El Heraldo Masonico Nº 1

Download El Heraldo Masonico Nº 1

Post on 16-Nov-2015

36 views

Category:

Documents

4 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Masonera

TRANSCRIPT

  • AAoo II NN 11 eenneerroo ddeell 22001155 EELL HHEERRAALLDDOO

    MMAASSOONNIICCOO

    J B

    REVISTA MASONICA DEDICADA A DIFUNDIR LOS PRINCIPIOS MASNICOS ELIMINANDO LOS

    DOGMAS POLITICOS Y RELIGIOSOS QUE TANTO HAN DAADO A LA ORDEN.

    EDITADA EN TORREN, COAHUILA DE

    ZARAGOZA, MXICO.

  • Editorial Predicar con el ejemplo

    No cabe duda (y esto desde tiempos inmemoriales), que el comn de

    los mortales exige predicar con el Ejemplo.

    Tal circunstancia se debe a que muchas veces, por no decir la

    mayora, quienes hacen ostentacin de virtudes tanto morales como

    ticas, parecieran tener bloqueados los mecanismos de autoexamen,

    que les permitiran ver que ellos no obran en consecuencia.

    Por eso es tan comn escuchar esgrimir frases de talentosos

    prohombres, que intentan mostrar de s mismos una imagen que no

    es la verdadera.

    En esto de andar viviendo, por viejos se sabe que ni an sindolo, se

    consigue conocer el rostro verdadero del predicador de turno. De all

    que a lo largo del tiempo, nos llevemos soberanas sorpresas con

    declarados enemigos de la demagogia..., de la que en realidad no se

    privan.

    Uno de los rasgos ms frecuentes en los falsos profetas, es el de

    comprobar que borran con el codo lo que escriben con la mano, y esa

    inquieta sutileza de saber cmo embaucar a sus seguidores, sin que

    adviertan estos el engao... O que se hagan los tontos para pasarla

    bien.

    Lo cierto es que nuestro tiempo se caracteriza por la proliferacin de

    tales demagogos. Y que a causa de ellos, la sociedad padezca las

    graves falencias morales y ticas que todos conocemos. Creer que la

    demagogia es privilegio, tan solo, de los malos polticos, es una

    falacia. La demagogia est inmersa en la conducta de los que

    medran con sus congneres, para lograr obtener sus oscuros fines. Y

    precisamente, el demagogo necesita disfrazarse de virtuoso para

    ocultar sus falencias.

    Siempre me han disgustado las citas de autores probos, porque

    fuera de contexto suelen ajustarse a los propsitos aviesos o a las

    autojustificaciones.

  • Por eso resulta muy propio de los hombres inteligentes, andar con

    precaucin ante las "filosofas de referencia", cuando no se tiene

    plena conciencia de saber, sobre lo cierto de las ciencias

    mencionadas.

    Cuidmonos, porque desde los orgenes del pensamiento filosfico,

    ha corrido muchsima agua bajo los puentes.

    Ricardo E. Polo

    Tomado del Peridico REFORMA, de Mxico.

    Todos los hombres nacen en la

    igualdad, pero no saben permanecer

    mucho tiempo en ella.

    Montaigne

    Benito Jurez

    Si Benito Jurez, el nico Presidente indgena de nuestra historia,

    viviera hoy, sin duda vera el aniversario de su natalicio con

    tristeza. En el Mxico de nuestros das la causa conservadora se

    fortalece frente a la liberal, por lo menos en lo que tiene que ver con

    el tratamiento a los indgenas. Pero lo peor es que esa causa

    conservadora ha logrado el sorprendente acto de magia de

    presentarse a s misma como progresista.

    La cuestin indgena no es un tema que haya surgido en nuestro

    pas con la rebelin del Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional

    (EZLN) en 1994. Desde la Conquista la sociedad mexicana ha

    discutido qu trato debe darle a los indgenas.

    Al principio de la colonia el gran debate versaba sobre si los

    indgenas tenan alma: el propsito era determinar si eran seres

    humanos y por lo tanto sujetos de conversin al cristianismo y de

    exencin a la esclavitud que se aplicaba a los negros.

    Al terminar la colonia y en el ya republicano siglo XIX se discuti la

    Integracin de los indgenas a una sociedad preponderantemente

    mestiza y gobernada por criollos. Los conservadores afirmaban que

  • los indgenas no tenan capacidad de ser parte de la sociedad

    mexicana y por lo tanto deban ser segregados en sus comunidades

    sujetos a leyes o fueros especiales.

    En cambio los liberales, encabezados por Jurez, sostenan que los

    indgenas deban integrarse cabalmente a la sociedad mexicana bajo

    las mismas leyes que el resto de los mexicanos. Para Jurez (quien

    en lo personal haba recorrido con xito el arduo camino de la

    integracin) y para los liberales, los indgenas podan prosperar en

    la sociedad siempre y cuando tuvieran acceso a la educacin e

    igualdad de oportunidades.

    Durante mucho tiempo esta posicin liberal fue asumida como

    propia por los grupos progresistas del pas. Los sistemas de

    segregacin que defendan los conservadores, eran acertadamente

    definidos como racistas (el concepto de apartheid no surgi en

    Sudfrica). Pero hoy las cosas han cambiado.

    Muchos mexicanos supuestamente progresistas, que incluso se ven

    a s mismos como herederos de la tradicin intelectual y poltica

    liberal de Jurez, han adoptado las posiciones de los conservadores

    decimonnicos y exigen que los indgenas sean recluidos en sus

    comunidades y sometidos a leyes especiales.

    Esta posicin se ve reflejada, por ejemplo, en los Acuerdos de San

    Andrs Larrinzar, estos, de ser aplicados segn la interpretacin

    del EZLN y de la Comisin de Concordia y Pacificacin (Cocopa) del

    Congreso, que se precian de una supuesta inclinacin progresista,

    llevaran al establecimiento de leyes especiales para las

    comunidades indgenas tal y como propusieron los conservadores

    del siglo XIX.

    Segn los Acuerdos de San Andrs, las comunidades indgenas del

    pas deben tener acceso colectivo a los recursos naturales de sus

    territorios, lo cual limitara los derechos de propiedad individual

    que la mayora de los mexicanos consideramos como inalienables.

    La eleccin de los gobernantes locales, por otra parte, no se

    realizara por el mtodo del sufragio libre y secreto, que durante

    tanto tiempo los demcratas han tratado de implantar en el pas,

    sino por los usos y costumbres de las comunidades.

    Estos usos y costumbres privilegian la decisin colectiva sobre la

    individual. La comunidad toma medidas por un supuesto consenso

  • que siempre refleja la posicin de los caciques. Estos usos y

    costumbres han tradicionalmente eliminado los derechos polticos

    de las mujeres y de las minoras. En Chiapas, por ejemplo, es comn

    que a los protestantes se les expulse de las comunidades catlicas

    sobre esta base jurdica. En Oaxaca reciben el mismo tratamiento

    quienes no apoyan a los dirigentes priistas.

    Jurez, el indio que a pesar del racismo y a fuerza de educacin,

    carcter e inteligencia alcanz la Presidencia de la Repblica; el

    liberal convencido de que otros indgenas podan labrarse el mismo

    destino, si contaban con las mismas oportunidades de las que l

    haba gozado, se habra sorprendido de que en las postrimeras del

    siglo XX la causa conservadora no hubiese sido derrotada an: un

    siglo y medio despus de la Guerra de Reforma, hay todava grupos

    polticos empeados en encerrar a los indios en reservaciones y

    someterlos a legislaciones restrictivas y especiales.

    Pero sin duda lo que ms le habra sorprendido a Jurez es que

    estos nuevos conservadores se presentan ante la opinin pblica

    como progresistas y afirman ser herederos de una tradicin liberal

    que les es completamente ajena.

    Curiosamente, hoy discutimos si hemos ingresado al Siglo XXI o

    todava tenemos que aguardar a fin del ao 2000...

    Las Fiestas de San Juan Equinoccios y Solsticios

    (Recopilacin y sntesis, segn lo expone el Manual de Masonera de

    Andr Cassard edit. Grijalbo Mxico edic. 1984) Con una versin

    sobre las Fiestas, de Gallatn Mackey

    Es costumbre muy antigua entre los Masones, celebrar las fiestas

    de San Juan de invierno y San Juan de esto; costumbre fundada en

    tradicin, porque no creemos que exista ninguna ley, ni estatuto,

    que las haya establecido. Cul es, pues, el objeto de esta festividad

    en las dos estaciones mencionadas? Vamos a contestar a esta

    pregunta.

    San Juan Bautista, como ya sabis, hermanos mos, es el solo

    patrn de la Orden, y no obstante, tambin celebramos a San Juan

  • Evangelista, no ignorando que son dos santos distintos, como nos

    afirma Iglesia cristiana. Pero cmo es que siendo dos santos

    diferentes, solo uno de ellos es patrn de los Masones? Rinden

    stos a ambos igual veneracin?

    La fecha en que se celebra la fiesta del uno es el 24 de junio; del

    otro, el 27 de diciembre, fechas que corresponden precisamente

    solsticio de verano, y al solsticio de invierno, pocas muy

    importantes al gnero humano.

    Quiz dando la significacin del nombre de nuestro augusto patrn,

    descubramos el motivo de la veneracin de que es objeto, bien en la

    Iglesia cristiana, o en las Logias Masnicas.

    Este nombre nos pone en camino desde luego para encontrar el

    gen de la fiesta, pues, segn creemos, la palabra Juan debe

    derivarse la latina Jauna, que significa puerta o entrada (1).

    Los antiguos crean que el cielo tena muchas puertas, pero sobre

    todo dos principales (2), la una al norte y la otra al medioda, las

    que les servan como de limite al Sol durante su curso al llegar a los

    trpicos de invierno y verano, o de Capricornio o de Cncer.

    La Iglesia romana en sus cantos religiosos llama a los trpicos

    puertas del cielo (3). Se lee en el Gnesis: Loc