en busca del futuro perdido - .en busca del futuro perdido cultura y memoria en tiempos de...

Download En busca del futuro perdido - .En busca del futuro perdido Cultura y memoria en tiempos de globalización

Post on 14-Oct-2018

217 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • En busca del futuro perdidoCultura y memoria en tiempos de

    globalizacin

    Andreas Huyssen

    Fondo de Cultura Econmica

    Buenos Aires, 2007

    ISBN: 978-350-557-413-1

    Este material se utiliza con finesexclusivamente didcticos

  • NDICE

    Prlogo y agradecimientos ......................................................................................................... 7

    IMemoria: global, nacional, museolgica

    [11]

    1. Pretritos presentes: medios, poltica, amnesia .................................................................... 132. Escapar de la amnesia: los museos como medio de masas.................................................. 41

    IIHolocausto: imagen, cmic, monumento

    [75]3. Anselm Kiefer: el terror de la historia y la tentacin del mito............................................. 774. El Holocausto como historieta. Una lectura de Maus de Spiegelman............................... 1195. Monumentos y memoria del Holocausto en la era de los medios...................................... 143

    IIIEspacio urbano y temporalidad

    [161]6. Monumental seduccin: Christo, Speer, Wagner .............................................................. 1637. El vaco rememorado: Berln como espacio en blanco...................................................... 1878. Miedo al ratn: las transformaciones de Times Square ..................................................... 213

    IVUtopas del pasado, recuerdos del futuro

    [221]9. Palimpsesto 1968: Estados Unidos/Alemania ................................................................... 22310. Recuerdos de la utopa..................................................................................................... 247

    Fuentes bibliogrficas............................................................................................................ 273ndice de ilustraciones ........................................................................................................... 275

  • 1. PRETRITOS PRESENTES: MEDIOS, POLTICA, AMNESIA

    I

    Uno de los fenmenos culturales y polticos ms sorprendentes de los ltimos aos es el surgimientode la memoria como una preocupacin central de la cultura y de la poltica de las sociedades occidentales, ungiro hacia el pasado que contrasta de manera notable con la tendencia a privilegiar el futuro, tancaracterstica de las primeras dcadas de la modernidad del siglo XX. Desde los mitos apocalpticos sobre laruptura radical de principios del siglo XX y el surgimiento del hombre nuevo en Europa a travs de losfantasmas de la purificacin de la raza o de la clase propios del nacionalsocialismo y del estalinismo, hasta elparadigma norteamericano de la modernizacin posterior a la Segunda Guerra Mundial, la culturamodernista siempre fue impulsada por lo que podra denominarse futuros presentes.1 Desde la dcada de1980, el foco parecera haber pasado de los futuros presentes a los pretritos presentes, desplazamiento en laexperiencia y en la percepcin del tiempo que debe ser explicada en trminos histricos y fenomenolgicos.2

    Sin embargo, el foco contemporneo sobre la memoria y la temporalidad tambin contrasta demanera notable con recientes e innovadores trabajos sobre categoras como espacio, mapas, geografas,fronteras, rutas comerciales, migraciones, desplazamientos y disporas, que se realizan en el contexto de losestudios culturales y poscoloniales. En efecto, hasta hace no demasiado tiempo exista en los Estados Unidosun consenso muy difundido segn el cual, a fin de comprender la cultura pos-moderna era necesariodesplazar el foco de la atencin de la problemtica del tiempo y de la memoria, que se asignaba a las formastempranas del alto modernismo, hacia la categora del espacio como una clave para el momentoposmoderno.3 Sin embargo, los trabajos de gegrafos como David Harvey4 han demostrado que separartiempo de espacio supone un riesgo para la comprensin plena, tanto de la cultura moderna como de laposmoderna. En tanto categoras de la percepcin de raz histrica y fundamental contingencia, tiempo yespacio siempre estn estrechamente ligados de manera compleja; prueba de ello es la intensidad de losdiscursos de la memoria presentes por doquier ms all de las fronteras, tan caractersticos de la culturacontempornea en los ms diversos lugares del mundo. En efecto, la temtica de las temporalidadesdiferenciales y la de las modernidades que se dan a diferentes ritmos surgieron como claves para unacomprensin nueva y rigurosa de los procesos de globalizacin a largo plazo, concepcin que trata de ir mslejos que una mera actualizacin de los paradigmas occidentales de la modernizacin.5

    Discursos de la memoria de nuevo cuo surgieron en Occidente despus de la dcada de 1960 comoconsecuencia de la descolonizacin y de los nuevos movimientos sociales que buscaban historiografasalternativas y revisionistas. La bsqueda de otras tradiciones y la tradicin de los otros vino acompaadapor mltiples postulados sobre el fin: el fin de la historia, la muerte del sujeto, el fin de la obra de arte, el finde los metarrelatos.6 A menudo estas denuncias fueron entendidas de manera demasiado literal, pero debidoa su polmica confianza en la tica de las vanguardias, que de hecho estaban reproduciendo, apuntaron demanera directa a la recodificacin del pasado en curso despus del modernismo.

    1 Debo tanto el ttulo de este ensayo como la nocin de futuro presente al trabajo de Reinhart Koselleck, Futures Past,Boston, MIT Press, 1985.2 Naturalmente, la nocin enftica de futuros presentes sigue operando en la imaginera neoliberal sobre laglobalizacin financiera y electrnica, una versin del paradigma modernizador anterior tan desacreditado, actualizadopara el mundo pos-Guerra Fra.3 De manera paradigmtica, en el clsico ensayo de Fred Jameson Postmodernism or the Cultural Logic of LateCapitalism, New Left Review, nm. 146, julio-agosto de 1984, pp. 53-92 [traduccin castellana: El Posmodernismocomo lgica cultural del capitalismo tardo, en Fred Jameson, Ensayos sobre el posmodernismo, Buenos Aires, ImagoMundi, 1991].4 David Harvey, The Condition of Postmodernity [La condicin posmoderna], Oxford, Basil Blackwell, 1989.5 Cf. Arjun Appadurai, Modernity at Large: Cultural Dimensions of Globalization [La modernidad ampliada:dimensiones culturales de la globalizacin], Minepolis y Londres, University of Minnesota Press, 1998, especialmentecap. 4; tambin la edicin especial Alter/Native Modernities [Modernidades alter/nativas], Public Culture, nm. 27,1999.6 Sobre la compleja amalgama de futuros presentes y pretritos presentes cf. Andreas Huyssen, The Search forTradition y Mapping The Postmodern [La bsqueda de la tradicin; Mapas de lo posmoderno], en After the GreatDivide: Modernism, Mass Culture, Postmodernism [Tras la gran divisin: modernismo, cultura de masas,posmodernismo], Bloomington, Indiana UP, 1986, pp. 160-178 y 179-221.

  • 4

    Los discursos de la memoria se intensificaron en Europa y en los Estados Unidos a comienzos de ladcada de 1980, activados en primera instancia por el debate cada vez ms amplio sobre el Holocausto (quefue desencadenado por la serie televisiva Holocausto y, un tiempo despus, por el auge de los testimonios)y tambin por una larga serie de cuartagsimos y quincuagsimos aniversarios de fuerte carga poltica yvasta cobertura meditica: el ascenso de Hitler al poder en 1933 y la infame quema de libros, recordados en1983; la Kristallnacht la Noche de los Cristales, progrom organizado contra los judos alemanes en 1938,conmemorado pblicamente en 1988; la conferencia de Wannsee de 1942, en la que se inici la solucinfinal, recordada en 1992 con la apertura de un museo en la mansin donde tuvo lugar dicho encuentro; lainvasin de Normanda en 1944, conmemorada por los aliados en 1994 con un gran espectculo que no contempero con ninguna presencia rusa; el fin de la Segunda Guerra en 1945, evocado en 1985 con unconmovedor discurso del presidente alemn y tambin en 1995 con toda una serie de eventos internacionalesen Europa y en el Japn. En su mayora aniversarios alemanes, complementados por el debate de loshistoriadores en 1986, la cada del Muro de Berln en 1989 y la reunificacin alemana en 1990,7 merecieronuna intensa cobertura en los medios internacionales, que reavivaron codificaciones posteriores a la SegundaGuerra de la historia nacional en Francia, Austria, Italia, el Japn, e incluso en los Estados Unidos yltimamente tambin en Suiza. El Museo del Holocausto de Washington, planificado durante la dcada de1980 e inaugurado en 1993, dio lugar al debate sobre la norteamericanizacin del Holocausto.8 Lasresonancias de la memoria del Holocausto no se detuvieron all. Hacia fines de la dcada de 1990 cabepreguntar en qu medida se puede hablar de una globalizacin del discurso del Holocausto.

    Naturalmente, fue la recurrencia de las polticas genocidas en Ruanda, Bosnia y Kosovo en la dcadade 1990, dcada que se alegaba pos-histrica, lo que mantuvo vivos los discursos sobre la memoria delHolocausto, contaminndolos y extendiendo su alcance ms all de su referencia original. De hecho, esinteresante observar cmo en el caso de las masacres de Ruanda y Bosnia a principios de la dcada de 1990las comparaciones con el Holocausto se topaban con la feroz resistencia de los polticos, de los medios y degran parte del pblico, no slo en razn de las innegables diferencias histricas, sino ms bien por el deseode resistir a la intervencin.9 Por otra parte, la intervencin humanitaria de la OTAN en el Kosovo y sulegitimacin dependieron en gran medida de la memoria del Holocausto. Las caravanas de refugiados quecruzan las fronteras, las mujeres y los nios abarrotados en trenes para ser deportados, las historias deatrocidades, violaciones sistemticas y cruel destruccin movilizaron una poltica de la culpa en Europa y enlos Estados Unidos asociada con la no intervencin en las dcadas de 1930