otros pases, conclu-yen que la continuidad y eficiencia de las polticas pblicas orientadas hacia objetivos productivos y sociales que beneficien a la mayora de la poblacin, son esenciales para acelerar el crecimiento econ-mico y reducir la pobreza, pero hasta ahora lo que impera en Honduras es la distribucin de bonos a sectores considerados vulnerables.

    Esa poltica, que se expande sin financiamiento sostenible, se mantiene presionando las reservas monetarias internacionales y utilizando recursos del ciclo econmico favorable derivado de los altos precios del caf, el flujo de remesas y el endeuda-miento interno (L. 40 mil millones, Julio de 2011).

    Hondutel y la Empresa Nacional Portuaria, que en el pasado contribuan a aliviar la situacin financiera del gobierno central, han perdido esa capacidad, y en lugar de generar, demandan inyecciones pblicas multimillonarias para evitar su quiebra. La situacin de ambas se parece cada vez ms al desastre de la Empresa Nacional de Energa Elctrica (ENEE), con finanzas insostenibles, sin capacidad para pagar la deuda a los generadores privados, carente de recur-sos para contratacin de ms energa y arrastrando un dficit.

    Paradjicamente, el gasto corriente del gobierno central (sueldos y salarios, intereses, transferencias corrientes, bienes y servicios) aumenta impara-ble y toca extremos peligrosos. A fines de 2011 el gobierno tuvo graves dificultades para cancelar las planillas gubernamentales, con miles de empleados

    pblicos, en su mayora maestros, sin poder cobrar salarios y aguinaldos. Incluso, como ejemplo de la grave situacin de sus finanzas, la banca privada no aceptaba cambiar cheques gubernamentales o los aceptaba en un pequeo porcentaje.

    Para atender la iliquidez pblica, la salida oficial no puede ser peor, endeudarse interna y externa-mente. La crisis financiera de la administracin de Porfirio Lobo Sosa ha sido enfrentada con mayor endeudamiento interno. Un informe de la Secreta-ra de Finanzas (SEFIN) revela que el saldo aument de 22,844 a 38,245.2 millones de lempiras de enero de 2010 a marzo de 2011, equivalente a un incre-mento de 15,401.2 millones.

    Inclusive un informe confidencial del Consejo Hondureo de la Empresa Privada (COHEP) prev, a partir de proyecciones macroeconmicas, que de continuar la aplicacin de las mismas polticas econmicas, una crisis sin precedentes se desata-ra a partir del 2014 (justo al inicio del prximo gobierno), entre cuyas consecuencias destacan; agotamiento de las reservas internacionales, una cada de casi 30 lempiras en el tipo de cambio y una inflacin interanual que superara las tres decenas.

    En ese contexto, el Congreso Nacional aprob la propuesta de presupuesto nacional 2012 enviada por Lobo, bajo las mismas caractersticas de todos los aos, con notable ausencia de participacin ciudadana, donde los recursos pblicos se destinan sobre todo al gasto corriente.

    Todos los gobiernos que ha tenido Honduras, sin excepcin alguna, le han negado a la poblacin su derecho a ser partcipe de la toma de decisin sobre cmo distribuir e invertir los recursos pblicos. En esencia lo que se seala es que la aprobacin del Presupuesto de la Repblica es una muestra de lo dbil y poco participativa que es la democracia hondurea.

    Ariel Torres Funes (Periodista)

    SALDREMOS DE LA CRISIS ACTUAL O NOS HUNDIREMOS MS?

    Paradjicamente, en este entorno de incertidumbre, la banca privada presenta elevados ndices de liquidez y sigue siendo una clara ganadora en la crisis.

    DIRECTORIO PRESENCIA UNIVERSITARIA:

    Julieta Castellanos RuizRectora

    Secretara Ejecutiva de Desarrollo Institucional (SEDI)Productora

    RedactoresDenis Durn DvilaGerardo Torres ZelayaGuillermo BruneMelina FunesEfran Alavez

    Armando Sarmiento Coordinador General

    Ariel Torres Director Ejecutivo

    Paul Carbajal Consultor de Imagen

    Pavel NezCordinador de Correccin

    Fernando CotoBricelda ContrerasMiguel FloresDiseo y Diagramacin

    periodicounah@gmail.comCorreo electrnico

    www.unah.edu.hnSitio Web

  • P 3INVESTIgACIN CIENTfICA

    BREvE hISToRIAEn estos das, el derecho de propiedad intelectual (PI) goza de una amplia aceptacin en la academia, pese a que histricamente no siempre fue reconocido como tal.

    Los antecedentes de la propiedad intelectual se remontan al siglo XvI en Europa. En un principio no se trataba de derechos de autor, sino que los derechos recaan sobre el impresor debido a la herencia de la tradicin gremial que consideraba un libro como cualquier otro producto. Esto fue aprovechado por Estados e Iglesias como medida de control poltico, ya que tenan potestad para permitir estas impresiones, por lo que todo contenido inconvenientemente moral o poltico se censuraba.

    En este marco aparecieron las primeras patentes de autor que otorgaban derechos de impresin sobre su obra a quin el autor determinara, pero eran excepciones y se trataba de compensaciones a colaboradores o afines a los poderes pblicos.

    Todo esto dejaba a los autores en muy mala posicin y as, durante el siglo XvII, algunos Estados intentaron regular la propiedad intelectual para fomentar sus incentivos, ya que apenas participaban en las ganancias generadas por sus obras debido al monopolio de los impresores. Estas tentativas no tuvieron demasiado xito, hasta que en 1710 se promulg en Inglaterra el Statute of Anne, reglamento que sent las bases de la legislacin sobre el derecho intelectual posterior.

    Actualmente, en el mundo, el sistema de gestin de derechos intelectuales est inmerso en un perodo de cambio debido a la aparicin y difusin de Internet, que ha transformado el negocio, basado en el soporte fsico, en algo innecesario, dificultando, en muchos de los casos, la proteccin de estos derechos.

    PRoPIEDAD INTELECTuAL,DEREChoS DE AuToR y PATENTESLa propiedad intelectual o PI, como se le conoce, son creaciones en el mbito industrial, cientfico, literario y artstico, que tienen un carcter intangible y son protegidos por derechos, mediante legislaciones nacionales e internacionales, convenios, acuerdos y tratados, entre otros. Su propsito es salvaguardar a los creativos y recompensar su creatividad. La propiedad intelectual abarca tres reas: los Derechos de Autor, Derechos Conexos y la Propiedad Industrial.

    Es ampliamente conocido que la propiedad intelectual es un recurso estratgico para el crecimiento y desarrollo de un pas. Estimula la creatividad, la investigacin, el desarrollo tecnolgico y la innovacin, de manera que la propiedad intelectual no es slo la proteccin de bienes intangibles, es la facultad legal otorgada para el uso y explotacin mediante la comercializacin, permitiendo beneficios econmicos, acceso a tecnologas, servicios de investigacin y desarrollo. En consecuencia, la propiedad intelectual, ms que un simple mecanismo legal de exclusividad, es un factor de desarrollo, argumenta el Ing. Alberto urbina, Jefe del Departamento de Propiedad Intelectual e Innovacin de la Direccin de Investigacin Cientfica de la uNAh.

    Con respecto a los derechos de autor agrega, stos