la leyenda del caballo blanco: su presencia en el ...· valores sociales, la diversidad de...

Download La leyenda del caballo blanco: su presencia en el ...· valores sociales, la diversidad de tradiciones

Post on 18-Sep-2018

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Octubre 2011

    ALGUNAS REFLEXIONES ACERCA DE LA LEYENDA DEL CABALLO

    BLANCO Y SU PRESENCIA EN EL IMAGINARIO TUNERO

    Lic. Galina Prez Lpez

    galinapl@ult.edu.cu

    MSc. Jos Luis Maran Rodrguez

    joseluis@ult.edu.cu

    Para citar este artculo puede utilizar el siguiente formato:

    Prez Lpez y Maran Rodrguez: Algunas reflexiones acerca de la leyenda del Caballo Blanco y su presencia en el imaginario Tunero, en Contribuciones a las Ciencias Sociales, octubre 2011. www.eumed.net/rev/cccss/14/

    INTRODUCCIN

    En la imaginacin surgen los mitos y leyendas, ya sea como narracin tradicional o coleccin

    de narraciones relacionadas entre s; hechos imaginarios pero considerados reales; en

    ocasiones se mezclan hechos reales con ficcin, aunque a partir de situaciones

    histricamente verdicas.

    mailto:galinapl@ult.edu.cumailto:joseluis@ult.edu.cuhttp://www.eumed.net/rev/cccss/14/

  • Para que los mitos tengan lugar y normen la vida de las personas, es necesaria la existencia

    de condiciones que as lo permitan y que estas mantengan su vigencia por un tiempo

    prolongado en la historia de la comunidad. Los mitos surgen bajo condiciones concretas,

    correspondientes a determinados etapas del desarrollo de la humanidad y se mantienen

    vivos por la fuerza de la tradicin. Ese proceso histrico es decisivo por su significado

    esencial en la formacin de la cultura e identidad de los pueblos.

    La leyenda se sita en lugar y poca especficos, y parte de hechos reales aunque

    idealizados. Se diferencian de la historia, en su finalidad, que siempre es de didctica o

    nacionalista. Se utilizaba inicialmente para dar confianza a un pueblo en s mismo al

    enfrentarse a una situacin nueva o un suceso extraordinario.

    Toda creencia forma parte de la cultura popular tradicional de un pueblo, y es concebida

    como el sentido de percepcin, conciencia, modo de actuar, pensar y crear de los miembros

    de una comunidad, pueblo o nacin acerca del medio natural y social en que se

    desenvuelven, mostrados a travs de sus expresiones culturales.

    Las leyendas forman parte indisoluble de la cultura de los pueblos, y se transmiten de

    generacin en generacin, convertidas en parte de sus tradiciones histricas y culturales.

    Las Tunas es un pueblo de mitos y leyendas que embrujan sus orgenes y dan colorido a la

    vida en torno a su historia. La del jinete sin cabeza en su caballo blanco es la ms importante

    y conocida de todas.

    En la provincia existen muy pocos estudios cientficos culturales acerca de los diferentes

    mitos y leyendas sobre fantasmas con figura humana o animal, gijes y aparecidos, a pesar

    de las abundantes historias que a travs de la narrativa oral, forman parte del patrimonio

    cultural de las comunidades urbanas y rurales.

    DESARROLLO

    Algunas reflexiones tericas acerca de la leyenda como parte de la cultura y su

    relacin con el imaginario popular.

    La cultura popular, ha mantenido vivos los valores del pasado que se han enraizado y

    enriquecido a travs del desarrollo de la humanidad, que sirve de defensa contra la cultura

    dominante. El pueblo es el nico responsable de mantener vigente su memoria histrica, los

    valores sociales, la diversidad de tradiciones como principal creador de su cultura para lograr

  • as una cohesin que no le permita subdividirse por creencias o razas y poder defender sus

    races.

    La cultura popular constituye el ncleo esencial de la cultura general de su poblacin como

    elemento caracterizador de ella. Por su amplitud, ofrece elementos comunes entre los

    integrantes de un pueblo determinado, independientemente de las diferencias que

    establecen los estratos sociales. Es por ello que entre lo intelectual y lo popular ha existido

    siempre un puente comunicativo que hace posible la interrelacin de lo primero con lo

    segundo.

    La cultura popular tradicional es cultura porque constituye el compendio de

    expresiones que se transmite con el desarrollo de nuevas tradiciones. Es

    tradicional porque es una ley que define y determina la perdurabilidad de las

    manifestaciones culturales, as como su ndice de desarrollo. (Feli, 2003: 11-12)

    Desde este punto de vista, la cultura es el elemento que abarca todas las expresiones,

    materiales, espirituales y las diversas formas de relaciones sociales. Es popular porque el

    pueblo es creador y portador de sus valores, que se transmiten de una generacin a otra y

    tradicional porque define y determina la perdurabilidad de las manifestaciones culturales.

    Para los investigadores cubanos Sonia Almazn y Pedro Torres:

    La cultura tradicional y popular es el conjunto de creaciones que emanan de una

    comunidad cultural fundada en la tradicin, expresada por un grupo o por

    individuos y que reconocidamente responden a las expectativas de la comunidad

    en cuanto expresin de su identidad cultural y social; las normas y los valores se

    transmiten oralmente, por imitacin o de otras maneras. Sus formas

    comprenden, entre otras, la lengua, la literatura, los ritos, costumbres, la

    artesana, la arquitectura y otras artes. (2006: 311)

    La cultura popular tradicional es lo que una sociedad ha creado, preservado y transmitido a

    lo largo de la historia a travs de las relaciones sociales, mediante la narrativa oral,

    sumndole nuevos elementos acorde al desarrollo de la comunidad.

    Deja de existir cuando el protagonista deja de ser el pueblo; cuando deja de identificarse con

    la nacin a la que pertenece.

  • La cultura popular tradicional constituye un elemento importante en la identidad cultural de

    cada pueblo, imprimindole un sello nico con caractersticas especficas que lo hacen

    diferente de otros pueblos, que lo identifican como una cultura especfica, consolidada y

    reconocida por la poblacin que la hace suya. Es la que el pueblo recrea, humaniza y

    comparte que se apoya en la diversidad de tradiciones y hbitos.

    En cuanto expresin cultural, generalmente ser transmitida por la narrativa oral, incluidas

    las costumbres, las artes, los ritos y la mitologa en general; bajo la influencia de la cultura

    espaola, africana, haitiana, rabe y el resto de las etnias que intervinieron en la

    conformacin de la sociedad actual, mezcla de las races religiosas y culturales de cada

    grupo, en el proceso al que el sabio cubano Don Fernando Ortz llam transculturacin.

    As llegaron hasta la actualidad las creencias en seres nocturnos, brujas, fantasmas, mitos y

    leyendas un tanto reales colmadas de ficcin, buen humor, siempre con alguna moraleja

    positiva o sencillamente para infundir miedo en la poblacin.

    Los arahuacos que poblaron Cuba cultivaban una fe con elevado contenido animista, mgico

    y mitolgico. Lo sobrenatural lo personificaban en un conjunto de deidades que

    representaban en sus cemes1, celebraban fiestas religiosas como los areitos y definidas

    funciones sacerdotales asociadas a curaciones, predicciones y a la conservacin de

    tradiciones.

    En el complejo proceso de transculturacin que se ha operado desde entonces, la herencia

    se advierte apenas en leyendas y mitos populares referidos a espritus de indios y a lugares

    como las cuevas, en las que los aborgenes practicaron sus ritos funerarios y utilizaron para

    plasmar sus pinturas, revelacin del modo mgico con que perciban la realidad. En Cuba el

    conquistador espaol impuso su cultura, su lengua, su civilizacin, su forma de representar e

    interpretar la realidad y de reaccionar ante ella y, por ltimo, su religin, el catolicismo.

    A consecuencia de la trata esclavista se introdujeron en la Cuba diversas manifestaciones

    religiosas, de acuerdo con los diferentes pueblos que llegaron desde frica. Desde entonces,

    lo hispano y lo africano constituyen los dos troncos etnoculturales principales en la

    nacionalidad cubana, en la que tambin coinciden otras culturas (caribea, norteamericana,

    china y del resto de Europa) en el complejo proceso de transculturacin y mestizaje, que ha

    trado como consecuencia una composicin religiosa sui gneris.

    Las religiones africanas originales fueron modificndose en las condiciones cubanas al estar

    desarraigados los portadores de sus medios naturales, sometidos a una involucin cultural y

    a una interrelacin tnica, al variar las referencias de sus mitos y objetos de culto. Con los

  • rigores de la esclavitud se preferenciaron ritos de proteccin y adivinacin, con lo que se

    redujo la importancia de otros, como los de la fertilidad. De este modo, se conformaron varias

    expresiones religiosas cubanas de origen africano.

    Las expresiones de origen africano tienen en comn un menor desarrollo terico-tico-

    doctrinal comparadas con las teologas cristianas. Se manifiestan en sistemas de

    representaciones, smbolos y ritos de contenido mitolgico estrechamente vinculados a la

    naturaleza, a los espritus de los ancestros y a la vida cotidiana. La influencia africana se

    advierte en Cuba en la conciencia cotidiana del hombre de la calle y en la cultura, muy

    especialmente en la msica, la danza, instrumentos musicales y en la plstica.

    Jess Guanche en su libro Espaa en la savia de Cuba, aborda casi todas las

    transformaciones culturales que se producen en las etnias aborgenes con la llegada de los

    colonizadores, al respecto expone:

    Las creencias religiosas hacen del conquistador un guerrero intolerante