LA LIBERTAD DE CONCIENCIA - ?· sustituyendo a la actual Ley de Libertad Religiosa de 1980. En resumen,…

Download LA LIBERTAD DE CONCIENCIA - ?· sustituyendo a la actual Ley de Libertad Religiosa de 1980. En resumen,…

Post on 05-Oct-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • LA LIBERTADDE CONCIENCIA

    La libertad de pensamiento y de conciencia, la conciencia libre de cada persona es uno de los principios bsicos del laicismo. Cada persona ha de ser y sentirse libre para practicar una religin, o mantener una opinin o actitud religiosa disidente o sustentar una conviccin de indiferencia o agnstica o pronunciarse como ateo. o cualquier otra conviccin o actitud ideolgica. Ha de ser libre para cambiar de opcin cuando y como lo desee, sin traba alguna. Las personas tienen derecho a practicar o no, y a declarar o no sus convicciones... Todos estos derechos que garantizan la libre conciencia -en ningn caso- pueden generar una estigmatizacin, social, jurdica o poltica. Y el Estado est en la

    obligacin de defenderlo y fomentarlo.

    La persona es la nica titular de la libertad de conciencia, que debe ser protegida por el ordenamiento jurdico, es decir por el Estado. Toda fe o confesin religiosa es atributo de una conciencia individual, nunca de una entidad colectiva (pueblo, sociedad, estado o asociacin).

    Qu entendemos por libertad de conciencia?

    una propuesta de

    elaborada por Europa Laica en 2009

    Libertad de conciencia

  • La libertad de practicar cualquier religin va implcita en el derecho de libertad de conciencia. La jerarqua catlica entiende la libertad religiosa como un derecho de imposicin de las confesiones y comunidades sobre los individuos. En este contexto, la libertad de conciencia individual desaparece.

    As, la libertad religiosa defiende el derecho de las religiones frente al derecho pblico; pero las religiones no reconocen un espacio cvico comn (no les interesa), por lo que no incluyen el derecho de ateos, agnsticos u otras convicciones, adems de promover guetos comunitarios, donde desaparecen los derechos individuales.

    En todos los tratados internacionales se reconoce la Libertad de pensamiento, conciencia y religin, como un derecho individual e inalienable, de carcter universal (la libertad religiosa no lo es, pues no todas las personas tienen creencias religiosas), sin discriminaciones para las creencias y convicciones de naturaleza no religiosa.

    Las situaciones de discriminacin religiosa o intolerancia religiosa siguen siendo muy frecuentes en distintas partes del mundo, registrndose casos de intolerancia, preferencia hacia una determinada religin, sobre otras y/o, incluso persecucin a ciertos credos.

    Estos derechos individuales estn reconocidos por el Derecho internacional en varios documentos, como el artculo 18 de la Declaracin Universal de los Derechos Humanos y el artculo 18 y 27 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos y La Convencin de los Derechos del Nio.

    la libertad religiosa

    Es, pues, solo la conciencia individual, tanto en la libertad de su fuero interno, como en las actividades que ejerce en la vida prctica, la que tiene pleno derecho a ser protegida. Las entidades colectivas carecen de conciencia propia y no son, por lo tanto, sujetos de derecho en materia de libertad de conciencia.

    La libertad religiosa forma parte o va implcita en la libertad de conciencia y de convicciones.

    Una Iglesia es una asociacin de creyentes (clrigos y seglares). Ha de ser tratada, por el Estado, como una asociacin civil ms, con todos sus derechos y deberes y, por lo tanto, no debe de disfrutar de privilegios, ni ser declarada de utilidad pblica.

  • Las flagrantes contradicciones del texto constitucional (esencialmente los artculos 16 y 27), son una coartada, para que los poderes pblicos hagan una lectura confesional del mismo. Apoyndose, adems, en el vigente Concordato (1953), los Acuerdos con la Santa Sede de 1979 y en la Ley Orgnica de Libertad Religiosa de 1980, anulando cualquier consideracin positiva

    de la libertad de conciencia, convirtiendo al Estado espaol, de facto, en brazo secular de un poder espiritual (ley de Dios, frente a derechos civiles comunes a todos) que hipoteca nuestros derechos fundamentales y que escapa a todo control democrtico.

    La existencia de dicho poder de las leyes religiosas es innegable cuando analizamos:

    El desarrollo del corpus legislativo espaol y una parte importante de la jurisprudencia generada por el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional en los casos que afectan a la libertad de conciencia.

    La actuacin de los poderes pblicos en cuanto a:

    A La financiacin, ddivas pblicas y exenciones tributarias a la iglesia catlica y, en menor medida, a otras confesiones religiosas; B El tratamiento privilegiado que reciben, respecto a otras asociaciones civiles;C En cuestiones simblicas;D En materia de Enseanza y de prestacin de servicios sociales.

    En materia de Enseanza, es una de las cuestiones ms graves: Manteniendo la religin en los centros de titularidad pblica, con la consiguiente estigmatizacin que se hace al alumnado (y profesorado y familias) por cuestiones de conciencia y el mantenimiento de delegaciones de los obispados en cada centro pblico de Enseanza. Pero sobre todo la financiacin pblica a centros de ideario catlico.

    Curiosamente frente a la creciente secularizacin de la sociedad, los poderes del Estado mantienen una actitud de sumisin ante la jerarqua

    leyes, normas, acuerdos y actuaciones Que dificultan la libertad de conciencia en espaa

    Libertad de conciencia

  • catlica. No es de extraar que el enorme desprestigio del clero, vaya paralelo al de muchas actuaciones polticas.

    Febrero de 2009:Con el fin de salvaguardar la libertad de conciencia, Europa laica exige la derogacin de los Acuerdos del Estado espaol con la Santa Sede de 1979 y del Concordato de 1953, la modificacin de algunos apartados de la Constitucin y la necesidad de una Ley de Libertad de Conciencia, sustituyendo a la actual Ley de Libertad Religiosa de 1980.

    En resumen, Europa Laica propone:

    La derogacin del Concordato de 1953 y de los Acuerdos de 1976 y 1979.

    La derogacin de la Ley orgnica de libertad religiosa de 1980.

    La eliminacin paulatina de los privilegios simblicos, tributarios, jurdicos, econmicos, societarios, en materia de enseanza y servicios sociales.

    La modificacin de la Constitucin en sus artculos 16 y 27, que permitan el avance hacia un Estado laico.

    Aprobacin de una Ley Orgnica de Libertad de Conciencia, que garantice la construccin del Estado laico y la libertad de conciencia.

    Europa Laica sostiene la necesidad urgente de que en el Parlamento espaol se debata y se apruebe una Ley Orgnica de Libertad de Conciencia. El texto completo articulado se puede conseguir en:

    http://www.europalaica.com/asociacion/campanas/Proposicion_de_Ley_de_Libertad_de_Conciencia.pdf

    europa laica, en 2009, elabor e hizo pblica una propuesta de ley de libertad de conciencia

  • Resumen de la PRoPuesta de ley:

    una exPosicin de motivos (Resumen):

    Del derecho fundamental a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religin o de convicciones de libre eleccin no se ha hecho ningn desarrollo legislativo en Espaa, desde la Constitucin de 1978, que garantice su ejercicio, como eje que vertebra los derechos humanos y la democracia, otorgando a los ciudadanos y ciudadanas la consideracin de hombres y mujeres libres e iguales, aptos para participar desde estos supuestos en la vida poltica y social/..

    aRtculo 1. objeto de la ley (5 aRtculos)

    El Estado es laico. Ninguna conviccin ideolgica o confesin religiosa tendr carcter estatal. Se garantiza el derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia, de religin o de cualesquiera convicciones de libre eleccin a todas las personas fsicas del territorio del Estado espaol. /..

    ARtculo 2. deRechos individuales: (3 aRtculos en 15 aPaRtados) Libertad de eleccin de con-vicciones (religiosas o no), de cambiar y de pertenecer o no a cualquiera de ellas.

    Manifestar sus convicciones o abstenerse de hacerlo.

    Derecho de reunin y de re-cibir e impartir enseanza en materia de religin o con-vicciones, solo en los lugares establecidos para ello y a las personas que as lo deseen. As como practicar actos re-ligiosos o de cualquier otra conviccin y recibir asisten-cia afines a sus creencias re-ligiosas o no, de acuerdo con el estado del Derecho.

    No ser obligado a participar en actos, sean o no de culto. Especial mencin se reclama de cara a los menores de edad, tanto en el mbito familiar, como en el escolar, haciendo respetar los derechos de la infancia.

    El autntico problema religioso no puede exceder los lmites de la conciencia personalManuel Azaa

    Libertad de conciencia

  • Las personas que ejerzan labores asistenciales de culto o proselitismo no tendr la condicin de funcionario.

    Ser garante al derecho a una buena muerte.

    Ser garante del derecho a la eleccin de la libre maternidad y a la libre eleccin de la condicin sexual.

    Solo el matrimonio civil ser vlido, aunque se permiten ritos por otras convicciones o confesiones.

    aRtculo 3. deRechos y debeRes colectivos (6 aRtculos)

    Se reconoce el derecho de los colectivos de las diferentes convicciones a establecer sus lugares de reunin y culto, solo bajo la personalidad jurdica vlida para cualquier asociacin civil, sin ningn tipo de privilegios.

    Estn obligadas a cancelar los datos de las personas que lo deseen.

    A los integrantes de estos colectivos han de garantizrseles todos los derechos constitucionales y de la DUDH.

    aRtculo 4. debeRes de las administRaciones Pblicas (12 aRtculos) Los poderes pblicos velarn por el derecho a la libertad de conciencia y de convicciones.

    Los representantes pblicos actuarn, en el ejercicio de sus funciones, como representantes de toda la ciudadana, eliminando toda simbologa y rituales particulares. Las ceremonias de estado sern civiles.

    El estado no financiar el culto y el clero

Recommended

View more >