casablanca - nro.23

Download Casablanca - Nro.23

Post on 01-Dec-2015

39 views

Category:

Documents

8 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • CONTENIDO noviembre Las personas formadas cine-

    matogrficamente r a r a vez lo es-tn polticamente, y viceversa.

    Jean-Luc Godard

    nmero 23

    Director de publicaciones: Fernando Rodrguez Trueba. Consejo de Redaccin: Jaime Borrell. Jos Miguel Jurez y Fernando Rodrguez Trueba.

    Director periodista: Jos Mara Visea Bustamente. Redaccin: Valeria Ciomp y Julio Snchez Valds.

    Confeccin: Manuel Jular. Fotografa: Femando Crdenas , Miguel Fernndez y Oscar Surez.

    Colaboradores: Carlos Boyero, Jos Mara Carreo, Juan Cueto, Dolores Devesa, Jos Luis Guarner, Ignacio Gutirrez-Solana, Ignacio Fernndez Bourgon, Juan Hernndez-Les , Miguel Manas, Pachin Marinero, Manolo Marinero, Marcos Ordez ,

    Santiago l 'ozo, Jos Ruiz, Fernando Savater y Felipe ^ ega. Corresponsales: Jcan Gadner (Hollywood) y Franco Mortar i (Roma).

    CARPENTER John Carpenter pertenece, junto con George Romero y David Cronenberg, al grupo de jve nes directores americanos responsables del resurgimiento del cine de terror de bajo presu-puesto. Su ltimo trabajo, La Cosa un falso remake de Hawks, segn explica el mismo Carpenter en la entrevista que publicamos, se diferencia de sus pelculas anteriores (Asalto a la comisaria N. 13, La niebla. La noche de Halloween, Rescate en Nueva York) ms por la disponibilidad de medios que por el estilo que las caracterizaba.

    Pg. 21

    Juan Cueto, pg. 4. Savater, pg. 13. Televisin, pg. 56. Libros, pg. 58.

    CINCO DEL CINE ESPAOL

    Este otoo trae consigo lo que podramos lla-mar el boom del cine espaol. En este nmero entrevistamos a cinco de los que han estrenado o van a estrenar pelculas. Desde consagrados como Manuel Gutirrez Aragn, hasta gente que hace su primera pelcula, como es el caso de Jos Luis Cuerda, pasando por Pedro Almo-dvar, Fernando Colomo y Fernando Trueba.

    Pg. 30

    EL OTRO HOLLYWOOD Ms o menos todos conocemos la historia del Hollywood dorado, el esplendor. Lo que ya no se conoce tanto son esas otras historias de suicidios, alcohlicos y adictos a la herona, en las que muchas de las grandes estrellas estaban involucradas. Esa otra cara de la desesperacin y la locura. Hollywood no slo era el dulce hogar de los agraciados, tambin era el nido de los desesperados.

    Pg. 15

    CRITICAS Misslng, pg. 50. Poltergeist, pg. 51. Fitzcarrado, pg. 52. Comedia sexual de una noche de

    verano, pg. 53. Cromosoma 3, pg. 54.

    Edita: Prensa Cinematogrfica, S. A . Copyright: Los Redactores y Prensa Cinematogrfica. Todos los derechos reservados. Los manuscritos no se devuelven.

    La revista no se identifica necesariamente con los trabajos publicados. Los artculos no comprometen ms que a sus autores. Redaccin, administracin y publicidad: Joaqun Costa, 14. Madrid-6. Telfono: Administracin, publicidad y suscripciones: 411 56 02-03.

    Edita: Prensa Cinematogrfica, S. A. Delegado en Barcelona: Ignacio Riera. Sagrado Corazn, 17-2., I." Sarria. Barcelona. Telfono: 203 86 78.

    Distribuye: MIDESA. Carretera de Irn, Km. 13 (Madrid). Imprime: Rivadeneyra, S. A. Cuesta de San Vicente, 26. I.S.S.N. 0211 -8807, - Dep. legal: M . 121-1981.

  • M G M

    INMINENTE ESTRENO E N TODA ESPAA

    Una pelcula mtica GLBE F I L M S , S. A.

    JAMES MASONSHELLEY WINTERS PETER SELLERS* SUE LYON

    Guin de Vladimir Nabokov^ basado en su novela ''LOLITA'

  • 4 > \

    nmero 23 CONTENIDO noviembre Las personas formadas cine-

    matogrficamente r a r a vez lo es-tn polticamente, y viceversa.

    Jean-Luc Godard

    Director de publicaciones: Fernando Rodrguez Trueba. Consejo de Redaccin: Jaime Borrell, Jos Miguel Jurez y Fernando Rodrguez Trueba.

    Director periodista: Jos Mara Visea Bustamente. Redaccin: Valeria Ciomp y Julio Snchez Valds.

    Confeccin: Manuel Jular. Fotografa: Femando Crdenas , Miguel Fernndez y Oscar Surez.

    Colaboradores: Carlos Boyero, Jos Mara Carreo, Juan Cueto, Dolores Devesa, Jos Luis Guarner, Ignacio Gu t i r r ez -So lana , Ignacio Fernndez Bourgon, Juan Hernndez-Les , Miguel Manas, Pachin Marinero, Manolo Marinero, Marcos Ordez ,

    Santiago l 'ozo, Jos Ruiz, Fernando Savater y Felipe \. Corresponsales: Jean Gadner (Hollywood) y Franco Mortar i (Roma).

    CARPENTER John Carpenter pertenece, junto con George Romero y David Cronenberg, al grupo de jve-nes directores americanos responsables del resurgimiento del cine de terror de bajo presu-puesto. Su ltimo trabajo, La Cosa un falso iiremalce de Hawks, segn explica el mismo Carpenter en la entrevista que publicamos, se diferencia de sus pelculas anteriores (Asalto a la comisara N, 13, La niebla, La noche de Halloween, Rescate en Nueva York) ms por la disponibilidad de medios que por el estilo que las caracterizaba.

    Pg. 21

    Juan Cueto, pg. 4. Savater, pg. 13. Televisin, pg. 56. Libros, pg. 58.

    CINCO DEL CINE ESPAOL

    Este otoo trae consigo lo que podramos lla-mar el boom del cine espaol. En este nmero entrevistamos a cinco de los que han estrenado o van a estrenar pelculas. Desde consagrados como Manuel Gutirrez Aragn, hasta gente que hace su primera pelcula, como es el caso de Jos Luis Cuerda, pasando por Pedro Almo-dvar, Fernando Colomo y Fernando Trueba.

    Pg. 30

    EL OTRO HOLLYWOOD Ms o menos todos conocemos la historia del Hollywood dorado, el esplendor. Lo que ya no se conoce tanto son esas otras historias de suicidios, alcohlicos y adictos a la herona, en las que muchas de las grandes estrellas estaban involucradas. Esa otra cara de la desesperacin y la locura. Hollywood no slo era el dulce hogar de los agraciados, tambin era el nido de los desesperados.

    Pg. 15

    CRITICAS Misslng, pg. 50. Poltergeist, pg. 51. Fitzcarrado, pg. 52. Comedia sexual de una noche de

    verano, pg. 53. Cromosoma 3, pg. 54.

    Edita: Prensa Cinematogrfica, S. A . Copyright; Los Redactores y Prensa Cinematogrfica. Todos los derechos reservados. Los manuscritos no se devuelven.

    La revista no se identifica necesariamente con los trabajos publicados. Los artculos no comprometen ms que a sus autores. Redaccin, administracin y publicidad: Joaqun Costa, 14. Madrid-6. Telfono; Administracin, publicidad y suscripciones: 411 56 02-03.

    Edita: lYensa Cinematogrfica, S. A. Delegado en Barcelona: Ignacio Riera. Sagrado Corazn, 17-2., !. Sarria. Barcelona. Telfono: 203 86 78.

    Distribuye: MIDESA. Carretera de Irn, Km. 13 (Madrid). Imprime: Rivadeneyra, S. A. Cuesta de San Vicente, 26. I.S.S.N. 0211-8807.- Dep. legal: M . 121-1981.

  • JUAN CUETO

    SON BARBAROS EN T R A N en grupos de cin-co, siete y hasta diez. Ocupan filas enteras. Seg-mentan el cine por pandillas y desesperan a los lentos acomo-dadores de toda la vida con sus risas, comentarios, trajines y en-tusiasmos ruidosos, emitidos con idntico desparpajo que si estuvieran viendo la tele. Tie-nen alrededor de quince aos, menos de veinte en cualquier caso, pero ni el ms avezado de los duros porteros es capaz de saber si andan los chavales por los trece o por los dieciocho, si son pblico legal o ilegal. En otros tiempos, los guardianes del templo pagano lo tenan bien claro porque los lmeles de edad de las autorizadas slo para mayores se medan por los pantalones largos con la raya planchada de ellos y por las me-dias de cristal en zapato de me-dio tacn de ellas. Ahora es un caos de cazadoras abultadas, guateadas, plumferos, jeans que estrangulan los tobillos, puros bombachos, cabelleras que resu-men todas las novedades de los ltimos tiempos, colores planos, promiscuos, chillones, y adidas, kikers, paredes, kelmes, casios polvantes, bellos cascos de ci-lindrada tolerada para meno-res..., y as no hay manera de que los porteros distingan los aos. N i siquiera a simple vista se diferencian ya los sexos, las clases sociales, las ideologas, las autonomas, las nacionalida-des o las seas de identidad; seguramente porque se ha aca-bado, por fin, la larga y pelmaza era de las diferencias.

    Son con exactitud los hijos de la televisin y el estreo. Los danzantes de las discotecas de la tercera generacin. Adictos em-pedernidos del ketchup, las frecuencias moduladas, las bur-bujas, los decbelos, los 125 centmetros cbicos, los vdeo-

    juegos, el rayo lser, la tecnofic-cin y los efectos especales, principalmente espaciales. Lo digo bien claro para que conste su mrito: son los actuales sal-vadores del cine.

    Gracias a estos quinceaeros en grupo ruidoso y multicolor que irritan a porteros y acomo-dadores se estn logrando sema-nalmente esos rcords mundia-les de asistencia que registran ciertas pelculas, como en los mejores tiempos de Hollywood. Porque esas colas enormes y alegres que han vuelto a formar-se delante de los grandes estre-nos del curso estn articuladas, casi monopolizadas, por chava-lera. Y lo que es ms sorpren-dente, por jvenes gentes educa-das en los telefilms de la N B C , los teledarios de la T V E , los cuarenta principales de la SER, los chips de la ITT, los disc-jockeys de la C B S , los gags de la B B C , las utopas viajeras de la N A S A y dems siglas mor-talmente reidas con el alma ci-nematogrfica, a decir de los co-municlogos terribles. Nos ha-ban diagnosticado precisamente el fenmeno contraro: la muer-te del cine a manos de este tipo de nueva barbarie juvenil, que por definicin freudiana recha-zaba el celuloide de hora y me-dia de la sala oscura. Pero aqu estn ellos, los brbaros, ocu-pando todas las localidades.

    A l cabo de veinte aos de crisis de taquilla veinte aos cronometrados a partir de la no-che en que Marilyn clausur con un tubo de Nembutal la p o c a del s t a r - s y s t e m , irrumpe con fuerza avasallado-ra, fuerza 3, una nueva genera-cin de cinefilos no prevista por los profetas apocalpticos y que adems no deja estadstica con

    cabeza. Surge un pblico multi-tudinario que apenas usa la gi-lette de dos cuchillas una vez por sema