nexos - la reproducción asistida en méxico .en combinación con algunas de estas técnicas se...

Download Nexos - La reproducción asistida en México .En combinación con algunas de estas técnicas se puede

Post on 04-Nov-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Fecha: 01/11/2011La reproduccin asistida en MxicoSandra Gonzlez Santos

    Pasada la medianoche del 25 de julio de 1978 naci, en Manchester, Inglaterra, la primera persona fecundada con reproduccin asistida. Este hecho marc un hito en la historiacientfica, filosfica y social. Con su concepcin, nacimiento y aparente sano desarrollo, se valid una nueva forma de ser concebido y de formar una familia, una manera que yano involucra a dos personas en un acto sexual ntimo, breve y por lo general amoroso, sino a todo un equipo de mdicos, bilogos y enfermeras en un proceso tecnocientfico,prolongado, casi orgistico y para muchos milagroso. En un principio esta nueva forma de concepcin, antes llamada reproduccin artificial y ahora rebautizada comoreproduccin asistida, gener mucha controversia particularmente en el Reino Unido, pero curiosamente muy poca en Mxico. Ahora genera muchas alegras, pero stas no debende callar los cuestionamientos que le hacen aquellos que la critican.

    Como el nombre sugiere, la reproduccin asistida son el conjunto de procedimientos que se hacen paraayudar a una persona en su intento por reproducirse cuando hay dificultad para hacerlo de otra manera.Mdicamente se clasifican en dos grandes categoras: las tcnicas de baja complejidad y las de altacomplejidad. Entre las tcnicas de baja complejidad se encuentran la terapia hormonal, la inseminacinartificial (IA), algunas operaciones quirrgicas y el coito programado. Dentro del segundo grupo, las de altacomplejidad, se encuentran la fertilizacin in vitro con transferencia de embriones (FIV-TE), la fertilizacin invitro con inyeccin intracitoplasmtica del esperma (ICSI) y la eclosin asistida (tambin llamada hatchingasistido). En combinacin con algunas de estas tcnicas se puede utilizar la donacin de gametos (esperma yvulos) (ver tabla).

    Tanto mujeres como hombres La dificultad para concebir puede radicar tanto en el cuerpo del hombre como en el de la mujer y por logeneral responde a causas diversas. Por ejemplo, las trompas de Falopio en el caso de la mujer o losconductos deferentes en el caso del hombre pueden estar obstruidos por cicatrizaciones o ser inexistentes, puede haber problemas en el conteo y calidad del esperma, oproblemas de tipo eyaculatorio. Otro tipo de razones tienen que ver con el sobrepeso, las infecciones y la exposicin a agentes txicos. Es sabido que la obesidad conlleva atrastornos metablicos que pueden a su vez devenir en trastornos hormonales y por lo tanto en infertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, a pesar del altondice de sobrepeso y obesidad en Mxico se hace poca referencia a la relacin que tiene el sobrepeso y la infertilidad cuando se habla de estos temas en los medios o en lassesiones informativas que ofrecen las clnicas a los pacientes. Otro factor para la infertilidad pueden ser las infecciones de transmisin sexual como la clamdia y la gonorrea queson infecciones que causan inflamacin y daos al aparato reproductor femenino, y que se puede prevenir con el uso del condn; pero por increble que parezca, an hay muchaspersonas que tienen relaciones sexuales sin proteccin. A su vez, hay una creciente exposicin a agentes txicos que tienen importantes efectos en la salud reproductiva tanto dehombres como de mujeres. Uno de estos agentes es el bisphenol A, comnmente conocido como BPA, que es un monmero utilizado en la fabricacin de resinas epxicas yplsticos de policarbonato que sirven para envasar alimentos y bebidas. Se cree que el BPA se asocia con el aborto recurrente y con alteraciones en los niveles hormonales enhombre y mujeres. Otros agentes son los ftalatos, un grupo de qumicos industriales utilizados en productos de belleza y en los empaques plsticos de alimentos. Hay evidenciaque indica que la exposicin a ftalatos aumenta la incidencia a padecer endometriosis y est relacionada con el bajo conteo espermtico. Este importante tema de salud pblica espoco divulgado en los medios y recibe escasa atencin en las consultas mdicas.

    La razn que con ms frecuencia se menciona en los medios es que las mujeres estnpostergando la bsqueda del embarazo. Se dice que debido a razones de ndoleprofesional y personal, las mujeres hoy en da estn intentando embarazarse porprimera vez pasados los 35 aos de edad. Es verdad que las mujeres ya no buscanembarazarse entre los 18 y 20 aos, pero muchas comienzan el peregrinar por elmundo de la infertilidad mucho antes de cumplir 35. Por lo general entre 25 y 30. Enuna ocasin, una mujer me dijo: me esper porque antes no estaba preparada paratener un hijo, no tena pareja, dinero, ni trabajo estable... ahora tengo todo esto y tengola madurez para ofrecerle a mi hijo un ambiente apto para que se desarrolle... no meembarac accidentalmente como mis hermanas, pero mira en lo que acab. Es unaparadoja difcil de resolver, por un lado se nos exige tener hijos de manera responsable,es decir, contando con los recursos suficientes para mantenerlos y ofrecerles lo mejor(recordemos las campaas de planificacin familiar con lemas como Pocos hijos paradarles mucho y T decides cundo), pero a la vez es justo por esperar para generareste patrimonio que se complica el tenerlos. En resumidas cuentas, esta demoraresponde a que hay una mayor conciencia de lo que es ser madre/padre y a unasituacin econmica mucho ms complicada. Lejos de pensar en que hay que regresara procrear a los 20, sugiero ms bien mirar de cerca las otras posibles causas deinfertilidad antes mencionadas.

    Enfatizar el hecho de que la infertilidad puede deberse a factores masculinos al igualque femeninos es importante ya que con esto se le est dando un nuevo lugar alhombre en el proceso reproductivo. Cada vez queda ms claro que ignorar el rol delhombre puede tener consecuencias tanto mdicas, al no ser atendidos los casos deinfertilidad masculina de manera adecuada, como sociales, culturales y emocionales,pues se excluye al hombre de esta parte fundamental de la vida. Por mucho tiempo eltema de la reproduccin, igual que el de la infertilidad, se circunscribi casiexclusivamente a la mujer dejando al hombre de lado. Un ejemplo de esto es la largavida que lleva la ginecoobstetricia como rama mdica y lo poco conocida que es laandrologa. Esta ltima especialidad mdica ve al hombre como un ser reproductivo,es decir, estudia y atiende las hormonas, rganos y sistemas masculinos que estninvolucrados con el proceso reproductivo; digamos que es el gineclogo de loshombres. Por lo general son los urlogos los que estudian esta especialidad, perotambin hay endocrinlogos con esta formacin. Poco a poco el hombre ha ganado la

    Regresar Imprimir

    Nexos - La reproduccin asistida en Mxico http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulov2print&Articl...

    1 de 5 24/11/2011 02:26 p.m.

  • posibilidad de ser activo dentro del terreno reproductivo, participa en el desarrollo delembarazo, al tener un lugar en las consultas mdicas de revisin, en los cursosprofilcticos y en el proceso de alumbramiento, as como en el de diagnstico ytratamiento de la infertilidad.

    Acceso a los serviciosPor lo general se considera que slo un sector privilegiado de la poblacin tieneacceso a este tipo de asistencia, lo cual es una verdad que hay que matizar. Aunque anhay muchos problemas en cuanto al acceso a los servicios de reproduccin asistida, elprivilegio no siempre se rige por condicin econmica. La reproduccin asistida esutilizada por un grupo pequeo de la poblacin, pero dado que los servicios se ofrecentanto en instituciones privadas como de asistencia social, dentro del grupo de usuarioshay personas de distintos niveles socioeconmicos y cada da hay ms personasrecurriendo a ellos. Lo que es ms, hay un claro aumento en el nmero de clnicas ycentros que ofrecen estos servicios. No existen datos oficiales sobre el nmero declnicas operando en el pas, sin embargo, parece ser que en los 25 aos que llevan deexistir las clnicas de infertilidad en Mxico su nmero ha aumentadoconsiderablemente: de dos clnicas en 1986, a un aproximado de 50 en 2009 (ltimoao en el que hice un conteo). Asimismo, se han abierto clnicas en varias ciudades dela Repblica y en algunos casos tambin se ofrecen estos tratamientos en hospitales delISSSTE y SS. La creciente oferta ha contribuido a que los costos de los servicios sevuelvan ligeramente ms accesibles y a que el tema y el uso de estos servicios sevuelvan un tanto menos extraordinarios.Cuando comenc a estudiar la reproduccin asistida en Mxico hace cinco aos mesorprendi la cantidad de personas que tmidamente se me acercaban para preguntar eindagar sobre lo que haba escuchado, ledo y visto en mi investigacin. Hoy mesorprende la naturalidad con la que la gente comenta, en pblico, sobre su peregrinarpor doctores y clnicas, y sobre sus experiencias como usuarios de reproduccinasistida. Este cambio de actitud me sugiere que en los ltimos aos formar una familiapor estos mtodos se ha vuelto, relativamente, ms comn. Sin embargo, el incrementoen la oferta y demanda de estos servicios no los vuelve menos complejos: locomplicado y desconocido de la reproduccin asistida radica tanto en sus aspectostcnicos como prcticos.

    La reproduccin asistida no slo implica procedimientos mdicos que suceden en unasala de operacin, en un laboratorio o una sala de consulta mdica. Tambin se cuelaen la casa de las personas, en su crculo social y familiar, en sus ideas, valores yeducacin, en sus planes a futuro, en muchos aspectos, lugares y momentos que unojams se esperara. Por qu digo esto? En la casa porque es ah donde las personastienen que inyectarse y tomar medicamentos; es en ese lugar donde amanecen de malhumor, donde lloran por la noche, donde se miran en el espejo sin testigos. En la vidacotidiana en pareja porque es all donde tienen que reorganizar la agenda para ir aconsulta, donde tienen que ajustar el presupuesto de gasto para pagar las cuentas demdicos y medicamentos, donde tienen que reacomodar el refrige