la mandragora nº 1 - aÑo 6 #66

Download LA MANDRAGORA Nº 1 - AÑO 6 #66

Post on 16-Mar-2016

215 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista del IES Len Felipe de Benavente (Zamora)

TRANSCRIPT

  • El sueo de la razn produce monstruos

    La Mandragoradel LEN FELIPE

    Ao VI ~ N 1 (Octubre, 2005) [#66]www.lamandragoradeleonfelipe.tk

    lamandragora@iespana.es ~ lamandragora@gmail.com

    ~~~~~~~~~~~~~~~~ Revista de informacin, debate y creatividad ~~~~~~~~~~~~~

    Pg. 1I. E. S. Len Felipe Benavente

  • Pg. 2 I. E. S. Len Felipe Benavente http://centros5.pntic.mec.es/ies.leon.felipe2

    La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ]La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ]

    Pg.1 ~ PORTADA

    Botas en la Carballeda, por Salustiano Fdez.

    2 ~ SALUDO Y RELATOBienvenidos / Mucho gusto, por Mario

    Benedetti

    3 ~ RELATO Y DIBUJOSAl salir el sol, por Ubaldo Hidalgo / Dibujos,

    por Quino y Viti

    4 ~ LIBROS Y FOTO+ Libros = + Libres

    5 ~ VIAJES Y AVENTURANoruega en bicicleta.- Cap. 1: Pars-Copenha-

    gue, por Emilio

    6 ~ POESAMM / VK / Camino Rivera

    7 ~ LITERATURACarta a Don Quijote, por Virginia Pastor

    8 y 9 ~ FOTOEntrega premios XXIX Concurso Literario

    Len Felipe.

    10 y 11 ~ CMICIron Hard, por Nicols

    12 y 13 ~ CIENCIAGalileo: Y sin embargo..., por Chema Prez

    14 ~ DESDE EL DEL Graffiti: Pilar MielgoNovela: ALFREDO BRYCE ECHENIQUE,

    Permiso para sentirNovela: ALBERTO MNDEZ, Los girasoles

    ciegos

    15 ~ CINE, AGENDA...Cine: MARILYN MONROE / Agenda

    16 ~ CONTRAPORTADADibujo, por Pilar Mielgo / Acuario

    SUMARIO

    REVISTA LA MANDRGORA DEL LEN FELIPE

    DIRECCIN: Salustiano FernndezREDACCIN/COLABORADORES:

    Estela Astorga, Nicols Barrientos, Laura Criado, Isidro Garca, Javier Garca, Marite Garca, Emilio Grande, Ubaldo Hidalgo, Sandra Izquierdo, Lorena Lpez, Emperatriz Losada, Toms-Nstor Martnez, Pilar Mielgo, Soraya Pedrero, Chema Prez, Ana Snchez, Miguel ngel Sanz.

    IMPRIME: Grficas CUBICHIEDITA: I.E.S. Len Felipe Avda. Federico Silva, 46 49600 BENAVENTE (Zamora)

    Las opiniones publicadas en La Mandrgora son exclusi-vamente de sus respectivos autores

    BIENVENIDOSBienvenidos al nuevo curso. Bienve-

    nidos a La Mandrgora del Len Felipe. Bienvenidos otro ao ms al trabajo esco-lar y a la ilusin por el conocimiento, a la huida de la ignorancia, a la desbastacin de los espritus (qu?) y de los modales, en fin, al Instituto.

    Esta revista desea vuestra colabora-cin tanto como vosotros deseis que llegue el finde.

    Que estas pginas sirvan para esti-mular el placer de leer y contar historias nuestras. Tambin, por supuesto, hay lugar para los dibujos, las canciones, los juegos y las metamorfosis. Y para la informacin sobre las actividades que se vayan programando en el Centro.

    El buzn de la Biblioteca espera, como una boca hambrienta e impaciente, co-merse toda vuestra creatividad.

    Ah, y las botas de la portada son para empezar a caminar con firmeza por este curso 2005-06. Son de siete leguas y las llenarn de regalos los reyes de vuestra imaginacin.

    Saludos.

    REDACCIN

    SALUDO Y RELATO

    bajo de varios aos, llam a mi mejor amigo y le dije: Mira, esto no sirve, pero comprenders que para m es demasiado doloroso destruirlo, as que hazme un favor; qumalos; jra-me que lo vas a quemar y me lo jur.

    El seor cualquiera qued muy impresionado ante aquel gesto autocr-tico, pero no se atrevi a hacer ningn comentario. Tras un buen rato de silen-cio, se rasc la nuca y em-pin la jarra de cerveza.

    -Oiga, don -dijo sin pestaear-, hace rato que hemos hablado y ni siquiera nos hemos presentado, mi nombre es Ernesto Chvez, viajante de comercio y le tendi la mano.

    -Mucho gusto -dijo el otro, oprimindola con sus dedos huesudos-, Franz Kafka para servirle.

    MARIO BENEDETTI

    MUCHO GUSTOSe haban encontrado

    en la barra de un bar, cada uno frente a una jarra de cerveza, y haban empeza-do a conversar al principio, como es lo normal, sobre el tiempo y la crisis, luego, de temas varios, y no siempre racionalmente encadena-dos. Al parecer, el flaco era escritor, el otro, un seor cualquiera. No bien supo que el flaco era literato, el seor cualquiera, empez a elogiar la condicin de artista, eso que llamaba el sencillo privilegio de poder escribir.

    -No crea que es algo tan estupendo -dijo el Flaco-, tambin hay mo-mentos de profundo des-amparo en los que se llega a la conclusin de que todo lo que se ha escrito es una basura; probablemente no lo sea, pero uno as lo cree. Sin ir ms lejos, no hace mucho, junt todos mis inditos, o sea un tra-

    Ilustracin de Baltasar Lobo para el libro Platero y yo de Juan Ramn Jimnez

  • La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ]

    Pg. 3 I. E. S. Len Felipe Benavente http://centros5.pntic.mec.es/ies.leon.felipe2

    La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] RELATO Y DIBUJOS

    MUCHO GUSTOSe haban encontrado

    en la barra de un bar, cada uno frente a una jarra de cerveza, y haban empeza-do a conversar al principio, como es lo normal, sobre el tiempo y la crisis, luego, de temas varios, y no siempre racionalmente encadena-dos. Al parecer, el flaco era escritor, el otro, un seor cualquiera. No bien supo que el flaco era literato, el seor cualquiera, empez a elogiar la condicin de artista, eso que llamaba el sencillo privilegio de poder escribir.

    -No crea que es algo tan estupendo -dijo el Flaco-, tambin hay mo-mentos de profundo des-amparo en los que se llega a la conclusin de que todo lo que se ha escrito es una basura; probablemente no lo sea, pero uno as lo cree. Sin ir ms lejos, no hace mucho, junt todos mis inditos, o sea un tra-

    La batalla empez, entonces sinti una voz que, bajo el golpe de una espada fue silenciada, cuando termin la batalla le bus-c, y cuando lo encontr estaba

    herido de muerte, el hombre he-rido era el protagonis-ta de esta h i s to r i ae n t o n c e s le dijo lo si-guiente

    - C u a n d o salga el sol, y sientas su calor, dile que junto a ella no podr volver al salir el Sol.

    El soldado parta con un peso enorme, un peso del cual quera deshacerse de una manera inmediata lleg junto a la mujer y le dijo lo si-guiente.

    -Cuando salga el sol y sientas su calor, piensa en l acariciando tu piel Al salir el sol...

    Dicen que a partir de ese da ella siempre acuda al alba, al mismo sitio donde haba besa-do a su amado por ltima vez, y siempre que senta el primer rayo del sol caa una lgrima al suelo.

    Ubaldo Hidalgo (2 D-Bach.)

    AL SALIR EL SOLEste es un relato de una cancin de un grupo llamado Warcry, me gustara contaros la historia para que podis disfrutar de ella. Y si algu-na vez tenis la oportunidad de escuchar esa cancin, poder com-prenderla y d i s f r u t a r l a ms todava.

    En un lugar lejano, donde eran tiempos de guerra, una bella mu-jer est des-pidindose de su amado, el cual ha de partir a la guerra por orden del rey. Su voluntad no era otra que quedarse junto a la mujer que amaba, pero no poda ser as, pues no ir a la batalla significaba traicin al rey y eso se pagaba con la muerte.

    Era el momento de partir, muy le-jos de su hogar, de sus amigos, de sus padres de su amada. l pronunci unas palabras de esperanza a la mujer.

    -Cuando salga el sol, y sientas su calor, volver aqu donde hoy te bes.

    Todo esto fue presenciado por otro soldado, que en el momento de la batalla estaba junto a l.

  • Pg. 4 I. E. S. Len Felipe Benavente http://centros5.pntic.mec.es/ies.leon.felipe2

    La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ]La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ] La Mandr agora Ao V I ~ N 1 ~ Octub re / 2005 [ # 6 6 ]

    LA NOVEDADAutor: NGELA VALLVEY Ttulo: La ciudad del diablo

    Destino, Barcelona, 2005

    Noviembre de 1975. En una pequea localidad rural cercana a Toledo en la que se aprecian las su-tiles convulsiones sociales que poco despus transformaran radicalmente la sociedad espaola, aparece asesinada Clara, una joven madre soltera. Ricardo, un nio amigo de la hija de la vctima y el joven prroco del pueblo se convertirn en improvisados investigadores de este crimen que ha roto la paz de esta tradicional localidad con ms secretos de los que aparenta. As comienza este libro: Algo tena de extrao la maana. Pronto sonaron campanadas a muerto que empapa-ron el ambiente como grandes manchas oscuras en medio del pulcro tejido de silencio matinal.

    ngela Vallvey es autora de varias novelas, entre las que destacan Los estados carenciales, con la que obtuvo el premio Nadal en el ao 2002.

    EL CLSICOTtulo: Poesa satrica y burlesca de los Siglos de Oro

    Edicin de Ignacio Arellano y Victoriano Roncero Espasa-Calpe, Madrid, 2002, 343 pgs., 7,75

    Poesa satrica y burlesca... Qu clase de poesa es, realmente, la que calificamos con semejan-tes rtulos? La stira ejerce una crtica que se apoya en los valores reconocidos por la sociedad y los defiende; la poesa burlesca, en cambio, exalta los valores negados por la norma social, es decir, los antivalores.

    Una de ellas dice as: Doa Ana, orte cantar / roba la melancola, / pero los gestos querra, / que haces cantando, excusar. / Usa de modos modestos, / no pongas rostro feroz, / que aunque eres ngel en voz / pareces diablo en gestos.

    EL DE AQUAutor: ROSA GALENDE Ttulo: Hacer posible lo imposible

    Grijalbo, Barcelona, 2005, 217 pg