J.J. benitez "El enviado"

Download J.J. benitez

Post on 20-Jul-2015

308 views

Category:

Education

19 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • SSIINNOOPPSSIISS

    Un equipo de cientficos vinculados a la NASA no catlicos ha demostrado, despus de

    tres aos de investigacin, que el "individuo" enterrado hace dos mil aos en una cueva prxima a Jerusaln y que fue conocido con el nombre de Jess de Nazaret emiti treinta y seis horas despus de muerto una misteriosa y desconocida radiacin que chamusc la sbana que le cubra

    Esta noticia, difundida en su da por los medios de comunicacin, llev a J.J. Bentez a escribir esta impresionante obra. El enviado es un libro respetuoso en lo relativo a la fe, pero que sorprende y cautiva por sus valientes hiptesis y por los datos cientficos e histricos en que se sustentan.

    Este libro supuso un "ensayo" de lo que ms tarde sera Caballo de Troya, la saga de mayor impacto entre la obra de J.J. Bentez

  • EELL EENNVVIIAADDOO

    JJ.. JJ.. BBeenntteezz

  • A Ivn, Satcha, Lara y Tirma mis hijos, con la esperanza de que no necesiten tanto

    tiempo como yo para descubrir a Jess de Nazaret.

  • Si el concepto extraterrestre define a alguien o a algo como de fuera de la Tierra, Jess es uno de los pocos

    extraterrestres del que tenemos constancia histrica.

  • SSLLOO UUNN RREEPPOORRTTAAJJEE

    Cada vez que intent empezar este reportaje sobre Jess de Nazaret de una forma profunda, docta y complicada, los folios terminaron en la papelera.

    As que, instintivamente, me he dejado llevar

    Tampoco termino de entender por qu me encuentro metido en esta aventura. Siempre pens que hablar sobre Cristo era cosa de sacerdotes.

    Y antes de proseguir considero de absoluta necesidad advertir al lector sobre un par de cuestiones.

    Por un lado, hasta hace muy poco tiempo, mi fe en este personaje Jess no era demasiado densa. A mis treinta y tres aos, y despus de haber pasado por una familia cristiana, por un colegio cristiano, por una Universidad cristiana y por una sociedad, que se califica como cristiana, en mi corazn haba de todo menos cristianismo. Y durante lustros, el vrtigo del periodismo de la vida misma termin por congelar esa fe.

    No me avergenza manifestarlo: durante aos, Jess de Nazaret me ha trado sin cuidado.

    Pero un da en mi tenaz persecucin de los OVNIS, por casualidad (?) se cruz en mi camino el casi olvidado personaje: Jess de Nazaret.

    Y ca en la trampa. La peor que se le puede tender a un reportero cuya curiosidad es todava insaciable.

    La trampa Cmo no! era una simple noticia: Un equipo de cientficos vinculados a la NASA no catlicos ha demostrado, despus de

    tres aos de investigacin, que el "individuo" enterrado hace dos mil aos en una cueva prxima a Jerusaln y que fue conocido con el nombre de Jess de Nazaret, emiti treinta y seis horas despus de muerto una misteriosa y desconocida radiacin que "chamusc" la sbana que le cubra

    Como periodista, la noticia se me antoj harto sensacionalista. Qu quera decir aquello de chamuscar la sbana que le cubra?

    Y ah, como digo, empez todo, al menos para m. Hoy, despus de haber investigado el tema con toda la profundidad de que he sido capaz, me

    he decidido a ordenar las ideas. Y he intentado con este libro-reportaje trasladar al lector lo que yo he conocido y, sobre todo, sentido.

    Que nadie vea en estos apuntes un intento teolgico o dogmtico. Sera tan ridculo como presuntuoso por mi parte.

    A unos hechos cientficamente probados por la Ciencia ultramoderna me he limitado a aadir, como licencia personal, algunas hiptesis de trabajo sobre un personaje a quien he empezado a respetar

  • PPRRIIMMEERRAA PPAARRTTEE

    LLOOSS SSEENNSSAACCIIOONNAALLEESS DDEESSCCUUBBRRIIMMIIEENNTTOOSS DDEE TTCCNNIICCOOSS DDEE LLAA NNAASSAA SSOOBBRREE LLAA LLLLAAMMAADDAA SSBBAANNAA SSAANNTTAA DDEE TTUURRNN

  • 11

    CCOONN EELLLLOOSS LLLLEEGG EELL EESSCCNNDDAALLOO

    El monumental escndalo revent una maana de septiembre de 1977. Los mejores especialistas del mundo sobre la llamada Sbana Santa de Turn se haban

    sentado en Londres para participar en el I Simposio sobre este enigmtico y polmico lienzo. La asamblea se reuna bajo los auspicios de la organizacin anglicana Institute for Christian Studies. En total, unas doscientas lumbreras de la ciencia moderna, corresponsales extranjeros, la televisin londinense y un personaje menudo, enjuto de carnes que no de espritu y que, para colmo, era navarro

    Jos Luis Carreo Etxeanda viejo misionero en las viejas tierras de Asia, testarudo, segn sus propias palabras, como la burra de Baal, pobre de solemnidad y uno de los hombres ms sabios y santos que he conocido no pudo resistir la tentacin y pidi la palabra en mitad del Congreso.

    Era el turno del joven doctor Eric Jumper, de la Academia de las Fuerzas Areas de Colorado Springs, en Estados Unidos.

    Carreo, que ha dedicado sus casi setenta aos de vida al estudio e investigacin de la Sbana de Turn, de pie en mitad de la sala, pregunt al yanqui:

    Doctor Eric. Sabr usted que una de las conclusiones ms firmes de la Comisin de Expertos de Turn es que hay que descartar categricamente la hiptesis de que las imgenes se formaran por contacto. Nos puede decir si sus estudios tridimensionales llevan definitivamente a la misma conclusin?

    Y el joven cientfico, escandiendo y parodiando jovialmente las propias palabras del navarro, replic:

    Opino que tiene que ser absolutamente y definitivamente descartada la posibilidad de que las imgenes de la Sndone1 se formaran por contacto

    Un aplauso atronador llen la sala, mientras el viejo misionero murmuraba un feliz Thank You!

    Y el escndalo, como digo, no se hizo esperar en los corazones de los ilustres agnsticos que asistan en aquel momento a la ponencia.

    Una imagen tridimensional en el lienzo que se conserva en Turn? Una radiacin potente y desconocida que sali del cuerpo del difunto? Pero, Qu sarta de insensateces era aquella que estaba enumerando el equipo de la NASA?

    Desde cundo un cadver puede impresionar quemar prcticamente un lienzo? El revuelo alcanz pronto los cinco continentes. No se trataba de una afirmacin gratuita,

    fruto de la calentura o de la imaginacin de un cientfico. Junto al doctor Eric Jumper se hallaba un equipo que fue contando, con la mayor llaneza, el

    fruto de sus estudios durante los ltimos tres aos. Y para ello haban dispuesto de los ms depurados y sofisticados aparatos. Un instrumental nacido curiosamente a la sombra de la carrera espacial, de la conquista del espacio

  • Los norteamericanos se refirieron con especial orgullo al denominado VP-8. Un analizador de imagen utilizado para el examen de las fotografas que haban llegado desde el planeta Marte.

    Utilizando sus horas libres con el mismo entusiasmo de unos zagales construyendo un bote, los capitanes, cientficos y expertos de la NASA haban aplicado este mismo VP-8 a una fotografa de tamao natural de la imagen que aparece en la Sbana de Turn. Analizaron las huellas, siguiendo el mismo mtodo usado para las fotos de Marte. Es decir, descomponindolas en millones de puntitos microscpicos. Y cada punto qued clasificado por tres cifras, que expresaban sus dos coordenadas cartesianas, ms su grado de iluminacin.

    Esa informacin explicaron en el Congreso de Londres fue sometida a una computadora, que se encarg, finalmente, de reconstruir la imagen.

    El resultado, una sorprendente revelacin: las imgenes de la Sbana son TRIDIMENSIONALES.

    Pero este descubrimiento iba a ser slo el principio de una larga serie de apasionantes y hasta ahora ignorados detalles de la vida, pasin y muerte de aquel asombroso hombre llamado Jess de Nazaret...

  • 22

    AAUUTTEENNTTIICCIIDDAADD:: SSAA EESS LLAA CCUUEESSTTIINN

    Creo que, como muchas otras personas, en alguna ocasin haba odo algo respecto a la mencionada Sbana de Turn.

    Pero jams le prest ms atencin que la que haya podido dedicar al brazo de santa Teresa o a la calavera de san Cirilo

    Para m, todas esas reliquias no tenan el menor valor. Y aunque siempre procur comportarme con respeto cuando se hablaba del tema, en el fondo de mi corazn no terminaba de ver claro.

    El oscurantismo, la morbosidad o el acartonamiento terminaban siempre por aparecer ante mis ojos cuando tropezaba con cualquiera de estos relicarios, las ms de las veces, incluso, hasta antiestticos.

    Por qu iba a ser una excepcin la trada y llevada Sbana Santa de Turn? Adems, Cuntas sbanas santas hemos conocido? En muchas de nuestras catedrales,

    iglesias o simples ermitas se conservan ejemplares de estos sagrados lienzos, y los lugareos juran y perjuran que la suya es la autntica Por tanto, mis primeros pasos a la hora de investigar, se dirigieron en busca de datos que aclararan esa pretendida autenticidad.

    Uno de los ms espinosos obstculos a salvar fue el de la tarda aparicin de la Sbana, respecto a la muerte de Jess.

    Segn los datos histricos el lienzo no surge a la luz pblica hasta cinco siglos ms tarde: en el ao 525.

    Era lgico pensar que alguien haba podido falsificar la Sbana, tanto por afanes crematsticos como piadosos.

    Este hecho coloc en situacin embarazosa y hasta hace muy poco tiempo a cuantos se empeaban en defender la autenticidad del referido lienzo.

    Los agnsticos e hipercrticos encontraban en ello un motivo ms que sobresaliente como para tachar el asunto de simple superchera. Y no les faltaba razn.

    La Historia asegura que, hasta la destruccin de Jerusaln, la Sbana qued escondida y en manos cristianas, que pasaron por alto el tab hebreo contra lienzos que hubieran tocado a un cadver.

    Y de all aseguran los eruditos el pao pas a la ciudad de Edessa, en Siria (hoy conocida como Urfa, en Turqua). Los historiadores no