boletأ­n cebidoc : : junio 2014 - el caso de kate middleton, duquesa de cambridge, y su vestido...

Download Boletأ­n CEBIDOC : : Junio 2014 - el caso de Kate Middleton, duquesa de Cambridge, y su vestido azul

Post on 23-Apr-2020

0 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • LIBROS

    REVISTAS

    CINE

    CULTURA

    Liberalismo, catolicismo y

    ley natural

    Boletín CEBIDOC : : Junio 2014

    La democratización

    de lo exclusivo

    Los jóvenes se

    sienten más solos

    Miradas al arte contemporáneo

    Ver la televisión

    como práctica

    Algo para ver en TV

    Recomendaciones de cine

    Clásicos de biblioteca

    ¿A dónde ir? El arte del buen comer

    Arte gráfico Y tú, ¿de qué estás

    harto?

    La debilidad del poder del creador

    La muerte te espera

    Amalia

  • LIBROS Liberalismo, catolicismo y ley natural

    Encuéntralo en Biblioteca con la clave: 320.51 CON 2013 Autor: Contreras, Francisco José Imp. / Ed.: Madrid: Encuentro, 2013. Temas: Derecho natural- liberalismo- cristianismo- Europa- ensayos, conferencias.

    El modelo político liberal ---caracterizado por el gobierno limitado, los derechos humanos y el libre mercado--- permitió a Occidente construir a partir de 1800 las sociedades más habitables de la historia. El cristianismo jugó un papel fundamental en ello: el liberalismo aprovechó raíces culturales cristianas. No puede sorprender, pues, que la descristianización y la erosión del Estado liberal hayan progresado de la mano. El futuro del Occidente liberal es incierto. Y este libro analiza diversos aspectos de su crisis: suicidio demográfico, autonegación cultural, marginación de los creyentes, hipertrofia del Estado, hedonismo, dictadura del corto plazo... Francisco José Contreras Peláez (Sevilla, 1964) es catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad de Sevilla. Es autor de los libros Derechos sociales: teoría e ideología (1994), Defensa del Estado social (1996), La filosofía de la Historia de Johann G. Herder (2004), Savigny y el historicismo jurídico (2005), Tribunal de la razón: El pensamiento jurídico de Kant (2005), Kant y la guerra: Una revisión de «La paz perpetua» desde las preguntas actuales (2007) y co-editor (con Fernando Llano) de A propósito de Kant: Estudios conmemorativos en el bicentenario de su muerte (2003). Ganó en 1999 el Premio Legaz Lacambra de Pensamiento Jurídico.

    Índice

  • La debilidad del poder del creador

    Encuéntralo en Biblioteca con la clave: 801 JIM 2006 Autor: Jiménez Cataño, Rafael. Imp. / Ed.: México, D. F.: Jus, 2006. Temas: Creacion- literatura- arte y sociedad- filosofía del arte. “El arte es siempre una epifanía, hace que ante nuestros ojos el ser abra sus

    entrañas. Alguien hizo pasar por su alma la comprensión que obtuvo de una realidad

    y la plasmó en una materia; y ahora yo, ante esta materia, veo esa realidad y

    presencio aquella comprensión, reviviéndola en mi propia comprensión. Así

    intentaba yo explicar en 2002, con ocasión de la muerte de Gadamer, su

    hermeneútica artística. Si no lo conseguí, que es lo más probable, ciertamente

    expresé una concepción del arte que está en la base de los ensayos que componen

    este volumen.”

  • La muerte te espera.

    Encuéntralo en Biblioteca con la clave: 839.737 LAN 2013 Autor: Lang, María Imp. / Ed.: Barcelona: Bruguera, 2013. Temas: Novela policiaca sueca- siglo XX

    La acción tiene lugar en la bella y tranquila ciudad sueca de Drotningholm en un

    ambiente artístico y musical cuya normalidad se estremece cuando Tove, una

    famosa cantante de ópera y ex mujer del director de orquesta, Mattias Lemmnig,

    aparece cruelmente asesinada en el mítico teatro de la población. Allí, en un

    ambiente burgués y adinerado, vive también Puck Ekstedt, doctora en literatura, una

    mujer curiosa que investiga el caso por su cuenta, escudriñando los secretos del

    ambiente operístico y a sus protagonistas, en colaboración con el detective; de tal

    forma se involucra que es amenazada de muerte y su vida corre serio peligro. En

    torno a la víctima, alguien de vida ligera y con varios amantes en su haber, giran

    una serie de personajes con posibles motivos para matarla y sin coartadas

    excesivamente firmes. El cierre ofrece la típica reunión del detective con todos los

    sospechosos en la que se descubre al culpable.

    Su autora, María Lang, es considerada como la Agatha Christie sueca. La obra se

    publicó en 1955 y está escrita con el estilo propio del género: una trama criminal,

    entrelazada con varias historias sentimentales, bien planteada y desarrollada, una

    atractiva ambientación, diálogos rápidos con un toque de ironía y un elenco de

    personajes que desprenden cierto halo de misterio que hace que todos y cada uno

    parezcan el asesino. Se hace alusión a la práctica de un aborto dejando claro su

    inmoralidad. Es destacable la creciente intriga que atrapa el lector hasta un final

    nada previsible y bien narrado, al modo clásico de muchos escritores de novela

    policiaca.

    María Lang, (Nora, Suecia 1914-1991) seudónimo de Dagmar Lange fue Doctor en

    Literatura y miembro de la Academia Sueca de Escritores de Novela Criminal.

    Debutó en 1949 y llegó a escribir cuarenta y dos novelas negras.

    (http://www.troa.es/libro/la-muerte-te-espera_695854)

    http://www.troa.es/libro/la-muerte-te-espera_695854

  • Amalia

    Disponible en PDF Autor: Mármol José Imp. / Ed.: Proyecto Larssen, 2010

    Autor comprometido con su tiempo, opositor del tirano Rosas quien lo encarcelara,

    este dramaturgo y poeta romántico utilizó en su obra reiteradamente su tema

    favorito: la condena a este dictador. Durante su destierro en Montevideo donde se

    hallaba seguro, lejos de la venganza de Rosas, creó los poemas Cantar del

    peregrino, así como Armonías; las obras teatrales El poeta y El cruzado, además

    de Amalia, con la que introdujo la novela histórica en su país. Esta obra, política y

    autobiográfica, en que Mármol parece haberse desdoblado en dos personajes:

    Eduardo y Daniel, algunas de cuyas peripecias repiten las que paso el autor,

    publicada en 1851, no puede titularse propiamente novela histórica porque los

    sucesos que narran sólo distan diez años de la fecha en que se escribe. El éxito

    que obtuvo sólo logra explicarse gracias al esfuerzo y la pasión que puso Mármol

    en relatar los hechos tanto como las circunstancias de su aparición, nos muestra un

    fresco de la sociedad de su época, donde abundan los personajes que tomaron

    parte en la historia de Argentina, donde intervienen pocos personajes de ficción, lo

    cual crea un incentivo adicional en el lector: el valor de testimonio y documento

    histórico. La acción trascurre entre el 4 de mayo de 1840, en que un grupo de

    unitarios es sorprendido al intentar evadirse y pasar a Montevideo y el 5 de octubre

    del mismo año, en que la mazorca de Rosas descubre y asesina a Eduardo

    Belgrano, único superviviente de los fugitivos. Entre estas dos sangrientas escenas,

    y apoyada en una trama débil, florece la acción, sin que por ello decaiga el interés,

    pues Mármol ha sabido mantenerla mediante cuadros sombríos suficientemente

    alucinantes. Desde el comienzo la sombra tiránica de Rosas cubre lúgubremente la

    noche en que Eduardo Belgrano, sobrino de un veterano de la Guerra de

    Independencia Argentina, junto a otros cuatro amigos patriotas, traicionados por un

    mazorquero que se había comprometido a facilitarles la fuga hasta Montevideo, se

  • ven sorprendidos por la ronda de facinerosos que acaudilla el comandante Cuitiño.

    Todos caen degollados menos el joven Eduardo que, auxiliado por su amigo Daniel

    Bello, logra escapar gravemente herido. Para librarle de la persecución de Rosas,

    el mismo Bello le esconde en casa de su prima Amalia, viuda joven y hermosa.

    Enamorados los dos jóvenes, Rosas ha encomendado a su cuñada Maria José

    Ezcurra la busca y captura del fugitivo. Le identificará por una cicatriz enorme que

    lleva en el muslo. Por confidencias de unos sirvientes negros, Josefa empieza a

    sospechar de Amalia: se decide a visitarla y al despedirse, apoya su mano en el

    muslo del joven, comprobando la cicatriz. Eduardo, en constante peligro huye de

    casa en casa. Contrae matrimonio con Amalia y cuando se dispone a pasar a

    Montevideo, es asesinado por la policía rosista, junto a su fiel criado Pedro. Junto a

    la bondad representada por la dulce doña Manuelita, hija de Rosas que desconoce

    la crueldad de su padre, se halla la maldad de doña María Josefa Ezcurra. Los

    personajes de la novela se encuentran mejor trabajados que las escenas, sobre

    todo las de amor, en las que se suscitan diálogos superficiales. A la obra se le

    adjuntaron diversos documentos históricos posteriormente, para que sirvieran de

    apoyo a los juicios qué vertiera Mármol sobre el dictador y su forma de actuar. Lo

    fundamental de Amalia no es la trama, sino la intención: la violencia apasionada con

    que se ataca a un régimen y a la persona que lo encarna, poniendo al descubierto

    sus lacras y abusos. Pese a las tintas exageradas, a los contrastes rebuscados,

    Amalia acierta como representación del cuadro político de