La solución al problema social - Pierre-Joseph Proudhon

Download La solución al problema social - Pierre-Joseph Proudhon

Post on 10-Sep-2015

2 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

La solucin al problema social - Pierre-Joseph Proudhon

TRANSCRIPT

  • La solucin al problema social de Pierre Joseph Proudhon

    LA SOLUCIN AL PROBLEMA SOCIALPierre Joseph Proudhon

    PRESENTACIN

    Pierre-Joseph Proudhon, el socilogo francs, por muchos considerado el padre del anarquismo, fue un ensayista prolfico que tuvo la desgracia de no haber sido cabalmente comprendido incluso por sus mismos seguidores.

    A Proudhon, no son pocos los que le califican de contradictorio sin percatarse que al igual que los grandes escritores resulta necesario catalogar su obra de acuerdo a su desarrollo personal. As, es posible comprender el por qu quien alcanzara la notoriedad pblica con un ensayo como el de Qu es la propiedad?, escrito en 1840 y en el cual se sintetiza su genial sentencia de que la propiedad es un robo, haya terminado, veinte aos ms tarde, no slo justificando la existencia de la propiedad, sino incluso defendindola tenazmente, en su Teora de la propiedad como la nica garanta del individuo en contra del aplastante y asfixiante estatismo que, en su opinin, amenazaba con devorarlo todo.

    Escrito a finales de la dcada de 1850, La solucin al problema social, en s representa, por decirlo de alguna manera, la continuacin del mal logrado proyecto proudhoniano del Banco del pueblo. Las indudables buenas intenciones de Proudhon habran de estrellarse de manera harto estrepitosa contra una realidad del todo contraria a sus pretensiones anticapitalistas. Su proyecto, que constituye su respuesta a una peticin expresa del emperador francs Napolen III, lo desarrolla por medio de la Sociedad de exposicin perpeta, Sociedad que sera la base de una Compaa encargada de regular el cambio, la circulacin y el consumo de los productos, al igual que buscar el equilibrio de los factores de la produccin, y garantizar su nivelado acceso al mercado. El proyecto, en el papel, sale indudablemente airoso, pero... una cosa es un ensayo y otra, muy, pero muy diferente, la realidad.

    Lejos de nosotros el buscar el menosprecio de este intento proudhoniano sealndole como una utopa irremisiblemente condenada al fracaso. No es esa nuestra pretensin, sino simplemente dejar en claro lo que por ningn motivo debe de pasarse por alto, esto es, que los proyectos pblicos, sea cual sea su naturaleza y objetivo, deben de ser estructurados, desde su inicio, por la colectividad que habr de llevarlos a la prctica, y no por un solo individuo, por preparado e instruido que se le considere. Los proyectos pblicos son eso, proyectos de todos y no es ni vlido ni conveniente confundir un proyecto privado con un proyecto pblico, y en ello estriba, en nuestra opinin, el error de Pierre-Joseph. Su proyecto no poda ser ms que un proyecto privado, un proyecto personal que en s mismo conllevaba su limitacin: su irremediable impracticabilidad.

    Hemos incluido el prlogo de Francisco Pi y Margall, inserto en la edicin madrilea realizada en 1869 por la Librera de Alfonso Duran, misma que nos ha servido de base para la elaboracin de la presente edicin ciberntica.

    Esperamos que la Solucin al problema social contenga elementos de vala que conduzcan a la reflexin a todos aquellos que, por uno u otro motivo, se acerquen a hojearla.

    Chantal Lpez y Omar Corts5

  • La solucin al problema social de Pierre Joseph Proudhon

    PRLOGO DEL TRADUCTOR

    Proudhon ha sido mal juzgado hasta en su misma patria. Como no sea entre sus discpulos, apenas se encontrar quien no le haya presentado empleando a sabiendas el sofisma y cayendo en las ms groseras contradicciones. Proudhon, se ha dicho, lo ha negado y lo ha afirmado todo: no satisfecho con haber demolido todas las instituciones de su tiempo, ha concluido por demolerse a s mismo.

    Acusacin por dems injusta. Proudhon ha sido precisamente uno de los escritores de nuestra poca ms tenaces en sus ideas. Vertilas todas, casi todas, en sus primeros libros; y luego no ha hecho ms que desenvolverlas. Las ha modificado, las ha revestido de diversas formas, las ha sentado sobre nuevas bases; pero no las ha abjurado ni tergiversado nunca.

    Las censuras, sin embargo, por ligeras y apasionadas que sean, suelen ser hijas de algo. Proudhon no tuvo en mucho tiempo un instrumento dialctico que le satisficiera: de aqu sus aparentes contradicciones. Ensay uno tras otro cuantos se conocan; y como esto le llevase naturalmente a dar en cada uno de sus cambios otro orden y aun otra extensin a sus ideas, se ha tomado por contradicciones doctrinales las que no son sino diferencias lgicas.

    Empez Proudhon su carrera de publicista por sus memorias sobre la propiedad, tan famosas como mal conocidas. Kantista entonces, examin ese derecho a la luz de una antigua regla que su maestro haba tomado de los escolsticos. Todo principio, toda idea, toda institucin cuyas ltimas consecuencias lleven al absurdo, son absurdas en si mismas. Redujo al absurdo la propiedad, y la neg en absoluto.

    Hallando, empero, Proudhon estrecho y pobre su criterio, no tard en consagrarse todo a organizar la serie, instrumento que haba visto empleado con xito por Fourier, y no era en rigor sino la extensin del sistema inductivo a las ciencias morales y polticas. No reform an por esto su doctrina sobre la propiedad, antes la corrobor y acab de generalizar construyendo la serie de las usuras que el capital cobra del trabajo; pero tampoco hizo hincapi en este mtodo, para cuya formacin apenas haba hecho ms que reproducir las leyes de la antigua lgica sobre el gnero y la especie.

    En su Sistema de las contradicciones econmicas, adopt ya Proudhon la tricotoma de Hegel. Examin los efectos antinmicos, es decir, los resultados positivos y los negativos, la tesis y la anttesis de cada una de las fuerzas sociales; y fue sucesivamente determinando la idea de orden superior en que tenan o haban de encontrar su sntesis. No haba hasta entonces visto de la propiedad sino la faz negativa: obligado por su nuevo criterio a buscarle una tesis, si bien sigui condenndola, no ya sin reconocerla como condicin necesaria de la libertad y la personalidad del hombre.

    Mas es obvio que no paraban aqu las exigencias del mtodo. Proudhon debi dar adems la sntesis de la institucin que examinaba; y creyendo haberla hallado en la posesin, abog porque se trasformara en posesin la propiedad hasta que, entrando en la ltima de sus evoluciones dialcticas, al paso que afirm de nuevo la antinomia, declar irreductibles sus dos trminos, y neg por consiguiente la posibilidad de la sntesis.

    La tesis y la anttesis, dijo entonces Proudhon, son a no dudarlo los dos elementos indispensables de toda idea; pero indestructibles, eternos, cabe slo equilibrarlos, no refundirlos. Y lejos ya de condenar la propiedad ni de pretender trasformarla, se limit a querer conciliar los elementos contradictorios de que se compone, concluyendo por defenderla hasta

    6

  • La solucin al problema social de Pierre Joseph Proudhon

    en su actual constitucin como la salvaguardia de la libertad de los pueblos y el contrapeso del Estado.

    Qu dijo, no obstante, Proudhon en el libro consagrado a esta defensa? Sostuvo, como en el primero, que la propiedad no est justificada por ningn principio jurdico; y slo aadi que, siendo hija de la espontaneidad social, no poda menos de estar destinada a llenar una gran funcin en el gobierno de las naciones, y de ser, por lo tanto, digna de respeto, no sin esforzarse en probar, por la razn y la historia, que para que cumpliese su fin era de todo punto necesario que se la generalizara y se la rodeara de instituciones que viniesen a hacer imposibles sus abusos. El primero y el ms capital de esos abusos era a los ojos de Proudhon la renta, es decir, el derecho que se arroga el propietario de vivir sobre el trabajo ajeno, cobrando una como contribucin de los que ejercen su actividad sobre los capitales que posee y serian en sus manos un valor completamente improductivo; as que, Proudhon en este como en sus anteriores libros, insisti en la necesidad de organizar el poder, los tributos, la circulacin, el crdito, la deuda y los servicios pblicos, de modo que la renta fuese quedando reducida a su menor expresin, y la propiedad difundindose por la masa de las clases jornaleras. En qu, preguntamos, ha cambiado la idea fundamental de nuestro publicista? En su concepcin terica, no en su expresin prctica.

    La abolicin, o por lo menos la extincin gradual de la renta, ha sido el pensamiento constante de Proudhon, el desideratum de toda su vida. A este fin ha encaminado sus ms ardientes crticas y sus ms vigorosos raciocinios; a este fin ha dirigido todas sus afirmaciones y todos sus proyectos. En 1848 concibi y plante para conseguirlo el Banco del Pueblo; siete aos despus volvi a la misma idea, y la present corregida y aumentada en el presente Proyecto de Exposicin perpeta. Este proyecto es importantsimo. Sobre contener en resumen las ms interesantes doctrinas econmicas de nuestro autor, es, no diremos la solucin del problema social, pero s uno de los medios ms eficaces para acelerarla. Tiene por objeto, al par que ir destruyendo la usura bajo todas sus formas, llegar paulatinamente a la constitucin y al equilibrio de todos los valores, y sustituir una regla inmutable de justicia a la caprichosa ley de la oferta y la demanda. Y cosa singular! no se propone en l para tan gran mudanza sino un procedimiento sencillo, que en nada lastima los intereses creados ni exige la reforma de la ley escrita.

    Es ya en economa poltica un aforismo, que los productos se cambian con productos. Pero esta verdad hasta aqu ms terica que prctica, necesitaba de una institucin que viniese a realizarla y hacerla producir todas sus conse