alma reparadora (1) - revista de los amigos de la pureza alma reparadora (1) _____ lema: mi amado...

Download Alma reparadora (1) - Revista de los amigos de la Pureza Alma reparadora (1) _____ LEMA: Mi Amado para

Post on 16-Mar-2020

0 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • “”””””””””””“””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” Nº XXX Palma, Julio de 1925 Año III

    ””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” Alma reparadora (1)

    ___________________ LEMA: Mi Amado para mi...

    En una de las vías por do ruedan más autos y tranvías. y en sus anchas aceras los comercios lujosos ofrecen a los ojos codiciosos mil industrias y alhajas y quimeras, Vastos aparadores bien surtidos, están deslumbradores. . Ávidos de recreo señores y señoras, para matar el tiempo, a todas horas. convierten a la vía en gran paseo. Soberbias variedades muestra un aparador de antigtiedades; bronces, estatuillas y joyas y brillantes, de matices y chispas mareantes a la mágica luz de cien bombillas. Allí Neptuno y Marte están divinizados por el arte; y junto al dios Apolo y la Afrodita impura. aparece doliente la figura de Cristo en la prisión, ¡ tan triste y solo !

    _____________

    1) En el Certamen organizado por la “ Juventud Antoniana ” en honor de Dante Allighieri ( 1921 ) obtuvo esta poe- esía el premio del Sr. Alcalde.

    121

  • MARGARITA ESTELRICH Ex - alumna de Palma

    122

    ¿ Solo ? Más le valdría, ¿ No contempla mil veces cada día, causándole sonrojos, las damas alocadas en el vestir, que pasan descocadas y ofenden la pureza de sus ojos ?

    Bien pronto las escenas del carnaval aumentarán sus penas con infernal jolgorio. Aquellas bromas crueles le serán más amargas que las hieles; más duras que las befas del Pretorio.

    Tal piensa Rosarillo, joven de corazón puro y sencillo, tan buena como hermosa; en su emoción tan viva, no advierte que una lágrima furtiva baja rodando por su faz de rosa.

    Le hablan sus compañeras: --Qué sortijas!: -- Qué perlas ! -- Qué pulseras ! Ella ni oye ni escucha. -- ¡ Jesús del alma mía, con qué gusto, Señor os compraría, si bastara el dinero de mi hucha !

    ¡ Ay ! que guarda la pobre pocas monedas de mezquino cobre…. No alcanzan a su anhelo; mas de Jesús al corazón llagado Rosario le ha llevado lo que más deseaba: un gran consuelo.

    Lamenta e l desacato del pecador, tan duro, tan ingrato, y a trueque del desvío, su corazón amante suspira a todas horas palpitante: ¡ Rey de mi corazón !... ¡Amado mío!

  • España en la Edad Media

    _________________

    ( Conclusión ) Animados los Cristianos por la victoria se decidían a emprender la Reconquista de España. ¡Tarea dificilísima y costosa que sólo la voluntad constante de los españoles pudo llevar a cabo ! A pesar de la derrota los árabes se engrandecían cada vez más y al ser des- truída la dinastía de los Omeyas en Damasco se proclamaron independientes y la rehicieron eligiendo por jefe a Abderrhamán I, único vástago que había quedado. Aunque la independencia suponía gran fuerza y poder no tardaron los egoistas musulmanes en ser vencidos una vez más por el ejército cristiano. Queriendo, Ra- miro I, sucesor de Alfonso II el Casto, abolir el tributo de las cien doncellas, re - unió a todos los valientes de su reino y atravesando Castilla se dirigía hacia Nájera; en las inmediaciones de Albelda se encontraron los contendientes. Al princi- pio la victoria fué de los árabes y los cristianos fueron llevados de vencida hasta Clavijo. Allí se le apareció en sueños a Ramiro el Apóstol Santiago y animándole, prometió la gloria a los que muriesen peleando como mártires por la fe de Cristo. A la mañana siguiente, preparados los nuestros por fervorosa Comunión se lanzaron briosamente sobre los agarenos, e invocando a Santiago viéronle aparecer montado sobre un caballo blanco in fundiendo tal temor a los sectarios del Islam que es - pantados se dieron a la fuga. Agradecidos los generosos españoles al favor del santo Apóstol, acordaron proclamarle patrón de España. Seguían los árabes haciéndose fuertes; con Abderrhamán III llegó el emirato independiente a su apogeo. Este emir engrandeció a su pueblo en cultura y territo- rio. Él fué quien llevó las armas a Africa e incorporó a Fez al Califato de Cór - doba. Él quien dominado por su amor a las ciencias y a las artes preparó el brillante reinado de su hijo Alhaquem II, favoreciendo a los hombres de cienda y fundando gran número de escuelas. Esta cultura, que dio a España tan feliz apariencia, encu- brió sin embargo un estado decadente que pronto desapareció. Como todo pueblo an - tiguo, al verse grande no atendió a los impulsos de la guerra santa y fué víctima de sus errores y del amor a la sensualidad y al placer. En el reinado de Hixem II tuvo importancia Almanzor. Era éste el terror y espanto de la cristiandad. Realizó 52 expediciones, siendo en todas favorecido. Tomó por asalto a Barcelona y León, destruyó a

    123

  • Coimbra y llegó hasta Santiago, pero respetó el santo sepulcro donde en- contró un monje cuya actitud noble y santa le inspiró veneración. Atemorizados estaban los cristianos a la vista de tanta calamidad; creían ya ver desaparecer las esperanzas tanto tiempo alimentadas; pero en aquellos instantes de desaliento, Dios, que nunca falta a los suyos, les inspiró un sen- timiento de unión con la cual habían de sobreponerse al supuesto invencible Almanzor. Unidos, pues, León. Navarra y Castilla, marchan animosos para oponerse al ímpetu del valiente Almanzor. Se encuentran en Calatañazor y allí pelean ardo- rosamente los defensores de la Cruz y vencen al fuerte, al incomparable, al sin igual generoso árabe. A partir de este punto empieza la decadencia del califato de Córdoba. Los sucesores de Almanzor fueron ineptos y débiles; los valíes creyéndose poderosos no reconocieron la autoridad de los califas y la Península quedó dividida en los llamados Reinos de Taifas. Esta fué grandísima ventaja para los cristianos, ya que la fuerza musulmana disminuyó al dividirse en partes. facilitando de este modo la Reconquista de España. Hubo, sin embargo, algunos reyes que miraran más por sus intereses pro- pios, que por los de la Patria; estos tales dividían sus estados retardando así la obra de la Reconquista. No obstante, la mayoría de los monarcas se muestran ahora fuertes y ani- mosos como nunca; fija la mirada en el fin de la obra que van realizando y viendo coronados sus heroicos esfuerzos, se consumen en deseos de libertar a España arrebatándola sin demora a sus pérfidos enemigos. Alfonso VI después de obstinada resistencia toma Toledo; fué este suceso importantísimo en todo concepto, era el desdoblamiento de la España cristiana sobre el árabe. Después Alfonso VIII, queriendo resarcirse de la derrota de Alarcos, acepta la lid con los moros; ya no le asusta su número y su ar - tificio; es que los cristianos se han hecho fuertes y no temen desafiar a sus adversarios. En trance apuradísimo se vió no obstante el ejército cristiano antes de ata- car al enemigo; pero un pastor que providencialmente se presentó a D. Al - fonso a!ejó todos sus temores, pues ofreciéndosele como guía condujo a los cristianos a la meseta de las Navas de Tolosa, lugar ventajoso para los nues- tros. Allí pelearon con denuedo los defensores del cristianismo el 16 de Julio de 1212, día de feliz memoria para los españoles ya que entonces se decidió en España el triunfo de la Cruz sobre la Media Luna y quedó de manifiesro la superioridad de la España cristiana Importantísimos son también los hechos de Fernando III; de este dig -

    124

  • 125

  • nísimo monarca que tan perfectamente supo reunir la