el adios de la novia.pdf

Download el adios de la novia.pdf

Post on 26-Nov-2015

21 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

<ul><li><p>El adis dE la novia</p><p>MEg Rosoff</p><p>Traduccin del ingls deMara Porras snchez</p><p>Siruela Las Tres Edades</p><p>AdiosNovia.indd 5 03/07/12 12:50</p></li><li><p>Para Ann y Liz</p><p>AdiosNovia.indd 7 03/07/12 12:50</p></li><li><p>91</p><p>El da de su boda, Pell Ridley se escabull de su cama de madrugada, les dio un beso de despedida a sus hermanas y, tras sacar a Jack del brezal, donde soplaban la lluvia y el viento, lo meti en casa y le dijo que se marchaban. No es que Jack tuviera mucho que objetar, tratndose de un caballo.</p><p>No haba mucho que llevarse. Pan, queso y una botella de cerveza; un delantal limpio, una soga para Jack y un libro que perteneca a Mam con dibujos de pjaros realizados a carboncillo, que, aparte de ella, nadie hojeaba jams. Dej intacto su vestido de novia, extendido sobre una silla polvorienta.</p><p>Pell introdujo la mano en la mejor tetera y tante el interior en busca de las monedas ahorradas para su dote, rode el cuello de Jack con la soga y se dio la vuelta para marcharse.</p><p>Con la cabeza gacha y los ojos entrecerrados a causa de la lluvia, se detuvo al divisar una figura fantasmal en mitad del camino. Era tan insignificante como una polilla, pero sus ojos horadaban la oscuridad como dos antorchas.</p><p>Vuelve a la cama, Bean.Bean no cedi un pice.</p><p>AdiosNovia.indd 9 03/07/12 12:50</p></li><li><p>10</p><p>Pell suspir, tras comprobar que el valo plido que Bean tena por cara permaneca obstinadamente firme.</p><p>Por favor, Bean. Vuelve a casa. oh, Dios, pens Pell, no. Pero no tena sentido </p><p>pedirle a Dios que intercediera en algo que ya estaba decidido.</p><p>sin esperar a ser invitado, el chico se encaram a lomos de Jack. Como no le quedaba otra opcin, Pell se aup y se coloc tras l, sintiendo el calor de su delgado cuerpo junto al suyo. Y as fue como, con un relincho resignado por parte de Jack y sin ninguna lgrima por la suya, emprendieron el camino colina abajo en direccin al norte, que en ese momento pareca ser justo la direccin que conduca al resto del mundo.</p><p>Lo siento, Birdie susurr la chica, dedicndole un ltimo pensamiento al que hubiera sido su marido. Quiz en el ltimo minuto encontrara otra esposa. Quiz se casara con Lou. Cualquiera servir, pens, con tal de que no sea yo.</p><p>AdiosNovia.indd 10 03/07/12 12:50</p></li><li><p>11</p><p>2</p><p>El camino por delante. Qu cuarteto de palabras. Qu imagen de cielo azul y de colinas vrgenes y de senderos estrechos que se dirigan Dios sabe dnde y de sentirse libre libre y hambrienta, libre y helada, libre y empapada, libre y perdida. Cmo lamentarse por tales condiciones, comparadas con lo que le hubiera esperado?</p><p>Llevaban en el camino casi una hora cuando empez a clarear y llegaron a una aldea idntica a la que acababan de abandonar: un camino de entrada, uno de salida y un sendero menos transitado rodendola. Todos y cada uno de los habitantes conocan a Pell lo bastante bien como para saber que no debera estar levantada y alejndose de su casa a caballo en el amanecer del da de su boda, as que hizo que Jack se desviase lo bastante para bordear todas las aldeas, hasta que los nombres empezaron a sonarle extraos y la gente a su paso le result desconocida. Incluso entonces, para no arriesgar, continuaron en movimiento. se detuvieron una nica vez bajo un rbol para tomar un pedazo de pan moreno y un trago de cerveza.</p><p>Bean sigui cabalgando incluso cuando ella se desliz hasta el camino y ech a andar; su constitucin era tan ligera que Pell dud de que el caballo se percatase de su </p><p>AdiosNovia.indd 11 03/07/12 12:50</p></li><li><p>12</p><p>presencia. En los momentos en que Pell se senta abrumada por la tristeza, la duda y la sorpresa ante lo que haba hecho, Bean le sonrea como si quisiera animarla; sin embargo la mayor parte del tiempo se limitaba a estar sentado en silencio, mirando al frente.</p><p>Quieres volver a casa, Bean? En principio, su idea de libertad no le inclua a l.Pero Bean neg con la cabeza y Pell suspir. Lo he</p><p>cho, hecho est, pens, y no tiene sentido volver la vista atrs.</p><p>se dirigan a una feria de caballos en salisbury. Ms que un plan, era un punto de partida, pero les adentraba en la gran masa annima de Inglaterra, en la que convergan un nmero infinito de vidas. Lejos de Tierradenadie, lejos de Mam y Pap. Lejos de Birdie finch.</p><p>ser un buen marido le haba dicho su hermana Lou en ms de una ocasin. Y, adems, ya te gusta.</p><p>Pero monto a caballo mejor que l.Es esa tu mayor objecin? Lou deseaba que al</p><p>guien la mirase de la misma manera que Birdie miraba a Pell.</p><p>Tendr que servir ri Pell, y espole su caballo por el brezo.</p><p>Lou los contempl alejarse, con los labios apretados en gesto de desaprobacin.</p><p>Todos saban que Birdie y Pell se acabaran casando. Llevaban prometidos prcticamente desde que nacieron o, al menos, desde la primera vez que ella mont a caballo, justo despus de aprender a caminar, cuando se sent detrs de Birdie y se agarr a l con todas sus fuerzas. Ese poni no tena tiempo para nios, pero Birdie se aferr a l y Pell se aferr a Birdie, primero como si fueran hermanos y, ms tarde, con la cabeza enterrada entre sus hombros y los brazos rodendole la cintura.</p><p>Cuando seamos mayores le dijo l, te casars con el mejor herrero en dos condados a la redonda.</p><p>AdiosNovia.indd 12 03/07/12 12:50</p></li><li><p>13</p><p>Deberas casarte con Lou respondi Pell. Ella es la que quiere un marido.</p><p>l la mir, herido.No tengo nada que decirle a tu hermana, y lo sabes.Pell no poda llevarle la contraria, pues era cierto que </p><p>Lou odiaba el barro y los caballos a partes iguales, y sera la ltima persona en ayudar en un parto difcil o en agarrar a un caballo de las crines para subirse encima de l.</p><p>Hubo un tiempo muy al principio cuando la idea de casarse con Birdie haca que Pell se sintiera orgullosa, sobre todo por el hecho de ganarle a Lou, de quien todos pensaban que sera una esposa mejor. En aquellos das, los dos nios estaban juntos a todas horas, desde el alba hasta las ltimas luces del da, y no exista caballo que no pudieran atrapar, montar y domar. Antes de que fuera lo bastante mayor como para saber lo que era un beso, Birdie la haba besado y le haba dicho:</p><p>Bien, esto significa que algn da nos casaremos. Y al principio ella le haba credo porque as lo haba </p><p>querido, y ms tarde, porque no se le ocurra ninguna otra cosa en la que creer.</p><p>Justo ah le dijo Birdie un da, apuntando a un campo inculto junto a la casa de sus padres. Ah ser donde construyamos nuestra casa, que llenaremos de nios Birdie extendi los brazos, como si quisiera abarcar una multitud.</p><p>Pell se le qued mirando. Una casa repleta de nios? No tena ms que mirar a su madre desgastada e informe, con la vejiga floja, las venas azules y abultadas y los pechos secos como viejos pellejos de vino para rechazar ese plan. Y, peor an que la carga fsica, era el hecho de que vivir en un lugar as no acarreaba ms que desilusin, aburrimiento y monotona.</p><p>Trabajo, penurias y un puado de bocas que alimentar? Ni ahora, pens Pell, ni nunca.</p><p>AdiosNovia.indd 13 03/07/12 12:50</p></li></ul>