campus 494

Download Campus 494

Post on 11-Mar-2016

213 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Campus 494

TRANSCRIPT

  • UASLP

    Milenio DIARIO www.milenio.com / www.campusmilenio.com.mx jueves 17enero de 2013 494

    Imponen candados al gasto de las universidades pblicas

    Llama Villar Rubio a la

    defensa comprometida

    de la autonoma

    Rechaza Narro Robles la fascinacin por el mercado en la educacin

    Debaten la educacin superior

  • Advierten acadmicos de la UAM Insercin laboral y acceso a la educacin de calidad, deuda con los jvenes

    Redaccin Campussuplementocampusmilenio@yahoo.com.mx

    L os gobiernos de los pa-ses de Amrica Latina deben invertir en forma inteligente en la apli-cacin de polticas pblicas para impulsar la educacin de calidad, la insercin laboral, la prevencin de la violencia y la construccin de ciudadana.

    Esto, con el propsito de res-ponder a las aspiraciones de desarrollo y realizacin de las aspiraciones de los jvenes en cada nacin.

    Al participar en el V I I Diplomado en Culturas Juveniles. Teora e Investiga-cin, organizado por la Universi-dad Autnoma Me t r opo l i t a na (UAM), Ernesto Rodrguez Ignacio resalt que en la re-gin ha perdurado una gran deuda en el campo educativo.

    En par t icu la r, en los niveles secundario y medio superior, pues si bien el acceso se ha masifica-do en forma heterognea, se mantienen en prctica mto-dos de enseanzas antiguos y obsoletos.

    El resultado de esta situacin ha sido una gestin educativa con demasiadas carencias pro-ducto de que los educadores no reconocen ni comprenden dife-rencias entre las culturas juve-nil y escolar.

    La primera informal, hori-zontal y no sujeta a reglas que los jvenes cambian permanen-temente, y la segunda caracteri-zada por su verticalidad, autori-tarismo y rigidez.

    Respecto de las alternativas de cambio para hacer eficiente la educacin secundaria y me-dia superior, aconsej modifi-car los mtodos de formacin de profesores y acelerar el uso de las tecnologas de la infor-macin y la comunicacin en las dinmicas de enseanza.

    Para el director del Centro Latinoamericano sobre Juven-tud y Coordinador del Portal

    de Juventud para Amri-ca Latina, los procesos educativos tradicional y frontal carecen de futuro.

    Para revertir tal situacin hay que estimular el traba-jo en equipo; los profesores deben transitar de trans-misores de infor-macin a facilitado-res que orienten so-bre cmo encontrar

    y utilizar de manera creativa la informacin

    disponible en la red. Adems, se requieren

    prcticas pedaggicas diver-sas para pblicos dist intos, partiendo del reto que signi-fica trabajar con alumnos que provienen de familias integra-das y disfuncionales.

    Fracasa la insercin laboralEl especialista aadi que la insercin laboral de los jve-nes es otra de las problemticas graves que aquejan a Amrica Latina, pues si bien se ampli el acceso a la educacin, la incorporacin al empleo se li-mit, generando de esta forma frustracin.

    Reconfiguracin cultural

    tPara entender las transforma-ciones de los procesos culturales y sociales hay que reconocer que en dicha reconfiguracin los jvenes juegan un papel protagnico, pues adems de actores ocupan el lugar ms visible de que las cosas estn cambiando debido a las nue-vas tecnologas, expuso Nstor Garca Canclini.

    El Profesor Distinguido de la UAM dict la conferencia magis-tral Culturas juveniles y redes digitales explicando que en la diversificacin de las formas de comunicacin, acceso a la informacin y de relacionarse y agruparse las tecnologas digitales y la electrnica son una parte de los procesos de cambio.

    Al estudiar aspectos de la vida juvenil organizar, crear y pro-ducir cultura lo primero que se descubre es la enorme des-conexin entre las polticas generales y las especficas, como las operadas por el Insti-tuto de la Juventud del Distrito

    Federal u otros organismos en los estados que se ocupan de ese segmento de la poblacin.

    Existen tres grandes reas de accin cultural: las instituciones histricas, principalmente los institutos Nacional de Bellas Artes y Nacional de Antropologa e Historia; los medios privados de comunicacin y la Red.

    El investigador del Departamento de Antropologa de la Unidad Iztapalapa sostuvo que an no se dispone de una teora sociocultural que abarque las integraciones, desarticulaciones y contradicciones entre estos modos de existencia social y comunicacional de la cultura.

    Aun cuando existen estudios parciales desde la sociologa y la antropologa de la cultura, carecen de una visin de conjunto que entrelace las tres formas de existencia de la cultura y la comunicacin. Mucha gente va al museo, ve televisin y twittea y esto constituye un fenmeno que vincula la vida, pero no sabemos bien cmo.

    eSPeciAL

    Los educadores no reconocen ni entienden las diferencias entre las culturas juvenil y escolar.

    Los profesores deben cambiar y dejar de ser transmisores de informacin para

    orientar a los estudiantes acerca de cmo encontrar y utilizar la informacin disponible en la red, esto mediante la

    aceleracin del uso de las nuevas tecnologas de informacin y comunicacin

    eSPeciAL

    Es necesario integrar el uso de las nuevas tecnologas en las dinmicas de enseanza.

    Para el director

    del Centro

    Latinoamericano

    sobre Juventud y

    Coordinador del

    Portal de Juventud

    para Amrica Latina,

    la regin contina

    utilizando mtodos

    de enseanza

    obsoletos, sobre

    todo en los niveles

    secundario y superior

    nota de la semana

    Al ofrecer la ponencia magis-tral Jvenes y polticas pblicas en Amrica Latina, Rodrguez Ignacio sostuvo que las polticas pblicas en algunas naciones han sido equvocas debido a diagns-ticos errneos.

    En Mxico, por ejemplo, el programa Primer Empleo im-pulsado en el sexenio recin concluido en 2012 fracas.

    La prevencin de la violen-cia es otro tpico por atender en virtud de que algunos gobiernos apuestan a la represin, el con-trol social y otros enfoques pu-

    nitivos que slo han agravado los problemas.

    La mejor estrategia para estos casos es la apertura generaliza-da de escuelas abiertas e inclu-sivas que s ofrecen resultados.

    En Mx ico funcionaron slo mi l cent ros escolares con el concepto de ofrecer los sbados actividades ldicas y recreat ivas, en contraste con la mayora que adopt la poltica de escuela segura como mecanismo de control, sin haber arrojado resultados efectivos.

    02 o Jueves 17 de enero de 2013 Campus o mileniowww.campusmilenio.com.mx

  • El jueves pasado, apenas en la sala de llegada del aero-puerto de San Lus Potos, el rector de la UNAM, Jos Narro Robles, acompaado

    de su Director de Comunicacin, Enrique Balp, con su afabilidad natural, una sonrisa por delante y a botepronto, respondi al primer reportero que tuvo enfrente quien se quiso pasar de lanza:

    -Trae por escrito su ponencia, rector?

    -Anoche estuve preparando mi improvisacin hasta tarde

    Narro coment entonces la ancdota de Winston Churchill, quien ms o menos as contest a una pregunta similar de su hija cuando encontr en su despacho, a las dos de la maana, a su padre, el ministro ingls, en bata, con pantuflas y con un vaso de whisky en la mano, escribiendo las pala-bras que tendra que pronunciar ante el parlamento.

    -Estoy preparando mi improvi-sacin de maana, le habra con-testado Churchill a su hija.

    Haba que ir, por lo tanto, al acto conmemorativo del 90 aniversario de la autonoma de la Universidad Autnoma de San Luis Potos para escuchar la conferencia de Narro, que ese da tena que dictar ante el Consejo Directivo de la UASLP.

    En Campus de hoy glosamos algo de lo que dijo. El rector plante crudamente el sentir de las comu-nidades acadmicas y cientficas

    de cara a las polticas obedientes del mercado y su ideologa. Re-cord el valor y el significado de la autonoma universitaria.

    Sin embargo, no se vio mucha repercusin en otros medios (por

    qu sera?) pero fue evidente que el rector de la UNAM quiso transmi-tir un claro mensaje poltico. Con discrecin, sin excesos, se sali de la pauta dominante al hacer una referencia crtica y puntual a las polticas de los gobiernos que han puesto contra la pared a la educa-cin pblica, y con las cuales se ha querido convertir en letra muerta la autonoma.

    Caso concreto, seal Narro, el de la fiscalizacin del ejercicio de los recursos de las universidades pblicas autnomas aprobado por la Cmara de Diputados, como si aquellas fueran oficinas adlteres de las burocracias de los poderes legislativo y ejecutivo.

    Con la aplicacin de la Ley Ge-neral de Contabilidad Guberna-mental, los legisladores federales estn dando elementos a los gobier-nos de las entidades del pas, para que estos a su vez reproduzcan este intervencionismo en la vida interna de las universidades autnomas lo-cales. El usar los recursos pblicos como una arma poltica ha sido una vieja prctica de los gobiernos au-toritarios, muy propio de caciques locales cuya cultura democrtica es francamente nula.

    Los diputados, ms all de su propia impertinencia, estn con-tribuyendo a que algunos gober-nantes sigan con la idea patrimo-nialista y feudal de que las univer-

    sidades son jardines de nios que se pueden manejar a su antojo.

    Hay, por desgracia, gobernan-tes que padecen una suerte de in-fantilismo democrtico, que los lleva a actuar bajo esos criterios, si as se les puede llamar a sus acti-tudes arbitrarias.

    Una evidencia emprica es el caso del gobernador saliente de Jalisco, Emilio Gonzlez Mrquez, quien pretendi, con mecanismos semejantes, intervenir en la Uni-versidad de Guadalajara. Fracas en su intento, pero dio lugar a la ruptura del gobierno con la UdeG que tens social y polticamente al estado,surgi un fuerte movi-miento social encabezado por los universitarios, el cual tuvo costos