el diamante ético

Download El Diamante ético

Post on 22-Mar-2016

229 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Fines educativos

TRANSCRIPT

  • Es de primera importancia lograr una metodologa que permita observar los

    derechos humanos desde visiones mltiples, pero situadas y contextualizadas1,

    puesto que una teora y una prctica crtica y contextualizada de los derechos

    requiere conocer el espacio y el contexto en que tiene lugar, de lo contrario

    incurrir en propuestas de tipo idealista y metafsico. Una historia de las ideas que

    d cuenta de las consecuencias prcticas de las formas de pensamiento idealista

    detallara de qu manera este tipo de propuestas es favorable a quienes detentan

    el poder y llevan adelante la hegemona cultural.2

    Los derechos humanos, como todo producto cultural, deben ser comprendidos en

    relacin con el marco que subyace a la prctica social. Dicho marco est

    compuesto por un determinado sistema de valores socialmente asumidos (siempre

    de carcter histrico y convencional) y de la forma de divisin social, sexual, tnica

    o territorial del hacer humano que se haya impuesto. Es necesario atender a estos

    aspectos, toda vez que dependiendo de la posicin que se ocupe en este sistema

    de relaciones, se tendr una posicin privilegiada o subordinada desde la cual

    acceder a los bienes necesarios para vivir dignamente, lo que condiciona la

    aproximacin.3 En palabras de Joaqun Herrera Flores:

    Los derechos humanos deben ser estudiados y llevados a la prctica polticamente, primero, desde un saber crtico que desvele las elecciones y conflictos de intereses que se hallan detrs de todo debate preado de ideologa, y, segundo, insertndolos en los contextos sociales, culturales y econmicos en que necesariamente nacen, se reproducen y se

    transforman.4

    Ahora bien, para evitar interpretaciones errneas es importante aclarar que el

    asumir que los derechos humanos, como todo fenmeno que acontece en una

    1 Herrera Flores, Joaqun. La reinvencin de los derechos humanos. Coleccin Ensayando. Ed.

    Atrapasueos. 2008, p. 134. 2 Herrera Flores, Joaqun. Los derechos humanos como productos culturales. Crtica del

    humanismo abstracto. Madrid: Catarata, 2005, pp. 177-178. 3 Herrera Flores, Joaqun. El arte como elogio del movimiento. Mimeo, p. 96.

    4 Herrera Flores, Joaqun. La reinvencin de los derechos humanos. Coleccin Ensayando. Ed.

    Atrapasueos. 2008, p. 45.

  • formacin social determinada, nicamente podrn ser comprendidos en el marco

    de los procesos sociales y econmicos que predominen en el contexto

    espacio/temporal, no implica una visin clausurada que conlleve a fatalismos

    deterministas. Dir Herrera Flores:

    Tambin partimos de que podemos construir propuestas normativas y realizar prcticas sociales que pueden usarse para transformar tales sistemas hegemnicos y proponer la bsqueda de alternativas reales y concretas si es que percibimos que los mismos conducen a injusticias y

    explotaciones del ser humano.5

    Al reivindicar una metodologa relacional que asuma la complejidad de los

    derechos humanos reconocidos en el marco de sus contextos, se quiere romper

    con una comprensin de stos como categoras completas, cerradas en s

    mismas, cual mnadas fijas e invariables, exentas de una historia ya tambin

    prefijada de antemano, abrindose, por el contrario, a la potencia dinamizadora

    que la apropiacin de stos derechos puede tener desde los procesos de

    bsqueda de alternativas en la construccin de esa historia.

    Desde el marco de comprensin ofrecido por la metodologa relacional descrita,

    Joaqun Herrera plantea una figura que esquematiza su concepcin compleja,

    historizada y relacional de los derechos humanos; ello lo hace con fines

    pedaggicos y de animacin de las prcticas, pues, tal y como l mismo reconoce,

    su intencin no es otra que favorecer el que se visualice la realidad de los

    derechos humanos en toda su profundidad, amplitud, complejidad e interactividad.

    Esta figura o metfora la denomina el diamante tico. Ella tiene como razn ltima

    favorecer el conocimiento y la accin a favor del empoderamiento necesario para

    que cada persona o colectivo pueda formular su concepcin de vida digna y

    disfrutar de ella. Dir Herrera Flores:

    5 Ibidem, pp. 81.

  • Como diamante nuestra figura pretende afirmar la indiscutible interdependencia entre los mltiples componentes que definen los derechos humanos en el mundo contemporneo. Y como diamante tico nos lanzamos a una apuesta: los derechos humanos vistos en su real complejidad constituyen el marco para construir una tica que tenga como horizonte la consecucin de las condiciones para que todas y todos (individuos, culturas, formas de vida) puedan llevar a la prctica su concepcin de la dignidad humana.

    6

    Desde una explcita, aunque renovada, visin marxista, el autor plantea que los

    derechos humanos slo pueden ser entendidos en el marco de la conjuncin de

    los procesos sociales y econmicos que atraviesan a la formacin social en que

    stos acontecen. En este sentido, los procesos sociales entiende que estn

    compuestos por la interaccin permanente entre el conjunto de ideas

    (producciones culturales, cientficas, artsticas, psicolgicas, teoras desde las que

    se comprende los derechos humanos, ideologas desde las que se legitiman y

    justifican las diversas prcticas sociales)7 y de instituciones (gobierno, familia,

    sistema educativo, medios de comunicacin, partidos polticos, movimientos

    sociales) que tienen lugar en una sociedad determinada. Por su parte, los

    procesos econmicos estn constituidos por la interaccin entre las fuerzas

    productivas (trabajo humano, equipamientos, recursos, tecnologas) y las

    relaciones sociales de produccin (es decir, interconexiones entre los grupos de

    seres humanos que tienen lugar en el proceso de crear, producir y distribuir

    productos: son, pues, relaciones de clase, de gnero, de etnia, mercantiles, entre

    otras).8

    Adems, y en continuidad con lo expuesto anteriormente, plantea que es

    necesario que estas categoras sean englobadas en interaccin dentro de

    contextos espacio-temporales concretos; en constante movilidad histrica y

    6 Herrera Flores, Joaqun. La reinvencin de los derechos humanos. Coleccin Ensayando. Ed.

    Atrapasueos. 2008, p. 107. 7 Herrera Flores, Joaqun. Hacia una visin compleja de los derechos humanos. En: El Vuelo de

    Anteo. Coleccin Palimpsesto 9. Derechos Humanos y Desarrollo. Bilbao: Descle De Brouwer, S.A., 2000, p. 56. 8 Ibidem, p. 40.

  • sometidas a formaciones discursivas y narrativas.9 Tener presente la interrelacin

    estrecha entre estos elementos al considerar los derechos humanos, nos permitir

    superar los sesgos y reduccionismos en que incurre la teora tradicional.10 El

    mismo Herrera Flores ofrece una sntesis de esta propuesta metodolgica:

    Los derechos humanos, como cualquier objeto de investigacin social vienen determinados y determinan el conjunto de ideas, instituciones, fuerzas productivas y relaciones sociales de produccin que predominan en un momento histrico, en un contexto espacio-temporal concreto y que son justificadas o criticadas por un conjunto de discursos y narraciones que constituye el universo simblico de legitimacin. No quiere decirse que el nico modo de entender un derecho sea englobndolo en todo este conjunto de relaciones. Pero lo que la metodologa relacional propone es que investiguemos los derechos en el marco de dicho proceso social global, eligiendo en cada momento la

    relacin clave que queremos resaltar.11

    Ya se ha comentado que la metodologa relacional desarrollada por el autor no

    implica necesariamente entender los derechos humanos, o alguno de ellos en

    particular, bajo todas las relaciones o conexiones posibles. La puesta en prctica

    de ste ejercicio metodolgico implica saber elegir qu relaciones del fenmeno es

    necesario atender, siempre cuidando de no olvidar la integracin de dicho

    fenmeno en la totalidad de lo real.12 Hecha esta aclaratoria, se presenta a

    continuacin (Ilustracin N 1) el esquema del diamante tico propuesto de

    Joaqun Herrera Flores, seguido de una breve descripcin de sus elementos

    constitutivos. Al observar esta figura es importante comprender que sus

    componentes no deben comprenderse desligados los unos de los otros, y que el

    conjunto debe interpretarse en movimiento continuo, no de manera esttica:

    9 Ibidem, p. 41.

    10 Herrera Flores, Joaqun. La reinvencin de los derechos humanos. Coleccin Ensayando. Ed.

    Atrapasueos. 2008, p. 82. 11

    Herrera Flores, Joaqun. Hacia una visin compleja de los derechos humanos. En: El Vuelo de Anteo. Coleccin Palimpsesto 9. Derechos Humanos y Desarrollo. Bilbao: Descle De Brouwer, S.A., 2000, p. 41. 12

    Herrera Flores, Joaqun. La reinvencin de los derechos humanos. Coleccin Ensayando. Ed. Atrapasueos. 2008. p. 133.

  • Ilustracin1: Diamante tico Fuente: Herrera Flores, Joaqun. La reinvencin de los derechos humanos. Coleccin

    Ensayando. Ed. Atrapasueos. 2008, p. 109.

    Los conceptos reflejados en el diamante sern presentados, siguiendo al mismo

    Herrera Flores, distinguiendo entre el eje material y el eje conceptual. Los

    elementos del diamante son entonces los siguientes:13

    En el eje material:

    Fuerzas Productivas: Conformado por las tecnologas, los tipos de trabajo y los

    procesos econmicos