el tio syllvester- georgette heyer

Download El tio Syllvester- Georgette Heyer

Post on 15-Aug-2015

55 views

Category:

Entertainment & Humor

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  1. 1. GGeeoorrggeettttee HHeeyyeerr EELL TTOO SSYYLLVVEESSTTEERR
  2. 2. 2 NDICE Captulo 1 ........................................................................... 3 Captulo 2 ......................................................................... 12 Captulo 3 ......................................................................... 21 Captulo 4 ......................................................................... 28 Captulo 5 ......................................................................... 39 Captulo 6 ......................................................................... 51 Captulo 7 ......................................................................... 60 Captulo 8 ......................................................................... 70 Captulo 9 ......................................................................... 80 Captulo 10 ....................................................................... 91 Captulo 11 ..................................................................... 100 Captulo 12 ..................................................................... 108 Captulo 13 ..................................................................... 118 Captulo 14 ..................................................................... 124 Captulo 15 ..................................................................... 131 Captulo 16 ..................................................................... 142 Captulo 17 ..................................................................... 151 Captulo 18 ..................................................................... 158 Captulo 19 ..................................................................... 164 Captulo 20 ..................................................................... 172 Captulo 21 ..................................................................... 182 Captulo 22 ..................................................................... 189 Captulo 23 ..................................................................... 199 Captulo 24 ..................................................................... 209 Captulo 25 ..................................................................... 218 Captulo 26 ..................................................................... 223 Captulo 27 ..................................................................... 231 Captulo 28 ..................................................................... 239 RESEA BIBLIOGRFICA.............................................. 251
  3. 3. GEORGETTE HEYER EL TO SYLVESTER 3 Captulo 1 Sylvester estaba junto a la ventana del comedor, con las manos apoyadas en la repisa, contemplando unas vistas esplndidas. Desde aquella estancia del ala este de Chance no se alcanzaba a ver el estanque ornamental, pero en la ondulada extensin de csped que en verano mantena ocupadsimos a los jardineros se eriga un cedro, y ms all del jardn, las ramas de las hayas que delimitaban el bosque de Chance brillaban bajo el sol invernal. Para Sylvester las hayas todava conservaban su atractivo, aunque ahora lo atraa el reclamo de su espesura y no el de un territorio donde cada matorral esconda un dragn y en el que imaginarios caballeros trotaban por las veredas. Sylvester y Harry, su hermano gemelo, se haban hartado de matar esos dragones y de propinar fuertes palizas a esos caballeros. Ya no quedaba ninguno, y haca casi cuatro aos que Harry haba muerto; pero segua habiendo faisanes que s tentaban a Sylvester, pues una sucesin de aciagas heladas haba endurecido la tierra, privndolo de dos das de caza, y el fuerte viento del norte habra disuadido incluso al cazador ms entusiasta de salir con su arma. Todava haca mucho fro, pero el viento haba dejado de soplar y brillaba el sol, y Sylvester lamentaba haber decidido consagrar ese da a los negocios, en lugar de las jornadas inclementes que lo haban precedido. Poda cambiar de planes, por supuesto, y ordenarle a su mayordomo que dijera a las diversas personas que lo esperaban que las atendera al da siguiente. Su administrador y su contable se haban desplazado desde Londres para despachar con l, pero Sylvester no crea que protestaran si no los reciba ese da. Eran sus empleados, y no tenan ms obligacin que la de ocuparse de los intereses de Sylvester; aceptaran un cambio de planes como el capricho propio de un amo noble y acaudalado. Pero Sylvester ni era caprichoso ni tena intencin de sucumbir a esa tentacin. Los caprichos de los amos malograban a los sirvientes, y para dirigir vastas propiedades se necesitaba un buen servicio. Sylvester acababa de cumplir veintiocho aos, pero haba recibido una enorme herencia a los diecinueve, y pese a haber cometido algunas locuras y excesos, nunca haba jugado con su legado ni haba evitado la menor de sus responsabilidades. Haba nacido en una situacin muy privilegiada, lo haban educado para no desprestigiar un largo linaje de distinguidos antepasados, y al igual que no cuestionaba su derecho a exigir obediencia a las personas cuyos nombres estaban escritos en su asombrosa nmina, tampoco cuestionaba el carcter ineludible de los deberes que le correspondan. Si le hubieran preguntado si disfrutaba del prestigio que le confera su ttulo, habra contestado que nunca pensaba en ello; pero sin duda le habra disgustado mucho que de pronto se lo hubieran arrebatado.
  4. 4. GEORGETTE HEYER EL TO SYLVESTER 4 Sin embargo, como es lgico, nadie iba a formularle semejante pregunta. En general se lo consideraba un joven especialmente afortunado, con rango, dinero y elegancia. El da de su bautizo no acudi ningn hada para aligerar su suerte con una joroba o un labio leporino. Aunque de estatura media, estaba bien proporcionado; de anchas espaldas y piernas bien torneadas, el rostro era lo bastante agradable para que el epteto agraciado, que con frecuencia se le otorgaba, no resultara del todo ridculo. En cualquier otro varn de menos renombre, la singularidad de unos ojos ligeramente sesgados y coronados por unas oblicuas cejas negras habra podido considerarse una imperfeccin, pero tratndose del duque de Salford todo el mundo opinaba que le conferan distincin; y los que haban admirado a su madre en sus buenos tiempos recordaban que ella tambin posea esas cejas finas y exageradamente separadas de los ojos. Era como si les hubieran perfilado las cejas con un pincel, trazando una lnea que parta del entrecejo y ascenda recta hasta las sienes. En la duquesa, esa peculiaridad resultaba atractiva. En Sylvester, no tanto, pues cuando se enfadaba y frunca el ceo, la inclinacin de las cejas se acentuaba y le daba cierto aire de stiro. Estaba a punto de apartarse de la ventana cuando atrajo su atencin una pequea figura que se escabulla. Un nio con una cabellera de rizos dorados sali de debajo de un seto de tejo y ech a correr por el csped hacia el bosque de Chance; llevaba unos pantalones de nanqun, y por debajo de una trenca de lana que el nio se haba puesto apresuradamente sobre la chaquetita azul asomaban los arrugados volantes de su camisa. Sylvester ri y abri la ventana. Su primer impulso fue desearle xito a Edmund en su aventura, pero al asomarse lo pens mejor. Aunque Edmund no se habra parado si lo hubieran llamado su niera o su profesor particular, s se detendra si lo llamaba su to, y como pareca haber logrado escapar de aquellas personas, habra sido poco deportivo interrumpirlo cuando estaba a punto de cumplir su objetivo. Si le haca perder tiempo debajo de la ventana, lo expondra al grave peligro de que lo capturaran, lo que, reflexion Sylvester, conducira a una de esas escenas que tan tediosas le resultaban. Su sobrino pedira permiso para ir al bosque, y tanto si l se lo daba como si no, se vera obligado a soportar los reproches de su cuada, la viuda de su hermano. Lo acusaran de tratar al pobre Edmund con una severidad brutal o con un despiadado desinters por su bienestar, pues lady Henry Rayne jams perdonara a Sylvester por haber convencido a su hermano (como ella afirmaba con obstinacin) para que dejara a Edmund bajo la nica custodia de su to. De nada serva que le recordaran a lady Henry que Harry haba redactado el testamento con motivo de su boda, nicamente a fin de garantizar que, en caso de producirse alguna desgracia que nadie consideraba ms improbable que el propio Harry, los hijos fruto del matrimonio gozaran de la proteccin del jefe de la casa de Rayne. Por muy estpida que Sylvester la considerara, lady Henry afirmaba no ser tan ingenua como para pensar que el abogado de Sylvester se hubiera atrevido a insertar una clusula tan ofensiva salvo por orden expresa. Sylvester, con la herida por la muerte de Harry todava abierta, no pudo resistir a la provocacin y haba replicado con amargura: Si
  5. 5. GEORGETTE HEYER EL TO SYLVESTER 5 crees que deseaba que me endilgaran a ese mocoso, eres an ms ingenua de lo que supona. Ms tarde lamentara esas palabras precipitadas, pues, aunque se retract de inmediato, su cuada nunca le permiti olvidarlas; en aquel momento, cuando la custodia de Edmund se haba convertido en un asunto de vital importancia, constituan la piedra angular de los argumentos de lady Henry. Nunca lo has querido le recordaba. T mismo lo dijiste. Esa afirmacin era cierta, en parte; aunque no haba olvidado que era hijo de su hermano Harry, Sylvester se haba interesado muy poco por aquel cro de dos aos, y no le haba prestado ms atencin de la que caba esperar de un joven de su edad. Sin embargo, a medida que Edmund fue creciendo, Sylvester empez a frecuentarlo a menudo, ya que el principal objetivo del nio, siempre que su fabuloso to se encontraba en Chance, era no separarse ni un minuto de l. Para Edmund su to posea cualidades de las que carecan por completo la seorita Button, la niera (que tambin lo haba sido de su padre y de su to), y su madre. Sylvester no se senta inclinado a acariciarlo ni besuquearlo; era indiferente a los desgarrones que traa en la rop