patrimonio, identidad y educación - una reflexión teórica desde la historia

Download Patrimonio, Identidad y Educación - Una Reflexión Teórica Desde La Historia

Post on 13-Sep-2015

213 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Patrimonio, Identidad y Educación - Una Reflexión Teórica Desde La Historia

TRANSCRIPT

  • Educatio Siglo XXI, Vol. 31 n 1 2013, pp. 47-60 47

    Patrimonio, identidad y educacin: una reflexin terica desde la historiaHeritage, identity and education: a theoretical reflection from the history

    joan santacana MestRetnia MaRtnez gilUniversidad de Barcelona

    Resumen: La identidad es un concepto que es posi-ble relacionarlo con el patrimonio. Es el llamado patrimonio identitario. En el artculo se analiza y reflexiona, a travs de diversos ejemplos, sobre la capacidad educadora del patrimonio identitario y tambin de su perversin, de su potencial destructor. Palabras clave: Identidad, patrimonio identitario, educa-cin patrimonial, nacionalismo, didctica del objeto.

    Abstract: Identity is a concept that it is possible to relate with the heritage. It is the so-called

    heritage identity. The article analyzes and reflects, through several examples, about the educator capacity of the identi-tarian heritage and also of their perversion of their destructive potential.

    Key words: Identity, identitarian heritage, heritage education, nationalism, learning through objects.

    Rsum: Lidentit est un concept qui peut se rapporter le patrimoine. Cest ce quon appelle le patrimoine identitaire. Larticle analyse et reflte, travers divers exemples, sur lidentit et le patrimoine ducateur capacit de leur perversion, de leur potentiel des-tructeur.Mots cls:Identit, patrimoine identitaire, lducation patrimoniale, nationalisme, didactique dobjet.

    Fecha de recepcin: 15-1-2013Fecha de aceptacin: 30-1-2013

  • Patrimonio, identidad y educacin: una reflexin terica desde la historiajoan santacana MestRe y tnia MaRtnez gil

    48 Educatio Siglo XXI, Vol. 31 n 1 2013, pp. 47-60

    El planteamiento de la ecuacin

    La enseanza de las Ciencias Sociales, en especial de la Historia, por su componente ideolgico, ha sido frecuentemente objeto de debate poltico. En este debate los planteamientos identitarios suelen poseer una especial relevancia, dado que fundamentan las tesis nacionales de los estados. al mismo tiempo, para dar fuerza a una Didctica de la Historia basada en estas tesis, es necesario recurrir al patrimonio his-trico y cultural, puesto que ste, suele poseer una carga emocional eficaz. algunos nacionalismos, como el norteamericano, disponen de autnticos santuarios patriticos que son conjuntos patrimoniales, como el caso de Colonial Williansburg, en Virginia. otros pases, como por ejemplo Chile, tienen tambin sus criptas para mantener el culto a la patria en algunos museos, como el de la Marina en Valparaso, que conserva reliquias fundamentales para la historia nacional chilena, o bien la llamada capilla de los mrtires de Chapultepec en Ciudad de Mxico. En realidad, casi no existe estado o nacin que carezca de ello. El problema que se suele plantear en todos estos casos, no es tanto la eficacia del patrimonio como factor identitario, ya que ciertamente lo es, sino su capacidad para educar. La pregunta clave es: educa el pa-trimonio identitario o por el contrario deseduca y fomenta el conflicto? Para responder a esta cuestin es necesario plantear, en primer lugar, la relacin existente entre identidad, cultura, patrimonio y educacin y analizar todas las circunstancias que concurren en esta ecuacin. Este es el propsito del presente artculo.

    Objetos, identidad y memoria

    Sin memoria dejamos de ser humanos; para nosotros, la prdida de la memoria es una enfermedad grave que nos despersonaliza; no sabemos quines somos. Y es que lo que tenemos de humano es lo que recorda-mos de nosotros mismos. Nuestras vidas son un conjunto acumulativo y selectivo de recuerdos. Goethe, plante muy bien los riesgos de la prdida de la memoria en su Fausto. En realidad, Mephisto, el genio del mal, le promete a Fausto recuperar su juventud a cambio de que pierda la memoria de cuando era joven; Fausto consiente y a base de hacerle perder la memoria, lo despersonaliza, lo manipula y lo destruye. Este era

  • Patrimonio, identidad y educacin: una reflexin terica desde la historiajoan santacana MestRe y tnia MaRtnez gil

    Educatio Siglo XXI, Vol. 31 n 1 2013, pp. 47-60 49

    el mensaje de Goethe (Hernndez y Santacana, 2009, pp. 40-42). Tal vez Goethe saba que la memoria es un conjunto de recuerdos que funcio-nan en la mente mediante capas, como los estratos de una excavacin arqueolgica, y cada estrato esta poblado de objetos. Quizs tambin por esto Freud, uno de los padres de la Psicologa moderna, coleccio-naba cacharros, antigedades de todo tipo (griegas, romanas, egipcias, etc.). Su consultorio estaba repleto de objetos antiguos, muebles de anta-o e iconos primitivos. Ciertamente, para ayudar a recuperar la memoria perdida, los objetos constituyen elementos valiosos. Un objeto evoca una escena, un momento del pasado, una historia y con ella se reaviva el recuerdo. Es por esto que el psicoanlisis sabe que la identidad va unida a los recuerdos y estos incluyen a todo aquello que nos rodea, es decir, personas y objetos. Y muchos de los objetos que nos rodean proceden del pasado y nos sobrevivirn en el futuro (Santacana y Llonch, 2012).

    Esta relacin entre memoria, identidad y objetos patrimoniales no slo la estableci el psicoanlisis a principios del siglo XX sino que esta ecuacin mental ha sido la causa de que se hayan escrito captulos tr-gicos en la historia de los pueblos; en las guerras y conflictos del pasado y probablemente del futuro, al enemigo vencido se le roba, saquea y se le destruye todo aquello que le pueda conferir personalidad e identidad, es decir su patrimonio. Plutarco, en las Vidas Paralelas nos cuenta que alejandro el Magno, despus de derrotar a Daro III en la famosa batalla de Issos, ocup la magnfica tienda del gran rey, abandonada durante su precipitada huida de este y orden que le prepararan el bao en su baera de oro y cuando vio las cajas, los jarrones, los enjugadores y los alabastros, todo guarnecido de oro y trabajado con primor, percibi al mismo tiempo el olor fragante que de la mirra y las aromas desprenda la casa; y habiendo pasado desde all a la tienda que en su altura y ca-pacidad y en todo el adorno de alfombra, de mesas y de aparadores era ciertamente digno de admiracin, volviendo el rostro hacia sus amigos les dijo En esto consista, segn parece, el reinar (Plutarco, alejandro y Csar; Vidas Paralelas, XXI). Y desde entonces se rode de los obje-tos capturados al persa. Pero la victoria no consiste slo en saquear al enemigo, sino en destruirlo para siempre. Por ello hay que eliminar todo aquello que constituya su motivo de orgullo, sus recuerdos, sus hroes, su cultura, sus monumentos, en definitiva, su identidad. Qu otra cosa no fue la ocupacin de Polonia en la Segunda Guerra Mundial? o bien, Por qu motivos se destruy la famosa biblioteca de Sarajevo? Por qu

  • Patrimonio, identidad y educacin: una reflexin terica desde la historiajoan santacana MestRe y tnia MaRtnez gil

    50 Educatio Siglo XXI, Vol. 31 n 1 2013, pp. 47-60

    motivo los obeliscos egipcios estaban en los circos de Roma? No es slo el pillaje lo que importa en estos casos; es la destruccin total de la memoria y con ella la identidad del vencido; de hecho la destruccin ms completa de las identidades de las personas y de los pueblos pasa siempre por la destruccin previa de su memoria, de sus recuerdos y de todo aquello que se asocia el recuerdo.

    Identidad y cultura

    La identidad puede definirse de muchas formas, desde identidad cul-tural a identidad poltica, social o nacional; en todo caso es un sen-timiento que implica compartir algo, normalmente valores, creencias, lengua, sangre, tradicin, leyes, costumbres o territorio. Es evidente que la identidad cultural suele ser mucho ms profunda que la identidad poltica o nacional; la cultura, que es la base de todas las formas iden-titarias, entendida en el sentido antropolgico, tal como la defini en 1871 Tylor incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres, y cualesquiera otros hbitos y capacidades ad-quiridos por el hombre (Tylor, 1920, pp. 1-3) o como escribi Clyde Kluckhohn, consiste en un conjunto de patrones -explcitos o implcitos simblicamente- que integran realizaciones caractersticas de los grupos humanos y sus materializaciones en artefactos; el meollo esencial de la cultura lo forman las ideas tradicionales (es decir, acumuladas por de-rivacin y seleccin histrica) y, sobre todo, sus valores inherentes; los sistemas culturales pueden considerarse como resultados de la accin humana, por una parte, y como elementos condicionantes de ulterior accin, por la otra (Veals y Hoijer, 1968, p. 262). Por lo tanto, lo pri-mero que compartimos los humanos es la cultura de nuestro grupo, que podemos identificar con la tribu, la patria, la raza la lengua y un sinfn de conceptos. Ella nos proporciona la base de nuestra primera y funda-mental identidad; la memoria colectiva es la que refuerza nuestros lazos de identidad. Pero, cmo se materializa esta memoria colectiva? Uno de los receptculos de la memoria de los pueblos es la historia y el patri-monio comn que se le suele asociar. Y ello es as tanto en los pueblos que gozan de una gran tradicin escrita como tambin en aquellos que carecen de la misma; ciertamente esta historia y este patrimonio que proporcionan identidad son diferentes segn se trata de pueblos con

  • Patrimonio, identidad y educacin: una reflexin terica desde la historiajoan santacana MestRe y tnia MaRtnez gil

    Educatio Siglo XXI, Vol. 31 n 1 2013, pp. 47-60 51

    escritura o pueblos grafos; en las sociedades grafas africanas del siglo XX, al no disponer fcilmente de registros escritos, generaron una rica memoria visual; las esculturas de madera que representan a los antepa-sados constituyen la base de la memoria familiar y tribal. Se recuerda a las personas mediante las esculturas que representan a todos y cada uno de

Recommended

View more >