EL ADIOS A SAER

Download EL ADIOS A SAER

Post on 05-Nov-2015

214 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

m

TRANSCRIPT

<p>EL ADIOS A SAER : EL ESCRITOR MURIO AYER EN PARIS DE UN CANCER DE PULMON, A LOS 67 AOSJuan Jos SaerEl adis a un grande de la narrativa argentina</p> <p>Dej inconclusa su ltima novela, que haba planeado como la ms larga de su carrera. Iba a visitar el pas en octubre, como uno de los jurados del Premio Clarn de Novela.</p> <p>Mara Laura Avignolo.PARIS.CORRESPONSAL</p> <p>Slo le faltaban 40 pginas para terminar su novelaLa Grande, basada en la ltima sinfona de Schubert como idea-fuerza. Estaba soleado y veraniego Pars cuando lleg la noticia ayer, poco despus del medioda: Juan Jos Saer, el escritor argentino que viva en Francia desde 1968, muri por la maana en el hospital oncolgico Rousy, despus deuna dura batalla contra un cncer de pulmn.</p> <p>La conmocin se extendi a los amigos, a los intelectuales y a los argentinos, que asistirn a sus exequias en el cementerio de Pere-Lachaise, despus de su cremacin. Saer ser velado hoy en la morgue del parisino hospital Rousy desde la maana.</p> <p>Clara, su hija, y su esposa bretona, Laurence Gueguen, avisaron a sus ms ntimos amigos. Luego la noticia se extendi:Saer era queridoy, adems, inmensamente respetado en el mundo literario, donde lo consideraban una de las grandes figuras de la literatura en lengua espaola del siglo XX.</p> <p>El escritor estaba enfermo, pero despus de largas sesiones de quimioterapia, se haba convencido de que haba ganado la batalla. Una inesperada metstasis lo forz a la internacin la semana pasada, pero an el viernes confesaba a su mujer su esperanza de recuperar sus fuerzas. Se senta cansado, como si tuviera una interminable hepatitis, que le quitaba la energa para desplazarse. Nadie esperaba este final abrupto.</p> <p>La quimioterapia lo haba dejado agotado y su gran desafo era terminar la novela. En enero se haba excusado ante la Embajada argentina por su inasistencia a la recepcin ofrecida por el presidente Kirchner cuando lleg a Pars. Saer tena planeado viajar a la Argentina para visitar sus pagos en Santa Fe. Adems estaba entusiasmado con su participacin como jurado delPremio Clarn de Novela, junto con Jos Saramago y Rosa Montero, en octubre.</p> <p>Conmocin en Pars</p> <p>"No esperaba esto", admiti conmovido Napo, el mtico dibujante deTa Vicentay uno de sus buenos amigos en Francia. "Haba empezado a mejorar un poco. Nos conocamos de jvenes, de Santa Fe, de la poca de Juan Pablo Renzi", record Napo.</p> <p>Como todos los veranos, Saer haba alquilado una casa en Cadaqus, la playa catalana donde Dal tena su atelier, cuando descubri que no se senta bien el ao pasado. Fue internado con una pleuresa que, en realidad, fue producida por el ndulo en su pulmn. Despus, la enfermedad progres.</p> <p>"Eramos muy amigos. Nos conocamos desde la facultad en Rosario y cuando llegu exiliado a Pars, me ayud mucho. Discutimos nuestras diferencias polticas pero siempre fue solidario, un gran tipo. Su muerte es una verdadera sorpresa.El no sinti su prembulo. Hasta ayer le dijo a su mujer que tena confianza para seguir. Era para m uno de los grandes de la literatura en espaol, prolfico como pocos", confes el director de teatro y poeta argentino Hugo Herrera.</p> <p>Saer haba llegado con una beca de la Alianza Francesa a Francia en 1968 desde la Universidad del Litoral, donde estudi literatura y daba clases de Esttica en el Instituto del Cine. Obtuvo una ctedra de Esttica en la Universidad de Rennes donde se jubil tres aos atrs y decidi quedarse. Las editoriales francesas comenzaron a editar sus novelas, ensayos y poemas. Desde Seuil a Flammarion, las ms famosas casas de edicin de Pars, se interesaron por su obra, que fue traducida al ingls, francs, alemn, italiano, holands, sueco y griego.</p> <p>Sus 37 aos en Francia no lo hicieron olvidar ni sus races ni su maestra en el manejo de la lengua espaola. Colastin, el pueblito santafesino sobre el ro, donde creci, era parte desu anual peregrinacin a la Argentinajunto al ritual de los asados con los amigos. Su obsesin era el tiempo y la permanente presencia del ro, ligada a su infancia y a su pas, por el que senta esa rara sensacin de amor inmenso y agotamiento infinito por la permanente repeticin de la historia.</p> <p>"No quiero ver tus poemas traducidos, mostrame el original", reclamaba a sus amigos poetas, que se asombraban por cmo conservaba esa pureza del espaol, despus de tantos aos en Pars.</p> <p>Saer no lea traducciones: slo libros de filosofa y literatura en la lengua original y era un experto en la literatura griega. Sus primeras obras tenan una fuerte influencia de Dostoievski, como se puede observar enResponso, su primera novela.</p> <p>Hijo de Juan y Mara, "turcos, tenderos", inmigrantes nacidos en Damasco y llegados a la Argentina despus de la cada del Imperio Otomano, Saer se cas con la argentina Biby Castellaro, una profesora universitaria, con quien tuvo a Jernimo, su primer hijo. Despus de su divorcio volvi a contraer matrimonio con Laurence Guguen, una francesa de Bretaa. Luego naci Clara, hoy una estudiante de 25 aos.</p> <p>Sus amigos lo recuerdan como "generoso, inflexible, brillante, cultsimo, intransigente y cascarrabias". Cuando los argentinos comenzaron a llegar a Pars por docenas con la dictadura militar, Saer discuta con algunos el papel de la guerrilla, los errores de enrolarse en ella y sus tremendas consecuencias para el pas.</p> <p>"El era un alfonsinista de izquierda. Cuando ramos jvenes, era un militante universitario del MALENA, el Movimiento de Liberacin Nacional, junto a David y a Ismael Vias", record otro amigo de la poca.</p> <p>En un restaurante del parisino barrio 14, Saer comi con el ex presidente Raul Alfonsn y un grupo de amigos antes de que asumiera el gobierno de la Alianza.Estaba horrorizado por la esttica menemista, por los cambios culturales del pas, pero disenta con las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida.</p> <p>"No puedo sino destacar la actitud inmunda (no creo que haya otra palabra) de Menem la noche de las elecciones. Su manera de minimizar el proceso democrtico me pareci intolerable, una grosera frente a las instituciones", afirm entonces.</p> <p>Este profesor de Esttica se defini polticamente as: "No soy un escritor de izquierda sino una persona de izquierda. Me considero un socialista. Dira: un alfonsinista de izquierda, porque creo que Alfonsn tuvo ideas de cambio", declar entonces Saer.</p> <p>Dos rasgos recuerdan sus amigos y estn relacionados con su amor por el juego, por las interminables noches de pquer, en un club cerca de L'Opera. Con el whisky y las cartas, poda pasar las madrugadas en el club. Eso se completaba con su clan de amigos, no demasiados, pero inseparables. Diez aos atrs, Saer confes que haba dejado "la timba" y se haba vuelto ms casero.Si bien en sus ltimos libros aprendi a manejar la computadora,la mayor parte de su obra la escribi en unos cuadernitos y a mano. Su rutina era infatigable: escriba a la maana y a la tarde, regularmente. En la Universidad de Rennes enseaba tres veces por semana y preparaba concienzudamente sus clases, con su exquisita erudicin.</p> <p>Los gustos literarios</p> <p>A Saer no le gustaba hacer nombres pero distingua a los escritores de mercado de los que hacan literatura. Respetaba inmensamente a Antonio Di Benedetto y despreciaba infinitamente los libros del brasileo Paulo Coelho, al filsofo francs Bernard-Henri Lvy, "banales y mediticos". Jams ley a Martin Amis. Deca que con slo leer sus declaraciones le produca espanto.</p> <p>Tena una buena relacin con el escritor argentino Hctor Bianciotti. Pero entre sus mejores amigos en Francia estaba el cineasta Hugo Santiago, el poeta Armando Calveira y el director de teatro Ariel Goldemberg. Nunca tuvo una relacin cercana con Cortzar y su gran amigo "literario" en la Argentina era Ricardo Piglia.</p> <p>Algunos ven en Juan Jos Saer al verdadero heredero literario de Jorge Luis Borges. Pero l nunca se consider borgeano. Una vez fue a buscar a Borges al aero puerto de Rosario y lo llev a una conferencia en la Universidad del Litoral, cuando era docente. Pero lo mencionaba siempre, en una de sus frases: "Como dice Borges, lo primero que se nota en una lista son las omisiones".</p> <p>Martes 19 de Julio de 2005Una mirada a Juan Jos Saer?Con el tiempo, si es que estoy viva, tomar el color de la esterilla del silln, me ir volviendo amarillenta y lustrosa, pulida por el tiempo.??El tiempo de cada uno es un hilo delgado, transparente, como los de coser, al que la mano de Dios le hace un nudo de cuando en cuando y en el que la fluencia parece detenerse nada ms que porque la vertiente pierde linealidad.?Sombras sobre vidrio esmerilado?</p> <p>Se puede decir que su obra es tan rica como su capacidad literaria. Que se trata del escritor ms destacado de la literatura argentina actual. Pero nada de esto alcanza: para entender realmente de qu se est hablando cuando se habla de Saer, hay que leerlo. Vale la pena abandonarse a las palabras, dejarse seducir, enamorarse de su estilo.</p> <p>Entre Pars y Santa FeTreinta y siete aos en Francia no hicieron que olvidara sus races ni su maestra en el manejo de la lengua espaola. Haba nacido en Serodino, provincia de Santa Fe, en 1937, pero era Colastin, el pueblito donde creci, a orillas del ro, parte obligada de su anual peregrinacin a la Argentina.Repartiendo su tiempo entre Pars, Buenos Aires y Santa Fe, Juan Jos Saer logr ocupar ?y seguir ocupando? un lugar central en la literatura de nuestro pas y de habla hispana.En 1968 una beca de la Alianza Francesa llev a Saer desde la Universidad del Litoral ?donde estudi Literatura y daba clases de Esttica en el Instituto del Cine? a Pars. All obtuvo una ctedra de Esttica en la Universidad de Rennes. Treinta y cuatro aos permaneci en ese puesto, del que se jubil hace tres.Debi esperar mucho para ser reconocido, pero sigui fiel a su estilo.Un imaginario ?rescatado del ro? brilla con luz propiaSu escritura ?teida por la obsesin con el tiempo y la permanente presencia del ro, ligada a su infancia y a su amado pas? reenva una y otra vez a paisajes o personajes que se reiteran y toman nuevos significados en cada escrito, haciendo de un conjunto de textos ?ms all de las historias, y de los marcos argumentales?, un solo texto.Recorriendo las pginas de sus libros, no se puede dejar de or el sonido que emerge, poco a poco, en el universo callado de la lectura.Slo hay que dejarse llevar por su estilo tan particular: ese cuyos rasgos ms salientes son el uso de frases largas, y el manejo exquisito y ultrapreciso de la puntuacin.Algunos ejemplos:?La playita que se desplegaba a su izquierda, agitada por los baistas del atardecer, no es ahora ms que un recuerdo nuevo que baja a su memoria y un ruido de voces, risas y chapoteos que suena atrs y que va debilitndose a medida que el bayo amarillo trota por la orilla del agua hacia el horizonte casi anaranjado y verdoso detrs de los rboles enanos dispersos sobre la tierra amarillenta.?Nadie nada nunca."Otros, ellos, antes, podan. Mojaban, despacio, en la cocina, en el atardecer, en invierno, la galletita, sopando, y suban despus la mano, de un solo movimiento, a la boca, mordan y dejaban, durante el movimiento, la pasta azucarada sobre la punta de la lengua??La mayor."No hay, al principio, nada. Nada"Nadie nada nunca."... el paseo nocturno por el pueblo, el croar de las ranas, el canto intermitente de los grillos, que acompaa desde siempre, y sin duda precede, la noche humana...?Glosa."Las llamas suben ms y ms y se multiplican. Producen un sonido seco"El limonero real. "Amanecey ya est con los ojos abiertos"El limonero real.Su obra"...decir que Juan Jos Saer es el mejor escritor argentino actual es una manera de desmerecer su obra. Sera preciso decir, para ser ms exactos, que Saer es uno de los mejores escritores actuales en cualquier lengua y que su obra ?como la de T. Bernhard o la de Samuel Beckett? est situada del otro lado de las fronteras, en esa tierra de nadie que es el lugar mismo de la literatura..."Ricardo PigliaSaer fue traducido al ingls, francs, alemn, italiano, holands, sueco y griego.Toda su obra en castellano est editada por Seix Barral (tambin se consiguen algunas ediciones de Alianza, Ariel y Centro Editor de Amrica Latina).Libros de cuentos:En la zona(1960)Palo y hueso(1965)Unidad de lugar(1967)La mayor(1976)Lugar(2000)Novelas:Responso(1964)La vuelta completa(1966)Cicatrices(1969)</p> <p>El limonero real(1974)Nadie nada nunca(1980)El entenado(1983)Glosa(1985)La ocasin(1986, Premio Nadal)Lo imborrable(1992)</p> <p>La pesquisa(1994)Las nubes(1997)La grande(2005, est en duda si termin o no de corregirla)Ensayos:En 1983 publicNarraciones, antologa en dos volmenes de sus relatos.En 1986 apareciJuan Jos Saer por Juan Jos Saer, seleccin de textos seguida de un estudio de Mara Teresa Gramuglio.En 1988,Para una literatura sin atributos, conjunto de artculos y conferencias, editado en Francia.En 1991 public el ensayoEl ro sin orillas, con gran repercusin en la crtica.En 1997,El concepto de ficcin.Poesa:El arte de narrar(1977)Juan Jos Saer muri en Pars el 11 de junio de 2005, a los 67 aos, despus de una larga lucha contra un cncer de pulmn.</p> <p>juan jos saer entrevistado por horacio gonzlezEntrevista de Horacio Gonzlez acompaado por Jorge Alonso, Fabin Vernetti, Pablo Sevilla y Fernando Peirone. Se indica con las iniciales del apellido sus intervenciones.P: No nos conocemos, y usted se preguntar qu hacemos ac. Nuestra intencin es escribir una especie de crnica de viaje: salir de un lugar chico como Venado Tuerto, donde la cultura est presente en la medida en que uno hace el esfuerzo de verla, hacia un lugar como ste (Buenos Aires) al que llegamos para hacerle una entrevista a Saer y donde la cultura est.S: Est y no est, en realidad en un lugar como ste, por un lado est la cultura, que es menos visible que el mercado; ac est el mercado, eso es evidente, es una especie de feria de vanidades, feria en el sentido del lugar donde uno va a comprar hortalizas, carne, etc., despus est la cultura que es una cosa que se va elaborando lenta y laboriosamente; para m la ensima exposicin de un pintor, mil veces reconocido, vendido y revendido, no es un hecho cultural, es un hecho mundano, comercial o lo que fuera; la aparicin de un pintor que va elaborando sus cosas, a veces en la oscuridad o en la semioscuridad o como fuere me parece que es la cultura, ese es el trabajo de la cultura y la concrecin se va haciendo lentamente, la sedimentacin es extremadamente lenta, no se puede decretar una cultura o un cambio de cultura, muchos han querido hacerlo, algunos gobiernos no solamente autoritarios sino supuestamente democrticos, la cultura democrtica tampoco se puede decretar, tiene que ir apareciendo lentamente. La cultura es, generalmente, una cosa que se va sedimentando poco a poco, a travs del tiempo, de los aos, de los siglos; la cultura argentina se ha ido unificando desde la aparicin de algunos grandes escritores o pensadores como Sarmiento o Alberdi; ha ido sedimentando y transformando, de modo que la cultura argentina hoy no es la misma que en 1920 o 1900; por ejemplo la cultura li...</p>