“¡El sabor de la venganza!” Miguel-A. 130 seg. (Rumba Tres)

Download “¡El sabor de la venganza!” Miguel-A. 130 seg. (Rumba Tres)

Post on 28-Jan-2016

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>El saborde lavenganza!Miguel-A.130 seg.(Rumba Tres)</p></li><li><p>Un amigo me deca que l nunca haba entendido por qu las necesidades sexuales de los hombres y de las mujeres son tan diferentes entre s. Que l nunca haba entendido todo eso de Marte y Venus. Y nunca haba entendido por qu los hombres pensamos con la cabeza (?), y las mujeres con el corazn. </p></li><li><p>Una noche, la semana pasada, mi mujer y yo nos bamos a la cama. Bueno, empezamos a ponernos a tono y, en ese momento, ella me dijo:- Creo que ahora no me apetece. Tan slo quiero que me abraces.- Queee? -grit.As que ella me pronunci las palabras que todo marido en el planeta Tierra teme:- No sabes conectar con mis necesidades emocionales como mujer!. </p></li><li><p>Al da siguiente, fuimos de compras a unos grandes almacenes. Me di una vuelta, mientras ella se probaba tres modelitos carsimos. Como no saba decidirse por uno u otro, le dije que se comprara los tres. Entonces me dijo que necesitaba unos zapatos a juego, y le contest que me pareca bien. Luego fuimos a la seccin de joyera, de donde sali con unos pendientes de diamantes.</p></li><li><p>Estaba tan emocionada! Deba pensar que me haba vuelto loco, pero no creo que le importara demasiado. Creo que me estaba poniendo a prueba cuando pidi una raqueta de tenis, porque no juega nunca al tenis. Tambin me parece que romp sus esquemas cuando le dije que s. </p></li><li><p>- Vamos a la caja a pagar! -me dijo.- No, cario -le respond-, creo que ahora no me apetece comprar todo eso.De verdad, tendran que haberle visto la cara. Se qued plida!. </p></li><li><p>- Tan slo quiero que me abraces -le dije.En ese momento, empez a poner cara de querer matarme.- No sabes conectar con mis necesidades financieras como hombre -aad. </p></li><li><p>Creo que el sexo se ha terminado para m hasta la primavera del ao que viene, o ms an. Pero qu dulce sabor tiene la venganza!. </p></li></ul>