el eslab³n 252

Download el eslab³n 252

Post on 02-Aug-2016

242 views

Category:

Documents

9 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • Con un episodio digno de las mejores series de televisin, el gobierno y los grandesmedios de comunicacin bombardean sobre la corrupcin K para esconder el gransaqueo nacional reiniciado de la mano de Macri y sus colegas fugadores de capitales.

    Opinan: Horacio ar, Gabriel Fernndez, Roberto Marra y Manolo Robles.

    En los ltimos cuatro aos hubo casi mil masacresmasivas en Estados Unidos, donde el fusil utilizadopara asesinar a 50 personas en un boliche de Orlandoest en pleno auge y se vende como pan caliente.

    La muerte cotiza en alza Tierra de palosVecinos que reclaman viviendas en un asentamientode zona sudoeste fueron brutalmente reprimidos porla polica provincial. Estuve en mil piquetes, peronunca vi algo as, remarc una de las agredidas.

    Crear o reventarLa primera edicin del festival organizado por elsello independiente local Rompe, se llevar a cabo elprximo domingo en el Galpn de La Msica. Habrdos escenarios y bandas sonando permanentemente.

    Las peleas por la conduccin en lasbarras bravas de canayas y leprosos,entrecruzadas con el complejomapa deldelito en la ciudad, suman homicidios,tiroteos y mucha preocupacin en lasautoridades provinciales.

    El desbandeCooperativas rosarinas afrontantarifazos, suba de costos, baja enlas ventas. Tambin sufren la faltade espacios de comercializacin.Emprendedores llaman aorganizarse y unirse ante la crisis.

    Producir no rindeAUTOGESTIN AJUSTADADISPUTAS MORTALES

    viernes 17 de junio de 2016ao XVIIn 252 (las monjas)precio $ 15.-

    eleslabon@eleslabon.com.arwww.eleslabon.com.arperiodicoeleslaboneleslabonciac

    252-17/06/2016

    QUE EL LPEZNO TE TAPE EL MACRI

    Esta edicinincluye el

    suplemento

    FRANCO TROVATO FUOCO FRANCO TROVATO FUOCO

  • Peridico semanal fundado el 2 de septiembrede 1999 por Matas Ayastuy, Juan Emilio BassoFeresin, Julin Lafuente, Rodrigo Miry Jernimo Principiano.

    propietario: Asociacin Civil CadenaInformativa RPI N 234.810produccin periodstica:Cooperativa de Trabajo La Masa

    director: Juan Emilio Basso Feresineditores: Manolo Robles,Luciano Couso y Ernesto vila.editor la bola: Santiago Garat

    diseo grfico: Anbal Prez,Facundo Vitiello y Javier Garca Alfarocorreccin: Santiago Garatcierre de edicin: Jueves 16 de junio de 2016.

    el eslabn integra la Federacin Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la Repblica Argentina (Fadiccra) y la cooperativa Diarios y Peridicos de Santa Fe (Dypsa)

    PRODUCIDO CONSOFTWARE LIBRE

    Mendoza 2836 dto. 4, Rosario 0341 4353719 eleslabon@eleslabon.com.ar www.eleslabon.com.ar periodicoeleslabon eleslabonciac

    el eslabnpgina 2 | viernes 17 de junio de 2016 poltica |

    Hay que estar preparados para to-do. Los que no trepidaron ensembrar muerte en la Plaza deMayo el 16 de junio de 1955 estn en unade las fases ms intensas del bombar-deo comunicacional al que vienen so-metiendo al pueblo argentino. Que anadie le extrae si ahora en TN dicenque habra un tnel que une el conventode General Rodrguez con la Catedral deBuenos Aires; y que por ah pas Hebede Bonafini para buscar una valija dedlares y un fusil automtico que lellev a Francisco al Vaticano. Por eso elPapa rechaz la donacin macrista,dirn un Nelson Morales Castro, un Joa-qun Bonelli Sol.As como intenso, el bombardeo es

    muy preciso sobre las fibras ntimas deun sentido comn de aversin a la pol-tica muy instalado en millones de com-patriotas. El mandato de la sociedad aMacri es sacar la basura, exclama unanalista pretendidamente agudo, queaade sin ms que lo de Lpez y todos ytodas los K se trata de dineros pbli-cos, mientras lo de Macri con los Pa-nam Papers y la cuenta en Bahamastiene que ver con la actividad privadadel tipo, como si antes de llegar a laPresidencia no hubiera sido jefe de Go-bierno porteo varios aos, como si enla construccin de su fortuna familiarno hubieran mediado negociados consucesivos gobiernos, como por ejemplojustamente los realizados a travs de laconcesin de obras pblicas. Pero no.Ahora la bomba informativa es que lacoima de las empresas contratistas a losfuncionarios pblicos empez en 2003 yslo se limit al kirchnerismo.Es el fin del kirchnerismo como

    fuerza poltica, bombardean a loscuatro vientos monopolizados los pi-lotos de los aviones mediticos, queparecen no tomar en cuenta que lascosas no son tan sencillas. Y vale eneste sentido volver al 55, cuando fu-silamientos en basurales, proscrip-cin y demonizacin arreciaron sobreel peronismo; o al 76, cuando el pre-tendido republicanismo y la honesti-dad del anti peronismo se manifes-taron con ms ferocidad y angurriaque nunca.Cmo no remitir a esos tiempos este

    presente, donde la feroz violenciasimblica bombardea para legitimar lams que probable violencia fsica, lareedicin de represiones a gran escala.Porque ac no se est terminando nada.La restauracin conservadora no puedeesconder en ningn monasterio losdespidos, los tarifazos, el precio del kilode asado. Ni tampoco las expresiones deidentidad poltica de las mayoras quesufren la realidad.Como en el 55, como en el 76, ac se

    resiste, se da pelea, la vida amenazadase aferra cada vez ms a la vida. La penaes que con un montn de cosas vamos atener que empezar otra vez desde muyabajo. La alegra es que somos unmontn los que no vamos a dejar, otravez, que los bombardeos del odio gorilanos destruyan del todo.

    EDITORIAL

    BombardeosPor Manolo Robles

    AUNQUE ME LA MUESTRENa Cristina nadando en la b-veda de Rico McPato, elijo elmodelo de pas que vivimosen la dcada ganada

    (Evelyn Tacuara, usuaria de Facebook).El peor pecado de los crpulas, sean del

    color que sean, es el tamao de los fardos depasto que les dan de comer a los imbciles,que se creen iluminados por la verdad. Tam-bin del espesor de las excusas que le dejanservidas en bandeja al enemigo, que ve laoportunidad de legitimar sus crmenes.Con el episodio de la detencin del ex se-

    cretario de Obras Pblicas Jos Lpez, la es-pesura o el tenor de las excusas del gobiernomacrista, por ejemplo, a la hora de defenderque todo es lo mismo, que tener la plataafuera o adentro slo muestra cuestiones deestilo, que ellos son empresarios y estosotros son ladrones, esas excusas, esos espe-sores de esas excusas, tienden a ocultar lacuestin ms importante en todo este em-brollo: La corrupcin es o no el insumo queimpide la felicidad de las grandes mayoras?Puesto en otros trminos,ms livianitos: si

    desaparecieran todos los corruptos, si los bue-nos lograranmeterlos presos a todos, sera lomismoque gobernara el kirchnerismo, elma-crismo, el socialismo, el fascismo? Sin ladronesa la vista, segnparece, todo funcionaramejor.Pero algunos, que son los que cuentan el

    cuento a los nios antes de mandarlos adormir sin comer, dicen que los corruptosno estn en todos lados, slo se mueven conpasmosa habilidad en determinados parti-dos polticos, a los que en general denomi-nan populismos, pero que en la Argentinase les ha puesto nombre segn la conve-niencia histrica de los que manejan el po-der: hace 60 aos, era el peronismo, hoy esel kirchnerismo, porque hay peronistas aresguardar y no est bueno ofenderlos.Volviendo al cinematogrfico Caso Lpez,

    que as quedar para los anales de la Histo-ria Universal de la Infamia Corrupta, losmedios hegemnicos, de la mano con el go-bierno neoliberal y con el arbitrio del clanestable del Poder Judicial, quieren demos-trar que en los ltimos doce aos imper unsistema intrnsecamente corrupto, en elque sus mximos lderes organizaron el sa-queo de las arcas pblicas, que enmascara-ron con un discurso populista de redistri-bucin de la riqueza, ampliacin de dere-chos que no eran otra cosa que un simula-cro, y as, con millones de ingenuos en-gaados, organizaron una fiesta onerosa enla que esas grandes mayoras crean quepodran vacacionar, terminar sus estudios,tener algn que otro electrodomstico, ypagar tarifas de servicios razonables.

    Detrs de los telones de esa festichola, far-santes con antifaces se llevaban bolsonesde dinero, sonriendo socarronamente y enpuntillas de pie.Cualquiera podra pensar que ese relato no

    garpa. Lo razonable sera ponderar tamaocuento como un bolazo demasiado grande co-mo para ser credo. Error. Hay un universomuy extendido de peones que almirarse alespejo ven un rey, y sienten que cuando lesdicen que quienes quieren impedir que algunavez lo sean son esos corruptos disfrazados depolticos nacionales y populares, se horrori-zan y repiten al unsono, en una histrica le-tana: Son todos unamanga de ladrones.Por suerte, a los ladrones se los lleva la pri-

    mera brisa de la historia. El resto,millones,resisten tempestadesms consistentes queesas lamentaciones histricas inspiradas porcrpulas con doble moral. Porque hay que de-cirlo, slo la inmoralidad de los verdaderossaqueadores del Estado puede sostener eserelato que les permite camuflar el traspaso dela riqueza de todos amanos de tan pocos.

    Rufianesmelanclicos de izquierdaPor cuatro ex cosacos del Ejrcito Rojo que

    se quedaron con los platos del juego de t delos Romanoff muchos son capaces de pedirla abolicin de la Revolucin Bolchevique.Ese es el nivel de anlisis de algunos neore-volucionarios, quienes al igual que sus pri-mos neoliberales, postulan que la corrup-cin es un cncer que termina desdibujandoa los modelos distribucionistas.Pero incluso no les alcanza con condenar a

    los criminales, tienen que hundir el barcoque los llevaba, aunque en el naufragiomueran millones de personas que nunca co-metieron un crimen.Aramburu pensaba igual, Rojas tambin, y

    el peronismo sobrevivi y volvi. Y si el pe-ronismo hubiera sido lo que decan de l porizquierda y por derecha, un hato de ladro-nes, ese retorno nunca hubiera ocurrido.Agarren su dcada ganada ymtansela en

    el orto. Y no digan que son casos aislados, hayque asumirlo, a los dirigentes de nobles causasno se les puede aceptar la vulgaridad del lujo.Son farsantes. Ya est, vi