Osorio Fernández, Javier. Canto para una semilla. Luis Advis, Violeta Parra y la modenización de la música popular chilena

Download Osorio Fernández, Javier.  Canto para una semilla. Luis Advis, Violeta Parra y la modenización de la música popular chilena

Post on 13-Aug-2015

68 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<p>Canto para una semilla. Luis Advis, Violeta Parra y la modernizacin de la msica popular chilenaporJavier Osario Fernndez Facultad de Filosofa y Humanidades Universidad de Chile El objetivo del presente artculo es aportar algunas reflexiones sobre la obra Canto para una semilla del compositor chileno Luis Advis (1972), fundamentalmente a partir de sus dimensiones culturales.e histricas. El significado de esta obra es observado en relacin con los debates y cuestionarnientos a los que se ve enfrentado el compositor en la sociedad chilena durante las dcadas de 1960 Y1970, los cuales se constituyen como expresin de las transformaciones provocadas por la modernizacin en' nuestro pas. Esta experiencia concreta de la modernidad se ve reflejada en el contenido potico de las dcimas de Violeta Parra, que constituyen el soporte dramtico de la obra de Luis Advis, as como tambin en las vinculaciones entre msica culta y msica popular, que darn origen posteriormente a la Nueva Cancin Chilena y, con ello, redefinirn tambin el lugar que la msica popular posee en nuestra sociedad. Palabras clave: Luis Advis, modernidad, msica popular.</p> <p>,~</p> <p>-</p> <p>LJ(,</p> <p>1It</p> <p>This article is a study of the piece Canto para una semilla (Song for a Seed) bJ'the Chilean composer Luis Advis (1972), primanly in its cultural and historicaldimensions. The meaning of the uiork is sought in its interrelations with the problems and debates unthin the Chilean society o/ the 1960s and 1970s, which tuere related to the transformations brought about lry modernization in chile. This is mirrored in the poetic content of the dcimas umtten bJ' Violeta Parra, which constitute the dramatic support [or Luis Advis uiork. This is[urther related to the connections betioeen art music and popular music uihicli unll later originate the Nueva Cancin Chilena (New Chilea~ong) this redefining the Place of popular music in our society. Key uiords: Luis Advis, Modemity, popular music.</p> <p>s</p> <p>e</p> <p>el L bL II</p> <p>La obra del msico y compositor chileno Luis Advis est lejos an de ser reducida a los homenajes pstumos -sobradamente justos, por lo dems- que han tenido lugar el ltimo tiempo en nuestro pas. La comprensin de su obra nos permite reflexionar sobre las relaciones entre msica y cultura que tienen lugar en la sociedad chilena desde la ltima parte del siglo pasado, y las formas en que la creacin musical se vincula con la experiencia de los sujetos en ese momento particular de nuestra historia. Luis Advis instala, de esta forma, una prctica compositiva que nos permite, por una parte, considerar las preocupaciones del msico en laRevista Musical Chilena, Ao LX, Enero-Junio, 2006, N 205, pp. 34-43</p> <p>sel</p> <p>d~ el</p> <p>IClIlto para una semilla.</p> <p>.\Luis Advis, Violeta Parra. .. / Revista Musical Chilena</p> <p>semilla deI ulturales e imientos a y 19iO, los, izacin en :)oco de ;. as como ormente a posee en</p> <p>Luis Advis . tetrelations 'ated lo the 'he dcimas -lated /0 the llena (Ne-l/J</p> <p>educida tenidorerrnite</p> <p>-n la sola creaoarticuoositiva '0 en lal</p> <p>sociedad chilena y, por otra, pensar la propia actividad musical a partir de las coordenadas histricas y culturales que determinan su lugar en la cultura. La musicologia y los estudios culturales han puesto especial atencin, durante el ltimo tiempo, en las relaciones entre msica y experiencia que tienen lugar en la cultura contempornea. Estas perspectivas se encontraran determinadas por la intencin de descubrir a travs de la msica y de los distintos objetos culturales, las formas en que los sujetos construyen sus identidades o expresan a travs de ellos su visin de la sociedad. Se tratara en la mayora de los casos, segn comenta Ch ristopher Norris, de una "reaccin posmoderna" en con tra de los valores y prioridades de una cultura musical basada en la complejidad formal y percibida como expresin de un "alto grado de virtud" que, por esto mismo, instaurara un "abismo insuperable entre la 'escucha estructural' y los placeres de la sencilla experiencia musical"l. Es precisamente esta "experiencia musical" la que, an en la perspectiva de los estudios posmodernos, constituye un objeto difcil de definir.: . La escucha de las obras compuestas por Luis Advis, especialmente de aquellas obras "hbridas" como la Cantata Santa Mara de Iquique (1969) o Canto par,a u.na semilla (1972), nos plantean una forma de experiencia musical que se encuentra estrechamente relacionada con la memoria social y colectiva de ,los sujetosen la modernidad, al mismo tiempo que se vincula a las transformaciones culturales y . estticas eri la actividad musical en nuestro pas. Marshall Berman define la "experiencia de la modernidad" como Una "unidad paradjica", caracterizada como "la unidad de la desunin: nosarroja a todos a una vorgine de perpetua desintegracin y renovacin, de lucha y contradiccin, de ambigedad y angustia"2. En el campo de la msica, esta "experiencia de la modernidad" estara dada porla desintegracin, a lo largo del siglo XX, dela propia nocin de autonoma en la produccin artstica que se haba constituido tempranamente a partir del pensamiento moderno, otorgndole de esta forma. una mayor importancia a los elementos "con textuales" en la prctica musical, incluyendo aqu la dimensin de la performance o ejecucin, los procedimientos de . recepcin y modalidades de escucha, y la referencialidad de la obra respecto a la sociedad. En Amrica Latina, los cuestionamientos sobre la relacin entre msica y experiencia han estado centrados principalmente en torno al tema de la identidad, el cual constituy un objeto de inters para los compositores chilenos desde las primeras dcadas del siglo XX. Hacia mediados de siglo; sin embargo, esta bsqueda identitaria en la creacin musical adquiere nuevas caractersticas, en razn de las profundas transformaciones culturales y polticas que estaban teniendo lugar en Chile y en otros pases de Amrica Latina durante el perodo. Segn observa el musiclogo Gerard Bhague, el nacionalismo cultivado por los compositores latinoamericanos de la primera mitad del siglo empezara a ser dejado de lado hacia 1950, debido a las preocupaciones estticas e intelectuales de los msicos de aquel momento. Este abandono, sin embargo, no significarai</p> <p>.:&gt;</p> <p>INorris 1999. 2Berman 1988: l .</p> <p>. pp. 3+43</p> <p>r----</p> <p>-----_.</p> <p>_.~----_._---------------------</p> <p>Revista \Imica) Chilena /</p> <p>.J;l\ier Osorio Fcrn.indcz</p> <p>necesariamente la adscripcin homognea a las vertientes de la msica europea y, de hecho, muchos de estos compositores continuaron expresando un profundo inters por la realidad cultural y poltica en su produccin musical. Escribe Bhague: "Los elementos culturales extranjeros continuaron prevaleciendo, pero fueron deliberadamente asimilados dentro de un nuevo marco de referencia. Numerosos compositores sintieron que en el proceso de asimilacin una seleccin natural y cualitativa tena lugar, seguida por una imitacin, re-creacin y transformacin de los modelos extranjeros de acuerdo a las condiciones locales y las necesidades individuales prevalecientes. El compositor progresista latinoamericano del perodo comienza entonces a mirar su propio entorno cultural de una manera totalizante'P. En este sentido, los procedimientos en la composicin musical desde los aos 50 han utilizado, entre otras fuentes sonoras, la tradicin de la msica popular latinoamericana, con el objetivo de dar cuenta de una relacin con la sociedad y la cultura distinta a la forma convencional en que la msica ha sido pensada en la regin desde el siglo XIX, e incluso durante las transformaciones culturales del siglo XX que dieron origen a la modernizacin y al surgimiento de la sociedad de' masas. La msica popular, en este marco, ha sido tradicionalmente excluida de la cultura musical de nuestros pases y reducida a objeto de un patrimonialismo esencializante, obien, de un sociologismo reduccionista y elitista". La prctica de los msicos y compositores desde mediados de siglo ha buscado revertir esta situa- cin, ya sea a partir de una elaboracin acadmica de la msica popular, o bien, a travs de la vinculacin con estas formas musicales. En el caso de Chile, estas relaciones han estado representadas desde la segunda mitad del siglo XX por compositores como Sergio Ortega (1938-2003), Gustavo Becerra (1925), Luis Advis (1935-2004) Y otros. A continuacin me referir fundamentalmente a este ltimo compositor y particularmente a la obra Canto para una semilla (con msica de Luis Advis y textos pertenecientes a las Dcimas autobiogrficas de Violeta Parra), estrenada en Chile por Isabel Parra y el grupo Inti-IIlimani en el ao 1972. En esta obra, ya sea por las caractersticas formales de la msica, por .. la potica en la letra de Violeta Parra o, ms precisamente, por la relacin entre ambas, me parece que es posible observar la construccin de una experiencia subjetiva, en la cual la musicalidad cumple una funcin preponderante en la representacin de una experiencia individual y una identidad colectiva en el contexto chileno de los aos sesenta y setenta. Canto para una semilla es la segunda obra del repertorio de Luis Advis perteneciente al conjunto de los "gneros intermedios" o "hbridos'' que l mismo define como "semi-populares". La primera de sus obras con estas caractersticas fue la Cantata Santa Mara de Iquique, interpretada por el grupo Quilapayn en 1969, Yla ltima fue la sinfona Los tres tiempos de Amrica, estrenada en Mrida en el aI10 1998. En ellas, lo primero que se distingue es la utilizacin de elementos formales</p> <p>3Bhague 1979: 285-286. 4MiddlelOn 1990.</p> <p>36</p> <p>\.indcz Canto par;UIU</p> <p>semilla.</p> <p>Luis Advis, Violeta Parra ...</p> <p>I Revista Musical Chilena</p> <p>ropearofunscribe</p> <p>'. pero encia. seleccin y ocaleslatino.ral deIS</p> <p>arios .pular</p> <p>:~dady en la les del iad de a de la.1</p> <p>alismo</p> <p>rica de.1</p> <p>situa-</p> <p>bien, a segunGustaeferir 1 Canto'Icimas</p> <p>gmpo ales de parla de unaoonde-olecti-</p> <p>-rtenedefine , fue la '69, y la el ao.rrnales</p> <p>ntes de la tradicin barroca y culta de la msica europea, tales como la o el oratorio, pero utilizadas con intenciones y sonoridades distintas a las fijadas por esta tradicin. As, por ejemplo, la utiliz.acin de contrabajo yvioloncello, junto a charangos, guitarrs, quenas y bombo, seran -en opinin de Luis Advisun modo de acceder a la "universalidad" de las formas artsticas a partir de sonoridades y texturas musicales de marcada identidad local5 De la misma forma, ei uso de tratamientos polifnicos y corales, as como de algunas melodas disonantes, producen una obra de difcil categorizacinjunlo a las variedades de' la msica culta o popular producida en Amrica Latina hasta ese momento. Segn el musiclogo Juan Pablo Gonzlez, el universalismo en la msica de los compositores chilenos de finales del siglo XX (Becerra, Orrego-Salas, Vila, Ortega y Guarello, entre otros), constituira un deseo colectivo de apropiacin y renovacin de la tradicin musical europea, practicado tanto al interior de Europa como en las llamadas reas "marginales" o perifricas del mnd06. Se tratara, sin embargo, de un universalismo cosmopolita, caracterizado por la visin de que todos los estilos musicales tienen el mismo valor y, por ello, pueden ser utilizados por los creadores de estos "mrgenes" con amplia libertad. La identidad musical de los compositores chilenos de fines del siglo XX hara propias, de esta fama, tanto las tradiciones cultas y europeas, as como tambin las msicas provenientes de orgenes populares y latinoamericanos, dando cuenta con ello, segn Gustavo Becerra, de una cultura musical estrechamente relacionada con la identidady experiencia de los sujetos en la cultura latinoarnericana/. , En Luis Advis se encontrara, segn seala el msico Jos Seves del grupo.Inti-, IIlimani, la confluencia entre el folclor chileno y latinoamericano, el pensamiento latinoamericanista de mediados de siglo y la participacin activa del elemento musical acadmico'', alcanzando de esta forma una sntesis enriquecedora entre las sonoridades de la msica popular y de la msica clsica europea. Con esto se cues- . tionara, en definitiva, la exclusin de las msicas populares de los valores asociados a aquella tradicin exclusivamente eurocntrica. Lo que a Luis Advis le interesaba -seala Fernando Garca- "era si la msica cumpla o no con los cnones de belleza. y para l la msica popular los cumpla, independientemente de la sencillez'P. Enrico Fubini seala que la relacin entre msica y experiencia encontrara sus fundamentos en aquellas formas del "pensamiento musical" que ponen su acento en los aspectos sensibles de la prctica musical, en tanto "expresin" (o . posibilidad de expresin) de la subjetividad 10. Es precisamente este imaginario sobre la msica, el que determinara la comprensin de ella como un "objeto cultural", construido histricamente a partir de relaciones sociales y culturales, y el que permitira determinar las formas en que la msica es producida oprovcniecan/ala</p> <p>5S/A 1989.6Conzlez 1997. 7Becerra-Schmidt 1985: 17,</p> <p>85/ A 2004: 3/71.9 Loc. cit.</p> <p>lOFubini 2001.</p> <p>37</p> <p>-------------------</p> <p>-----------------</p> <p>RC\;Sla Musical Chilena</p> <p>/</p> <p>javier Osario Femndez</p> <p>recepcionada por los sujetos. En este mismo sentido, la etnomusicloga Ruth Finnegan ha planteado en diversas ocasiones que los estudios culturales y musicolgicos han tendido a centrarse en la figura de los intrpretes y compositores, dejando de lado la experiencia activa de los oyentes involucrados en la prctica musical. "'Aveces -escribe esta autora- esta experiencia de escucha no se limita a un evento en particular, sino que llega a estar ntimamente entrelazada con las vidas de los participantes,,11 . De esta forma, la vinculacin entre la msica y la experiencia de los sujetos no se limitara solamente a un acontecimiento de escucha de la "obra", sino que esta se hara tambin presente en torno al significado que los sujetos asignan a aquello que escuchan. En Canto para una semilla, esta relacin adquiere caractersticas especiales determinadas por el contenido potico de la obra, esto es, por la presencia de las Dcimas de Violeta Parra 12 y la experiencia autobiogrfica contenida en ellas. El sentido de la obra de Luis Advis, sin embargo, no radica solamente en la biografa ni en la simple "musicalizacin" de estos textos, sino que, ms bien, se plantea-en palabras del compositor- como una representacin de "la proyeccin de su personalidad creadora en los diversos planos de la realidad que ella vivi, as como el. smbolo que representa para: nuestros tiempos, conflictos y aspiraciones'vf . ... La obra se compone de ocho partes, tituladas de acuerdo a una ordenacin. temtica de la biografa de Violeta, estas son: "los parientes", "la infancia", "el amor", "el compromiso", "la denuncia", "la esperanza", "la muerte" y "eplogo" o "cancin final", A travs de cada una de estas partes, Advis realiza un trabajo d seleccin y reordenacin de las dcimas, seleccionando los pasajes que resultan ms significativos para la construccin de una representacin de la figura d...</p>