diplomacia 63

Download Diplomacia 63

Post on 09-Mar-2016

232 views

Category:

Documents

5 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Revista de política exterior

TRANSCRIPT

  • DIPLOMACIASIGLO XXI

    DIPLOMACIASIGLO XXI

    N63 Diciembre 2010 / 6

    As ejerce sus poderes reservados ante la autoridadpoltica desde Churchill a Cameron

    Isabel IICmo afrontar cincuentay ocho aos de reinadocon doce Primeros Ministros

    Isabel IICmo afrontar cincuentay ocho aos de reinadocon doce Primeros Ministros

    As ejerce sus poderes reservados ante la autoridadpoltica desde Churchill a Cameron

  • Sumario Summary

    Presidente: Julio ArizaConsejero delegado:Jos Manuel Diez Quintanilla

    Director: Santiago Velo de Antelo

    Presidente Consejo Editorial:Daniel Prez del Castillo

    Maquetacin: Vctor GarcaProtocolo: Jos Carlos SanjuanRR.PP.: Faustino PardavilaArchivo y Documentacin: M JessNistal, B. Fernndez, J. Fernndez y P.Pesqueira Fotografa: Carmen G.Benavides y Eduardo MndezComunicacin: lvaro Medina

    Colaboradores: Santiago Chamorro, JavierHergueta, Pablo de Benavides, EloyYbaez, Felio Villarrubias, Tomas Solis,Vicente Blanco, Antonio Milln, AlvaroRodrguez, Fernando de Salas, AlfonsoLpez Perona, Santiago Martnez-Caro,Carlos Lozano, Nicolas Martn Cinto, EmilioPrez de Agreda, Jos Angel Lopez Jorrin,Fernando de la Serna, J. Manuel PazAgeras

    Edita: EDICIONES SILADirectora Comercial: Angeles DurnSubdirector Comercial:Luis M BosqueCoordinadora de Publicidad: Luca LpezP de la Castellana 36-38, 10 pl.28046 MadridTfno.: 91 423 76 00 Fax.: 91 511 13 14email: llopez@intereconomia.com

    Redaccin y administracin:P Castellana, 36-38. 28046 MadridTfno.: 91 423 47 21 Fax: 91 510 91 79email: diplomacia@intereconoma.com

    Delegacin en Barcelona: Javier MendozaGran Va de las Cortes Catalanas, 311 Bis08007 Barcelona Tfno.: 93 342 71 20Diplomacia es miembro de:

    Depsito legal: M-14873-1995

    DIPLOMACIASIGLOXXI

    Revista para el Cuerpo Diplomtico,el Servicio Exterior y laAlta Empresa

    Es una publicacin del

    N63. Noviembre - Diciembre 2010

    El fenmeno del Tea PartyPor Jacobo RodrguezWalker, experto en las relaciones EEUU - EspaaThe Tea Party phenomenon

    La nica manera de vencer al terrorismo definitivamentePor Azeem Ibrahim, del Programa Internacional de Seguridad de HarvardThe onlyu way to end with definitly with terrorism

    Isabel II: Cincuenta y ocho aos de reinadoPor Paul Gordon, Sec. Gral. del Conservative Party en EspaaElisabeth II: A reign of fifty eight years

    Las ex provincias espaolas de Ifni y SharaPor Lucio Curriel Torres, Comandante de InfanteraFormer Spanish provinces of Ifni and Sahara

    Las islas Senkaku y la tensin chino-japonesaPor Arturo Prez Martnez, Embajador de Espaa en DhakaChinese-Japanese tensions about Senkaka

    El proceso de la Unin Europea para el MediterrneoPor Fernando de Salas, ex Rector de la SEIThe European Unions process for the Mediterranean

    El otro bicentenarioPor Miguel Ayuso, Catedrtico, director del Consejo de Estudios Felipe IIThe other Bicentenary

    Los desafos de Dilma RousseffPor Dabniel Prez del Castillo, DiplomticoDilma Rousseffs challenges

    Literatura diplomticaLibros de los Embajadores A. Ballesteros y F. RiquelmeDiplomatic literature

    ESPECIAL SUPLEMENTO PROTOCOLO

    Arabes cristianosDrigido por Jos Luis Orella y la colaboracinde Samir Khalil, Pedro J.Martnez Recalde yAngel Expsito CorreaChristian arabs

    Pg.54Pg. 46 Pg. 52

    Pg. 14Pg. 06 Pg. 20

    06

    10

    14

    20

    24

    46

    52

    54

    62

    27

    n63 DIPLOMACIA siglo XXI 3

  • EditorialEditorial

    An issue to reflect onTHE image ofQueen Elizabeth II allows us to reflect on therole ofmonarchy in countries with a similar tradition duringcenturies. As in Spain, there is some concern in Britain abouthownewgenerations will accept the heirs to the throne.There is also an article about Ifni and Western Sahara, for-mer Spanish territories and the way of being transferred toMorocco. The editorial mentions the combined manooeu-

    vres of British and Moroccan troops near Marrakech.There are also other articles about the Tea Party move-ment in United States, an analysis on terrorism, Chineseand Japanese about Shenkaku islands, the challenges ofthe future president of Brazil Dilma Rousseff and a specialsection about the situations of Christian communities in theMiddle East.

    Un editorial para recapacitarDe la Realeza al Shara o las maniobras de Gibraltar

    pasando por Wikileaks y el adios de Curro

    UN nmero para recapacitar.As podemos considerar esteejemplar de la revista Diplo-macia Siglo XXI, que plantea dife-rentes temas desde diversos puntosde vista que permitan la reflexin.

    La portada dedicada a la ReinaIsabel II nos ha de hacer reflexionarsobre el papel de la monarqua enpases con esta tradicin centenariacomo Espaa, y que nos permite unnivel de interlocucin en las relacio-nes bilaterales impensable con otrotipo de jefatura del estado. En el Rei-no Unido, como en Espaa, tienenun problema similar, la forma en quelos respectivos herederos, cuando lle-guen al trono, vayan a ser vistos porlas nuevas generaciones de sbditos.

    Invitamos tambin para la refle-xin en cuanto al Shara Occidental.Un anlisis histrico pero sin mirar aotro lado a la hora de enjuiciar el pro-blema con una perspectiva actual. En este caso encontra-mos que lamano de EstadosUnidos ser la que decida el fu-turo de esta estratgica regin, especialmente ahora cuandoAl-Qaeda ya llega hastaMauritania yMarruecos es socio es-tratgico de Occidente. Un comentario del embajador An-gel Ballesteros en su ltimo libro da que pensar.Mejor tenera los doscientos mil soldasdos marroques pendientes delShara como ahora, que mirando a Ceuta yMelilla.

    Por cierto, que relacionado con Marruecos, llama mu-cho la atencin las recientes maniobras entre el RegimiemtoReal de Gibraltar y los paracaidistas del ejrcito marroqu.Fuentes consultadas por Diplomacia confirman que las ma-niobras, que han recibido el nombre de Ejercicio Jebel Sa-hara, se desarrollaron en una zona de 400 kilmetros cua-drados prxima a la ciudad de Marrakech, al sur del pas.En total, unos 180 soldados del Royal Gibraltar Regimentel destacamentomilitar con base en el pen- participaron

    en estos ejercicios. Unmes antes delinicio de estas operaciones, concre-tamente el 18 de septiembre, elRoyal Gibraltar Regiment convo-c a quince oficiales marroques dela brigada paracaidista de infanteraal Pen. Llegaron a bordo de unC160 de la Fuerza Area marroqu.Y todo esto se produce mientras elministro principal del Pen, PeterCaruana, pide para Gibraltar unstatus como el de Andorra. Es decir,la independencia como pas.

    El embajador Arturo PrezMar-tnez nos abre las puertas de un con-flicto que sigue manteniendo unadisputa abierta entre dos potenciascomoChina y Japn, las islas Senka-ku, sobre las que ningn pas pareceestar dispuesto a renunciar.

    Bicentenario de Amrica, TeaParty, anlisis sobre el terrorismo in-ternacional, Brasil con la llegada de

    Dilma en lugar de Lula, la evolucin poltica del rea delMediterrneo tras la suspensin de la Cumbre de Barcelonay un suplemento especial dedicado a la situacin que vivenlos catlicos rabes en diferentes pases de mayora musul-mana son los temas de nuestro men. El primer nmerotras la salida de Miguel Angel Moratinos comoMinistro deAsuntos Exteriores, quin, una vez ms, ha dejado claro elpor qu de su apelativo de Curro, con un ministerio que,a sus rdenes, ha trabajado a un rtmo fuerte durante estosltimos aos.

    Mientras, esperamos incrdulos la salida de nuevos do-cumentos confidenciales deWikiLeaks, que en el fondo, noson ms que los informes de embajadores y cnsules gene-rales a sus diferentesministerios, pero que, publicados, pue-den dar una mala impresin. Esperemos que el Departa-mento de Estado de Estados Unidos ponga punto y final aesta salida de informacion confidencial.

  • Tea Party Tea Party

    ELTea-Party americano es un fenmeno re-lativamente reciente, que est convulsio-nando a la sociedad norteamericana y po-niendo en jaque a la progresa occidental, adqui-riendo un gran respaldo social. Toma su nombrede la protesta de la sociedad americana ante elgravamen de impuestos que recayeron sobre el ta finales del siglo XVIII, y que desembocaron enel lanzamiento al mar de toneladas de este pro-ducto en el puerto de Boston.

    Si la sociedad americana dio entonces un gri-to de protesta ante lo que crea una injusticia, es-te movimiento, faccin o como quiera llamarse,vuelve a gritar ahora ante lo que para la sociedadamericana resulta otro escndalo: La deriva mo-ral y econmica de la administracin Obama y lafalta de respuesta adecuada de la estructura re-publicana.

    Sin llegar a ser un third Party, su influenciaest adquiriendo ms y ms importancia da a

    El fenmeno delTea Party

    DIPLOMACIA siglo XXIn636

  • da, siendo rara la jornada en laque no aparezcan en los medios esta-

    dounidenses, provocando un serio problema enel partido Republicano. La victoria en las prima-rias republicanas en Delaware de la candidataChristina ODonell, miembro del tea party, fren-te al candidato oficial republicano es una buenamuestra de lo que sucede. Y slo fue el principiocomo se vieron en las recientes mid term elec-tions.

    Es obvio de que la sociedad americana no tie-ne nada que ver con la espaola. En Espaa, yapueden caer los chuzos de punta, que antecualquier escndalo poltico o moral, nadie semoviliza ni protesta, mientras no le toquen el

    bolsillo, y ltimamente ni siquiera ante esta situa-cin. Lo que ms se llega a hacer, en lo que creenel colmo de la movilizacin es unirse a grupos deredes social o mandar correos electrnicos a ins-tituciones pblicas protestando por tal o cual,acabando estas protestas con un click del ratn.

    Es curioso que llegado elmomento oportuno,estas redes sociales o plataformas civicas, suelenreconducir el voto de sus seguidores hacia el par-tido que corresponda. Estas plataform