crescendo saga hush hush, becca fitzpatrick

Download Crescendo Saga Hush Hush, Becca Fitzpatrick

Post on 15-Aug-2015

57 views

Category:

Entertainment & Humor

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  1. 1. Pgina2
  2. 2. Pgina3 Foros Foro Purple Rose: www.purplerose1.com Foro Alisheas Dreams: www.alisheadreams.com Moderadora Sheilita Belikov Staff de Traduccin AndreaN Annaev Anne_Belikov Cowdiem CyeLy DiviNNa Dani Elamela Ellie Flochi Ilimari Cipriano Inma Isabella Kiiariitha Kroana Lexie22 Maka.Mayi PaolaS paovalera Sheilita Belikov Sera Vanille Virtxu Staff de Correccin Dessy.! Masi Milliefer Mona Nella07 Tibari V!an* Virtxu Recopilacin y Revisin Masi Mona Diseo AndreaN A G R A D E C I M I E N T O S
  3. 3. Pgina4 ndice Sinopsis 6 Prlogo 7 Captulo 1 12 Captulo 2 24 Captulo 3 40 Captulo 4 50 Captulo 5 60 Captulo 6 68 Captulo 7 79 Captulo 8 90 Captulo 9 101 Captulo 10 109 Captulo 11 118 Captulo 12 130 Captulo 13 147 Captulo 14 159 Captulo 15 169 Captulo 16 181 Captulo 17 190 Captulo 18 200 Captulo 19 212 Captulo 20 219 Captulo 21 223 Captulo 22 230 Captulo 23 234 Captulo 24 238 Captulo 25 250 Tempest 260 Acerca de la autora Becca Fitzpatrick 261
  4. 4. Pgina5
  5. 5. Pgina6 ora debera haber sabido que su vida estaba lejos de ser perfecta. A pesar de haber empezado una relacin con su ngel de la guarda, Patch quin, quitando a un lado el ttulo, puede ser descrito como algo ms que angelical, y de sobrevivir a un atentado contra su vida, las cosas no van mejor. Patch est comenzando a alejarse y Nora no comprende si es porque est interesado en el bien de ella o porque su inters se ha ido hacia su archi- enemiga, Marcie Miller. Por no mencionar que Nora est siendo atormentada con las imgenes de su padre, y ella comienza a obsesionarse realmente con la averiguacin de lo que en verdad le pas esa noche que se fue a Portland y nunca volvi a casa. La fuerte Nora cada vez profundiza ms en el misterio de la muerte de su padre, ms se llega a cuestionar si su linaje Nefilim tiene algo que ver con ella, as como por qu parece estar en peligro ms que cualquier muchacha promedio. Desde que Patch no responde a sus preguntas y simplemente parece quedarse en su camino, ella tiene que comenzar a encontrar las respuestas por su propia cuenta. El confiar demasiado sobre el hecho de que ella tiene un ngel de la guarda pone a Nora en peligro una y otra vez. Pero realmente puede ella confiar en Patch o acaso l esconde an un secreto ms oscuro del que podra imaginarse? N
  6. 6. Pgina7 Coldwater, Maine Hace Catorce Meses Traducido por CyeLy DiviNNa Corregido por Tibari os espinosos dedos del rbol de manzana araaban el cristal de la ventana detrs de Harrison Grey, moviendo las orejas de su perro como si fueran hojas. Ya no era capaz de leer a travs del estruendo. Un viento furioso de primavera se haba lanzado contra la casa durante toda la noche, gritando y silbando, haciendo que las persianas se golpearan contra el listn con un repetitivo bang! bang! bang! El calendario quiz haba cambiado a marzo, pero Harrison saba que no deba pensar que la primavera estaba en camino. Con una tormenta soplando, l no se sorprendera de encontrar el campo de hielo congelado y blanco por la maana. para ahogar el grito agudo del viento, Harrison golpe el mando a distancia, apareciendo Ombra mai fu de Bononcini. Luego puso otro leo al fuego, preguntndose, no por primera vez, si hubiera comprado la casa de haber sabido la cantidad de combustible que necesitaba para mantener clido este cuarto, por no hablar de los otros nueve. El telfono son. Harrison lo tom a la mitad del segundo timbre, esperando or la voz de la mejor amiga de su hija, que tena la mala costumbre de llamar a ltima hora de la noche para preguntar por los deberes. Una respiracin rpida y superficial sonaba en su odo antes de que una voz rompiera el silencio. Tenemos que verte. Cmo de pronto puedes estar aqu? La voz flot para Harrison, como un fantasma de su pasado, dejndole los huesos helados. Haba pasado un largo tiempo desde que haba odo la voz y lo que escuchaba ahora slo poda significar que algo haba salido mal. Terriblemente mal. Se dio cuenta de que la mano con la que sostena el telfono estaba cubierta de sudor, y su postura rgida. Una hora respondi rotundamente. Tard en colgar el auricular. Cerr los ojos, su mente viajaba sin querer volver. Hubo una vez, hace quince aos, cuando se qued paralizado al escuchar el timbre del telfono, los segundos golpeando como tambores mientras esperaba la voz en el otro extremo. Con el tiempo, con un pacfico ao sustituido por otro, l finalmente se convenci de que era un hombre que tena que correr ms rpido que los secretos de su pasado. Era un hombre que viva una vida normal, un hombre con una hermosa familia. Un hombre sin nada que temer. En la cocina, de pie sobre el fregadero, Harrison se sirvi un vaso de agua y lo arroj hacia atrs. En completa oscuridad, y su reflexin le devolvi la mirada L
  7. 7. Pgina8 desde la ventana del frente. Harrison asinti con la cabeza, como para decirse a s mismo que todo estara bien. Pero sus ojos estaban cargados de mentiras. Se afloj la corbata para aliviar la tensin en su interior que pareca estirar su piel, y se sirvi una segunda copa. El agua nadaba con inquietud dentro de l, amenazando con volver arriba. Dej el vaso en la pila del fregadero, busc las llaves del coche en el mostrador, vacilante, como si fuera a cambiar de opinin. Harrison acerc el coche a la acera y apag los faros. Sentado en la oscuridad, fumando, vio la hilera de casas de ladrillo destartalado de los barrios bajos de Portland. Haca muchos aos quince para ser exactosdesde que haba puesto los pies en el barrio, y confiando en su memoria oxidada, no estaba seguro de que estuviera en el lugar correcto. Abri la guantera y sac un trozo de hojas de papel amarillentas. Monroe 1565. Estaba a punto de girar el coche, pero el silencio en las calles le molestaba. Al tocar debajo de su asiento, sac un revlver Smith & Wesson cargado y lo guard en la cintura de sus pantalones en la parte baja de la espalda. No haba apuntado un arma de fuego desde la universidad, y nunca fuera de un campo de tiro. La idea slo clara en su cabeza palpitaba esperando que an pudiera decir lo mismo en una hora. Las tapas de los zapatos de Harrison sonaban con fuerza en el pavimento desierto, pero no hizo caso al sonido, eligiendo en su lugar centrar su atencin en las sombras proyectadas por la luna plateada. Encogindose ms en su abrigo, pas los estrechos patios de tierra encajonada por vallas metlicas, las casas ms all estaban a oscuras y en un inquietante silencio. Dos veces haba sentido como si lo estuvieran siguiendo, pero cuando mir hacia atrs, no haba nadie. En el 1565 de Monroe, se alej de la puerta y vol en crculos en torno a la parte trasera de la casa. Llam una vez y vio una sombra detrs moviendo las cortinas de encaje. La puerta estaba agrietada. Soy yo dijo Harrison, manteniendo la voz baja. La puerta se abri apenas lo suficiente para admitirlo. Te han seguido? le pregunt. No. Ella est en problemas. El corazn de Harrison se aceler. Qu tipo de problemas? Una vez que cumpla los diecisis aos, l vendr por ella. Necesitas llevrtela lejos. En alguna parte donde nunca pueda encontrarla. Harrison sacudi la cabeza. No entiendo Fue cortado por una mirada amenazante. Cuando hicimos este acuerdo, te dije que habra cosas que no podas entender. Diecisis aos es una maldicin en mi mundo. Eso es todo lo que necesitas saber concluy bruscamente.
  8. 8. Pgina9 Los dos hombres se miraban uno a otro, hasta que al final Harrison asinti cauteloso con la cabeza. Hay que cubrir sus pistas le dijeron. Dondequiera que vayas, tienes que empezar de nuevo. Nadie puede saber que provena de Maine. Nadie. Nunca dejarn de buscarla. Entiendes? Entiendo. Pero, su esposa? Podra Nora? La visin de Harrison se adapt a la oscuridad, y observ con curiosa incredulidad que el hombre de pie delante de l no pareca haber envejecido ni un da desde su ltima reunin. De hecho, no haba envejecido ni un da desde la universidad, cuando se conocieron como compaeros de cuarto y se convirtieron en amigos rpidamente. Un truco de las sombras?, Harrison se pregunt. No haba nada ms a qu atribuirlo. Una cosa haba cambiado, sin embargo. Haba una pequea cicatriz en la base de la garganta de su amigo. Harrison tom una mirada ms cercana a la desfiguracin e hizo una mueca. Una quemadura, alzada y brillante, apenas ms grande que un cuarto. Era la forma de un puo cerrado. Para su sorpresa y horror, se dio cuenta de que su amigo haba sido marcado. Como ganado. Su amigo sinti la direccin de la mirada de Harrison, y sus ojos se volvieron de acero, a la defensiva. Hay gente que me quiere destruir. Que quieren desmoralizar y deshumanizarme. Junto con un amigo de confianza, he formado una sociedad. Ms miembros estn ponindose en marcha todo el tiempo. Se detuvo a mitad de la respiracin, como si no estuviera seguro de cunto ms deba decir, entonces termin bruscamente. Nosotros, los de la sociedad, estamos organizados para darnos proteccin, y he jurado lealtad a ella. Si me conoces tan bien como lo hiciste alguna vez, sabes que voy a hacer lo que sea necesario para proteger mis intereses. Hizo una pausa y aadi casi ausente. Y mi futuro. Ellos te marcaron dijo Harrison, esperando que su amigo no detectara la repulsin que se estremeca a travs de l. Su amigo simplemente lo mir. Despus de un momento Harrison asinti con la cabeza, sealando que entenda, aunque l no lo aceptaba. Cuanto menos supiera, mejor. Su amigo lo haba dejado claro muchas veces. Hay algo ms que pueda hacer? Slo mantenerla a salvo. Harrison se ajust las gafas hasta el puente de la nariz. Comenz con torpeza. No pens que te gustara saber que est creciendo sana y fuerte. La llamamos Nor No quiero que me recuerdes su nombre su amigo interrumpi severamente . He hecho todo lo que est en mi poder para acabar con ella en mi mente. No quiero saber nada de ella. Quiero que mi mente est limpia de cualquier rastro de ella, as que no tengo nada que dar a ese bastardo. Le dio la espalda, y Harrison tom